Porsche Panamera Sport Turismo: vistazo al futuro

CARACAS – El Panamera Sport Turismo es uno de los prototipos más importantes de Porsche en las últimas décadas. Nos deja, por un lado, pistas de la evolución del diseño de Panamera, que este mismo año será objeto de un restyling. Al mismo tiempo, abre la posibilidad de entrada de Porsche en el segmento de los ‘shooting break’ de lujo -recuperados en 2012 por Mercedes- y, por último, evoluciona la tecnología híbrida en Porsche, que todavía no está muy avanzada. Casi resulta difícil esperar hasta el 2016.

Con casi 2 metros de anchura (6 cm más que el coche de serie), la misma batalla de 2,92 metros y casi 5 metros de largo, refuerza su estampa pegada a la carretera con1,40 metros de altura (2 cm menos que el Panamera que hoy está a la venta).

Los indicadores de cambio de dirección y las luces de cruce se han integrado en una unidad con forma incrustadas en las grandes tomas de aire delanteras. Junto con los faros LED de cuatro puntos, marcan la imagen frontal de este prototipo. Las líneas exteriores suaves y tensas no se ven interrumpidas por ningún elemento, ya que no hay espejos retrovisores exteriores convencionales. Como alternativa, el Sport Turismo cuenta con dos cámaras montadas en las salidas de aire laterales, cuyas imágenes se muestran en la instrumentación delante del conductor.

El modo de operación programado ‘e-híbrido’ prioriza la conducción puramente eléctrica, aunque el conductor pueda desactivarlo a través de un botón ubicado en el volante, el mismo que sirve para seleccionar el modo de ‘e-Carga’ para maximizar la energía acumulada en la batería. Esto es especialmente útil cuando, tras circular en autopista, el coche se acerca a un pueblo o ciudad donde resulta más conveniente utilizar el modo eléctrico puro y sin emisiones, siempre que sea posible.

Además de escaparate de estilo, el Sport Turismo cumple plenamente su papel como laboratorio sobre ruedas. Este plug-in híbrido tiene el poder de dos “corazones” muy modernos: un motor eléctrico de 95 CV, que es dos veces más potente que el del actual Panamera Hybrid. Además, las baterías de iones de litio(con potencia de 9,4 kW/h) son mucho mejores que las de níquel/hidruro-metálico del coche hoy a la venta (no va más de 2 km en modo eléctrico puro) y la autonomía es de 30 kilómetros, según Porsche.

El Panamera Sport Turismo tiene un rendimiento total acumulado de 416 CV (después de añadida la potencia del motor de gasolina con 333 CV).

El Porsche sale disparado (nunca mejor dicho) y dibuja una amplia sonrisa en el rostro del conductor que ya no desaparece (menos de 6 segundos de 0 a 100 km/h dan una idea precisa de lo que puede hacer). El balbuceo inicial del motor se convierte en un recital de Bajo, firmado por el V6 de 3.0 litros que lo pasa casi sin filtro a la platea, una vez que no hay silenciadores de escape (la probable versión de producción en serie los tendrá montados).