SIP alerta sobre cierre de diarios en Venezuela

SIP-pide-libertad-de-expresion-647x270

MIAMI- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) emitió un comunicado en el que reitera su alerta a la comunidad internacional sobre el deterioro de la democracia y de la libertad de prensa en Venezuela, situación que se ve reflejada en las medidas discriminatorias y en las restricciones que sigue imponiendo el gobierno de Nicolás Maduro contra la prensa crítica e independiente.

En seguimiento a la carta abierta dirigida a los gobernantes durante la reciente VII Cumbre de las Américas en Panamá y en la que la SIP reclamó por el “silencio cómplice” sobre la deteriorada situación en Venezuela.

El presidente de la institución, Gustavo Mohme, expresó que “responsabilizamos una vez más al presidente Maduro por coartar la libertad de prensa y el derecho del público a la información mediante un mecanismo especial de persecución y discriminación, instaurado con la intención de apagar las voces independientes y críticas”.

Mohme, director del diario peruano La República, enfatizó que ante esta denuncia y las que la SIP viene haciendo desde hace años sobre el deterioro de la libertad de prensa en Venezuela, “nadie puede quedar indiferente ante los anuncios de los periódicos de referencia y prestigio como El Correo del Caroní, El Impulso, El Carabobeño, El Nacional y El Regional de Zulia, entre otros, de que en las próximas semanas cesarán sus publicaciones porque el gobierno no les entrega divisas para importar papel o deben hacerlo a través del Complejo Editorial Alfredo Maneiro, una empresa estatal que tiene el monopolio de la venta y distribución y que es utilizada como una arma de discriminación para castigar a quienes mantienen un periodismo independiente y fiel a los valores democráticos”.

Existen tres vías de discriminación aplicadas por el gobierno a los periódicos independientes: No les entrega divisas para importación, niega venderles papel y los discrimina no otorgándoles publicidad oficial que sí da a otros medios, generando una competencia desleal en detrimento de la pluralidad de voces. Todo esto, sumado a la situación económica general que ha hecho decrecer a niveles históricos los ingresos por publicidad y circulación. “Estamos ante una situación cada vez más caótica – agregó Claudio Paolillo, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP – los medios están cerrando y con ello las pocas esperanzas de que se mantengan como bastiones democráticos dentro del país, como siempre fue su función”.

Paolillo, director del semanario uruguayo Búsqueda, agregó que el agravante de “esta situación es que el gobierno, debido a su voluntad explícita de coartar la libertad de prensa, termina afectando la subsistencia del trabajo de cientos de periodistas, empleados y trabajadores indirectos, que dependen de esa importante fuente de trabajo, atacando de ese modo la libertad de expresión de los ciudadanos venezolanos, que no pueden acceder a una variada gama de fuentes de información”. Las autoridades de la SIP dijeron que “el cierre de periódicos en los últimos años durante este gobierno de Maduro y la posibilidad de que cierren otros, es una responsabilidad que debe pesar a todas las instituciones intergubernamentales y los gobiernos de nuestra América, porque lo que está en juego es la democracia. Nadie puede darle la espalda a los venezolanos”.

La SIP se mantiene en alerta y sigue explorando distintos caminos de acción para apoyar a la prensa venezolana.

Condividi: