“Volverán los Prados” conmemoró el fin de la I Guerra Mundial

Con la proyección del conmovedor film de Ermanno Olmi y un posterior cine foro, que se trasmitió como parte de la programación de la Semana de Lengua Italiana, se rememoraron los cien años de la culminación de la Primera Guerra Mundial, fecha en la que también se celebran el Día de la Unidad Nacional Italiana y el de las Fuerzas Armadas.

CARACAS – Como parte de las actividades que se desarrollan en Caracas en la 18ª Semana de la Lengua Italiana en el mundo, el Trasnocho Cultural se sumó a la programación que coordina la Embajada de Italia en Caracas y el Instituto Italiano de Cultura de Caracas y proyectó el pasado domingo la película “Volverán los prados” de Ermanno Olmi.

Seguido a la proyección del documental, se llevó a cabo un cine foro en el que estuvieron el Embajador de Italia en Venezuela, Silvio Mignano y el director de Programación de Cines Paseo Trasnocho, José Pisano, quienes comentaron acerca de la emotiva película del recién fallecido cineasta, la cual se exhibió este 4 de noviembre, justo el día en el que se conmemoran los 100 años de la culminación de la Primera Guerra Mundial.

El 4 de noviembre también se celebra el día de la Unidad Nacional Italiana y de las Fuerzas Armadas, por lo que “Volverán los prados” fue una selección muy oportuna que hizo revivir en los espectadores, uno de los momentos más lamentables de la historia universal, la cual dejó más de 10 millones de fallecidos y sirvió a su vez, para invitar a una reflexión individual, en la que cada quien internalizó una combinación de sentimientos, carencias, nostalgias, recuerdos y en muchos casos, se identificó con lo duro y angustioso del momento.

A cien años de la conclusión de la Primera Guerra Mundial, Ermanno Olmi relata en “Torneranno i prati su particular visión de un conflicto que costó la vida a millones de seres humanos.

Basado en un libro que lo inspiró a para producir la obra, el maestro italiano restituye en ella, además, la memoria de su padre, llamado a las armas cuando tenía apenas 19 años, para acabar inmerso en la carnicería del Carso y del Piave. Un drama que marcó su juventud y el resto de su vida como hizo con las de tantos otros millones de personas.

Las sentidas frías imágenes

Una magnífica y amoratada fotografía de Fabio Olmi, con tendencia al pardo, enmarca el angosto espacio de una avanzadilla en el arco de una sola noche, cuando llega un mayor y un joven de la zona, con órdenes suicidas provenientes de la jefatura militar.

Sin embargo, en ese regimiento desalentado, con frío, amenazada por los francotiradores y por una fiebre contagiosa, Olmi quiere, ante todo, que se reconozca la Italia que tanto ama, la Italia campesina, la que calzaba zuecos, la de los mil dialectos y otros tantos gestos y pensamientos vitales más sencillos.

Con la intervención y enriquecedores comentarios de la audiencia, y una vasta explicación acerca de la obra y vida de Olmi por parte del Embajador Mignano y José Pisano, los presentes conocieron un poco más de la historia y del momento doloroso que tuvo que enfrentar la humanidad, la cual aunque quedó en el pasado, deja latente un dolor entre los descendientes de quienes que les tocó enfrentarla y combatirla.

Todavía muy cercana en recuerdos, y a pasear de haber pasado ya cien años, las heridas aún no han cicatrizado del todo, pero como destaca en el diálogo uno de los personajes,  siempre quedará la esperanza y volverán a florecer los prados en la primavera.

El Embajador Mignano culminó la jornada, invitando a sumarse a los eventos que restan y que forman parte de la Semana de la Lengua Italiana en el mundo, la cual culmina en Venezuela el próximo 11 de noviembre y mediante el cual se busca continuar estrechando nexos culturales entre Italia y Venezuela, en especial con la extensa comunidad italiana radicada en el país.

Letizia Buttarello