Economía local se estrella contra la globalización

La alcaldesa de Libertador Érika Farías: “La moneda Caribe es un mecanismo de intermediación de protección a nuestro pueblo para enfrentar la guerra económica”
La alcaldesa de Libertador Érika Farías: “La moneda Caribe es un mecanismo de intermediación de protección a nuestro pueblo para enfrentar la guerra económica”

CARACAS – Los tiempos de la 4ta República, en los cuales el bolívar era una moneda orgánica y robusta, han quedado atrás, definitivamente. Acá se ha comenzado a hablar hasta de trueque, y una cosmogonía seudo pagana –en una patria constitucionalmente católica, está en la Carta Magna- ha lanzado al ruedo ideas como la Lionza. Hoy la Alcaldía del Municipio Libertador lanzó una nueva moneda llamada “Caribe”. ¿Destinada a qué? Plantar cara una vez más a la “guerra económica”.

La alcaldesa Érika Farías: “es un mecanismo de intermediación de protección a nuestro pueblo para enfrentar la guerra económica”.

Se ha sumado el Instituto Municipal de Crédito y el Gabinete de Economía Popular, con billetes de 5, 10, 20, 50 y 100 caribes. Cada uno equivale a 1000 bolívares. “Combatir” el contrabando del bolívar es una meta. Facilitar las actividades comerciales, dinamizar la disponibilidad de efectivo.

Sólo será aceptado en las verbenas que desde hace un mes organiza la municipalidad para la venta de frutas, hortalizas, verduras, pollo, carne, pescado, arroz, harina de maíz y café, así como artículos de limpieza y aseo personal, ha dicho la estatal AVN.

¿Qué tan pequeña la micro economía?

¿Cuál es el mecanismo? Hay puntos para la transferencia de bolívares y la entrega del nuevo tipo de moneda municipal. El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) está a la cabeza, los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), la Alcaldía de Libertador y los ministerios de Pesca y Acuicultura, Alimentación y Agricultura Urbana. Son formas extravagantes de micro economía, que desafían la lógica capitalista, y, en cierto modo, encarnan una especie de autismo comercial, un mirar hacia adentro y nada más que hacia adentro.

En su esquina, no obstante, la real politik sigue pegando sin piedad. El 20 de mayo habrá presidenciales, las encuestadoras ya dan sus cifras, y, claro, la economía responde: el Banco Central de Venezuela sigue “in crescendo” con la liquidez monetaria; niveles nunca antes vistos.

La economista Anabella Abadi, de ODH Grupo Consultor, ha dicho que el incremento veloz de la liquidez monetaria acicatea la inflación e impacta la tasa de cambio en el paralelo. La gente no quiere tener bolívares, dijo. El poder de compra se pierde muy rápido. Prefieren cambiar el dinero bienes escasos como alimentos, lo cual hace pushing sobre los precios. ¿Lionza? ¿Caribe? ¿Trueque? No parece muy sensato, después de todo.

Lo local contra lo global: BM vaticina que Venezuela no crecerá en 2018, pero en la Alcaldía Libertador lanzan una moneda llamada el “Caribe”
Lo local contra lo global: BM vaticina que Venezuela no crecerá en 2018, pero en la Alcaldía Libertador lanzan una moneda llamada el “Caribe”

Es una economía globalizada, y Joseph Stiglitz lo ha explicado muy bien. Por eso hoy el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar, dijo a Reuters que Venezuela es el único país de la subregión que no crecerá, en un entorno donde se espera que todas las naciones saquen  provecho de una eventual disputa entre China y EEUU.

La perspectiva de crecimiento económico que tiene el Banco Mundial para América Latina y el Caribe es de alrededor de 2,6% para 2018 y 2,7% para 2019; no se consideró a Venezuela, que atraviesa por una severa crisis económica y política.

“Salvo Venezuela, todos los países crecen este año; el crecimiento se concentra alrededor de la media regional de 2%. Tenemos algunos que alcanzan tasas más altas, y destacan Panamá, República Dominicana y Nicaragua”, remató.

Alejandro Ramírez Morón

Condividi: