Fedecámaras insiste al TSJ en frenar la Constituyente

CARACAS – Fedecámaras rechazó este martes a la Asamblea Nacional Constituyente convocada por el Gobierno de Nicolás Maduro Moros.

Los gremialistas que integran la asociación consideran esta medida como inconstitucional e innecesaria. Además, exigieron al Ejecutivo Nacional abandonar su intención de imponer una nueva Carta Magna.

Han transcurrido 106 días de protestas en las calles, hasta la fecha se calculan más de 100 personas fallecidas. Esta cifra calcula 1 muerto por cada día de protesta, según los casos conocidos de forma pública. El Gobierno Nacional no ha reconocido las muertes y mucho menos valora los motivos por los cuales millones de ciudadanos salen a las calles.

El propósito de los manifestantes es obtener una solución a corto plazo, además de la lucha por sus derechos.

El domingo 16 de julio, los venezolanos manifestaron su desacuerdo ante esta nueva medida que consideran una arbitrariedad del gobierno. Las elecciones fueron consumadas en tiempo record, a las 4:00 pm muchos centros de votación se encontraban cerrados. Al igual que los resultados, se dieron a conocer a las 11:00 pm. El proceso que se realizó de forma manual sin el uso del llamado “mejor sistema electoral del mundo” dado por el CNE, órgano rector de este poder.

El gremio se expresa
“Como gremialistas apoyamos el llamado a huelga realizado por sindicatos y otras organizaciones civiles y damos libertad plena a nuestros trabajadores y empresarios que decidan sumarse a esta convocatoria cívica. Reconocemos y defendemos cualquier mecanismo de protesta ciudadana como expresión democrática, siempre y cuando se mantenga apegada a la Constitución y a las leyes”.

No es la primera vez que Fedecámaras rechaza el llamado a una Constituyente. El pasado 7 de mayo la asociación señaló que “no es momento para una Constituyente” y hoy lo volvió a ratificar. A juicio del gremio, los grandes problemas que aquejan a los venezolanos no han podido ser resueltos con leyes habilitantes ni con decretos de emergencia económica.

Cada día los venezolanos vemos cómo los problemas se profundizan: desabastecimiento de alimentos, falta de medicamentos, inflación, pérdida del poder adquisitivo, inseguridad y en su consecuencia inestabilidad social, política y económica. El país reclama soluciones, asegura el gremio.