Gremios rechazan nuevo control de precios que pretende Maduro

CARACAS – Tiziana Polesel, primera vicepresidenta de Consecomercio recordó  que los controles de precios generan escasez e insistió en que la gente lo ha observado y lo tiene claro, pues es incoherente pensar nuevamente en control de precios.

Dijo que las perspectivas del sector comercial para finales de este año son muy negativas y advirtió que será complicado y muy complejo porque no hay confianza.

Sin embargo, reiteró que muchos empresarios seguirán haciendo su esfuerzo a pesar de la situación para no tener que cerrar sus negocios y proteger su patrimonio y empresas.

Por su parte,  Ricardo Cusanno, presidente Fedecámaras, agregó a Unión Radio que hay que considerar los factores económicos de la empresa privada y los sindicatos y lamentó que no haya sensatez para entender que el país necesita de un pacto de gobernabilidad.

Reiteró el vocero de la máxima cúpula empresarial que Venezuela re- institucionalizarse bajo el respeto de la Constitución para que se genere confianza y retorne la inversión, no obstante, no ve voluntad política para solucionar la situación.

Agregó que lo peor que ha ocurrido a los empresarios nacionales es haber perdido la capacidad crediticia, por ello es necesario logra un pacto de gobernabilidad debido a la pérdida de credibilidad a nivel internacional.

Dada la orden

El pasado 4 de septiembre durante una jornada de trabajo en las instalaciones de pastas Capri en carrizal, Nicolás Maduro Moros, ordenó al vicepresidente sectorial de economía, Tareck El Aissami, retomar e informar a los venezolanos los “precios justos y acordados” y actualizar la lista de 50 productos cuyo precio es acordado entre gobierno y empresarios.

“¡No puede ser que los precios se disparen por especulación, por falta de gobierno, por guerra económica! ¡No! ¡Por falta de gobierno, lo digo! Porque cometimos errores de gobierno y no logramos los precios acordados. ¡Asumo toda la responsabilidad, y es la crítica que hago al gobierno mismo!” advirtió.

Así lo informó el Presidente venezolano al liderar una jornada de trabajo productivo desde la planta procesadora de pastas Capri, ubicada en la zona industrial de Carrizal, en el estado Miranda.

Finalmente Polesel, comentó que la mayoría de los trabajadores se alegraron que Nicolás Maduro no anunciara este fin de semana el aumento del salario mínimo, pues saben las consecuencias que generan cuando aumentan los sueldos y establecen controles de precios.