La oposición no tiene acción ni objetivos claros

El objetivo de luchar por tener unas elecciones presidenciales con condiciones aceptables no ha contado con la presentación de una estrategia que lo respalde
El objetivo de luchar por tener unas elecciones presidenciales con condiciones aceptables no ha contado con la presentación de una estrategia que lo respalde

CARACAS – Desde el fracaso en el ciclo de protestas ocurrido en Venezuela en el año 2017, la oposición venezolana ha quedado indefinida, sin rostros visibles y sin objetivos claros. En el año 2018, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha perdido casi toda su relevancia y los partidos que la conforman, ahora forman parte del llamado Frente Amplio Venezuela Libre junto a otros factores políticos y civiles.

Sin embargo, luego de dos eventos aplaudidos por buena parte de los simpatizantes opositores y con luces y la novedad de ver movimientos chavistas disidentes junto a la oposición tradicional, al Frente Amplio se le conoce por poco más que por el nombre. El objetivo de luchar por tener unas elecciones presidenciales con condiciones aceptables no ha contado con la presentación de una estrategia que lo respalde.

La última declaración de esta nueva coalición civil y política fue el cuatro de abril cuando en la voz de Juan Guaidó se llamó a no participar en lo que denominaron como “fraude electoral” del 20 de mayo. El diputado aseguró que el Frente está trabajando y que se encuentra en la fase “de aglutinar y unir a los sectores de la sociedad civil”.

El politólogo Ángel Álvarez aseguró en una entrevista para el diario El Nacional que la oposición está en “desbandada”. “La alianza tuvo una falla importante en términos de la construcción de la organización política y eso produjo liderazgos volátiles que dependen del clima del momento”, indicó.

El analista político ve un punto positivo en las giras internacionales que han emprendido personas de la oposición como Julio Borges y que incluso ha llegado a reunirse con Antonio Ledezma, dirigente del grupo Soy Venezuela, y que parecía existir una relación irreconciliable. Pese a esto, el politólogo afirmó que la presión internacional no es suficiente, puesto que “los factores internos son indispensables”.

Condividi: