La Fundación KPMG Venezuela celebró Día del Periodista con un encuentro verde

La Fundación KPMG Venezuela prioriza el compromiso social y las necesidades de las comunidades en las que está presente como eje de sus funciones, uniendo esfuerzos con sus voluntarios corporativos a escala nacional, para ofrecer servicios profesionales y demostrar su gran vocación comunitaria, en pro de contribuir con el bienestar económico, ambiental y social del país.

Desde sus inicios, la Fundación ha buscado potenciar el desarrollo positivo y la enseñanza de valores por medio del arte, el deporte y el cuidado del medio ambiente, en pro de fortalecer las habilidades, la creatividad y el talento de los niños, niñas y jóvenes. De esta manera, se busca contribuir en su formación integral y en la mejora de su calidad de vida y la de sus comunidades.

Como parte de ese impulso de desarrollo de la enseñanza y sensibilización ambiental, María José Montoya, Directora de Asuntos Públicos de la Fundación KMPG Venezuela, comenta que la visión que tienen para llevar adelante sus actividades es “responder a las necesidades de las comunidades, entorno y medio ambiente agregando valor y estableciendo un compromiso sustentado que contribuya a forjar un futuro mejor que marque, con nuestras acciones sociales y ambientales, la diferencia”. Para ello, se han fijado la misión de transformar ese conocimiento en valor y asumir el desarrollo de estrategias sostenibles que fomenten a través de las artes, el deporte y la ecología para potenciar el talento, la cultura y la educación en el país.

 

Un “Día del Periodista” ambientalmente amigable

Qué mejor manera de celebrar el Día del Periodista que sensibilizando a este importante sector profesional de la sociedad venezolana con el medio ambiente. Por ello, la sede de KPMG sirvió de marco para una reunión en la que la Dra. Liduvina Valderrama Salazar, Miembro Honorario de Vitalis, ofreció una conferencia sobre “Ecoeficiencia y sustentabilidad en Venezuela”.

Valderrama es especialista y asesora en gestión empresarial responsable, desarrollo sostenible, producción limpia y consumo sustentable. Adicionalmente, tiene vasta experiencia como conferencista tanto nacional como internacional.

En su presentación, la Dra. Liduvina compartió con los representantes de la prensa la importancia de optimizar la distribución de bienes y servicios y reducir los impactos negativos en el medio ambiente.

Ecoeficiencia, un concepto para llevar adelante

Como lo define la propia Ludivina Valderrama en Vitalis, la ecoeficiencia es una cultura administrativa que guía a todos los sectores de la sociedad a asumir su responsabilidad con la sustentabilidad y motiva para que las actividades productivas sean más competitivas, adaptando y readecuando los sistemas productivos existentes a las necesidades del mercado y del ambiente, e impulsando niveles más altos de desarrollo económico, social y ambiental.

La visión central de la ecoeficiencia se puede resumir en “producir más con menos”, utilizando menos recursos naturales (agua y energía) en el proceso productivo, reduciendo la generación de residuos y desechos, y atenuando la contaminación. La meta final de la ecoeficiencia es la elaboración de bienes y la prestación de servicios, a precios competitivos, que satisfagan las necesidades humanas y eleven la calidad de vida de la población.

La ecoeficiencia también promueve un ecodiseño integral de tecnología para reducir la intensidad de uso de materiales y energía durante la producción, además de impulsar la reutilización de insumos a través de procesos de reconversión tecnológica y de reciclaje, aumentando la funcionalidad de los productos y su durabilidad.

La eco-eficiencia debe ser vista como una oportunidad para hacer mejores negocios, abrir nuevos nichos de mercado y cumplir la responsabilidad empresarial hacia el ambiente. Para un empresario convencional, el éxito radica actualmente en la mayor cantidad posible de ventas; para un empresario comprometido con el desarrollo sustentable, el éxito radica en la mayor extensión posible de servicio otorgado, con el menor impacto ambiental posible. Para un organismo público, la ecoeficiencia es una oportunidad para moldear comportamientos ciudadanos responsables, a través de una gestión ambiental eficiente.

 

Condividi: