Arreaza busca lavar cara de Venezuela en la ONU

El Canciller aseguró que en Venezuela no existe una crisis humanitaria y que eso es parte de los ataques de Estados Unidos que quiere que el resto del mundo crea lo contrario

CARACAS – En el marco de la 37° sesión ordinaria del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el canciller, Jorge Arreaza, intervino en el segmento de alto nivel. En sus declaraciones, el ministro afirmó que Venezuela continúa siendo una democracia y buscó evidenciar su discurso en la convocatoria a elecciones presidenciales previstas para el 22 de abril.

Arreaza aprovechó para destacar una convocatoria a elecciones, que según él, son completamente libres, y en una fecha que fue propuesta por la oposición en las conversaciones en República Dominicana. Aseguró que ese proceso de diálogo fracasó porque la oposición se negó a firmar el acuerdo. De igual manera, indicó que las elecciones se desarrollaran con acompañamiento internacional de organizaciones como la CEDAO o el CARICOM.

Durante su ponencia, el ministro de Relaciones Exteriores criticó la postura de Estados Unidos respecto al país, la cual aseguró que tiene la intención de “revocar el Gobierno democrático de Venezuela”. Afirmó que en Venezuela no existe una crisis humanitaria.

Previo a su intervención, Jorge Arreaza se reunió con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres. De acuerdo con la información ofrecida por parte del ministerio de Relaciones Exteriores, el diplomático venezolano estuvo acompañado por el embajador venezolano ante la ONU-Ginebra, Jorge Valero, y por el vicecanciller para África, Yuri Pimentel.

Por su parte, el político ítalo-venezolano, Antonio Ledezma, indicó que lo único que busca el ministro Arreaza, a quien calificó como “emisario de la dictadura”, es demostrar aceptación por parte de la comunidad internacional. El ex alcalde en el exilio aseveró que el canciller es vocero de un régimen que viola los derechos humanos, y por tanto, la comunidad internacional rechaza las elecciones “fraudulentas”.