Confagan contabiliza muerte de 16 mil reses

CARACAS- La Confederación Nacional de Agricultores y Ganaderos (Confagan), José Agustín Campos, exhortó al Gobierno nacional y a los sectores productivos a tomar medidas de cara a enfrentar los efectos de los cambios climáticos, a propósito del período de la sequía que afecta el país y está causando una “severa afectación” de los pastos.
“No podemos permitir que la sequía se convierta en un hecho cultural para Venezuela, y en un hecho cotidiano, sino que necesitamos un seguro contra la sequía, contra el fenómeno del niño, y ese seguro se establece mediante una organización de planes productivos y planes de contingencia, y modernización del aparato productivo”, expresó.
En tal sentido, planteó la necesidad de un establecimiento masivo de riego, el desarrollo de un plan de ensilaje y de perforación de pozos para el almacenamiento de agua.
Negó la muerte de 300 mil reses producto de la sequía, como asegura Fedenaga. Según cifras de Confagan, alrededor de 16 mil reses son las que se han visto afectada por hambre y sed.
El presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, Rubén Darío Barboza, consideró que el año pasado México y Colombia advirtió el fenómeno. “Se ha debido traer equipos de conservación de heno y empezar a guardar comida para esos animales, pero ahora debemos esperar que llueva”, planteó.
A su juicio, es un aprendizaje para en el futuro diseñar estrategias para prever la subsistencia de los animales como por ejemplo la importación de equipos y maquinarias de conservación de forraje y de riego.
Barboza recordó que han presentado ante el alto gobierno un plan nacional productivo para garantizar la producción ganadera en épocas de sequía.
Por su parte, el vicepresidente de Fedeagro, Aquiles Hopkins, añadió que la producción agrícola, en especial la de cereales, también se ha visto afectada. Ante la situación, dijo que se han reunido en el Ministrerio de Agricultura y Tierras para tratar de atender la gravedad de la situación.
Indicó que las plantaciones de caña de azúcar en el estado Lara se están secando porque los pozos no tienen capacidad de respuesta.