Díaz Rangel: “La búsqueda de la verdad no es lo esencial hoy en el periodismo venezolano”

Eleazar Díaz Rangel, Director de Ultimas Noticias y maestro de periodistas
Eleazar Díaz Rangel, Director de Ultimas Noticias y maestro de periodistas
Eleazar Díaz Rangel, Director de Ultimas Noticias y maestro de periodistas
Eleazar Díaz Rangel, Director de Ultimas Noticias y maestro de periodistas

 

CARACAS – Eleazar Díaz Rangel es toda una leyenda del periodismo venezolano. Actualmente es director del diario Últimas Noticia, diario que, codo a codo con ‘El Mundo Economía y Negocios’, ‘Líder’ y la revista ‘Dominical’, hace parte del Grupo Últimas Noticias, antigua Cadena Capriles.

Amado a rabiar por unos, y archicuestionado por otros tantos, se hizo acreedor del Premio Nacional de Periodismo (lo ha ganado dos veces, primero en 1959 y ahora en 2014) y fue profesor en la Universidad Central de Venezuela, de donde también egresó como periodista. Nadie discute que Díaz Rangel sea un referente obligado de la prensa criolla, a la par de Nelson Bocaranda o Carlos Croes, por sólo citar un par de tótems.

Con una clara formación de izquierdas, que le ha acompañado durante toda su carrera, presidió el canal Venezolana de Telelevisón (VTV) desde 1994 a 1996. Asimismo, estuvo a la cabeza de la Asociación Venezolana de Periodistas, fue directivo del Sindicato Nacional de Periodistas y presidente fundador de la Federación Latinoamericana de Periodistas (1976-1988). Hoy está al frente y es columnista del diario Últimas Noticias y colabora para diversos diarios internacionales. Acá una conversación franca y extensa, donde el ex profesor y Director de la Escuela de Comunicación Social de la UCV deja caer al suelo la careta, para La Voce d’Italia.

El periodismo ha muerto, viva el periodismo

-Se ha dado un fuerte movimiento de arenas en la prensa venezolana. La Cadena Capriles es hoy el Grupo Últimas Noticias. Una marca centenaria como El Universal ya no es de la familia Mata, sino de inversores simpatizantes del Gobierno. Lo mismo Globovisión. Hay nuevas marcas, como Efecto Cocuyo, donde Laura Weffer y Luz Mely Reyes rompen la alcancía. ¿Cómo ve usted ese movimiento de arenas?

-Yo pienso que la mejor manera de evaluar estos cambios que se han producido en la propiedad de los medios, y –secundariamente- en la forma de hacer periodismo, es producto de la crispación política que hay en Venezuela. Es decir, los cambios y la reacción, son de tal naturaleza que –en primer lugar- no es posible verlos en otros países de América Latina en esta época. Y, en segundo lugar, dichos cambios han tenido diversas expresiones. En esa confrontación, hay momentos más agudos, y otros de relativa o aparente tranquilidad. Pero lo que caracteriza a este proceso es la crispación. Entonces, en mi opinión, eso es lo que se está expresando en los cambios que se han producido en la propiedad de los medios. Eso que tú has resumido en la pregunta. Cuando hablo de la propiedad de los medios, esto significa que –como siempre en estos casos- hay un cambio de política editorial.

-¿Qué piensa usted de esos cambios en las políticas editoriales?

-Que eso es lo normal, porque la política editorial la fijan los propietarios de los medios. Histórica y universalmente.

-En ese sentido, ¿usted siente que el ambiente informacional venezolano está bien balanceado? Es decir, ¿la política editorial que priva en el país es la que deberíamos tener?

-No. Yo creo que lo que tenemos no es lo ideal. Porque, con demasiada frecuencia, la búsqueda de la verdad, la difusión de la verdad, la verificación de datos, no es lo fundamental en el ejercicio del periodismo en Venezuela. Lo fundamental es atender los intereses empresariales que se expresan en la política editorial. De modo que, esa manera de hacer periodismo, como efecto de los cambios de las políticas editoriales, yo no la comparto. Estoy totalmente en desacuerdo.

-Le hago la pregunta de otra manera: ¿usted siente que hay demasiado chavismo en la prensa?

-No. Yo creo que hay de todo.

-Pero, ¿es algo equilibrado?

-No te podría decir si es equilibrado. Pero, lo que ocurre es que acá en Caracas no vemos la prensa del interior, ni las emisoras.

-Ok…

-En el interior la mayoría de la prensa es opositora. Cualquier investigación puede verificar si eso es equilibrado o no…

 

Nuestra “mala educación”

-Profesor, usted dio clases en la UCV y tiene obra publicada, inclusive. Milagros Socorro ha hablado de una “tragedia educativa”. ¿Cómo encuentra usted a las escuelas de Comunicación Social que tenemos hoy en Venezuela?

-El problema es que yo las veo desde muy lejos…

-Pero, ¿qué le llega a usted, qué le cuentan?

-Lo que me cuentan coincide con lo que tú dices. Una deficiente formación de los egresados de la formación secundaria, y llevan eso a la universidad. Particularmente en Comunicación Social, donde se debe ser muy exigente en materia de redacción. Por otro lado, como se han multiplicado las escuelas también se han multiplicado los profesores.

-Claro…

-Y esto tiene que haber disminuido la calidad de la enseñanza del periodismo en Venezuela.

-¿Qué información tiene –por ejemplo- de la escuela de Comunicación Social de la UCV? Parece que se fue esa época de oro del profesor Federico Álvarez, por ejemplo…

-No, es que esa es la mejor época. Es la época de Federico Álvarez, de Héctor Mujica, Rosa Marcano, yo mismo. Éramos docentes que –primero- teníamos una sólida formación profesional, y en segundo lugar muchos de nosotros teníamos formación teórica. Se combinaba teoría y práctica. Yo, por ejemplo, además de mis estudios de periodismo, de la historia del periodismo en Venezuela, ejercí plenamente la profesión. Entonces, estaba en mejores condiciones para formar al alumnado.

-No pasa así hoy…

-No

-¿Y de la UCAB qué le dicen?

-No me llega mayor información. Pero pondero que hay un denominador común en todas nuestras escuelas, y es la deficiencia en la formación de los alumnos, la que trae del colegio, y la que les dan en las universidades.

-Hay muchachos en 8vo semestre a los cuales uno les pregunta factores y atributos de la noticia, y de más de 50 alumnos, sólo uno se sabe dos, y los vio en Youtube…

-Jajaja…

Callejón sin “salida”

En 2014 Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma acicatearon reyertas de calle que pasaron a la historia como “La Salida”. Lejos de sacarnos del entuerto, la cosa parece habernos dejado más entrampados. Entonces, Laura Weffer lanzó en redes sociales una crónica que le fue presuntamente censurada por Díaz Rangel. El texto, más bien sencillo, describía simplemente el día a día de los campamentos de estudiantes en Altamira. La cosa implicó la renuncia de Tamoa Calzadilla, a la sazón al frente del equipo de Periodismo de Investigación, y, a la postre, también la renuncia de Weffer, hoy al timón de Efecto Cocuyo.

 

-Hablando de otra cosa, profesor. ¿Qué pasó exactamente con Tamoa Calzadilla en 2014? Ella declaró que usted quiso inducirla a publicar en una crónica de Weffer que los estudiantes de la oposición que estaban en Altamira eran financiados por la oposición. Calzadilla argumentó que para ello debía publicar al menos copia de un cheque. ¿Cuál es la versión de Díaz Rangel?

-Es que no recuerdo qué pasó…

-Bueno, una crónica de Laura Weffer –quien era parte del equipo de Investigación de Calzadilla- que describía los campamentos de estudiantes en Altamira, durante los sucesos de 2014…

-Eso es totalmente falso. Yo no me atrevería a hacer ese tipo de afirmación, por mi formación ética.

-¿Qué pasó entonces? El asunto implicó la renuncia de Weffer y Calzadilla…

-Es un grupo de periodistas que salió a raíz del cambio de dueños de la empresa…

-¿Recuerda haber leído esa crónica? Yo la leí y no me pareció particularmente peligrosa…

-No, seguramente la leí. Pero no recuerdo ese caso en particular…

-Está bien. Hablemos de otra cosa. En agosto de 1959, usted entrevistó para El Nacional a Jóvito Villalba (URD). Es una entrevista magnífica, pero salta a la vista cómo usted relata una escena en casa del político. Nuestro decano en periodismo de petróleo, José Suárez Núñez, ha dicho: “con la fuente, un café y lo pagas tú”. ¿No era violentar las leyes del periodismo terminar la entrevista en casa de Villalba?

-Eso depende de la formación ética del profesional…

-No se sienta atacado. Le hablo al profesor universitario, más que al reportero. Quiero su respuesta más para mis estudiantes que me vayan a leer…

-En una circunstancia como esa, no creo que afecte en absoluto la orientación de la entrevista. La pregunta que se vaya a hacer, ni la reacción de la fuente. Se suprimen algunos elementos…

-Aunque usted esté en casa de Jóvito, ¿la cosa depende más de su actitud frente a la fuente? O sea, ¿el secreto es mantener la distancia aunque se tome un café o una cerveza con la fuente? En todo caso, ¿cuál es el límite que tiene que haber entre periodista y fuente?

-Eso es muy difícil de saber…

-¿Usted era amigo de Jóvito?

-No es que yo fuera amigo de Jóvito, sino que, como yo era redactor de El Nacional, que en esa época era el periódico más importante del país, entonces él valoraba mucho al periodista que atendía la fuente política…

-Ok…

-Si hubiera sido otro redactor, seguramente hubiera sido igual…

-Fue un gesto de Jóvito invitarlo a su casa…

-Sí. Exacto. Pero no era por amistad, sino la preferencia, o valoración que él le daba al reportero de El Nacional. Esto al punto de que cuando Jóvito convocaba una rueda de prensa, no daba inicio si no había llegado El Nacional.

Le tengo malas noticias

El portal Poderopedia establece este mapa de relaciones para Díaz Rangel: Miguel Ángel Capriles, Grupo Últimas Noticias, Universidad Central de Venezuela (UCV), David de Lima, y Roberto Malaver. Se trata de un periodista influyente, que sabe muy bien de qué va el periodismo, más allá de que tiros y troyanos, digan misa cantada, y la vayan a decir a Roma. Su aporte al diario Últimas Noticias es obvio, y quisimos saber qué opina hoy Díaz Rangel de la emblemática marca. Todo un Lovemark de la prensa vernácula.

 

-Profesor, ¿cómo está hoy Últimas Noticias? Sin duda es una de las marcas más sólidas que tenemos. Pero muchos reporteros serios acusan de risibles algunas de sus primeras planas. Es una marca que le debe a usted mucho. ¿Cómo encuentra hoy al diario?

-En estos momentos, y desde hace un año, tenemos una crisis. Una crisis económica. Esto ha hecho que se vaya la tercera parte de la redacción. No hablo de cuando hubo el cambio de política editorial. Esa camada se fue por razones políticas. Ahora se han ido por los sueldos. Hace dos años nuestros sueldos eran de los mejores del mercado. Hoy estamos en los niveles más bajos.

-¿Por qué?

-Al periódico le cuesta mucho mantener la circulación. Imagínate lo que significan toneladas de papel, editar 140.000 ejemplares. Tener una devolución tan baja, y comprar ese papel a dólar paralelo. Hace año y medio, más o menos, era a dólar preferencial, pero no sé, por razones que no entiendo, en todo caso, que no conozco, tenemos hoy que comprar el papel a dólar paralelo.

-O sea que el problema del papel afectó los sueldos…

-Bueno, en primer lugar bajó la paginación. Llegamos a tener más de 80 páginas cada día, 72 en promedio. Hoy tenemos 16 páginas. Nunca desde los años 60’s Últimas Noticias tuvo una paginación tan baja.

-Se le han ido muchos reporteros, seguramente incluso fuera del país…

-No, para páginas web… les ofrecen mejores sueldos…

-¿Qué van a hacer frente a eso?

-El problema es que no tenemos cómo competir, ni cómo traer gente para llenar esos vacíos. Para ello tendríamos que ofrecer sueldos acordes con el mercado…

-En todo caso, ¿qué piensa de la calidad del periodismo que hace hoy Últimas Noticias?

-Está siendo afectada sensiblemente…

¿Mediocres “high tech”?

Gabriel García Márquez decía que los periodistas que usan grabadora, “son unos sordos que no escuchan los latidos de su corazón”. Las nuevas tecnologías han tomado todo por asalto. Pero parece que para hacer buen periodismo, siguen bastando las ganas. Papel y lápiz, cuando se vaya muy lejos. O incluso se puede trabajar de memoria, como hacía a veces Truman Capote. Quisimos saber qué piensa Eleazar Díaz Rangel del asunto, él, que tiene más de 60 años de ejercicio.

 

-¿Cómo ve usted este asunto?

-Las nuevas tecnologías son un significativo avance para el ejercicio de la profesión. Entre otras razones, y quizás es la más importante, porque facilitan mucho la investigación. Lo que antes costaba tanto, revisar libros, etcétera, hoy en día es más fácil, en términos de la obtención de la información que se busca. Las nuevas tecnologías son una gran ayuda, una gran asistencia, para el ejercicio del periodismo. En cualquier lugar del mundo. Pero, simultáneamente han traído un deterioro, de la ética de la profesión, donde el principio fundamental es la búsqueda de la verdad. Informar la verdad. Eso se ha venido perdiendo. En un congreso de periodismo que hubo en Buenos Aires, hace como 3 años, preguntaron a unos 10 países cuál era el problema más importante del periodismo en su país. En el caso mío respondí que era el problema ético. Porque ya la búsqueda de la verdad no era el objetivo fundamental del ejercicio de la profesión.

-¿Cuál es ahora el objetivo?

-Identificarse con los intereses de los propietarios de los medios de comunicación. Y eso siempre ha sido así, pero antes los dueños de los medios permitían el ejercicio del periodismo con bastante libertad.

-¿Y eso no es producto tal vez de la politización tan radical de la sociedad?

-Claro…

Todo viene desde Washington

Más allá de su conocida simpatía por el chavismo, Eleazar Díaz Rangel se ha mantenido en una línea crítica. No obstante, una ilustración en blanco y negro –especie de relieve- está detrás de su escritorio, con la cara del caudillo de Sabaneta, y el ex profesor de la UCV parece lanzarse rodilla en tierra cuando la cosa se pone chiquita.

Dicen que chavista –como los adecos- es chavista hasta que se muere. Por Últimas Noticias pasó gente muy crítica en su momento, pero hoy ya la cosa parece decantada: siendo el capital oficialista, la política editorial no admite el disenso. Para el legendario reportero un bloqueo eventual de EEUU es “el costo que tendríamos que pagar por nuestra independencia”.

-¿Cómo encuentra Díaz Rangel la política en Venezuela? Este año hubo más de 150 muertos. Más de un centenar de detenidos. La ANC pulverizó a la AN…

-Los cambios que se están produciendo en Venezuela, y la deformación de la actividad política, tiene su origen en Washington, aunque parezca panfletario. EEUU no podía tolerar que un gobierno como el de Chávez lograra la influencia que logró. Por esta razón, ha tratado de limitar la influencia del chavismo y ha venido logrando esa meta. Simultáneamente está el problema económico de EEUU, con un déficit en materia de energía. EEUU sabe de las riquezas que hay en Venezuela, y cómo con un gobierno complaciente, que tenga una armoniosa relación con el gigante del norte, no habría problema para el suministro, ni para una mayor penetración de EEUU en la producción.

-Pero EEUU depende cada vez menos del petróleo venezolano…

-Ok. Pero el futuro inmediato no es ese. Por las enormes reservas que tiene Venezuela. Mientras las reservas de EEUU son extremadamente limitadas. Y es muy costosa la producción allá.

-¿Qué información tiene Díaz Rangel de nuestras reservas? Francisco Monaldi dice que se puede extraer menos de la mitad de lo que tenemos en la Faja del Orinoco. Es crudo extra pesado, muy difícil de procesar, altamente contaminante.

-Es algo probado mundialmente. No son cifras venezolanas.

-¿Cómo encuentra la entrada de rusos, iraníes, chinos, en nuestro negocio petrolero?

-Uno de los proyectos de Chávez fue la diversificación de su economía.

-Él hablaba de un mundo multipolar…

-Esa línea se ha venido desarrollando…

Claro que hay un colapso económico

Díaz Rangel no cierra los ojos ante lo evidente. Sin renunciar a su querencia política, un apego por el chavismo que luce radical, no niega que las cifras de la macro economía no son elogiosas precisamente. Se lleva una mano al pecho, y admite que la corrupción mina las arcas del Estado. Quedó dicho más arriba: para él un bloqueo de EEUU sería sencillamente “el costo que hay que pagar”. Su palabra vaya adelante. Su boca sea la medida.

-Entramos en default selectivo recién. Se acaba de hacer un drenaje de liquidez en el BCV. Hemos venido honrando a contrapelo nuestros compromisos de deuda. Más allá de lo loable de pensar en un mundo multipolar, ¿no pagamos caro el costo de dar la espalda a los socios tradicionales?

-La inflación es un problema grande. También la escasez en las medicinas y el aumento en los servicios. Pese a algunos avances en el agro, todavía el déficit es muy alto…

-O sea, ¿usted no niega que hay un grave colapso económico?

-No…

-Ha habido cinco aumentos de salario mínimo este año y eso acicatea la inflación…

-Si ese es el precio por la Independencia, pues, vale la pena…

-Usted habla de Independencia y pienso en Bolívar. La reforma de 2007 es una copia del Libro Verde de Gadafi y es una implosión de la Federación. Bolívar era un hombre estrictamente republicano. ¿Cómo se llama esta revolución bolivariana?

-Lo fundamental de este proceso ha sido lograr la independencia de EEUU. Desde 1908 cuando sale Castro y entra Gómez el asunto ha sido la independencia de EEUU.

-¿Se logró la independencia de EEUU?

-Claro

-¿Qué pasa si EEUU bloquea? ¿Qué pasa si EEUU impide que Venezuela use su sistema financiero, por ejemplo?

-Es el costo que hay que pagar

-¿Usted no cree que el país está pagando caro?

-Yo soy crítico. El problema de la corrupción es uno, y el de la economía otro.

-¿Cómo se siente Díaz Rangel en la recta final de su carrera? ¿Cómo quiere ser recordado?

-Yo he ejercido desde 1951. En este país dividido, una parte me recordará como un periodista honesto, y otra no.

-¿Usted dice como Chávez que no es “monedita de oro”?

-No creo que esa sea una respuesta. Jajaja…

-¿Cuál es el futuro del periodismo según Díaz Rangel?

-Independientemente de los medios, el periodismo siempre existirá.

-La redacción única del Grupo Últimas Noticias es una muestra clara de lo que viene. ¿Será algo más colaborativo?

-Claro. Pero lo fundamental es el acceso a las fuentes que antes eran imposibles de alcanzar. Eso ya no es así con las nuevas tecnologías.

-En Últimas Noticias una nota puede ser levantada por varios reporteros…

-Sí…

-Entonces el periodismo siempre existirá. ¿Siempre existió?

-No. Hubo una época en que no hubo periodismo.

-¿Y los apóstoles? Una periodista de alto vuelo, cuyo nombre no recuerdo ahora, decía que si hubiésemos tenido grabadora en esa época, se le hubiera podido meter a Cristo, cuando Pilato le pregunta qué es la verdad…

-No. No creo que los apóstoles hayan sido periodistas.

-¿El periodismo tiene su punto de partida y su punto de muerte?

-No visualizo el fin del periodismo.

Alejandro Ramírez Morón

 

Condividi: