La Befana voló hasta la Casa d’Italia de Maracay

 

MARACAY: En la Casa de Italia de Maracay niños y adultos asistieron a un acontecimiento que los llenó de alegría. Los visitó la Befana acompañada por los Reyes Magos.

La Befana es una figura típica  del folclore italiano. Su nombre  deriva de la palabra epifanía que pertenece a las figuras folclóricas, repartidoras de regalos, vinculadas a las festividades navideñas.

La leyenda sostiene que la Befana visita a los niños la noche anterior al 6 de enero para rellenar los calcetines, colgados a tal fin esa noche; si han sido buenos tendrán caramelos y golosinas. En cambio si han sido malos los rellena de carbón. Dicen que algunos han recibido ajos y cebollas.

 

Cuentan que la Befana estaba en su casa tranquila, tejiendo, cuando los tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltazar, tocaron la puerta de su casa.
Estaban perdidos. Habían seguido la Estrella de Belén para ir donde el Niño Jesús, y no sabían cómo llegar hasta él.
Fueron a la casa de la Befana, para pedirle indicaciones pero ella no quiere que la fastidien. Les dice que se vayan, que no la molesten. Ella tiene muchas ocupaciones en su casa para también ponerse a ayudar a buscar a un niño.

Los Magos están muy afligidos, le dicen que a quien buscan es un ser especial. Es el Niño Dios. Su nacimiento es el acontecimiento que cambiará la historia de la Humanidad.

 

 

Pero la Befana los despide. En realidad los echa de su casa con muy mal humor. “No tengo tiempo, no me molesten. Salgan de mi casa. Váyanse a buscar a otro lado.” Sin embargo, cuando los Reyes se alejaron, la Befana quedó inquieta. En el fondo de su corazón sentía que se había portado mal.

Entonces, después de su negativa a ayudarlos, se arrepintió. Decidió así preparar un saco con golosinas y carbones, y salió a buscar a los Reyes en su escoba. En su recorrido va saludando y regalando dulces a cada niño que encuentra, con la esperanza de que alguno de ellos sea el pequeño Jesús.

 

Desde entonces, en la víspera del día de Reyes, la Befana sale en su escoba y, entra por la chimenea de las casas para regalar juguetes y dulces a los niños buenos, mientras que a los niños malos les deja carbón, cebolla y ajo.

En la Casa de Italia de Maracay los Reyes estuvieron representados por Alessandro González, Tony Tamburriello y Adriano Orlando, las Brujitas por Victoria Martinelli, Barbara Lugo, Isabella Guerrero y Valeria Abreu, y la Befana por Annarella Ranauro.