La producción cárnica se contrajo a 18% de su capacidad

CARACAS – Nicolás Espinoza Barrios, miembro de la Plataforma Agroalimentaria y portavoz de la Federación Venezolana de Porcicultura (Feporcina), señala que la producción de carne en el país se ha contraído al 18% de su capacidad, como consecuencia de “políticas erradas por parte del Estado venezolano”.

Detalló que el consumo de carne per cápita se redujo de 60, a 8 kilogramos de carne de res al año, y la carne de cerdo de 12 kg a 2 y medio anual.

A su juicio, la caída del sector agroalimentario a la política de expropiaciones, que implementó el Gobierno de Hugo Chávez, con la renovación de la Ley de Tierras en el año 2001.

“El gran terrateniente es el Estado que tiene 14 millones de hectáreas, casi todas improductivas, las pocas que producen lo hacen a nivel de conucos”, subrayó.

Otros factores como la disminución del derecho a la propiedad, así como la falta de insumos y maquinaria han mermado  la producción nacional. ”En estos 21 años se ha ido fracturando el sector agrícola, prácticamente todos los rubros están afectados”, recalcó.

Destacó  que desde la Plataforma Agroalimentaria el Plan País se propone la renovación de una nueva ley de tierras, donde se garantice a los productores la seguridad jurídica ya que a la fecha “el 75% de las tierras expropiadas no han sido pagadas”, denunció.

Destacó  que los productores requieren: libre convertibilidad de la moneda, para importar equipos e insumos  y el apoyo de programas de financiamiento. También es posible implementar un programa de créditos para apoyar a los productores a través de entidades multilaterales, “pero para ello es necesario, otorgarles títulos de propiedad”.

No obstante reconoce que estas propuestas, no son viables bajo el modelo económico actual que maneja el estado.

“Este es un plan de acción para otro Gobierno, porque el actual con sus políticas erradas ha contribuido a la destrucción de aparato agrícola nacional, que está totalmente diezmado, con la proyección de que el año que viene podría estar peor”, concluyó.