Twitter: Embajada de EEUU pide liberación de presos políticos

Estados Unidos ha dicho que no reconocerá los resultados de las presidenciales, en las cuales, uno de los grandes ausentes será el dirigente de VP, Leopoldo López
Estados Unidos ha dicho que no reconocerá los resultados de las presidenciales, en las cuales, uno de los grandes ausentes será el dirigente de VP, Leopoldo López

CARACAS – El difunto Hugo Chávez lo sabía muy bien: hoy todo sucede en el universo 2.0. Por eso, se hizo un hábito suyo girar órdenes a sus ministros desde las redes sociales. Conocida como el 6to continente, la Internet llegó hace más de 20 años para cambiarlo todo. Y las redes sociales son el corazón palpitante de ese continente, su capital misma, podría decirse, su epicentro.

La embajada de  Estados Unidos en Caracas echó mano hoy de su cuenta en la red de micro blogging, Twitter, para pronunciarse sobre un asunto muy sensible: los presos políticos en Venezuela “deberían ser liberados inmediatamente”.

“Nos preocupa profundamente que cientos de prisioneros políticos, como líderes de la oposición Daniel Ceballos y Leopoldo López, permanezcan detenidos. Deberían liberarlos inmediatamente y permitirles participar en elecciones libres y justas. #EstamosUnidosVE #StandUp4HumanRights”, fue el contundente tuit de la embajada en la red social del pajarito azul.

López: la joya de la corona

El 17 de enero de este año, el Foro Penal Venezolano (FPV) actualizó la lista de presos políticos en el país y afirmó que hay 216 ciudadanos privados de libertad por estos motivos. El más emblemático es, sin duda, el coordinador nacional de Voluntad Popular (VP), Leopoldo López, quien purga una pena de más de 13 años bajo arresto domiciliario. Antes pasó un trecho importante en la cárcel militar de Ramo Verde.

El dirigente político ítalo venezolano, Antonio Ledezma, también hacía parte de este infausto lote de presos por razones de conciencia. No obstante, a finales de 2017 logró escapar de su presidio, con la asistencia de efectivos militares, según ha relatado de modo posterior a la prensa.

Un emblemático pez gordo del chavismo, el periodista José Vicente Rangel, no parece poder esquivar su natural irónico y su verbo de doble filo: en Venezuela –ha dicho- no tenemos presos políticos, sino políticos presos. A veces jugar con las palabras es cosa muy sencilla.

A principio de este año, la Embajada de los Estados Unidos en Caracas, reanudó el proceso de citas para las solicitudes de visas en Venezuela. Dichos trámites habían entrado en el congelador desde hacía bastante tiempo. La migración de venezolanos en el gigante del norte es significativa, especialmente en el estado de la Florida. La gestión de Donald Trump ha vuelto cada vez más estrictas las políticas migratorias para la comunidad hispana. A los ciudadanos venezolanos solo se les están otorgando visas de Negocio o Turismo B-1/B-2.

Las presidenciales como teatro

El próximo 20 de mayo el país celebra unas elecciones presidenciales, en las cuales la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no presentó candidato alguno. Maduro se medirá con un puñado de contendores más bien pálidos y desconocidos. Ha nacido el nuevo Frente Amplio, que busca tomar la bandera de la lucha política que vendrá. La tierra de George Washington y Truman Capote mantiene la mirada colocada sobre Venezuela.

Hace poco, el primero al mando en el Departamento de Estado, Rex Tillerson, adelantó una gira por América Latina buscando consolidar respaldos en contra de lo que EEUU ya pondera como una tiranía. Hace poco volvió a Venezuela el funcionario Todd Robinson, quien funge como agregado de negocios. Su perfil como diplomático es áspero de cara al proceso rojo rojito. Siempre lo fue.

Con altos índices de desabastecimiento de alimentos y medicinas, el país transita desde octubre pasado una virulenta espiral hiperinflacionaria, que algunos analistas temen pueda remontar hasta 30.000% al cierre de 2018. Las presidenciales son vistas con escepticismo en el mundo entero. EEUU ha dicho que no reconocerá los resultados, entre otras cosas, por los inhabilitados y los presos políticos. Colombia también.

Uno de esos presos políticos es Leopoldo López, quien será uno de los grandes ausentes en esta contienda. Tal vez por eso la Embajada de EEUU ha querido lanzar este llamado. Parece que Maduro ha conseguido medirse “yo con yo”, lo que lo mantendrá probablemente en Miraflores hasta 2025. La guerra política que viene, sin embargo, apenas calienta motores. La comunidad internacional, por todos los flancos, se cierne sobre Maduro. Nunca su poder estuvo tan mermado.

Alejandro Ramírez Morón