FMI: crisis economica venezolana afecta a toda Latinoamérica

Il logo del FMI all'ingresso della sede
Fmi taglia crescita Italia

 

CARACAS – El Fondo Monetario Internacional presentó en cifras las perspectivas económicas de la región latinoamericana para el ya iniciado año 2018. En el caso venezolano la crisis se intensificará notablemente y se prevé una inflación del 13.000% junto a una caída de del 15% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que significaría una contracción económica de casi el 50% desde el año 2013.

Economistas ya han mencionado el tema en las redes sociales. El director de Econométrica, Henkel García, afirmó que la caída de la oferta global, la cual incluye importaciones, es aún más drástica del 50% publicado por el FMI. Por su parte, el director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, aseguró que a pesar de la gravedad del panorama publicado por el FMI, este podría ser muy conservador dadas las circunstancias actuales.

 Asdrúbal Oliveros considera que las cifras del FMI son conservadoras ante la situación actual
Asdrúbal Oliveros considera que las cifras del FMI son conservadoras ante la situación actual

La gravedad de la crisis venezolana es de gran significación para toda la región. Es tal el caso, que las cifras publicadas por el FMI incluyen el crecimiento de la economía latinoamericana con Venezuela (1,9%) e incluye el crecimiento que esta tiene si se excluye al país gobernado por Nicolás Maduro (2,5%). La contracción del PIB venezolano es solo superado por Dominica, país que sufrió las consecuencias del huracán María en el año 2017.

Al contrario de Venezuela, el panorama es alentador para el resto de América Latina. Según los índices, la región mantiene un repunte económico gracias al aumento de precios de las materias primas. El informe también indica que las recesiones en países como Argentina, Brasil y Ecuador han llegado a su fin.

En octubre del año pasado el FMI dio a conocer la noticia de que está preparando un rescate económico de Venezuela y que solo esperan la autorización del ejecutivo para proceder. El rescate sería de un monto anual de 30 mil millones de dólares, reestructuración de bonos y una reforma en las reglas de cobro de estos instrumentos financieros.