Andy Perillo lleva a Italia en las entrañas

CARACAS –El próximo 27 de octubre se presentará en el Aula Magna de la UCV una nueva edición del  “Sanremo sin fronteras”, espectáculo musical que se realiza en Caracas para evocar las tradicionales canciones italianas de todos los tiempos y que se han popularizado en el conocido festival de música que se realiza en Italia.

El concierto de Sanremo en Caracas empezó en el Centro Italo Venezolano (CIV) como una iniciativa que pretendía rememorar un evento ícono de la música, pero que fuera cantado en vivo por jóvenes y relatara además historias del festival. El espectáculo resultó un éxito y dio pie para repetirlo al año siguiente con el nombre de “Canzionisima” en el teatro Chacao, indicó Andy Perillo, coproductor del espectáculo.

En esa ocasión se requirieron artistas más profesionales, mayores conocimientos técnicos y la taquilla fue un éxito total, lo que obligó a repetir el concierto tres meses después en el mismo teatro.

Sin embargo, había cierta preocupación porque era el año 2017 y Venezuela enfrentaba severas protestas políticas, pero los productores llegaron a la conclusión que la gente, al igual que ocurrió durante la guerra, necesitaba distraerse y la música era una excelente herramienta para subirles la moral, por lo que siguieron adelante y fue otro exitoso evento.

Explicó que las metas iban hacia adelante y pensaron en un teatro con más capacidad, por lo que escogieron el Aula Magna donde se celebró el año pasado. Seguidamente, un nuevo reto los llevó a presentar dos funciones en Bogotá, lo que les ha dado grandes satisfacciones y ganas de seguir expandiéndose, tocando puertas y concretando planes futuros hacia Panamá, Brasil y España.

Perillo quien es cantante y coproductor junto con el pianista y músico Andrés Roig, se unieron con Jesús Alfredo Maza, quien es el otro coproductor para el evento que se monta en Colombia, el cual resultó ser muy aclamado y de excelente calidad.

Lo que se verá el 27

El tenor Andy Perillo, un italo venezolano que también es  abogado y profesor de italiano en el CIV, relató para la Voce d´Italia que el espectáculo reúne este año a nueve cantantes, incluyéndolo, que son profesionales jóvenes de distintas ramas, algunos líricos y otros de rock, precisamente porque Sanremo presenta diferentes estilos y comprende canciones desde 1960 hasta 2017, por lo que hay para todas las generaciones.

Destacó que en esta nueva oportunidad estarán acompañados por la Orquesta Sinfónica Venezuela dirigida por el maestro Gregory Antonetti, quien hizo todos los arreglos desde el primer día y ya en once años de espectáculo, cuentan con más de cien temas.

Agregó que este año habrán 20 temas y se repetirá una modalidad que hicieron sólo en la primera edición, la cual consiste en hacer que el público vote y escoja la canción ganadora.

Habrá  una sola función y parte de la taquilla se donará a la fundación Comitas que coordinan un grupo de señoras que preparan comida para los necesitadas que acuden a la iglesia Nuestra Señora de Pompei todas las semanas.

Perillo, quien desde hacer cuatro años está más dedicado a la producción artística, agregó que “Sanremo sin fronteras” este año se integra a la “Settimana de la Lingua Italiana” que organiza la Embajada de Italia y el Instituto Italiano de Cultura y presentará un repertorio con algunas piezas infaltables, como es el caso de ”Volare”, de resto son temas inéditos que suelen variar cada edición para que la gente siempre vuelva y tenga algo nuevo por ver.

“La novedad de este año son dos cantantes que vienen de afuera, uno de Bogotá y otro de Chile, además de Deborah Emperatriz, José Ángel Hernández;  Katherine Coll; Angel Farías, Tábatha Pérez Guzmán, Christian Pabón, Mauro Stifano, Wahari, etc.

Recordó que en un pasado ya hicieron un Sanremo en la casa Italia de Maracay, por lo que no descartan a futuro volver a Maracay o presentarse en Valencia, ya que cuentan también con el apoyo de la Cámara de Comercio Italiana (Cavenit).

Amor por el canto

Perillo siempre tuvo pasión por la música y eso lo llevó a los 22 años a comenzar sus estudios de canto y adquirir la técnica como tenor lírico con el profesor Malfatti, tenor que llegó a Venezuela  en la década del cuarenta y se quedó en el país dando clases en el Sistema de Orquesta hasta que falleció a la edad de 98 años.

“Tuve una relaciona casi de padre e hijo que duró 30 años, no sólo en las aulas sino que muchas veces nos veíamos y pasábamos horas oyendo música y yo aprendiendo, hasta que me fui apasionando cada vez por el canto y empecé a estudiar y leer sobre las técnicas, lo que me llevó a escribir mi propio libro que gustó tanto que estaba en los planes de edición del maestro José Antonio Abreu para ser usado como libro de la cátedra de canto que imparte el Sistema, pero la falta de papel y luego la muerto del maestro, dejaron el proyecto en espera, por lo que decidí sacarlo por cuenta propia a través de Amazone”, relató.

“Quería plasmar esa escuela de canto italiana de los años 40 que generó tanto cantantes de ópera que podía presentarse en simultáneo en todos los teatros del mundo, pero ahora solo sobresalen algunos cantantes liricos, porque la técnica de canto se han ido diluyendo y no siempre un buen cantante es un buen profesor de canto”.

La italianidad por dentro

Durante la entrevista a la Voce d´Italia, Andy Perillo confesó sentir gran satisfacción con el trabajo que realiza, motivo por los que no abandona Venezuela, pues considera que en ningún lugar podría tener las oportunidades que ahora le brinda su país, desde las dos vertientes , como son hacer este gran espectáculos en el Aula Magna o en el Teatro Chacao, lo que representaba para él un sueño casi irrealizable y por el lado italiano, haber podido mantener y trasmitir para que no se pierdan, unas tradiciones que tanto quiere y que conoció desde niño como es el Festival de Sanremo.

“Desde siempre estuve vinculado con Italia, en mi casa se hablaba italiano y de hecho fue la primera lengua que aprendí hasta que llegué a la escuela. Estudié en un colegio italiano y siempre quise profundizar el estudio de la lengua, la historia y las costumbres italianas, lo que me ha servido para desarrollarme plenamente y llevarme al momento profesional que ahora vivo, por lo que sería una torpeza no seguir creyendo en este país”, resaltó.

“Soy venezolano, mi mamá es del norte de la provincia de Udine y mi papá era del sur de la provincia de Bari y se conocieron y casaron en Venezuela,  porque creo que era la única manera que una persona del norte y otra del sur se pudieran conocer (dijo entre risas). Somos dos hermanos morochos y el otro trabaja en el área de hotelería a en Miami”.

Por último, destacó que aparte del gusto por Sanremo, es apasionado de la opera “porque o se ama o se odia, en los cantos líricos no hay términos medios” y le ha dedicado muchísimo al canto e interpretado algunas puestas en escenas, así como a la enseñanza, porque quiere trasmitir esta técnica de estudio, lo cual hace también a través de clases privadas, pero por ahora, los planes son seguir con el espectáculo aquí y también afuera.

Letizia Buttarello