Falta de agua agudiza la vida de los caraqueños

Algunas zonas como Chacao, El Hatillo, y partes altas de Colinas de Bello Monte y de Santa Mónica llevan un mes sin agua.
Algunas zonas como Chacao, El Hatillo, y partes altas de Colinas de Bello Monte y de Santa Mónica llevan un mes sin agua.

CARACAS – La falta de agua en la ciudad de Caracas ha agudizado el día a día de los caraqueños. Los especialistas califican la falta del servicio como una “calamidad pública inédita”.

Los vecinos de las urbanizaciones Los Samanes y Santa Inés del municipio Baruta protestaron en las zonas adyacentes debido a que tienen tres meses sin el servicio regular de agua. Indicaron que el sueldo no les alcanza para comprar cisternas.

Los manifestantes pidieron a Hidrocapital que cumpla con el servicio de agua de acuerdo al cronograma establecido.

La ex ministra Ana Elisa Osorio también solicitó a la empresa estatal de servicio de agua que bombeara a su zona.

Los especialistas también  exhortaron al Gobierno a aplicar correctivos inmediatos para asegurar el suministro en la capital. Indicaron que la capital podría quedar “literalmente seca” si no se inicia con prontitud un buen programa operativo y manejo adecuado de la distribución.

Tan solo en Caracas debería entrar 18.000 litros cada segundo, es decir, dos 2 camiones cisternas con capacidad de 9.000 litros cada uno. Sin embargo, la realidad es que está llegando menos de 14.000 litros.

Hay una crisis gigantesca porque están dejando de entrar a la ciudad 4.000 litros por segundo, a través del Sistema Tuy II y otros 2.000 litros por segundo por el Tuy I. Para una ciudad, tener de 4.000 a 6.000 litros menos es una catástrofe”, aseguró el ingeniero Norberto Bausson, ex vicepresidente de Operaciones de Hidrocapital.

Durante la gestión de Bausson (1991-1998), existieron 400 cuadrillas de mantenimiento del sistema. Esta cifra descendió a tan solo 20 cuadrillas.

Otro inconveniente que explica la deficiencia del servicio es al acceso de agua potable. Los expertos señalaron que 5 millones y medio de metros de tuberías que integran el gran sistema de distribución en Caracas están en malas condiciones. El tubo matriz ubicado en el sector La Toma es de los años 80, por lo que su vida útil está cerca de terminarse.

“Han transcurrido más de 20 años sin construir redes ni estaciones de bombeo ni embalses y paralelamente crece la población”, resaltó el ingeniero.

En el estado Vargas, los ciudadanos tienen ocho meses sin agua. Los vecinos trancaron la vía a la altura del sector La Esperanza 1 en horas de la mañana.

Adrián Soares