Caraqueños fueron directo al grano

Tres días de una gran fiesta animada con una amplia variedad de sabores y aromas, despertó en los asistentes la pasión por el café venezolano. Degustaciones y una variada exhibición de productos, maquinarias, equipo y utensilios, abrieron un abanico de ofertas a este sector productor y comercial que cada día emerge como alternativa profesional y de negocios
Tres días de una gran fiesta animada con una amplia variedad de sabores y aromas, despertó en los asistentes la pasión por el café venezolano. Degustaciones y una variada exhibición de productos, maquinarias, equipo y utensilios, abrieron un abanico de ofertas a este sector productor y comercial que cada día emerge como alternativa profesional y de negocios

CARACAS – Una gran barra de aromático café con grano venezolano, sirvió de escenario para animar la movida caraqueña en torno a este gran producto, permitiendo agrupar por tres días en un solo espacio de 40 stands a más de 22 expositores comerciales, entre ellos productores, maquinarias, escuelas de baristas, conferencistas, artistas y sectores relacionados con la producción, venta y consumo de la preciada bebida.

La primera edición de “Caracas quiere Café” fue bien recibida por el público capitalino, quien durante el pasado fin de semana pudo participar de una variada programación enmarcada en el evento y que contó con 18 conferencias dictadas por profesionales e investigadores quienes trataron diferentes tópicos de la milenaria bebida.

Igualmente, los asistentes pudieron disfrutar de diversas competencias organizadas por la Escuela Venezolana del Café y Carbone Espresso, donde los baristas emergentes tuvieron la oportunidad de mostrar sus habilidades en la especialidad de Arte Latte (dibujos en la espuma de la leche); las destrezas en la elaboración de Coffee Spirits (bebidas con café y licores) y demás cualidades evaluadas mediante animados concursos.

Con degustaciones y exquisita pastelería para acompañar una buena taza de café, cientos de personas mostraron interés por conocer y aprender sobre las posibilidades comerciales y como alternativa de negocios que ofrece este producto.

Asimismo, jóvenes y amantes del café, pudieron conocer sobre las alternativas de formación en el área que ofrecen las diversas escuelas nacionales de baristas, actividad que en los últimos años ha tenido un interesante repunte como alternativa de formación y de trabajo fuera y dentro de Venezuela.

Esteban Maroti, uno de los organizadores de Caracas quiere Café afirmó que la idea de este evento fue enaltecer el café venezolano con todos los protagonistas que están involucrados, pues la gente debe saber todo lo que hay detrás de una taza y descubrir que es un proceso amplio que involucran muchos aspectos y en el que Venezuela tiene las condiciones perfectas de clima y de suelo.

“El evento fue pensado más allá de degustar una taza de café, el objetivo siempre fue que la gente se llevara algo, aprendiera del proceso, se nutriera y que a través de las competencias los profesionales y baristas emergentes se conocieran. Pensamos que es importante que Venezuela recupere la licencia internacional Ska y puedan los baristas profesionales representarnos a nivel mundial”- destacó-.

Hay que tomarse el café en serio

Por su parte, Paramaconis Acosta, director de la Escuela Venezolana de Café y representante de Glorias del Café, comentó que en la feria se presentaron nuevas marcas al mercado de café de haciendas nacionales en la que se están tratando los granos y preparando de manera óptima el café artesanal criollo.

Paramaconis Acosta

Referente a la formación de baristas, dijo que desde hace 7 años ha incursionado en la profesionalización de miles de personas en su mayoría jóvenes, quienes buscan aprender un oficio para poder trabajar sobre todo en el extranjero.

Destacó que mucha gente también se queda y son quienes precisamente están exigiendo que en las barras y comercios se les sirva un café atendiendo a los protocolos de higiene y preparación

“Somos la envidia de muchos otros países porque tenemos casi 4 kg de consumo per cápita a pesar de que ha bajado un poco, mientras que por ejemplo Colombia ingiere 1.6 kg por persona, porque los venezolanos donde vamos consumimos mucho café”.

“Venezuela es una tierra bendita y ves matas saliendo del asfalto; tenemos condiciones óptimas para el café, tan sólo el Ávila es un gran cafetal y muchas regiones dan café natural. Así que la calidad ya está allí; el trabajo para que llegue de las plantas a la taza es simplemente un trabajo social y humano y si las personas que forman parte de la cadena empiezan a hacer una buena labor, el resultado va a ser una óptima taza de café”, resaltó Acosta.

Luego de la masiva asistencia y el interesante movimiento que se gestó en torno al evento, los organizadores y dueños de la marca “Quiere café” no descartan la posibilidad de llevar la actividad a otras regiones del país y evalúan quizá como próxima locación el estado Zulia, donde podría montarse por ejemplo “Maracaibo Quiere Café”.

Letizia Buttarello