Más de 275 millones de personas tienen problemas de audición

CARACAS- La pérdida de la audición es la discapacidad sensorial de mayor prevalencia en el mundo. En tal sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que hay más de 275 millones de personas con defectos de audición, pero que gran parte de los casos podrían prevenirse adoptando medidas de cuidado y protección del oído.

La doctora Elizabeth Garrido, otorrinolaringóloga-otóloga, expresa sobre la importancia de la audición que “todo el desarrollo social tiene relación con que la gente pueda oír y comunicarse, eso es básico. Cualquier persona con dificultades para oír, procesar el mensaje e interactuar con ese mensaje dando una respuesta verbal o de comportamiento, tiene muchísimos problemas que en ocasiones hacen que se aísle. El sentido de la audición nos conecta con todo; con el mundo, con nuestros seres queridos. Las personas que no oyen sienten mucho miedo de estar solas en la calle, por ejemplo, porque no oyen la corneta de un carro o una voz de alarma y quedan expuestas a un riesgo”.

La pérdida de la audición no es un asunto exclusivamente de los adultos mayores, la especialista hace énfasis en el caso de los niños, quienes pueden presentar algún tipo de retardo en el desarrollo del lenguaje, como consecuencia de algún problema para escuchar. “No atienden los llamados de los padres, son niños que se comunican gritando, suelen ser o parecer agresivos, porque no logran comunicarse bien y en consecuencia, las personas a su alrededor no les hacen caso, entonces eso siempre genera relaciones sociales un poco tensas”, indica.

Las personas jóvenes que se han expuesto a ruidos muy intensos por largos períodos son vulnerables de perder la audición precozmente, por ejemplo, quienes trabajan en lugares como aeropuertos y discotecas sin cumplir las normas de protección ocupacional contra el ruido. Amplía la experta que “hay otras personas que en estas edades intermedias comienzan a presentar dificultades auditivas porque tienen problemas genéticos, es decir, sorderas familiares, progresivas, que vienen genéticamente determinadas y, aunque nacen oyendo bien, cuando son muy jóvenes, a los 20-25 años de edad, comienzan a perder la audición de manera más o menos desordenada, y cuando llegan a los 40-45 años, pues, ya prácticamente no pueden comunicarse”.

Es importante que la población general esté consciente de la importancia de visitar al otorrinolaringólogo periódicamente y le pida información sobre evaluaciones auditivas. En el caso de los bebés recién nacidos, los padres deben pedir la práctica de Potenciales Evocados Auditivos del Tallo Cerebral. A partir de los 5 años de edad, es recomendable la audiometría tonal y vocal, evaluación que permite medir la audición en niños maduros y adultos.
Vale decir que el 3 de marzo se celebra el Día Internacional de la audición. La ocasión fue oportuna para que Widex Venezuela realizará la iniciativa denominada “Escucha la vida” para promover y difundir mensajes sobre la importancia de la audición y el cuidado del oído.

“Nos ocupa el sensibilizar a la mayor cantidad de personas para que aprecien, cuiden y protejan su oído porque es insustituible en su vinculación con el mundo y por otro lado pretendemos combatir el estigma que persiste sobre el uso de auxiliares auditivos, contribuir a que la sociedad sea más comprensiva con los usuarios que, ayudándose con la tecnología, recobraron su capacidad de escuchar y así, en buena parte, su calidad de vida”, expresó Ender Ramos, director comercial de Widex Venezuela.

Condividi: