Fiscales de EEUU también vinculan a Ramírez con corrupción en PDVSA

En 2016, la AN denunció la desaparición de 11.000 millones de dólares de PDVSA entre los años 2004 y 2014, época en la que Ramírez estuvo a cargo de la empresa.
En 2016, la AN denunció la desaparición de 11.000 millones de dólares de PDVSA entre los años 2004 y 2014, época en la que Ramírez estuvo a cargo de la empresa.

CARACAS – Fiscales estadounidenses creen que Rafael Ramírez, ex presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA) y ex embajador de Venezuela ante la ONU, recibió sobornos como parte de una red de corrupción en la industria petrolera del país, según aseguró un funcionario al tanto de la investigación en Estados Unidos.

Ramírez, uno de los funcionarios más poderosos en Venezuela hasta que renunció a su puesto en las Naciones Unidas en diciembre, es señalado de haber recibido algunos “estímulos monetarios” dentro de este presunto esquema de corrupción. A pesar de esto, no fue encausado formalmente en el acta presentada contra otros cinco funcionarios oficiales.

En ese documento, los procuradores de Houston alegan que dos de los individuos acusados les dijeron a empresarios que lo que recibieran en sobornos a cambio de contratos con PDVSA sería compartido con un alto funcionario venezolano, identificado solamente como “funcionario B”.

Según una fuente relacionada con la pesquisa, quien habló con The Associated Press bajo condición de anonimato, el político venezolano que no fue nombrado es Rafael Ramírez.

La actualla Asamblea Nacional (AN) denunció que 11.000 millones de dólares desaparecieron de PDVSA en el período en el que Ramírez estuvo a cargo de la empresa
La actualla Asamblea Nacional (AN) denunció que 11.000 millones de dólares desaparecieron de PDVSA en el período en el que Ramírez estuvo a cargo de la empresa

En 2016, la Asamblea Nacional (AN), encabezada por la oposición, denunció que 11.000 millones de dólares desaparecieron de PDVSA entre 2004 y 2014, período en el que Ramírez estuvo a cargo de la empresa. En 2015, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos acusó a un banco de Andorra de lavar unos 2.000 millones de dólares robados de PDVSA.

Por su parte, Ramírez ha rechazado todas las imputaciones y ha sostenido que las acciones de los funcionarios estadounidenses sobre PDVSA son intentos políticos motivados a socavar el Gobierno de Nicolás Maduro.

Tras renunciar a su puesto en la ONU, Ramírez abandonó EEUU hacia un destino desconocido y hasta el momento no ha respondido a los últimos señalamientos realizados por los fiscales desde Houston.

Entre los acusados en el acta se encuentran el ex director de seguridad corporativa de PDVSA, Rafael Reiter, y el ex viceministro de Energía, Nervis Villalobos, quien en algunas ocasiones fungía como director interino de la organización mientras Ramírez hacía viajes oficiales al extranjero. Ambos fueron detenidos en España en octubre bajo órdenes de arresto estadounidenses y aguardan su extradición, junto con un tercer ex funcionario, Luis Carlos de León.

Ramírez, además, es objeto de una investigación penal en Venezuela por presuntamente haberse embolsado un porcentaje del monto total de los contratos petroleros orquestados por socios suyos, incluido su primo Diego Salazar, quien fue arrestado en diciembre. El ex representante de Venezuela en la ONU ha calificado esta pesquisa como una represalia por su decisión de romper relaciones con el Gobierno. Esto, luego de que acusara a Maduro de arruinar la próspera industria petrolera del país y abandonar los ideales socialistas del fallecido mandatario Hugo Chávez.