ACNUR y Gobierno brasileño organizan éxodo venezolano

El portavoz de ACNUR informó que el trabajo conjunto que realizan con el Gobierno brasileño busca que todas las personas que crucen la frontera estén registradas
El portavoz de ACNUR informó que el trabajo conjunto que realizan con el Gobierno brasileño busca que todas las personas que crucen la frontera estén registradas

CARACAS – El portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), William Spindler, ofreció detalles sobre la situación de los migrantes venezolanos que atraviesan la frontera con Brasil. Indicó que son más de 800 personas las que en promedio cruzan diariamente la frontera, llegando a la cifra de 52.000 nuevos migrantes venezolanos en los últimos dos años, de los que la mayoría se han apostado en el estado Roraima.

Spindler informó que los motivos de la migración son variados y que se resumen en mayor medida en inseguridad, “incapacidad de encontrar comida y medicinas, y falta de medios de vida a causa de la crisis económica”. Aseguró que la situación política y socioeconómica sigue empeorando en Venezuela por lo que las personas necesitan “desesperadamente” comida, refugio y tratamiento médico.

El portavoz indicó que las preocupaciones de ACNUR y del Gobierno brasileño giran en torno a los riesgos que toman los venezolanos que están viviendo en las calles, como lo son explotación sexual y violencia. Aseguro que el trabajo conjunto que se está realizando, busca que todas las personas que crucen la frontera estén registradas y cuenten con toda la documentación necesaria.

De ACNUR llegó también a EuroLat

El tema de la masiva migración venezolana hacia distintos rincones del continente y del mundo llegó a la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (EuroLat). La Comisión de Asuntos Políticos, Seguridad y Derechos Humanos aprobó discutir el tema en la próxima sesión que tendrá el organismo, en el mes de septiembre de este año, en Viena, Austria.

El copresidente del organismo, el español Ramón Jáuregui, destacó que la crisis de Venezuela no es solo democrática, sino una crisis humanitaria “de altísimo nivel”. Afirmó que casi cuatro millones de venezolanos “han huido” del país, y que la mayoría van hacia otras latitudes con muy poco, por lo que necesitan un plan de asistencia.