Toro Hardy: “El Gobierno cae si no desmonta el control de cambio”

Aristóbulo Istúriz llegó a decir que si el Gobierno desmontaba el control de cambio, simplemente caía. José Toro Hardy piensa todo lo contrario. Acá conversa con la Voce d’Italia de la situación de nuestra industria petrolera, y de otros aspectos como la última subasta Dicom.
Aristóbulo Istúriz llegó a decir que si el Gobierno desmontaba el control de cambio, simplemente caía. José Toro Hardy piensa todo lo contrario. Acá conversa con la Voce d’Italia de la situación de nuestra industria petrolera, y de otros aspectos como la última subasta Dicom.

CARACAS – La producción petrolera se está viniendo a pique. Esta sería –para José Toro Hardy- la razón de esta segunda subasta Dicom, en la cual un pequeño puñado de gente terminó por repartirse el pastel. La piedra de toque son las empresas mixtas: el Gobierno quiere que aumenten la inversión.

“Las petroleras privadas no están dispuestas a hacerlo, porque los dólares que el Gobierno les estrega para invertir en Venezuela, se los daba a la tasa Dipro, bajo cuyo esquema no había posibilidad alguna de que estas empresas invirtieran. Pero es tan desesperante la situación de la industria petrolera, tan brutal la caída de la producción, que el Gobierno estuvo dispuesto a eliminar el Dipro. ¿Para qué? Para tratar de atraer a los inversionistas privados. Atraer a los socios para que puedan entregar los dólares a una tasa mayor, y al mismo tiempo puedan repatriar capitales”, abre fuegos el experto, nacido en Caracas, el 19 de junio de 1942.

Su casa queda en una curva de la urbanización Caurimare, y una hermosa perra marrón, raza Doberman, tiene un solo trabajo: ladrar, pero no morder. “Se llama Frida”, nos deja saber el entrevistado.

El Dipro: la piedra de tranca

Cómodamente instalado en una poltrona de cuero, sobre la mesa de la sala descansa un ejemplar de Romeo y Julieta (Shakespeare). El doctor Toro Hardy es economista de la UCAB, y tiene una vasta obra publicada. También con estudios de post grado en el IESA, una liviana elegancia en sus maneras, lo hace sonreír ante temas tan ásperos como este, y continuar con su declaración:

– O sea, el Dipro era una piedra de tranca para que existiese inversión petrolera. Pero esta subasta Dicom implica un impacto brutal sobre la inflación. Por una razón muy sencilla: los alimentos, el 70% de las importaciones, se venían haciendo a tasa Dipro, y ahora esas importaciones van a venir a tasa Dicom; el impacto sobre la inflación va a ser enorme. Sobre todo porque el Gobierno dijo desde el principio que no va a aportar dólares. Los únicos que lo van a hacer son los privados. Pero no entiendo cuál es el incentivo de estos últimos para vender dólares en ese mercado.

-A ver, esto es una especie de libre flotación ficticia…

-Es una flotación administrada.

-Ok…

-El Gobierno pone un límite mayor y uno menor, y además elimina a los importadores que no le gustan.

-¿Cómo ve al dólar Dicom con respecto al dólar negro?

-Las expectativas de que pudiese funcionar hicieron que el mercado paralelo descendiese sustancialmente. Ahora, ¿qué pasó en la subasta? El Gobierno anuncia los resultados, y, por supuesto es mucho más bajo que el paralelo, pero dicen que no tienen cómo entregar los fondos a los que compraron, porque lo impiden las sanciones de Estados Unidos.

-¿Usted pondera que eso es un argumento válido?

-No veo que sea un argumento justificable.

Toro Hardy explica que lo que impiden estas sanciones es el otorgamiento de nuevos créditos. Ese no es el caso. En este caso se habla de una subasta para la compra de dólares, cosa que no está afectada por las sanciones de la gestión Trump.

Viene muy a cuento, entonces, mencionar que “Estados Unidos estudia sanciones para el petróleo de Venezuela mitigando los daños para sus propias refinerías, los venezolanos y otros países de la región que aún depende del crudo venezolano”, según se lee en un despacho de El Nacional, del 08 de febrero de este año.

Para Toro Hardy pla eliminación del Dipro ha sido una medida correcta.
Para Toro Hardy pla eliminación del Dipro ha sido una medida correcta.

Con respecto a las adoptadas en 2017, vale recordar que prohíben a cualquier persona o entidad sometida a las leyes de los EEUU realizar cierto tipo de operaciones financieras con la dirección de Venezuela o las empresas relacionadas con nuestro país. Aplican al mercado de bonos dentro de EEUU, en el que participan el régimen y sus compañías, como es el caso de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

– Entonces no va a funcionar nunca el Dicom – toma distancia. Si esto sucede –indica- el dólar paralelo se va a disparar nuevamente. Toro Hardy precisa, sin embargo, que la eliminación del Dipro le parece una medida correcta.

-Claro, es una primera aproximación a un desmontaje del control de cambio…

-Es exactamente eso…

-¿Qué piensa de esto que el mismo Aristóbulo Istúriz ha dicho, según lo cual si el Gobierno desmonta el control de cambio cae?

-El problema es que si no lo desmontan cae la economía.

-¿Pero cae el Gobierno?

-Yo creo que sí.

-¿Usted cree que es inevitable, que tendrán que desmontarlo más temprano que tarde?

-Ellos van a hacer lo posible por no desmontarlo. Pero, ¿cuál es el problema? Lo que está cayendo es la producción petrolera, de la cual depende el 96% de los ingresos en dólares del Gobierno. Este no tiene recursos para invertir, de modo de aumentar la producción de petróleo. ¿A qué recurre? A este mecanismo para decirle a las petroleras privadas (que son socias en las empresas mixtas), que les están poniendo algo atractivo para que se animen a hacer la inversión.

Pdvsa en la lona

Miembro principal del Directorio de Petróleos de Venezuela (1996-1999) y Director de la Corporación Venezolana de Fomento (CVF) para el lapso 1969-1973, Toro Hardy explica que lo anterior tiene dos razones esenciales: en primer lugar, los privados sólo tienen 40% de las empresas mixtas. Y en segundo lugar, Pdvsa está endeudada, “no está cumpliendo con sus obligaciones, a la estatal la han declarado en default, y no tiene recursos para invertir”.

-Expertos de mucho peso, como Francisco Monaldi, Efraín Velázquez e Ibsen Martínez, habían asegurado que los precios del barril no subirían al menos en dos años. ¿Qué pasó que subió un poco y roza ahora los 60 dólares?

-Entre otras cosas, una explicación es la misma caída de nuestra producción petrolera. Los mercados perciben que la OPEP está respetando las cuotas de producción. Pero no es la OPEP la que está recortando. Quien está asumiendo el sacrificio de la mayor parte de ese recorte es Venezuela. Nuestra producción cayó en 2017 en 649 mil barriles diarios (bpd). Hoy está en 1 millón 621 mil bpd. Pero cayó en un solo año en 649 bpd. Para entender la magnitud de la caída voy simplemente a citar una cifra. Desde la nacionalización (1975) el país tardó 20 años en lograr aumentar su producción en 650 bpd. Eso fue lo que el Gobierno logró que cayera en un solo año.

Autor de obras como “Venezuela y el Petróleo del Islam” (1991) y “Oil, Venezuela and the Persian Gulf” (1995) se lleva una mano al pecho:

– La situación de nuestra industria petrolera es dramática.

Al fondo se escuchan –cada tanto- los ladrillos de Frida, que se cuelan en la grabadora, y se confunden con la declaración de Toro Hardy.

-¿Cómo ve la designación del mayor general Manuel Quevedo como presidente de Pdvsa?

-No tiene ningún conocimiento ni experiencia en materia petrolera. No es que por ser general no pueda presidir Pdvsa. Es porque no tiene conocimiento. Venezuela tuvo dos excelentes generales presidiendo Pdvsa: Rafael Alfonso Ravard y Guaicaipuro Lameda.

-No es el caso de Quevedo…

-No. Se ha destacado en la represión de las manifestaciones.

-¿Cómo ve la situación de Citgo?

Considera que el actual presidente de Pdvsa no tiene conocimientos ni experiencia en materia petrolera
Considera que el actual presidente de Pdvsa no tiene conocimientos ni experiencia en materia petrolera

-Terrible. La han venido desmontando y endeudando. Llegó a tener 8 grandes refinerías. Tenían más de 15 mil estaciones con la marca Citgo, y controlaba 10% del mercado de gasolina de EEUU. Todo eso lo desmontaron y se ha venido abajo la refinación. Nuestras exportaciones de crudo, que en buena parte iban a Citgo, también han caído sustancialmente.

-¿Qué piensa de la entrada de rusos, chinos, etcétera, en nuestro mercado petrolero?

-No tengo nada en contra. Pero en la Apertura Petrolera todo se hizo vía licitaciones, y eso garantizaba que entraban los mejores. Eso no se está haciendo ahora. Por lo tanto se están entregando participaciones por razones políticas.

Sentido común: ¿dónde ganamos más?

Condujo por varios años en Globovisión el programa “Análisis con José Toro Hardy”, el cual era retransmitido en toda América Latina, y gastó un trecho de su vida en Unión Radio, con el programa “Punto de Vista”. Hasta 2017 fue articulista de opinión del matutino El Universal, y desde entonces mudó su pluma ágil y certera a El Nacional. Entre 1968 y 1969 fue director de la revista “Mira”, cuya directiva estaba presidida por el reputado historiador, Guillermo Morón.

Un Mercedes Benz Clase A descansa junto a un sencillo Chevrolet Aveo en el parqueadero. Una quinta de ladrillos, que parece inspirada en la arquitectura de Alvar Aalto, la luz interna de su casa es serena y apacible; se esparce a lo largo y ancho por una serie de obras de arte, que nos recuerdan que el doctor José Toro Hardy hace parte de la “inteligentzia” del país.

-Ann Hapka presentó en Cambridge una tesis doctoral –hace pocos años- cuyo jurado interno fue Asdrúbal Baptista, y el externo Nick Butler (VP de Strategy and Policy Development de British Petroleum un par de meses antes). La tesis sostenía que los activos externos de Pdvsa se estaban manejando de manera impecable. Fue aprobada con honores. ¿Usted qué piensa sobre eso?

-La pregunta sería ¿cuál es el mercado en el cual Venezuela obtiene mayores beneficios? Lo primero que hay que ver son las razones geográficas. Venezuela está a cuatro o cinco días de tanquero de las costas del Golfo de México, donde había varias refinerías diseñadas como un traje a la medida para procesar el tipo de crudo extra pesado de Venezuela. Por lo tanto, allí estábamos obteniendo un beneficio extraordinario. Llegamos a controlar el 10% del mercado interno de gasolina de los Estados Unidos. Éramos capaces de llevar el petróleo desde el subsuelo venezolano hasta el tanque de gasolina de los automovilistas americanos, pasando –todo el tiempo- únicamente por instalaciones venezolanas. ¿Cuál es la diferencia con China? Que ese mismo tanquero tarda 45 días.

-Claro…

-Y en China no hay una sola refinería capaz de procesar los crudos pesados venezolanos.

-¿Cómo ve el mercado del Caribe?

-El Caribe era una especie de mare nostrum para el petróleo venezolano. El 10% de nuestras exportaciones petroleras iba al Caribe. Teníamos allí nuestras propias refinerías. Compramos luego en asociación con otra empresa una refinería en las Islas Vírgenes, donde se refinaba el petróleo que iba a Centroamérica, que era para Venezuela un mercado Premium. Los Estados Unidos y el Caribe era donde obteníamos los mayores beneficios. Bueno, ese mercado lo desmontaron. Primero, porque el Gobierno decidió que el objetivo esencial en el Caribe no era obtener beneficios, sino dividendos políticos.

-Los despachos a Cuba llegaron a ser importantes…

-Pero también han disminuido. Al final se paraliza esta refinería que menciono en las Islas Vírgenes, por esta nueva meta de obtener dividendos políticos, y no económicos. Se reemplaza con una refinería gigantesca en Cienfuegos (Cuba), donde la inversión fue 100% venezolana, pero 51% pasó a ser de Cuba, y el resto de Venezuela. ¿Qué pasó ahora? Que Cuba se quedó con las acciones de Venezuela.

-Uhmmm…

-Alegando que Venezuela le debía más a ellos, que ellos a nosotros, pese a que les estábamos enviando cerca de 100 mil bpd. La mitad era pagada a 25 años, con dos años de gracia, y 1% de interés, y la otra mitad cancelada por asesores militares, deportistas, médicos, etcétera. Nada de eso nos representaba ni un dólar.

-¿Cómo ve la situación con el Arco Minero?

-Yo no me opongo a la minería moderna, la cual está obligada a preservar el ambiente. Tiene que haber sin daño ambiental. Acá es minería a cielo abierto Están destruyendo el ambiente como lo hicieron los Garimpeiros.

-¿Pero puede suplir al  petróleo?

-Eso es imposible.

Pero la política también está sobre el escritorio de José Toro Hardy. Le consultamos sobre la crisis de abastecimiento de alimentos, el lumpen agresivo que se ve haciendo cola en los supermercados de este, etcétera. Dice que el Gobierno destruyó la producción nacional, por lo cual es necesario importar alimentos, para lo cual se necesitan dólares.

– El Gobierno –para colmo- rechaza la ayuda humanitaria que países hermanos le ofrecen – lamenta el portavoz.

El experto petrolero considera que "el Gobierno destruyó la producción nacional"
El experto petrolero considera que “el Gobierno destruyó la producción nacional”

Toro Hardy -@josetorohardy en la red social de micro blogging, Twitter- dice que el PSUV tiene severas fracturas puertas adentro. Habla del nuevo partido Somos Venezuela, y lo trae a colación por todo ejemplo. La comunidad internacional –recuerda- se ha plantado en contra del adelanto de las elecciones presidenciales.

Echa de menos lo que pasó con las condiciones electorales en República Dominicana. Enfatiza que la prensa permanece bajo censura, y todas estas cosas –estima- ensombrecen el proceso eleccionario que tendremos en abril.

Sobre la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) dice que la ve “dividida”. Cree que lo más que puede producir es un candidato unitario. Los mejores candidatos –cree- están inhabilitados o presos.

– Es necesario un líder que unifique los sueños de la oposición, aunque no compita en las elecciones. Lo que dice el padre Luis Ugalde, es que Lorenzo Mendoza es el que mejor interpreta los deseos de la oposición. La candidatura de Lorenzo Mendoza la pone a rodar Oscar Schemel con una encuesta. Mendoza, que no es un político, está haciendo una jugada política: está forzando a que lo busquen. Está haciendo un poco lo que hizo De Gaulle, recuerda al ex presidente francés.

El experto cree que el desenlace de la situación venezolana depende de la economía, y resalta que la hiperinflación –que le parece monstruosa- puede conducir una ruptura social dramática. Trae a colación las gestiones del Grupo de Lima, y Rex Tillerson, y finaliza diciendo que esto dejó de ser viable.

“Se va a producir una salida, por una vía o por otra, y ojalá sea por los canales democráticos”, cruza las manos sobre el pantalón.

-¿El cambio es para mejor o para peor?

-Yo creo que viene un desenlace, pero el resultado –para bien o para mal- va a depender de las medidas que se tomen, que deben ser racionales y sensatas, con el apoyo de la comunidad internacional, de modo que venga la inversión extranjera. En ese caso las cosas serán mejore. Pero en un escenario opuesto a ese –claro- la cosa va para peor.

La tiniebla espesa de la noche ya se ha metido en las rendijas de la urbanización Caurimare de la era chavista. Los grillos comienzan a cantar mientras reverbera en el cerro contiguo el croar orgánico de las ranas. Toro Hardy nos acompaña con gentileza hasta la puerta de su casa, donde Frida nos despide con una ristra de lambetazos cariñosos sobre la mano. Ella –ya lo dijimos- es una perra que ladra, pero no muerde. Y una vez que ha entrado en confianza, incluso tiene gestos de simpatía canina, como este que pone punto final a la entrevista.

Alejandro Ramírez Morón

@aleramirezve

Condividi: