El mejor tratamiento para el Epoc es dejar de fumar

CARACAS- El hábito tabáquico es la segunda causa de muerte en el mundo según la Organización Mundial de la Salud, así como la principal causa de aparición de patologías como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), en personas consumidoras y aquellas expuestas al humo tóxico. Este jueves 31 de mayo se celebra el Día Mundial sin Tabaco.

En Venezuela el estudio Platino evidenció que en la ciudad capital el 16.7% de los hombres y el 11.2% de las mujeres mayores de 40 años padecen de EPOC, con una prevalencia de 15,4 % de fumadores y 16,9 % de ex fumadores. Por su parte la aspiración del humo en personas no fumadoras también puede desencadenar cáncer, asma, cardiopatías y otros padecimientos.

El neumonólogo, Dr. José Silva comentó que la EPOC se caracteriza principalmente por la presencia de obstrucción crónica del flujo aéreo de forma progresiva y parcialmente reversible. Generalmente está asociada a una reacción inflamatoria pulmonar persistente y sus síntomas suelen ser: disnea, tos y expectoración, exacerbaciones, efectos extra-pulmonares y enfermedades concomitantes.

El galeno señaló que el único tratamiento que ha demostrado retrasar la pérdida de la función pulmonar es dejar de fumar, pero destacó que están disponibles otros tratamientos que han demostrado mejorar los síntomas y disminuir la frecuencia de las exacerbaciones como indacaterol y budesonida-formoterol. “Estos medicamentos mejoran la calidad de vida y la salud de los pacientes. Estas moléculas son: un beta dos agonista de acción ultra larga (indacaterol) y la combinación entre un beta 2 agonista de acción prolongada con un esteroides (budesonida – formoterol)”.
Con respecto a la conmemoración del Día Mundial sin Tabaco el doctor Silva comentó, que este año el tema estará enfocado en la injerencia de la industria tabacalera, para bloquear la aplicación del Convenio Marco para el Control del Tabaco. Este es el primer tratado internacional que tiene que ver con la salud; fue firmado el 21 de mayo de 2003 gracias al apoyo de la OMS, y entró en vigencia el 27 de febrero de 2005.

De igual forma expresó que este día organizado por la Organización Mundial de la Salud, “es una iniciativa destinada a recordar los grandes perjuicios que acarrea para la sociedad, no sólo para los fumadores. El tabaco es uno de los problemas más graves de salud pública”.