Ortega Díaz: En Venezuela ocurre un genocidio

Luisa Ortega Díaz aseguró que el quiebre definitivo entre el Gobierno y su gestión en el Ministerio Público se da en 2017 cuando la institución fue asaltada militarmente
Luisa Ortega Díaz aseguró que el quiebre definitivo entre el Gobierno y su gestión en el Ministerio Público se da en 2017 cuando la institución fue asaltada militarmente

CARACAS – La fiscal general en el exilio, Luisa Ortega Díaz, ofreció una entrevista para el medio panameño La Estrella, en la que habla de su situación con el Gobierno y analiza el panorama venezolano. Con sus declaraciones se muestra cada vez más distanciada del chavismo y no muestra ningún recato a la hora de calificar al grupo que toma las decisiones políticas en el país.

Ortega Díaz aseguró que mantenía enfrentamientos con el Ejecutivo desde el año 2015, pero fue en el 2017 “cuando se produce la ruptura definitiva y ellos asaltan militarmente al Ministerio Público (MP)”. Una de las razones que motivaron la entrada de militares al MP, afirma la fiscal en el exilio, fue la investigación por el caso Odebrecht y las investigaciones por corrupción, narcotráfico y violaciones de derechos humanos.

Quien en otras ocasiones no dudaba en expresar admiración por el fallecido presidente Hugo Chávez, en esta ocasión aseguró que el ex mandatario mantenía un discurso populista e inició los signos de autoritarismo en el país. Indicó que ella no trabajó con Chávez sino durante su gobierno y manifestó que en ese momento, el MP era un poder autónomo en Venezuela.

Con contundencia, Ortega se atrevió a comparar el genocidio de la Alemania nazi contra los judíos, porque, según lo que ella indica, el Gobierno tiene como política de estado el exterminio de la población. En este sentido, hizo hincapié en las Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP) en las que se han llevado a cabo ejecuciones extrajudiciales como la masacre de Barlovento.

La fiscal destituida en 2017 por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) aseguró que en Venezuela el poder está retenido por un pequeño grupo de personas. En primer lugar, menciona a los hermanos Rodríguez, el ex vicepresidente Tareck El Aissami y Cilia Flores. Afirmó que los militares no son los que tienen el poder sino que están subordinados a ese grupo.