El precio de las hortalizas superó 8 veces los aumentos salariales de 2017

Para los investigadores de la Encovi, es preocupante que las personas no puedan consumir hortalizas pues son de gran importancia para la salud y nutrición del ser humano
Para los investigadores de la Encovi, es preocupante que las personas no puedan consumir hortalizas pues son de gran importancia para la salud y nutrición del ser humano

CARACAS – La hiperinflación ha hecho estragos con los ingresos de la familia venezolana. En el mes de enero, la canasta básica superó los 35 millones de bolívares.  Mientras que el salario mínimo fue aumentado 40% entre el 28 de septiembre y el 21 de diciembre, el precio total de la sumatoria de 13 hortalizas y tubérculos consumidos por una familia aumentó 351% durante ese periodo de tiempo.

Las cebollas lideran la lista de los productos que más aumentaron su precio. En 84 días el alimento tuvo una escalada de 2.263%. Para el 28 de septiembre el kilo de cebollas costaba Bs.5.500 y para el 21 de diciembre su precio alcanzó los Bs.130.000.

De acuerdo con una investigación realizada por Efecto Cocuyo, el costo de 13 hortalizas de una lista de compras familiar alcanzó Bs.153.750 para el 28 de septiembre de 2017, para diciembre, el precio era 3.5 veces mayor. En diciembre el monto total era de Bs.693.500, lo que representa un incremento de 351%.

Además de las cebollas, los pimentones dieron un salto fuerte. De Bs.11.400 presentaron un alza de 952%, entre el 28 de septiembre y el 21 de diciembre. Las zanahorias también multiplicaron su costo de manera significativa. De ser vendidas en Bs. 9.200 por kilo, pasaron a Bs. 48.000 en 84 días.

En el mes de septiembre el salario mínimo era de Bs.177.507. Quien ganara esa cantidad y quisiera comprar todas las hortalizas de la lista necesitaba invertir el 86% de su ingreso mensual. En diciembre, con el aumento salarial a Bs.284.510 debía invertir más de dos sueldos completos.

Estas diferencias entre los aumentos salariales y los incrementos de precios reflejan una caída del poder adquisitivo del venezolano. Al final de diciembre podía comprar menos cantidad de alimentos que en los dos últimos días de septiembre.

Según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida Venezuela 2017 (Encovi), 34.4% de las familias venezolanas encuestadas mostraron interés en comprar hortalizas, en el año 2016 el porcentaje fue casi el doble.

Para los investigadores de la Encovi, es preocupante que las personas no quieran consumir hortalizas, puesto que, en especial las de color verde, son ricas en hierro.

Los otros alimentos que tienen ese nutriente, como la carne de res y la harina de maíz, también presentaron una disminución en la intención de compra.

Marianella Herrera, investigadora, profesora universitaria y miembro de la Fundación Bengoa, expresó:

“La situación es grave, porque además que hubo una caída en la intención de compra de las hortalizas y la harina de maíz, las harinas precocidas que vienen en las cajas Clap no están enriquecidas por hierro”.

A diferencia de las hortalizas, la intención de compra de los tubérculos aumentó. El 66,8% de las familias encuestadas por la Encovi en 2017 indicaron que comprarían tubérculos, mientras que en 2016 lo hizo el 52%.

El aumento de la intención de compra de ese tipo de alimentos se puede explicar al comparar las escaladas de sus precios frente a las hortalizas. Mientras que el precio registrado de tubérculos como las papas aumentó 118%, el precio de hortalizas como el repollo se incrementó 414%.