Rechazan decisión del gobierno de retirarse de la CIDH

CARACAS- El anuncio realizado este martes por el Presidente de la República, Hugo Chávez del retiro y en forma definitiva de Venezuela de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), ha causado un gran revuelo en los sectores de oposición y en el Departamento de Estado norteamericano.

El coordinador nacional de Primero Justicia, Julio Borges, rechazó la decisión y aseguró que es una nueva demostración “de que el gobierno viola los Derechos Humanos de los venezolanos y no quiere someterse a revisión alguna de sus acciones”.

Para Borges, la decisión sólo afecta al pueblo, porque ser parte de la CIDH y de cualquier otro organismo internacional que defienda los derechos humanos, la libertad y la democracia “es un derecho de todos los venezolanos no del Presidente, que el Presidente no debe quitárselos ni disminuirlos”.

“En general han sido los más pobres los que han accedido a la CIDH. Campesinos, indígenas y las víctimas de sucesos como El Caracazo, a quienes el gobierno debía indemnizar, pero aún no han recibido nada”, explicó el parlamentario.
Además, Borges apuntó que al no cumplir con las decisiones de la CIDH y con la medida de salir de la misma, Venezuela está “transgrediendo” tanto la Constitución nacional, como los acuerdos y convenciones que ha suscrito en el pasado y “que nos hacen parte del Sistema Interamericano”.

Por su parte el Comando Venezuela en un comunicado consideró que el retiro de Venezuela de la Corte IDH le quita a los venezolanos “ignorados por el sistema de justicia” su derecho a ser protegidos ante instancias internacionales.

Maduro: Fallo “abusivo y aberrante”
El ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, consideró este miércoles que la instancia de la Organización de Estados Americanos (OEA) ha llegado “más allá del límite del desprestigio y de la falta de credibilidad” con esta decisión.
Además, recordó que la decisión viola la convención de la Corte Interamericana y agregó que se desestimaron todos los alegatos y las pruebas presentadas por Venezuela, por lo cual calificó el fallo como uno de los más “abusivos y aberrantes”.

Denunció que la Corte-IDH está bajo la influencia directa de la hegemonía del Departamento de Estado de Estados Unidos y “está conectada de manera vulgar con lo peor de la derecha de la oposición venezolana”.

Este fallo de la Corte-IDH, del 20 de julio pasado, acusa al Estado venezolano de ser “internacionalmente responsable por la violación del derecho a la integridad personal y por los tratos inhumanos y degradantes en perjuicio del señor Raúl José Díaz Peña”.

Condividi: