Venezuela rechazó el respaldo de la UE a EEUU

CARACAS – El canciller venezolano Jorge Arreaza, rechazó el apoyo de la Unión Europea (UE) a la propuesta de EEUU de conformar un Gobierno de transición en ese país.

Venezuela repudió mediante un comunicado, el viernes pasado, el apoyo que la Unión Europea (UE) le brinda a los “planes injerencistas” de EEUU para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro, con “iniciativas que violan la constitución, la voluntad del pueblo y del Derecho Internacional”.

En su cuenta de la red social twitter, Arreaza, difundió dicho documento y expresó que se condena el silencio cómplice de la UE ante las agresiones de la administración Trump. “Ante los planes del Departamento de Defensa de los EEUU de desplegar buques de guerra para amenazar la integridad territorial y la paz en Venezuela”.

Según el texto, el país lamenta “el profundo y cómplice silencio” del grupo europeo ante las agresiones que, a su juicio, la administración de Trump, propicia contra Venezuela al “poner precio por la captura del Jefe de Estado y demás funcionarios, bajo acusaciones infundadas y falsarias”.

Venezuela exhortó a los países europeos a emplear sus esfuerzos pra atender la crisis causada por la pandemia en cada uno de sus territorios, en vez de ratificar las iniciativas injerencistas de Washington.

Más temprano, la UE publicó un comunicado ante el denominado “Marco Democrático para Venezuela”, propuesto por EEUU, tras considerar que el planteamiento “va en su línea” de acción en el citado país.

Días antes, Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU, planteó una propuesta para formar un “gobierno de transición” en Venezuela, en la cual, ni el mandatario Nicolás Maduro como el presidente (E) opositor Juan Guaidó estarían incluidos en la participación.

La idea de la administración de Trump se refiere a la conformación de un Consejo de Estado, que gobernaría hasta las elecciones presidenciales y legislativas, a finales de 2020.

Nicolás Maduro rechazó totalmente el plan y recordó que cualquier iniciativa en el país se debe tomar en Venezuela, con pleno respeto a la soberanía sin injerencia extranjera.