Giro d’Italia, un “pranzo italiano” para los menos afortunados

En el marco de este evento, con el apoyo de la Embajada de Italia y la Misión Católica se realizó un almuerzo para los más necesitados
En el marco de este evento, con el apoyo de la Embajada de Italia y la Misión Católica se realizó un almuerzo para los más necesitados

CARACAS – El pasado miércoles 27 de junio, se celebró en la Misión Católica de La Florida, mejor conocida como la Iglesia Nuestra Señora de Pompei, un evento en el marco del Giro d’Italia llamado un “Pranzo Italiano”. Este consistió en servir un almuerzo a las personas de la tercera edad, adultos y niños con bajos recursos económicos que actualmente no pueden costear sus alimentos dada a la gran crisis que atraviesa Venezuela.

La actividad fue organizada por la embajada de Italia en Venezuela y la Misión Católica en La Florida. Más de 350 personas, distribuidas en  38 mesas, pudieron disfrutar de un día distinto y, aunque tan sólo por un día, disfrutar de un almuerzo completo y abundante.

A horas del mediodía, las personas empezaron a entrar al lugar.  Cerca de de 30 colaboradores entre ellos el Embajador de Italia en Venezuela, Silvio Mignano, recibieron y ayudaron a las personas a ubicarse en las mesas.

El Párroco y Director de la Misión Católica Italiana, Padre Miguel Pan, realizó la respectiva oración antes de consumir los alimentos y dio la palabra al Embajador, Silvio Mignano. Este recalcó que estos eventos deberían de realizarse más seguido.

Se sirvieron dos platos de comida por persona, distintas bebidas, postres y para finalizar un café. El primer plato consistió en una pasta boloñesa con queso parmesano fue ofrecida por la Misión Católica; el segundo, en carne finamente rebanada acompañada de vegetales y papas, lo ofreció Embajada de Italia.  Los postres, por su parte, fueron Cortesía de la Pastelería Tentazione di Corso que donó más de 1.500 dulces.

Fue un evento rodeado de un ambiente muy familiar con música italiana. Algunos cantantes de la Misión, interpretaron O Sole Mio, Il mondo, lasciatemi cantare, entre otros. No faltó quien se animara y bailara al ritmo de la alegre música.

Rosa Hernández una de las personas que asistió al evento dijo:

“En esta iglesia hay una integración muy humana que todo el mundo debería tener en cualquier lugar. Aquí se estrechan los lazos de amistad de una manera natural que sabe llegarle a las almas de cada individuo. Acá estamos mezclados jóvenes, niños, adulto de corazón, pero no de edad” manifestó.

También, Grazie Oliveira afirmó:

“Este evento ha sido muy humano, se siente el calor de Italia en este salón”

El Embajador subrayó que esta es la primera vez que se realiza este evento con la iglesia italiana. Y comentó que quiere implementar este programa mucho más seguido para llevar ayudar a las personas que lo necesitan. También recalcó que a finales de año en el consulado se realiza una fiesta pero más pequeña para las personas que necesitan un día diferente.

Cabe destacar que en esta Misión Católica, todos los martes y jueves se sirven  almuerzos para 50 personas de bajos recursos quienes sufren las consecuencias de la crisis. Por ello necesita continuamente colaboradores, donaciones y voluntarios para continuar con la actividad.