Autoridades de Costa Rica reforzarán investigación

CARACAS- El Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica convocó este lunes a la Casa Amarilla, sede de la Cancillería, a la Embajadora República Bolivariana de Venezuela en San José, Aura Mahuampi, para expresar su preocupación por la salud y la integridad física del Encargado Comercial de la Embajada de Costa Rica en Caracas, Guillermo Cholele, víctima de secuestro por parte de desconocidos, la noche del domingo 8 de abril de 2012.
Durante la reunión con la Embajadora Mahuampi, el viceministro Carlos Roverssi y el viceministro de la Presidencia para Asuntos de Seguridad, Mauricio Boraschi, junto a otros funcionarios de Cancillería, pidieron trasladar al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela la solicitud de plenas garantías a la seguridad y la integridad física del funcionario diplomático costarricense, según las convenciones internacionales sobre relaciones diplomáticas.
En particular, los Viceministros Roverssi y Boraschi, expresaron preocupación por los padecimientos de Cholele, que requiere medicamentos y atención médica por una dolencia cardíaca y por ser hipertenso.
Roverssi manifestó que los secuestradores han conversado con la familia de Cholele para tratar de negociar un monto de pago para dejarlo en libertad. “No vamos a esperar mucho, vamos a actuar en las próximas horas”, reiteró el viceministro.

Cicpc tomó la Torre Confinanzas
CARACAS- Este lunes en horas de la tarde, un grupo de efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, conformado por más de 100 hombres, tomó los dos edificios de la torre Confinanzas, ubicado en la Avenida Andrés Bello, pues presumen que ahí se encuentra secuestrado el Agregado Comercial de Costa Rica en Venezuela, Guillermo Cholele, de 59 años.
Llegaron por tierra y aire. El sitio fue especificado en un ploteo de llamadas que hicieron las autoridades cuando los secuestradores contactaron a la familia.
La revisión que practican los funcionarios, según se pudo conocer, es de arriba hacia hacia abajo. Quienes hacen vida en ambos edificios fueron desalojados y permanecen afuera. No se les permite el acceso.

Condividi: