Maduro: “Una guerra financiera internacional con voceros de aquí”

CARACAS.- El presidente de la República, Nicolás Maduro, agradeció a la Unión de Naciones de Suramericanas (Unasur) la solidaridad que manifestó a Venezuela cuando el país estuvo bajo  el “ataque tremendo en el primer semestre” del este año. Y denunció que la guarimba fue un intento por incendiar las calles de Venezuela, por dividir al país y  por provocar una intervención extranjera. En fin, el jefe de Estado dijo que fue un intento por derrocar a un gobierno democrático.

La entrega de la secretaría general de Unasur al ex presidente colombiano Ernesto Samper, por los próximos dos años, fue la ocasión para las graves afimaciones del jefe de Estado. El acto protocolar de Unasur se realizó en el Salón Perú, en el Palacio de Miraflores.

El mandatario nacional defendió el proceso político que se lleva a cabo en en el País

– Se impuso la paz y la convivencia – dijo el presidente Maduro -. Seguramente más adelante Unasur nos seguirá apoyando en los procesos de diálogo político, de consolidación de la paz y de defensa de nuestra patria grande.

Y añadió:

– Es necesario que asumamos más posturas de beligerancia en la defensa de nuestra hermana república Argentina ante la agresión de los fondos buitres.

El presidente Maduro, quien puso como ejemplo el caso de Argentina, aseguró que existen mecanismos financieros a través de procesos de deudas que buscan someter y saquear a los países de nuestro hemisferio.

– Se nos pretende una guerra financiera internacional con vocería de hombres formados en Venezuela – dijo -. Gente que se van a Miami, a Washington y Nueva York, a mal hablar de su país y a pretender lo que nunca sucederá.

Y, desmintiendo a algunos analistas políticos y económicos, dijo enfático que “Venezuela está preparada con la fortaleza económica y financiera para andar en este siglo XXI con tranquilidad, para financiar su desarrollo y cumplir sus compromisos”.

El Jefe de Estado propuso la creaciòn de un fondo de reservas suramericanas que, junto con el Banco del Sur,  “represente la nueva base de la arquitectura financiera”.