Gobierno de Colombia: “Nuestra Fuerza Armada no recluta venezolanos”

El gobierno de Colombia negó hoy las aseveraciones de Venezuela sobre el presunto reclutamiento por parte de sus Fuerzas Armadas de ciudadanos venezolanos
El gobierno de Colombia negó hoy las aseveraciones de Venezuela sobre el presunto reclutamiento por parte de sus Fuerzas Armadas de ciudadanos venezolanos

CARACAS – El gobierno de Colombia negó hoy las aseveraciones de Venezuela sobre el presunto reclutamiento por parte de sus Fuerzas Armadas de ciudadanos venezolanos. “El Ministerio de Defensa con relación a las denuncias hechas por el Gobierno de Venezuela sobre el supuesto reclutamiento de venezolanos en las Fuerzas Armadas de Colombia rechaza categóricamente esas afirmaciones por carecer de fundamento y no corresponder a la realidad”, enfatizó ese despacho a través de un comunicado.

Las relaciones entre Colombia y Venezuela no son las mejores en estos momentos. Si bien el mandatario neo granadino, Juan Manuel Santos, hizo buenas migas con Hugo Chávez –y hasta se le vio llorar en sus funerales- no ha pasado lo mismo con Nicolás Maduro, ex canciller de la República, ex parlamentario, y un líder de izquierda radical, formado directamente a la sombra de los hermanos Castro. Con Maduro, la revolución se ha radicalizado de modo sensible.

“En el territorio colombiano no se realizan incorporaciones de ciudadanos venezolanos ni de otros países (…) el primer y primordial requisito para ingresar a las Fuerzas Armadas es ser de nacionalidad colombiana”, pone en claro la misiva de la milicia colombiana.

El ministro de Interior venezolano, Néstor Reverol, dijo hace poco disponer de pruebas de que unos 150 venezolanos habrían sido reclutados por las Fuerzas Armadas de Colombia para realizar acciones violentas en ese país.

¿Quién es Néstor Reverol?

El portal especializado en poder y dinero, Poderopedia, se refiere en estos términos al alto funcionario de la gestión Maduro: “Ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, designado en cadena nacional por el presidente Nicolás Maduro el 3 de agosto de 2016. Un día antes, el 2 de agosto, fiscales estadounidenses anunciaron una acusación en su contra, presentada ante la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York con sede en Brooklyn, por recibir supuestos pagos provenientes del narcotráfico a cambio de colaborar con la importación de cocaína hacia Estados Unidos cuando se desempeñaba como director de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA)”.

El ministro Reverol agregó que “queremos informar de un grave y peligroso plan que se ha detectado para la creación de falsos positivos que deriven luego en una escalada de violencia en nuestra frontera con la República de Colombia. Tenemos informaciones y pruebas contundentes sobre la captación y el reclutamiento de ciudadanos venezolanos por parte del Ejército de Colombia”. El gobierno neogranadino ha sido enfático al negar las acusaciones.

El gobierno colombiano –han puesto en claro- no tiene ninguna intención de realizar acciones ofensivas en contra de Venezuela. Desde Venezuela también se ha acusado al gobierno de Santos de comandar un complot, que estaría conducido hacia una “invasión”. La especie también fue refutada por Colombia.

“El 15 de febrero el ministro colombiano de Defensa, Luis Carlos Villegas, afirmó que guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) hacen presencia en Venezuela y planean desde allí atentados en Colombia”, dice una nota de El Nacional.

Lo cierto, en todo caso, es que la grave crisis política, económica y social que mantiene a Venezuela con la soga al cuello, ha eyectado a muchos venezolanos hacia la Hermana República. Lejos de actuar de modo hostil, el gobierno colombiano ha hecho gala de la mayor hospitalidad posible, pero también ha comenzado a restringir sus políticas migratorias, dado que se trata del principal problema que tiene hoy Colombia, según ha dicho el mismo Santos.