OEV: Acuerdo electoral no supone grandes cambios

El OEV considera que el tiempo de convocatoria de la elección no es suficiente y que la experiencia venezolana marca que son necesarios seis meses de anticipación
El OEV considera que el tiempo de convocatoria de la elección no es suficiente y que la experiencia venezolana marca que son necesarios seis meses de anticipación

CARACAS – El Observatorio Electoral Venezolano (OEV) publicó un comunicado rechazando el acuerdo, suscrito entre los partidos que participarán en las elecciones presidenciales, auspiciado por el Consejo Nacional Electoral (CNE). Argumenta que estos no son suficientes para garantizar una elección transparente y que viola artículos de la Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre), además de que algunos puntos no son posibles de concretarse.

Para el OEV, el plazo adicional de 28 días que se logró con el acuerdo firmado al posponer las elecciones originalmente pautadas para el 22 de abril, “se queda corto” con respecto “a los seis meses requeridos por la propia experiencia venezolana”. Según lo reflejado en el comunicado, esto perjudica a los contendores del oficialismo porque no se les permite prepararse y organizarse.

Hay que tomar en cuenta, que la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, aseguró que estos acuerdos derivan de las negociaciones entre Gobierno y oposición en República Dominicana. Sin embargo, en el acuerdo original, que finalmente no fue firmado, el proceso electoral quedaba fijado para el segundo semestre del año en curso y con una convocatoria de seis meses de anticipación.

Otro de los puntos que critica el OEV es la aprobación de reabrir el Registro Electoral (RE) para los venezolanos residentes en el extranjero, puesto que impone condiciones que no figuran en las leyes electorales. Tales como la exigencia de documentos como la residencia, documento que no todos los venezolanos tienen. Además califica de insuficiente el tiempo que tienen estos, para realizar su registro.

Como reflexión final del comunicado, se manifiesta que el acuerdo suscrito no supone un cambio sustancial en las condiciones electorales. Se mantiene el ventajismo a favor de una de las partes y no tendrá unos resultados confiables. “Las elecciones fijadas ahora para el 20 de mayo, lejos de contribuir a la superación de la crisis nacional la prolongará y agravará”, cierra el comunicado.