¡No te automediques!

CARACAS- Cuando se siente dolor, existen varias opciones para afrontarlo, entre ellos, los antinflamatorios, los cuales se dividen en varios grupos, el primero son los aines (analgésicos antinflamatorios no esteroideos) que su mecanismo de acción se basa en actuar sobre el proceso inflamatorio. Los aines a su vez se dividen en dos grupos uno con propiedades analgésicas predominantes, y los que tienen propiedades antinflamatorias. Existe un tercer grupo que no son aines y se denominan analgésicos puros de acción central que bloquean las vías de transmisión del dolor al cerebro pero carecen de propiedades antinflamatorias, sólo tienen propiedades analgésicas. Los aines son productos antinflamatorios, que tienen características específicas y actúan para contrarrestar el dolor.

Todos los analgésicos actúan sobre cualquier tipo de dolor, sin embargo, existen diferencias entre ellos, desde el punto de vista farmacológico, farmacocinético de biodisponibilidad y de potencia, permitiendo que algunos analgésicos sean los indicados para determinados tipos de patologías.

Existen analgésicos que actúan de manera distinta, debido a que las causas del dolor son múltiples y pueden variar de una patología a otra. Un ejemplo, son los antiespasmódicos que sirven de analgésicos y disminuyen el dolor. Lo mismo sucede con algunos dolores intestinales (los llamados cólicos). En definitiva, todos los analgésicos actúan en diferentes tipos de dolor, pero con distinta potencia en diversos síntomas.

El error común que cometen los pacientes al tomar analgésicos es la automedicación, debido a que no saben el origen del dolor y no escogen adecuadamente el analgésico que requieren. Puede que el medicamento seleccionado tenga algún efecto para disminuir el dolor, pero no es el adecuado para su proceso de mejoría. En este caso otro punto importante es el de seguridad del producto, debido a que los aines tienen una alta tasa de efectos colaterales, aunque son medicamentos altamente utilizados por el público en general.

El principal efecto secundario son los procesos digestivos que conducen a hemorragias digestivas, debido a que estos productos son los denominados gastrolesivos o que producen efectos colaterales sobre la mucosa gástrica e intestinal que pueden causar desde una gastritis, hasta una úlcera sangrante.

El uso reiterado de un analgésico no puede bloquear su acción, pero el uso prolongado o el incremento de la dosis aumenta su efecto tóxico.

Entre los analgésicos que actualmente se encuentran en Venezuela existe el ibuprofeno, el ketoprofeno y el dexketoprofeno, este último es la parte sustancial de la molécula donde se derivan los principales efectos del medicamento sobre el dolor y la inflamación.

Condividi: