Regreso a clases puede verse afectado por transporte y falta de dinero

CARACAS- Orlando Alzuru, presidente de la Federación Venezolana de Maestros teme que el aumento del pasaje  y la falta de unidades del transporte público compliquen el inicio del año escolar que arrancará el próximo lunes n todo el territorio.

Lamentó que las condiciones para el nuevo ciclo escolar son peores a las que existía y no sólo por el problema económico, sino también por la situación del transporte público y las nuevas tarifas que inciden sobre el bolsillo de los padres, sobre todo aquellos que tienen varios hijos.

Advirtió que estudiantes y maestros no podrán llegar a sus clases por la escases de unidades de transporte en toda Venezuela a lo que se suma las constantes  fallas en el metro, factores que complican la movilidad para poder llegar a los colegios.

Además de la situación deben considerarse los elevados costos de los útiles escolares y el bajo salarial que perciben los maestros, que a criterio de Alzuru, deberían cobrar al menos 10 millones de bolívares, a pesar que siguen a la espera de respuesta por parte del Ejecutivo en relación con la petición de ajustar el sueldo a 600 dólares mensuales.

Por último el representante del gremio educativo exhortó al gobierno a garantizar el PAE (Programa de Alimentación Escolar) y sugirió que sea el Instituto Nacional de Nutrición el organismo que se encargue de dicho programa.

Aumentará la deserción

Por otro lado, Nancy Hernández,  integrante del Consejo Consultivo de Fenasopadres, estima que pueda elevarse la deserción estudiantil debido a la falta de recursos para cubrir los gastos escolares.

Dijo que los padres requieren entre 12,5 a 22,5 salarios mínimos, para comprar los artículos escolares de un niño, es decir que los representantes deben trabajar casi un año para poder comprar un pantalón, una camisa, un par de zapatos, un morral y un paquete de útiles escolares básicos.

Hernández señaló que los profesores convocaron a un paro en rechazo a los maestros express, a la falta de condicione adecuadas en los planteles y para exigir un sueldo digno.