Requesens admitió culpabilidad bajo supuesta tortura

El periodista Alberto Rodríguez informó a través de redes sociales que fuentes le aseguraron que Requesens fue drogado y amenazado para emitir declaraciones de culpabilidad
El periodista Alberto Rodríguez informó a través de redes sociales que fuentes le aseguraron que Requesens fue drogado y amenazado para emitir declaraciones de culpabilidad

CARACAS – Con el pasar de los días, el diputado Juan Requesens cobra mayor protagonismo y resuena más en la opinión pública venezolana. Su detención a manos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) ha sido calificada como una desaparición forzada. Desde su detención, diputados y familiares han denunciado que no cuentan con noticias del diputado, ni de su estado físico ni de su ubicación.

El mayor impacto lo causó el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, en cadena nacional, mostrando imágenes del detenido en su lugar de aprehensión. En un video se observa a Requesens declarando ante una cámara y admitiendo complicidad en el presunto atentado contra el mandatario nacional. Además, indicó que fue Julio Borges quien lo contactó para cometer el delito.

Según la narración en el video, el trabajo del diputado por el estado Táchira consistía en movilizar a una persona a través de la frontera. La persona que presuntamente trasladó fue a Juan Monasterios, acusado por el Gobierno de perpetrar el ataque. Requesens cuenta que se comunicó con él, vía mensajería, y que nunca llegó a estar en contacto físico con su persona.

Las declaraciones de Requesens causaron aun mayor indignación cuando fueron filtradas unas imágenes provenientes desde el SEBIN. A través de redes sociales se difundió un video en el que el diputado aparece medio desnudo y con aparentes manchas fecales en su pantalón. Según difunde el periodista Alberto Rodríguez, el diputado habría sido drogado y amenazado por funcionarios.

Una de las personas que se pronunció luego del primer video fue la fiscal general en el exilio, Luisa Ortega Díaz. La abogada manifestó que las declaraciones de Requesens son producto de la “tortura a la que ha sido sometido”. Calificó la detención como un secuestro porque se produce de forma arbitraria y aseguró que en este caso no ha existido el debido proceso.