Sector privado en Venezuela tiene poco con que aguantar

El economista José Gregorio Piña asegura que 1.300 activos del sector privado han pasado a ser administrados por el Estado desde el ascenso de Hugo Chávez al poder
El economista José Gregorio Piña asegura que 1.300 activos del sector privado han pasado a ser administrados por el Estado desde el ascenso de Hugo Chávez al poder

CARACAS – La situación existente con la disminución de la actividad económica del sector privado es lo que más alarma a economistas y empresas en el país. El cese de operaciones de la empresa de cereales Kellog’s generó una alta preocupación sobre el rumbo económico por el que continúa cayéndose el país. Sobre todo, luego que el presidente Nicolás Maduro decidiera que el Estado debía apropiarse de las instalaciones cerradas.

El economista José Gregorio Piña aseguró que hasta 1.300 activos han pasado de pertenecer al sector privado a convertirse en administraciones estadales durante los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. La cifra, afirma, corresponde a datos aportados por las distintas cámaras empresariales del país en donde se incluyen también las ventas directas de las instalaciones.

Ana María Carrasquero, integrante del Observatorio de Derecho de Propiedad de Cedice Libertad indicó que se tienen contabilizadas 1.359 expropiaciones en el país hasta el año 2017. Esto sin contar las ocupaciones e intervenciones que alcanzan las 1.400. Entre estas figuran todo tipo de empresas privadas, involucradas tanto en el sector primario, como en el secundario y terciario de la economía.

El presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal, también lamenta la considerable debacle que ha sufrido el sector privado en Venezuela. “En Venezuela teníamos más de  12 mil establecimientos industriales, hoy en día no se llega a 4 mil, que están trabajando al 25% de su capacidad”. Aseguró que las empresas deciden cesar sus operaciones aun después de disminuir su capacidad operativa.

Larrazábal apuntó lo que ya ha advertido en otras oportunidades, y es que para transformar el modelo económico en el país es necesario un cambio de gobierno. A su juicio, el discurso y el accionar del presidente Nicolás Maduro apunta a la continuación del mismo modelo económico que creó la dependencia de la población de las dádivas que aporta el Estado.