Gestión en rojo: la economía barranca abajo

La Commissione Economica per l’America Latina e i Caraibi (CEPAL) prevede una contrazione del - 8,5% per l’economia venezuelana a fine 201.
La Commissione Economica per l’America Latina e i Caraibi (CEPAL) prevede una contrazione del - 8,5% per l’economia venezuelana a fine 201.

CARACAS – “Lamentablemente en Venezuela estamos desde principios de último trimestre del año pasado en hiperinflación, y el gobierno no hace nada para pararla por lo contrario lo que hace es ponerle más gasolina a la candela imprimiendo dinero inorgánico”, dijo el diputado que preside la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, Rafael Guzmán.

Destacó cómo en enero la hiperinflación escaló hasta 84.2% verificándose un acumulado de 231% en dos meses.

“Los precios están aumentando a diario y por horas, eso es lo que estamos viviendo, y una pérdida absoluta del poder adquisitivo de los venezolanos”, desembocó el parlamentario en la cruda realidad del ciudadano de a pie.

No quiso ser mezquino con los detalles:

“Si esto sigue así podemos terminar al año en 150.000% de inflación (…) Vamos a batir todos los records, (el presidente) Nicolás Maduro de lo único que está pendiente es de mantenerse en el poder y no dar soluciones a los problemas, por eso es tan necesario parar esta hiperinflación, recobrar la autonomía del Banco Central de Venezuela –BCV- que es el primero que le imprime gasolina a esta crisis financiando el gasto público”.

Venezuela a media máquina

De su lado, Juan Pablo Olalquiaga, al timón de de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), dio cuenta de una dolorosa contabilidad: solo quedan 3.800 empresas operativas en el país, de las cuales 600 pertenecen al Estado y 1.200 al sector privado.

El parque industrial venezolano –dijo el empresario, quien viene del mundo de la industria química- ha venido presentando contracciones de forma significativa. Las pocas empresas que aún están operativas, producen a media máquina, o sea, a la mitad de su capacidad.

Tildó de “erróneas” las políticas implementadas en materia de producción, por parte de la gestión Maduro.

“La planificación de una economía basada netamente en el petróleo con el desprecio de impulsar la actividad interna genera falta de oportunidades laborales y promueve el desplazamiento de venezolanos”, echó de menos el también ex presidente de Asoquim.

El próximo 20 de mayo serán las elecciones presidenciales, en medio de la mirada estrecha que se cierne sobre Venezuela desde todo el orbe. Gobiernos como el de EEUU y Colombia han dicho que no reconocerán los resultados. Lo mismo ha sostenido el naciente Frente Amplio. La flor de esta contienda es una urgente transformación de las políticas públicas en materia económica, toda vez que nunca en la historia patria se había hablado de “crisis humanitaria”. ¿La columna vertebral de la debacle? Desabastecimiento de comida y medicinas. O sea, la vida de la gente.