¿El Cisne Negro o el Rinoceronte Gris?

Portada de los libros "Gray Rhino" y "Black Swan"
Portada de los libros "Gray Rhino" y "Black Swan"

El Cisne Negro o The Black Swam, no se trata de la película de suspenso psicológico protagonizada por Natalie Portman en 2010 y que le valió el Oscar, no… Mucho se ha escuchado en las últimas semanas acerca de las teorías o metáforas de El Cisne Negro y El Rinoceronte Gris y expertos y no tanto, han catalogado la Pandemia del COVID-19 en una u otra, veamos.

Nassim Nicholas Taleb en su libro The Black Swam (El Cisne Negro) describe la teoría. Taleb es miembro del Instituto de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Nueva York, ensayista, investigador y financiero libanés nacionalizado estadounidense.

En su libro nos dice que para que un suceso sea catalogado como un Cisne Negro debe tener los siguientes tres atributos: Primero debe ser un caso Atípico o fuera de toda expectativa normal, nada en el pasado nos puede convencer de su posibilidad de ocurrencia. Segundo, su impacto es extremo tanto en lo material como en lo humano y tercero, a pesar de su atipicidad, el ser humano es capaz de “inventar explicaciones para su ocurrencia después del hecho, haciéndola explicable y predecible” [1].

Aquí entran los “versados” a explicar con un inesperado e inusual lujo de detalles, pero de manera retrospectiva lo que ocurrió. Yo a esos expertos les diría una frase académica maravillosa y muy apropiada “Your tweet is late… birdie[2]” que en criollo es “tarde piaste pajarito”.

En efecto el libro no pretende identificar los Cisnes Negros que han ocurrido a lo largo de la historia, esos ya los conocemos, la misión de Taleb es mostrarnos lo ciego y tontos que podemos ser ante los riesgos y, prepararnos solo ante las pequeñeces y no para los grandes acontecimientos.

Para satisfacer la lógica curiosidad de muchos, algunos de los Cisnes Negros más significativos en la historia contemporánea han sido: El surgimiento de Hitler; la caída precipitada de la Unión Soviética; el fundamentalismo islámico; Internet; los ataques del 11 de septiembre (aunque no para Al Qaeda), el Reguetón y tu sonrisa mientras lees esto, la Minifalda, entre muchísimos otros…

Como consecuencia la Pandemia del COVID-19 no es un Cisne Negro (dicho por el propio Taleb en una reciente entrevista en CNBC [3]) ya que no es atípica, ha pasado antes de una forma distinta, pero ha pasado. Fíjense en las cinco mayores pandemias y su número estimado de muertes: 1) Viruela – 300 millones; 2) Sarampión – 200 Millones; 3) Gripe Española – se cree que mató entre 50 y 100 millones entre 1918 y 1920; 4) La Peste Negra en Europa a mediados del siglo XIV – se estiman muertes de 50 millones; 5) El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) que al 2018 había cobrado la vida de 32 millones de personas y en la actualidad existen 37,7 millones de infectados.

Por otra parte, impresiona mucho escuchar un TED Talk [4] de Bill Gates en 2015 diciendo que el mayor peligro que enfrenta la humanidad no es una guerra nuclear sino un virus altamente infeccioso y agrega la frase: Sin misiles, microbios…

El Rinoceronte Gris o The Grey Rhino “¿Qué pasaría si tuvieran un problema altamente obvio frente a ustedes, uno del que todo el mundo esté hablando, uno que los afecte directamente? ¿Harían todo lo que esté a su alcance para arreglar las cosas antes de que sucedan? No estén tan seguros… Somos mucho mas propensos de lo que nos gustaría admitir, a pasar por alto lo que está frente a nuestros ojos. De hecho, a veces somos mas propensos a alejarnos de los problemas precisamente porque para nosotros representan una amenaza en los negocios, la vida y el mundo.”

Cita textual de una conferencia de Michele Wucker creadora de la metáfora del Rinoceronte Gris y expuesta en detalle en su libro The Grey Rhino Cómo Reconocer y Actuar ante los Obvios Peligros que Ignoramos, publicado en 2016, no obstante, ya en 2013 Wucker en su intervención en el Foro Económico Mundial de Davos la expuso por primera vez.

La imagen del Rinoceronte Gris es una metáfora que se contrapone con la del Cisne Negro (atípica, impactante y explicable solo en retrospectiva) ya que nos indica que eso que es tremendamente peligroso, visible y previsible que ocurra, no lo queremos ver.

Michele nos dice que en nuestra vida diaria estamos rodeados de rinocerontes grises que nuestra mente bloquea, pero no por improbable sino por alguna reacción humana de defensa que desea anular esa posibilidad. Si lo pensamos bien eso nos pasa a diario, es más, aquí en Venezuela cuando le dices a alguien que algo malo le puede pasar enseguida te responde: ¡Cancelado! o ¡Dios no lo permita! bueno eso es un gran rinoceronte gris.

Pero concretamente el libro nos invita a ver con una mirada distinta aquellas cosas que son altamente probables, obvias pero que ignoramos. Mi profesión de Asesor de Seguros me lleva a pensar que un Cáncer, un Accidente, un Terremoto son Rinocerontes Grises que podrían pasarnos por encima si no nos preparamos.

Finalmente es clarísimo que la Pandemia del COVID-19 es un gran Rinoceronte Gris que nos está aplastando y que nos costará sanar pronto, pero lo haremos, seguro que sí.

Enzo D’Angelo® Corredor de Seguros

+58 414 0161299

enzodangelo.com


Mensaje para todos los venezolanos: Primero que nada, saludarte y deseando que tú y tu familia se encuentren con buena salud en este confinamiento. Me permito darles algunas recomendaciones aunque seguramente ya habrán escuchado mucho en estos tiempos: *trabajen los que puedan, lean un buen libro, coman sano, hagan ejercicio, jueguen, recen en familia, conversen, ríanse, quiéranse mucho y sean pacientes, en fin, no desperdicien este valioso tiempo que esta circunstancia nos brinda.* Seamos optimistas y no perdamos nunca la fe y la esperanza, de esta saldremos fortalecidos.

Un fuerte abrazo y recuerda que luego de la tormenta siempre viene la calma.


[1] «The Black Swan: The Impact of the Highly Improbable». The New York Times. 22 de Abril de 2007.

[2] Traducido por: M.C. Valecillos

[3] Mire la entrevista: https://youtu.be/kixi_Ob4hCM

[4] TED Talk Bill Gates 2015