Gobierno y oposición llaman a la calma

CARACAS- Tras los lamentables hechos   ocurrios este miércoles durante la marcha por el Día de la Juventud que culmnió con el asesinato de tres personas y varios heridos en diferentes ciudades del país.

La gran mayoría de los venezolanos rechaza los actos vándalicos y la violencia generada  y claman por la paz en el páis.

En este sentido, el ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, alertó este jueves que las acciones violentas registradas en algunas ciudades del país durante los últimos días no tienen fin social ni son hechos espontáneos, sino que tienen un fin conspirativo y han sido ejecutados por una vanguardia entrenada con este objetivo.

Alertó que hay una organización que se viene gestando “desde hace bastante tiempo” que busca conducir al país a una salida inconstitucional y violenta.

A su juicio, los estudiantes este miércoles fueron “manipulados”,  por estos estos grupos que cita anteriormente, utilizaron la movilización de los estudiantes para introducir infiltrados y así generar “actos de caos y violencia”.

Indicó que estas acciones de protestas  “no son espontáneas” ni son una manifestación de carácter social sino más bien “conspirativo”. Rodríguez Torres insiste que desde sector de la oposición “buscan llevar a Venezuela a una guerra civil” indicando que esto se ha visto evidenciado en diversas situaciones, sin embargo, sentenció que no lograron cometido.

Ratificó que mantendrán la línea de conversar con quienes haya que dialogar por la paz y la seguridad , destacando que los “grupos violentos de la oposición” no solo buscan enfrentar la propuesta de de diálogo que promueve el presidente Nicolás Maduro sino que también enfrentan “a los sectores de oposición que están dialogando para buscar soluciones a los problemas”, afirmando que lo anterior ratifica las diferencias que existen en el sector de la oposición entre los que llamó sectores radicales y los que buscan el diálogo.

 

“No estamos buscando un golpe”

El gobernador del estado Miranda, Herique Capriles Radonski, aseveró que el sector opositor del país no está buscando un golpe de Estado. En tal sentido, condenó los hechos de violencia registrados este  miércoles en el centro de Caracas y en el municipio Chacao que dejaron un saldo de 3 personas fallecidas, al menos 25 heridas y al menos 30 detenidas.

Aseveró que Venezuela está en una situación “muy grave” y que se evidenció  con los hechos de violencias registrados al culminar las marchas estudiantiles en Caracas.

“Este país está en una situación muy grave y muy difícil (…) Los que votaron por mí saben que la inmensa mayoría de los venezolanos no va a salir a matarse. Nosotros no queremos un golpe de Estado”, dijo Capriles quien además solicitó un diálogo serio entre todos los sectores del país.

El gobernador manifestó que el odio “no se puede combatir con más odio”. Opinó que la generación de hechos de violencia “es una excusa” que “le conviene a algunos sectores del país”. “Nadie puede alegrarse de la muerte de nadie”, puntualizó.

“Hay un libreto de parte del Gobierno y la oposición no puede ceñirse a él. Hago un llamado al gobierno de Nicolás Maduro para que responda por sus acciones (…) le hacemos un llamado a los gobernantes: por favor suelten a esos muchachos que están detenidos ahora los que fueron reprimidos son los verdugos de ahora este país no necesita más violencia ni más caos”, afirmó.

El gobernador mirandino también le solicitó al Gobierno que desarmara a ciertos sectores. Además cuestionó la procedencia de las armas de los mismos.

Paz y cordura

El alcalde del municipio San Diego, Enzo Scarano, expresó su respaldo a la “paz” pero también a las manifestaciones que se desarrollan pacíficamente como “mecanismo de participación”.

La mañana de este jueves, Scarano repudió los “hechos vandálicos producidos luego de las marchas” en su cuenta de Twitter.

En ese sentido, el mandatario local expresó: “Creemos en el diálogo, en la Paz y en la tranquilidad pero también en la protesta pacífica como mecanismo de participación y expresión”.

El gobernador del estado Lara, Henri Falcón, reprochó los hechos de violencia que iniciaron tras la marcha de estudiantes desde Plaza Venezuela hasta la sede de la Fiscalía General de la República, en Parque Carabobo.

“Condenamos los actos violentos que marcaron la jornada cívica y pacífica que iniciaron nuestros estudiantes”, puntualizó el gobernador, quien recalcó que el diálogo debe ser la principal herramienta de negociación.

Falcón instó a la población a que no cayeran en extremismos ni radicalismos para evitar que se repitan los hechos de violencia del pasado 12 de febrero.

“Es el momento del diálogo sincero que pasa por deslindarnos de los violentos, de los obtusos, de quienes juegan a intereses inconfesables. El diálogo sincero pasa por desarmar a todo aquel que, participando de la ideología de un grupo o de otro, se aleje de la Constitución y de las leyes (…) tiene el Gobierno nacional una gran responsabilidad en su actuación objetiva y no subjetiva en la actuacion de los eventos de ayer”, precisó.

“El peor de los caminos”, escribió este jueves el secretario General del Movimiento al Socialismo (MAS), Felipe Mujica.

“Se impone la violencia. Todos perdemos, nadie asume la responsabilidad”, señaló.

En tanto, el arzobispo de Caracas, Jorge Urosa Savino, expresó su llamado a la “calma y la cordura” en el país, al referirse a los hechos violentos de este miércoles.

“Necesitamos cordura, sensatez, sentido común y respeto a las leyes”, acotó el cardenal.

Deploró la muerte de 3 caraqueños “producto de una violencia irracional y que no estaba prevista por los organizadores de la manifestación”, expresó. Envió condolencias a las familias de los 3 fallecidos.

Condenó la participación de grupos violentos que van a “sabotear o tergiversar” manifestaciones pacíficas.

“El Gobierno está en la obligación de reprimir los grupos violentos” que circulan por las ciudades, pues aseguró que deben garantizar el derecho a la protesta.

 

Hizo un llamado a las autoridades para que se investiguen los hechos y los culpables sean sancionados.

 

“El Gobierno debe tener en cuenta las protestas” y escuchar los planteamientos que realice la gente, concluyó.