Populismo: Pasar de puntillas haciendo cabriolas teóricas o cuando la izquierda piensa

Populismo en América Latina
Populismo en América Latina

La razón populista. Tal noción es la que intenta articular el profesor de Historia de la Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, José Luis Villacañas. La finalidad es señalar el cuerpo teórico —si es que lo tiene— y la constitución propia de lo que parece ser una fuerza política que viene a ser protagonista del naciente siglo XXI. En Populismo (La Huerta Grande, 2015) se quiere dar una discusión que no sea solo advertencia sino ahondamiento en lo que hace posible la emergencia de este movimiento.

Villacañas no duda en hacer ver que es el neoliberalismo el que trae como consecuencia esta insurgencia política, o el que hace posible las circunstancias propicias para que surja el populismo. Lo que no sabemos es si se trata del populismo español o latinoamericano o europeo. Si es el debilitamiento de las instituciones lo que insta a una mudanza de las demandas sociales hacia el reclamo como grito general del que se apropia el populismo —que no tiene por qué necesariamente ser mitigado— en un nuevo orden político, entonces el terreno ya está abonado.

Falta el líder carismático que encarne la suma de las demandas y las convierta en un reclamo permanente incondicional, a decir, que aglutine a lo que se llama pueblo, categoría maleable, inestable, elástica. Fuera de las instituciones, que se constituyen en engranaje de las fuerzas capitalistas corruptas, lo que queda es pueblo. Disperso, disgregado, desatendido, excluido, y quizás también indignado e iracundo. Palabras mágicas que el populismo puede reunir para combatir el orden impuesto por, ya no las instituciones, sino la casta.

Villacañas quizá acierta en señalar que es el dinero (como ya había escrito Georg Simmel, tiene un atributo de Dios: une contrarios) el referente que borre las diferencias en las sociedades en crisis, por eso el llamado a su redistribución. No queda claro si Villacañas ha escrito un libro sobre el populismo, sobre Podemos, a favor del populismo, en contra, si es una advertencia, o un anuncio, o un panfleto de retórica izquierdista y académica que puede llevar al hartazgo a cualquier lector que padezca las ruindades de lo que ahora se ha dado por llamar populismo: totalitarismo. Del signo ideológico que sea.

Populismo insta a desmontar la tesis de Loris Zanatta (por cierto, a quien considera una autora cuando es un historiador del populismo italiano y latinoamericano, gazapo menor pero que chirría) indicando principalmente que la soberanía no reside en el pueblo sino en la nación, y lleva razón. Pero estos matices, y los sucesivos a lo largo del breve ensayo, insisten en el malabarismo retórico-teórico capaz de hacer creer que estamos ante un movimiento insurreccional con sustancia.

Y es que el autor, de estilo serpenteante, tendencioso, intenta pasar de puntillas por lo que no admite deslinde: la izquierda es populista y el populismo es medio-para. Quien crea como Laclau o Mouffe que teorizar una y otra vez sobre la necesidad de transformarlo todo puede desembocar en un des-orden que por fin cumpla, satisfaga o mitigue los reclamos de una sociedad en crisis, que se dé una vuelta por Venezuela.

El populismo, del signo que sea, es el sinécdoque de los totalitarismos. Villacañas supone que cuando una reforma de la república deje de promover “políticos obedientes a los dictados de los grandes centros mundiales de gobernanza económica”, se le podría dar sentido al Estado. Como si el populismo pudiese ser una destilería ética.

El populismo no es una forma de gobierno, es pura contingencia, solo crisis, y en sus entrañas (aunque Villacañas lo considera substanciado de vacío) indigestas solo lleva el Mal. Que sigue siendo el gran ausente de estas cabriolas retóricas de la izquierda para no mojarse los pies cuando ve que sus ideas causan los estragos suficientes como para que se les sugiera prohibirse a sí mismos a los grupos políticos que una y otra vez, con la insistencia de la hez ideológica, quieren un mundo mejor para todos.

El profesor Villacañas, quien sin duda conoce de arriba-abajo los conceptos filosóficos y políticos que cuestiona y propone, parece señalar el sentido del populismo y a su vez propone sus diques de contención. En esa estamos. Me ha dejado la sensación de sofismas en los dedos. Si de algo hay que cuidarse es del neocomunismo (el mismo de siempre) que, como a una fiesta de Halloween cada año logra —con la chapucería debida— estar invitado y asistir con un disfraz nuevo a la borrachera de querer acabar con todo para una vez en el poder, no detenerse, y seguir su lucha interminable.

Quizás por eso es que se hacen llamar siempre movimiento. El antídoto del alambicado Populismo, de José Luis Villacañas es Contra el populismo, de José María Lassalle, quien desde el título no se anda con la sinuosidad y ambigüedades de los solapados.

Harrys Salswach

laexperienciadeleerhs.blogspot.com