¿Me controla el estrés en esta crisis?

Stress
¿Me controla el estrés en esta crisis?

La actual situación política en el país, está generando en los venezolanos diferentes grados de estrés. Cuando el estrés se presenta durante un tiempo prolongado, puede afectar seriamente la salud mental y física.   La definición del término estrés ha sido muy controvertida desde el momento en que se enunció para la psicología por parte del fisiólogo canadiense Selye (1956). El estrés ha sido entendido:

  • como reacción  o respuesta del individuo (cambios fisiológicos, reacciones emocionales, cambios conductuales, etc.)
  • como estímulo (capaz de provocar una reacción de estrés)
  • como interacción entre las características del estímulo y los recursos del individuo.

Se considera que el estrés se produce como consecuencia de un desequilibrio entre las demandas del ambiente (estresores internos o externos) y los recursos disponibles del sujeto. De tal modo, los elementos a considerar en la interacción potencialmente estresante son: variables situacionales (por ejemplo, del ámbito laboral), variables individuales del sujeto que se enfrenta a la situación y consecuencias del estrés.

El estrés puede ser definido como el proceso que se inicia ante un conjunto de demandas ambientales que recibe el individuo, a las cuáles debe dar una respuesta adecuada, poniendo en marcha sus recursos de afrontamiento. Cuando la demanda del ambiente (laboral, social, etc.) es excesiva frente a los recursos de afrontamiento que se poseen, se van a desarrollar una serie de reacciones adaptativas, de movilización de recursos, que implican activación fisiológica. Esta reacción de estrés incluye una serie de reacciones emocionales negativas (desagradables), de las cuáles las más importantes son: la ansiedad, la ira y la depresión.

Si usted ha estado soportando demasiado estrés últimamente, es posible que pueda manejarlo y hasta darle una nueva dirección hacia formas positivas que lo ayuden a superar los desafiantes días que se avecinan.

A continuación se presentan algunas señales de advertencia debido a sobrecarga por estrés:

  • Cansancio persistente
  • Incapacidad de concentración
  • Momentos de ira que se descargan con la familia y con los amigos
  • Cambios en los hábitos alimenticios y de sueño
  • Aumento en el uso de alcohol, tabaco o drogas
  • Dolores de cabeza por tensión repetidos, dolores en la parte inferior de la espalda, problemas estomacales u otras dolencias físicas
  • Estados prolongados de depresión, ansiedad o desolación.

No hay respuestas mágicas para mitigar el estrés, pero si, pasos que pueden ayudar:

  • Converse de lo que siente, Usted no está solo, hable sobre su estrés y sus temores con su familia, con sus amigos, vecinos y compañeros de trabajo. Puede ser que ellos también estén experimentando algo similar. Quizás ellos puedan compartir con usted algún aspecto que le sirva de ayuda.
  • Otras fuentes de apoyo pueden ser su lugar de culto, acudir a la Iglesia, conversar con su pastor, párroco, rabino alivia el alma de estos pesares compartidos
  • Reduzca el estrés desarrollando una rutina regular de ejercicios. Haga la prueba de caminar alrededor de la manzana cada atardecer o temprano en la mañana antes de ir al trabajo o tan sólo hacer ejercicios de estiramiento en su sala de su casa.
  • Evite las drogas y el alcohol, enmascarar el motivo de estrés no lo soluciona y mucho menos si no depende de Usted la solución.
  • Dedique parte de su tiempo a una actividad relajante. Trate de reducir el tiempo que dedica a preocuparse por las cosas que no puede controlar. Una buena manera de lograrlo es disminuir o eliminar aquellas actividades que pueden causarle estrés. Por ejemplo, dedique menos tiempo a las noticias y más tiempo a compartir calidad de tiempo con sus hijos su familia.
  • Retenga algo de control. Usted no puede controlar los acontecimientos asociados con lo que ocurre en su país, pero sí puede ejercer control sobre algunas cosas. Mantenga su rutina tanto como sea posible y participe si así lo desea a Asambleas de vecinos. Asista a una reunión sobre preparación para servir en la comunidad. Envíe una donación a un fondo de ayuda. Ofrézcase como voluntario. Existen muchas organizaciones que podrían beneficiarse con su ayuda.
  • Tome precauciones razonables. Haga un plan de comunicaciones de emergencia con su familia y amigos. Preséntese de nuevo a los vecinos e intercambie con ellos sus números de teléfono/celulares. Manténgase informado sobre los acontecimientos recientes, pero no se obsesione con la cobertura de las noticias.
  • Sea optimista con respecto a los desafíos venideros. Trate de mantener un enfoque positivo. Recuerde que nuestra nación ha superado otros tiempos difíciles. Permanezca en contacto con su parte espiritual, si esto le proporciona sosiego.
  • Consiga ayuda profesional si es que usted siente que su problema es más serio y no encuentra las herramientas para frenar su estrés.

Todos los días nos enfrentamos a circunstancias que nos hagan evaluar nuestro comportamiento, pues hagámoslo con la certeza que más vale el esfuerzo de hoy que vivir siempre en la espiral del estrés.

Stefania Aguzzi

@stefaniaaguzzi