¡Alcanza tus resoluciones financieras en el 2013!

Caracas– ¡Ya casi comienza el año 2013! Este es el momento de trazarse nuevas metas a cumplir durante el próximo año nuevo. Alcanzar y mantener una vida financiera saludable es posible. Con estos tips Visa te enseña cómo organizarte para establecer metas financieras personales a mediano y largo plazo para el 2013.
1.-Ahorra para el futuro- Es importante que tomes en cuenta que no todo el dinero que ganas lo debes destinar a tus gastos y gustos personales.  Es necesario tomar conciencia sobre tu futuro y comenzar a ahorrar. Una vez que decidas empezar a hacerlo, necesitas decidir en dónde vas a guardar el dinero. Recuerda que “debajo del colchón” no cuenta. La mejor opción es guardar el dinero en una cuenta de ahorro.
2.-Elabora un presupuesto- Si deseas cuidar tu dinero, necesitas vivir bien dentro de tus posibilidades. Esto significa que debes gastar lo necesario, siempre tomando en cuenta tus posibilidades adquisitivas para no rebasarlas.
3.-Planea para lo inesperado y lo esperado-  A medida que pasa el tiempo se adquieren más responsabilidades para las cuales es necesario anticipar y planificar con el fin de disfrutar en su totalidad de sucesos de la vida tales como el alquiler o compra de un hogar, la compra de un auto, el matrimonio, la llegada de un hijo, etc. Para esos grandes acontecimientos del año que ya se sabe que ocurrirán, así como para aquello que inesperadamente pueda suceder.
4.- Mantén el orden y sé disciplinado- Para alcanzar una vida financiera saludable, tal como en tantos otros aspectos de la vida, se requieren dos elementos primordiales: orden y disciplina. Esto no quiere decir que hay que tener un control obsesivo sobre todos los gastos y vivir con temor ante el riesgo. Simplemente se trata de estar al tanto de día a día de tus ingresos y gastos para poder planear el futuro con mayor comodidad.
5.- Elimina tus deudas- Estar endeudado sin tener posibilidades de pagar es una de las sensaciones más angustiantes que se puede experimentar en la vida financiera. Lo mejor es confrontar el problema y diseñar una estrategia de modo que no llegues a situaciones extremas donde no puedas pagar la deuda. Algunos sencillos pasos para mejorar esta situación son: reconocer que existe una deuda, conocer la deuda (a quién, cuánto y por qué debes) y por último destinar una cantidad mensual adicional de tus ingresos para abonar dinero a dicha deuda.