Chevrolet Cruze Sw: Un familiar racional

La versión SW del Chevrolet Cruze se presenta a los tres años de su lanzamiento durante los cuales las versiones de 4 y 5 puertas han superado unas ventas de 1,3 millones de vehículos. El SW es dieciséis centímetros más largo que el último de ellos e incorpora ya el frontal angular con bandas horizontales en lugar del diseño de panal que distingue a los Cruze de última hornada.

Cuenta también con un parachoques delantero modificado para integrar las luces antiniebla y de rasgos más deportivos. A partir del pilar B su imagen cambia con unos pasos de rueda más amplios y un portón trasero inclinado que consolida su perfil dinámico. El aspecto exterior es solvente, agradable y llamativo sin que ello ponga en entredicho el espacio interior.

Pero yendo al quid de la cuestión, el nuevo volumen de maletero del Cruze SW es de 500 litros, cincuenta más que el modelo de 4 puertas y casi noventa que el de 5, una cifra aceptable para la categoría, aunque los pasos de rueda le restan anchura al volumen, que por otro lado compensa con el uso de un equipo antipinchazos en lugar de una deseable rueda de repuesto.

Con los asientos posteriores abatidos la capacidad de carga sube a 1.478 litros. La carga y descarga del mismo no presenta obstáculos al estar su plano a la misma altura que la abertura del portón trasero. La cubierta del compartimento se retrae en un cajón, desmontable, que cuenta con tres pequeños espacios de carga justo detrás de los reposacabezas traseros. Además de estar alfombrado, el maletero cuenta con varios ganchos en los laterales y una red para sujetar la carga. El Cruze SW ofrece raíles en el techo de serie con una capacidad de carga de 100 kilos por si todo ello no basta.

Una vez en el interior, el asiento resulta cómodo y no excesivamente duro. La posición de conducción es correcta aunque como casi siempre las personas de cierta altura tienen levantar el reposabrazos central. El salpicadero sigue resultando agradable tras la nueva disposición de las salidas de aire junto a la radio. La legibilidad de los cuatro relojes del panel de instrumentos resulta inferior al de la pantalla LED central dificultando la lectura diurna.

El nuevo Chevrolet Cruze SW seguirá disponiendo de los motores de gasolina de 1,6 litros de 124 caballos y 1,8 litros de 141 caballos, además del 2 litros diesel de 163 caballos, a los que se suman dos novedades: el 1,7 litros diesel de 130 caballos y el 1,4 litros Turbo de gasolina de 140 caballos que en principio no estará en los concesionarios españoles.

Condividi: