Denuncian que migrantes en Táchira son maltratados por funcionarios del régimen

CARACAS – Gaby Arrellano, diputada a la Asamblea Nacional por el estado Táchira, alertó sobre la situación en que se encuentran los ciudadanos que han retornado al país a través de la frontera colombo-venezolana, quienes se encuentran desde hace cuatro días  hacinados, sin alimentos e incomunicados bajo la supervisión de funcionarios del régimen.

Indicó que son más de 1500 personas que se devolvieron a su país de forma voluntaria y de manera legal a través del estado Táchira y recibieron en principio la ayuda de Migración Colombia y el Saime.

Advirtió Arellano que desde que están en el territorio nacional se encuentran hacinados en el Liceo Manuel Díaz Rodríguez, en el Instituto Educativo Ciclo Básico de San Antonio y en la Sede de Tienditas en el municipio María Ureña, sede del Destacamento de la Guardia Nacional.

Denunció que están en condiciones sumamente precarias y tiene más de 3 días sin alimentos, no cuentan con baños, no les suministran ningún tipo de líquidos y están confinados en altas temperaturas,

Asimismo, les han limitado el uso de teléfonos y están siendo maltratados por funcionarios de Las Tienditas y amenazados de que serán detenidos si comentan sobre la situación e incluso, algunos han sido golpeados por colectivos del PSUV y ELN, tras pedir agua y que agilicen su salida.

En consecuencia, la diputada hizo un llamado de urgencia a Acnur, Organización Internacional de Migración (OIM) y Unicef, para que evalúen los centros de reclusión y constaten la situación, en aras de garantizar los derechos humanos e integridad de las personas ya que no existen controles para evitar la propagación del coronavirus.

“No hay ninguna distinción entre las personas contagiadas por el Covid 19 con las personas sanas. No hay cuartos epidemiológicos, ni transporte para sacar a estas personas hacia sus hogares y se evidencia que no existe ningún control del sistema sanitario del gobierno”, expresó.

Población vulnerable

Igualmente,  David Smolansky, coordinador de migrantes venezolanos de la OEA, denunció que los cuerpos de seguridad y la Guardia Nacional Bolivariana, están maltratando a los ciudadnos que retornaron.

Manifestó que además se encuentran aglomerados sin cumplir con los parámetros de distancia para evitar el contagio y no se aplican medidas preventivas.

Reiteró que debe denunciarse los hechos porque es una población vulnerable, son los refugiados que han tomado la decisión de volver a sus casas con sus familias y corren el riesgo de enfermarse o morir con la pandemia.

Refrene a las polémicas declaraciones de Claudia López, alcaldesa de Bogotá, sobre los migrantes venezolanos, recordó Smolansky que hay que evitar una ola xenofóbica y cuestionó que se usen a los venezolanos para pedir ayuda internacional, pus muchos trabajan y paga impuestos y han ayuda de forma positiva a la economía del país vecino.

También aseguró que han tenido contacto con gobiernos en la región y la ONU, y evalúan cuáles pueden ser los grandes desafíos que deje el coronavirus en la región.