Artista italiano convierte en paisajes paredes de hospitales

CARACAS – Silvio Irilli, un talentoso artista oriundo de Piamonte, al noreste de Italia, ha innovado con sus creaciones pintando murales en hospitales, para hacer la vida de los pacientes más agradable.

Tras una experiencia de 27 años de carrera, el artista lleva 6 años trabajando con grandes superficies en los centros de salud.

El maestro, gracias a su brocha creativa, ideó el proyecto “Hospitales Pintados” (Ospedali Dipinti) con el fin de transformar las paredes blancas y sin vida de los centros de salud, para darle colores alegres con los vistosos murales capaces de regalar magia y alegría a todos los hospitalizados, sobre todo a los más pequeños, según indicó El periódico Versión Final.

Lugares llenos de alegría

Irilli afirma que el objetivo de su trabajo es ayudar y hacer los procesos médicos mucho más agradables. “Significa llevar un mensaje de bienvenida, de apoyo a los médicos que deben seguir al paciente y acompañarlo para la terapia. Sobre todo, significa dar un poco de alivio a los enfermos que tienen que enfrentar un camino donde se necesita valor y dignidad”, señaló.

Detalló que hasta la fecha, ha decorado 12 centros hospitalarios, desde la recepción del edificio, hasta las unidades de radiología y cáncer. Luego de transformar de forma radical varias unidades, su arte se ha esparcido por otras áreas como oficinas, habitaciones, pasillos y salas de especializaciones.

De acuerdo a la revista digital AA Plus, el artista, dio una nueva luz a todo el Departamento de Radioterapia del Hospital Policlínico Gemelli en Roma, trajo una imagen de alegría al Departamento de Radioterapia Pediátrica del Hospital Ruggi D’Aragona en Salerno y transformó en un bosque encantado el corredor del Hospital Regina Margherita en Turín.

Para crear los murales artísticos recurre a campañas y donaciones públicas de crowdfunding, en colaboración con las diversas organizaciones. El último trabajo de Irilli fue en Taranto, en el Hospital Santissima Annunziata donde, gracias a la Asociación Simba, se inauguró un departamento de oncohematología.

A su juicio, “no hay una mejor forma de hacer su arte más trascendental”. Mientras muchos artistas anhelan vender sus obras por millones de dólares, Irilli solo quiere recibir un millón de sonrisas. “Es un trabajo hecho desde el corazón”, expresó.

Una paleta llena de multiples matices

Dentro del mundo de los colores y de las imágenes “se vuelve más importante el diseño cuando los niños enfrentan terapias, quienes se encuentran por fuerza mayor en un contexto que está fuera de su mundo. Es por eso que cada uno de mis trabajos debe interactuar con niños, contarles una historia para que su camino terapéutico se convierta en un juego”, detalló el artista.

No solo los niños son los beneficiados con estos dibujos, los adultos también se encuentran envueltos en el arte. “Para los adultos, elaboro entornos que se refieren a la mejora del territorio, algo tan rico como la historia para que entren en otra dimensión”, sostuvo Irrilli.

Materiales que dan vida a la imaginación

El pintor refiere en su página web, que para lograr efectos psicológicos positivos, utiliza matices vistosos y alegres, a base de agua y acrílicos. El trabajo está protegido con una película transparente que permite su mantenimiento ya que es lavable, característica importante para estos lugares donde la asepsia es primordial.

La principal técnica que utiliza es el “trompe l’oeil”, intenta engañar a la vista jugando con el entorno arquitectónico, la perspectiva, el sombreado y otros efectos ópticos consiguiendo una realidad intensificada. Los murales, permiten una transformación tridimensional del espacio.

Finalmente el objetivo de Irilli es que las personas  “liberen su imaginación viviendo en el lugar deseado, sin salir de su casa o lugar de trabajo, dando bienestar visual pero sobre todo dando emoción”.