Consejero Pietro Benassi se reunió con italianos en Caracas

CARACAS – El Embajador Pietro Benassi, Consejero diplomático del Primer Ministro italiano, Giuseppe Conte, se reunió con la comunidad italiana de Caracas para escuchar sus quejas y planteamientos, durante una visita de cuatro días en Venezuela, en la que también sostuvo conversaciones con voceros del gobierno y de la Asamblea Nacional, incluyendo a su presidente Juan Guaidó.

”El presidente Conte quiso sobremanera, enviar a su representante para las relaciones europeas e internacionales aquí en Caracas, principalmente por dos razones: primero llevar su solidaridad personal, la del gobierno y del parlamento italiano a nuestros connacionales residentes en Venezuela y para escuchar los problemas de la comunidad”, dijo de entrada en el encuentro celebrado este lunes en el Centro Italo-Venezolano de Caracas.

En el curso del evento, Benassi añadió que durante su estadía hasta este martes en el país, tenía también previsto en su agenda política celebrar seis o siete reuniones con representantes de la oposición, del gobierno y la sociedad civil, tras recordar que Italia es miembro del Grupo de Contacto de la Unión Europea con Venezuela.

“Trapos sucios y limpios”

Durante más de dos horas de conversación e intercambio, Benassi no tuvo reparos en “lavar los trapos sucios en casa” respondiendo a interrogantes y reclamos y en “colgar la ropa limpia” por los avances que dijo muestran los servicios consulares, basado en los números “incontrovertibles” que se registran en la materia.

Reconoció que existen problemas para cubrir las necesidades de los ciudadanos y se comprometió en seguir mejorando para resolverlos pues “siempre se puede hacer más y mejor”.

Entre los puntos a favor de la colectividad italiana en el país, mencionó que por ejemplo, en Venezuela el pasaporte se entrega a la vista, mientras que en Roma se otorga a los 15 días.

Reapertura del consulado de Maracaibo

Al atender los distintos planteamientos de la comunidad italiana, Benassi explicó que el cierre del Consulado General de Italia en Maracaibo se debió a normas legales y sindicales que impiden funcionar sin las condiciones apropiadas para el personal.

“En términos legales no se puede mantener abierta una oficina pública si no llega la electricidad por 12 horas, si falta el agua, si hay problemas de seguridad para el traslado del personal de la oficina a la casa, esto no significa desinterés, significa tener que aplicar la ley”, y apuntó que “apenas esa misma ley nos lo permita tendremos que reabrir,  queremos reabrir, pero lo haremos de manera legal”.

Más dinero para medicinas

El diplomático respondió a las quejas y preocupaciones de algunos participantes sobre el programa de entrega de medicinas a la colectividad y negó rotundamente que el mismo haya sido interrumpido:

“Acabamos de pagar la segunda fase por medio millón de dólares”, informó y señaló que algunas personas no consiguieron el medicamento que buscan en la primera fase del programa porque se agotó en el dispensario y “por ello se hizo un segundo aporte”.

Precisó que se prestó atención médica a 1.398 pacientes mientras 812 recibieron medicamentos y 586 están en espera de recibirlos.

Destacó que ningún otro país europeo mantiene un programa de ayuda similar, articulado entre la Embajada, el Consulado y el Ministerio de Relaciones Exteriores, y anunció que en la próxima ley de presupuesto “habrá necesidad de mayores erogaciones”.

Reconocimiento a Guaidó

El tema más reiterado durante la reunión por diversos miembros de la comunidad fue la petición de que el gobierno italiano reconozca a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, como lo han hecho más de 50 países, lo cual quedó planteado formalmente en una solicitud por escrito entregada por Giuseppe Di Cera, representante de la Lega Salvini en Venezuela y Coordinador del “Centro de Derecha” Venezuela.

En su exposición, Di Cera indicó que “no se comprende la ambigüedad” del gobierno italiano de no reconocer ni a Nicolás Maduro ni a Juan Guaidó como presidente del país y pidió una “oposición más clara” frente al régimen, por toda la crisis económica, social y política que padece la población.

Asimismo, pidió que Italia apoye una intervención humanitaria.

Al respecto, Benassi reiteró la posición oficial del gobierno de Conte e indicó que se trata de la misma posición de la Unión Europea expresada en el desconocimiento de las elecciones presidenciales  del 20 de mayo, el reconocimiento a la AN como único órgano legítimamente electo y petición de nuevas elecciones.

Derecho a ciudadanía

Otros planteamientos y peticiones sobre la ampliación del otorgamiento de la ciudadanía, por ejemplo a italianos que renunciaron a su nacionalidad de origen por razones laborales,  y la entrega del “reddito di cittadinanza” o ingreso por ciudadanía, Benassi afirmó que esas materias constituyen un “problema justo y delicado” que están regidas por leyes que “van modificadas” pero cuya competencia recae sobre el Parlamento y no sobre las embajadas.

También descartó que se pueda otorgar el status de refugiados a los residentes italianos que huyen del país por la crisis, pues no aplica esa figura en el derecho internacional.

Igualmente, indicó que no es posible “saltar” la legalización de documentos (apostillar) en la cancillería venezolana, para obtener la “declaración de valor” del consulado, necesaria para cursar estudios en Italia, pues se trata de un requisito legal venezolano y su incumplimiento sería un delito.

“Lo que sí se puede hacer y se hará es aumentar el tipo de presión sobre el gobierno para agilizar el cumplimiento de la legalización  por parte del ministerio de Relaciones Exteriores.

El Embajador Benassi también se comprometió averiguar si es posible incluir a Venezuela en la lista de países con problemas severos de crisis y necesitados de apoyo institucional, para que se le exceptúen de algunos requisitos a fines de estudios en Italia, aunque asomó que no lo creía posible.

A la reunión, repleta de un destacado número de asistentes que llenaron totalmente la sala, asistieron además el Embajador Silvio Mignano, el cónsul de Caracas Enrico Mora, el cónsul de Maracaibo Massimiliano Gori, Cónsul, el consejero del Consiglio Generale degli Italiani all´Estero (CGIE), Nello Collevecchio; el presidente del CIV, Carlos Villino y su primera vicepresdenta Daniella Di Loretto, entre otras personalidades.

Roberto Romanelli