Italia y Europa, una larga historia. Introducción de Carmine Romaniello

Italia in Europa
Italia en Europa.

Una breve introducción, que recuerde la historia de Europa y que evidencie de ella el perfil geográfico-político-institucional, pienso que verá el favor en los neofitos, mientras en los estudiosos, eruditos y estudiosos de textos antiguos creo que pueda provocar un examen de sus posiciones politco-sociales y científico-culturales.

Propongo, por tanto, en lectura los siguientes textos a Juristas, Abogados, Docentes universitarios, Investigadores, Políticos y Opinionisti, para: conocer el juicio imparcial; llamar -eventualmente- la atención de los pueblos sobre los vínculos jurídicos fijados por generaciones anteriores y evitar el riesgo de una real tiranía intergeneracional que, afirmando el principio de la Soberanía de cada Nación, impondría de negar la misma superioridad de las Constituciones.

CARMINE ROMANIELLO

PROFESOR UNIVERSITARIO.

DOCTOR EN CIENCIAS DE LA EDUCACION.

ABOGADO ESPECIALISTA EN:

DERECHO PENAL INTERNACIONAL.

DERECHOS HUMANOS.

DERECHO CONSTITUCIONAL

gruporomaniello@gmail.com.

Instagram @lexromaniello.

Twitter: @CarmineRomanie1.

http://bufeteromaniello.wordpress.com

 


Suplemento especial en lengua española de la Revista

EL VELERO LANSE ROGGE”

ISBN 9 788831 671859

Director:

Dr. Carmine Romaniello

 

#EUROPA

*ESTADIDAD*

*SINE ESTADIDAD*

*FEDERALISMO* 


Context

1.-El papel europeo después del Congreso de Viena

La organización europea, sancionada por el adecuado desenlace del Congreso de Viena del 9 de junio de 1815, fue la partidaria, empezando de las cuatro grandes potencias:

  1. Reino unido de Gran Bretaña e Irlanda, bajo Giorgio III de Hannover, 1760 -1820, que fue reemplazado en el 1811 por el príncipe hereditario por sus condiciones mentales, el futuro Giorgio IV, en calidad de regente. La Hannover recobró, agrandado con el Frisia oriental y erguido a reino; consiguió la isla de Heligoland, en el mar del Norte, la isla de Malta, les sacada a los Caballeros del orden de S. Giovanni en Jerusalén y el protectorado de las Islas jonias. Además mantuvo la posesión de algunas colonias sacada durante la guerra a Francia, a España y a Holanda, entre los que Tabago, ex francés, Trinidad, ex española, Ceilán y el jefe de Buena Esperanza, ex holandeses;
  2. imperio de Austria, bajo Francesco LOS de Habsburgo, del 1792 al 1806 emperador del Sagrado Romano Imperio, del 1806 al 1835 emperador de Austria. Bélgica perdió, anexo a Holanda para constituir el reino de los Países Bajos, pero ganó en cambio todos los territorios facenti parte ex república de Venecia, excepto las Islas jonias. El imperio resultó tan compuesto por la Austria real, del Trentino, del Istria y del Dalmazia ex véneta, de los territorios de Véneto y de Lombardía reunida en el nuevo reino de Lombardo-Véneto, del Boemia, de Hungría con Croacia, y de las provincias polacas del Bucovina y Galicia;
  3. reino de Prusia, bajo Federico Guglielmo III de Hohenzollern, 1797 -1840). Mantuvo las provincias hereditarias del Brandeburgo, de la Prusia oriental, del Pomerania y del Slesia y el territorio polaco del Posnania. A remuneración de la concesión a la Rusia del ducado de Varsovia, adquirió parte de Sajonia, el Renania con las ciudades de Colonia, Bonn y Treviri, el ducado de Westfalia y la parte sueca del Pomerania;
  4. imperio de Rusia, bajo el zar Alessandro LOS Romanoff, 1801 -1825). Conservó la Finlandia sueca y el Bessarabia turco y en más adquirió el ducado de Varsovia, menguado de los territorios cedidos a Austria y a Prusia. El ducado fue constituido en reino formalmente independiente, pero atado a Rusia y de hecho a ella sujeto: se trató de un territorio de acerca de127.000 kmq y de una población de3.200.000 personas. De Polonia, uniforme de nuevo entre las grandes potencias, Cracovia quedó, constituida en la ciudad libre.

El nuevo papel de Europa además fue constituido por los siguientes Estados:                                                                                                                 1. Reino de Francia, bajo Luigi XVIII de Borbón, 1814 -1824). Sus fronteras fueron reconducidas a las del1790: ello perdió es decir algunos territorios a los confines con Bélgica, otros a los confines con Suiza y la mayor parte de Saboya. Conservó, en cambio, los ya pontificios territorios de Aviñón y el Venaissin;

  1. reino de España, bajo Ferdinando VII de Borbón, 1813 -1833, que regresó en sus anteriores confines;
  2. reino de Portugal, bajo Maria I de Braganza (1777 -1816), que sin embargo, siendo or nunca trasladado a Brasil la dinastía de los Braganza, fue reemplazada temporalmente por una administración inglesa;
  3. reino de los Países Bajo, bajo Guglielmo I de Orange-Nassau (1815 -1840), que ya reunió Bélgica austríaco a Holanda, privada de algunas sus colonias;
  4. confederación germánica, que reemplazó el viejo Sagrado Romano Imperio, constituido por una cantidad de pequeños Estados. Ella comprendió trentanove: es decir, un imperio, cinco reinos, veintinueve ducados, ducados y principados y cuatro ciudades libres. Hicieron parte de la confederación el rey de los Países Bajos como soberano del ducado de Luxemburgo y el rey de Dinamarca como soberano del ducado de Holstein y Lauenburg. Órgano central fue un Régimen Federal domiciliado en la ciudad libre de Francfort y presidida por Austria: el Régimen no tuvo alguna efectiva autoridad sobre los varios Estados, que quedaron absolutamente soberanos;
  5. confederación suiza, que fue rehecha en veintidós cantones, entre cuyo por la primera vez Ginebra. Ella fue garantizada en el territorio y declarada en perpetuo neutral de las grandes potencias. Órgano central de la confederación fue un Régimen, a Candil, con escasos poderes sobre los cantones;
  6. reino de Suecia, bajo Carlo XIII de Holstein-Gottorpo, 1809 -1818, cuyo tuvo que suceder el ex general napoleónico Bernadotte, con el nombre de Carlo XIV. Finlandia perdió, cedida definitivamente a Rusia, y el Pomerania agregado a Prusia, pero ganó en cambio Noruega, sacada a Dinamarca, y atada a Suecia de una unión personal;
  7. reino de Dinamarca, bajo Federico VI de Oldenburg (1808 -1893). Noruega perdió, y consiguió el ducado de Holstein y Lauenburg.

La península italiana fue tan subdividida:

  1. reino de Cerdeña, bajo Vittorio Emanuele I de Saboya, 1802 -1821). A los territorios de Piamonte, de Saboya y de Niza, de Cerdeña, fueron añadidos aquellos de la ex república de Génova;
  2. reino Lombardo-Véneto, constituido de Lombardía y de Véneto, cuyo soberano fue el emperador de Austria, representado a Milán de un virrey;

3 ducado de Parma, Plasencia y Guastalla, bajo el ex emperatriz Maria Luisa de Habsburgo, 1815 -1847, mujer de Napoleón. Se estableció sin embargo que su hijo, el rey de Roma, fuera excluido por la sucesión y que, a la muerte de Maria Luisa, el ducado habría vuelto a la familia del Borbón de Parma, ella que fue indemnizada temporalmente con la posesión de Lucca. Austria además consiguió el derecho a tener una guarnición a Plasencia;

  1. ducado de Módena, Reggio y Mirandola, bajo Francesco IV de Habsburgo-Este, 1814 -1846, que a la muerte de la madre Maria Beatrice de Este-Cybo, soberana del ducado de Masa y Carrara, habrían sido también heredero de éste;
  2. ducado de Toscana, bajo Ferdinando III de Habsburgo-Lorena, 1790-1800; 1814 -1824). Fue aumentado principado de Sello de plomo y el Estado de los Presìdi: además, cuando el Borbón de Parma hubieran regresado en posesión de su ducado, también habría sido aumentado ducado de Lucca;
  3. ducado de Lucca, bajo Maria Luisa de Borbón, 1803-1807; 1815 -1824, regente para el hijo Carlo Ludovico. A la vuelta a Parma del Borbón, habría sido agregado al ducado de Toscana;
  4. estado pontificio, bajo el papa Piadoso VII, 1800 -1823). Fue rehecho en los anteriores confines y menguado sólo de Aviñón y del Venaissin. Además Austria tuvo el derecho a tener guarniciones a Ferrara y a Comacchio;
  5. reino de los Dos Sicilie, bajo Ferdinando LOS de Borbón, 1815 -1825, ya IV como rey de Nápoles e III como rey de Sicilia. Fue constituido por los dos viejos reinos de Nápoles y Sicilia y menguado sólo del Estado de los Presìdi, pasado al ducado de Toscana.

Otros pequeños Estados italianos fueron el ducado de Masa y Carrara, bajo Maria Beatrice de Este-Cybo (1814 -1829), anexo, después de la muerte de este, al ducado de Módena; la república de San Marino y el principado de Mónaco, sujetados por la familia Grimaldi-Matignon y fondo protectorado del reino de Cerdeña. 

***

2.-Restauración de 1815 a 1830

 Las decisiones tomadas en Viena fueron fortalecidas por la formación de la Santa Alianza (septiembre de 1815) por parte de Rusia, Austria y Prusia (a la que se unieron todos los soberanos europeos, incluido Francia, por Louis XVIII en 1818), y por la Alianza Cuádruple (noviembre de 1815) incluyendo también a Inglaterra, en una función antifrancesa y antirrevolucionaria. Pero la situación política general era más compleja.

En primer lugar, Inglaterra quería mantener a Francia bajo control, pero sin apegar demasiado a las monarquías absolutas y las fuerzas más oscurantistas; además, las profundas transformaciones en las relaciones de propiedad y las estructuras administrativas causadas en muchos estados por el dominio napoleónico llevaron a parte de las clases dominantes de la Restauración, temerosas de nuevos disturbios sociales, a preservar o adaptar los cambios institucionales, oponiéndose así a las corrientes más reaccionarias que proponen una Restauración pura y simple de las monarquías por derecho divino; finalmente, el regreso de los soberanos conservadores o reaccionarios, la redistribución de muchos territorios sin tener en cuenta las aspiraciones de los habitantes (debido a la necesidad de los poderes ganadores de Napoleón Bonaparte, para evitar una nueva agresión francesa y establecer un equilibrio internacional), el restablecimiento de la alianza completa entre la monarquía, la aristocracia y la iglesia pronto alimentó el nacionalismo y el liberalismo en aumento.

Junto con el Romanticismo y las ideas político-sociales de pensadores como Burke y Hegel, de Bonald y de Maistre, estas corrientes caracterizaron el clima político y cultural general de la Restauración, en una dialéctica política compleja que tuvo diferentes desarrollos y resultados según las diversas situaciones nacional.

Un papel de liderazgo también jugó el trabajo de la Carbóneria y otras sociedades secretas, unidos en una red de conexiones internacionales que contribuyeron a la difusión de ideas liberales y al estallido de las primeras revueltas contra los gobiernos de la Restauración.

En el 1820-21 las mociones que estallaron en España e Italia (Piamonte y Reino de Nápoles) lograron imponer constituciones liberales, pero las primeras fueron rápidamente reprimidas por la intervención francesa, la segunda austriaca; en el 1825, la rebelión de los decabristas en Rusia también fracasó. La única revuelta victoriosa fue la insurrección de Grecia por la independencia del imperio otomano, que comenzó en el 1821, aumentó el entusiasmo de los liberales europeos al convertirse en el símbolo de nuevos principios.

La independencia se obtuvo en el 1829, gracias a la intervención militar de Inglaterra, Francia y Rusia. Retirado en el 1820 de la interferencia en los asuntos internos de otros países, Inglaterra, patria del liberalismo político y económico, surgió como un partidario de los movimientos de independencia nacional y del gobierno constitucional en Grecia y Portugal, haciendo explotar tanto la Alianza Cuádruple como el sistema creado por el Congreso de Viena.

La Santa Alianza también entró en crisis debido al conflicto entre Rusia y Austria sobre la cuestión oriental. Además, las acciones de las sociedades secretas, a pesar de su fracaso, resaltaron las debilidades de los regímenes y contribuyeron a la maduración política de las oposiciones.

***

Intervención de Monaldo Leopardi

El 26 de febrero de 1832 Monaldo Leopardi (1776 -1847), Gongaloniere de Recanati, Director de la Revista “La Voce de la Ragione” escribió la siguiente carta, a cuyo hizo seguido el breve sabio “Europa” traducido por el Periódico francés de la hija Paolina.

Al Clarisimo y Ven.mo

Señor Conde Mario Valdrighi Módena

Clar.mo y Ven.mo Sig.r Conde

Me apresuro en comunicarle el poco que sabemos de los hechos sorprendentes de estos días los que han sobrecogido el Estado del Papa, y aturdirán en un momento toda la Europa. Nos faltan detalles y precisiones mejores; pero cuánto refiero no se somete a dubbiezza. Elleno por ahora hagan aquél de ello empleo que estiman conveniente, y de luego volveremos a su tiempo sobre estos propósito. El ambasciat.e de Francia en Roma, no sé bien en cuál día, pero creo el 21 corr.e, le comunica al Gov.rey Pontif.o qué su Majestad el Rey de los franceses le ofreció a Su S.tà 5000 hombres de línea para volver a llamar a la obediencia su sujetos y mantener la tranquilidad en los dominós del S.a Sede todavía diciendo overo dejando conocer, que esta tropa entraría en cada modo, y entre pocos momentos en el Estado Papal. Su S.tà repitió que no pudiera aceptar tal oferta por más razones y principalm.e I porque sería de error a cuyo Austria encomendó la quietud del Estado. II porque admitiendo la intervención arbitrarios delli franceses sería que también esperarse aquel de los rusos, ingleses y prusianos con ruina total del Estado med.o. III porque en cualquiera hipótesis el aspecto de la escarapela tricolorata no produciría la tranquilidad, pero bastante fomentaría la revuelta. Añade que en caso de que sus órdenes no llegaran a tiempo para impedir el ímpetu de los franceses difundiría una protesta solemne a todas las Cortes, declarando que tal entrada siguió sin su consentimiento y más bien no ostante su expresa oposición, y que su S.tà no quiso llamarse responsable de la guerra general de toda Europa. Tal respuesta se comunicó ministerialmente a todo el cuerpo diplomático, y en el día 22, se leyó públicamente en Roma. Cuenta de tenerla en lo ordinario próximo.

En el día 22 suso dicho se presentaron a la vista de Ancona un navío de tres puentes y dos Fregados Fran., y hacia tarde un fregado entró en Puerto. En la noche desembarcaron clandestinam.e dos batallones de Línea, partieron una puerta, y entrados en la ciudad tomaron todos los puertos. Desarmaron y expulsaron algunos centenares de soldados de las milicias que estuvieron en subsidio de la tropa de línea ella que se apartó en la ciudadela. El coronel Lazzarini comandante de Ancona y toda la fuerza fue sido prisionero, y le quitada la espada, consiguió de girar libre en Ancona sobre su palabra de no salir. Todavía tomaron todos los almacenes militares. En la mañana de los 23 intimaron la rendición a la fortaleza, la circundaron y os apoyaron las escaleras. La fortaleza med.a fue abierta en el mismo día a través de la capitulación aquí anexa. Pone pero que la capitulación misma no sea observada a la carta, ya habiendo salido de Ancona buena parte de la tropa papal de que se dice queden colà solam.e 300 soldados aproximadamente. Perdonen la prisa y el pésimo carácter y el deg.mo S.r Conde perdona la libertad de la dirección

26 de febrero de 1832

Monaldo Leopardi

Nota

A los Redactores

de la “Voz de la Razón

***

Los REDACTORES de La Voz de la Razón

Adió el 23 de septiembre de 1832

N.o 92 A el Sr. Francesco Galvani

 

Este número indica aquel co cuyo Módena

es señalado en nuestro depósito el artículo

de que se libera en la carta presente y él

desea que sea indicado en el cotejo.

Sti.mo Señor

No podemos decirle bastante cuanto le somos tenidos por la constante bondad con que nos distingue y por los artículos que nos regala frecuentemente, a los que tendrá visto que combinabilmente con las circunstancias vamos haciendo el debido honor. Muy de bueno gana habríamos aprovechado de todo pero ella de ella prudencia y cordura las demuestran bastantem.y qué no raramente hace falta sacrificar un bien a otro mayor, y siempre hace falta proceder cautelosamente para no obstruir con nuestras manos el manantial del bien. Imperciocché siendo nos propuestos de emplear los nuestros pocas fuerzas por beneficio de los hombres, y segnatamente de los italianos combatiendo las doctrinas perversas con la Voz de la Razón, tenemos que evitar esmeradamente todo lo que podría excitar el abuso, rammentanto que la cábala es sommam.e potente, y puede obligar a echarle mano aquellos med.a autoridad que tendrían el más gran interés a exterminarla. Por estos reflejos no somos decididos todavía a publicar el artículo, llevado por el Gazz.a de Francia nos llevada del de ella apreciada hoja 13 corr.e, y perlomeno nos acampamos la continuación del med.o, el que es en otra parte óptimo por la Francia, pero admite ciertos principii que nosotros no pudiéramos dejar sin anotación. Fratanto suplicándola a conservarnos la suya deseada benevolencia, nos declaramos con grat.a y perfetiss.a consideración.

De Usted stim.o S.r

D.mi Obbl.mi S.ri

Los Redactores 

***

Texto

1.- La Europa por Mario Valdrighi 1

Los Estados tienen deuda de esperar como a la misma seguridad le localizas, y proveyéndovos, obedecen al instinto de conservación dado por Dios a todo lo que en el universo tiene vida, y si la sociedad de los animales emplean el antiveggenza, la treta y la fuerza para defenderse contra sus enemigos, con más razón las sociedades de los hombres debbono hacerlo. Cada estado, grande o pequeño que sea, existe en una acabada independencia; y sus relaciones con los demás estados nacen de la necesidad que ellos tiene de, o de aquel ch’essi él tienen de2. De allá vienen las alianzas, de allá además las guerras. Raramente una potencia puede con los solistas sus medios predominar las otras; Luigi XIV y Bonaparte lo han podido, pero solamente mientras tanto les ha logrado de paralizar una parte de las fuerzas que pudieron venir les opuesta: duro que faltó a ellos esta facultad, Luigi XIV sufrió muy, y Bonaparte cayó.

Un estado adunque por cuánto sea fuerte, se se agarra a un malo partido cuando se mete en oposición con los otros, y profesando principii que les son obstaculizas, como hace Francia en este momento, o queriendo someterlos, como hizo Bonaparte, no tiene mucho. La balanza política, creada a fin de remediar a parecidos inconvenientes no es capaz de asegurar el descanso de Europa si no hasta tanto que venga un conquistador a turbarlo, como hizo Bonaparte, o que nuevas creencias vienen a agitar los espíritus, como ocurrió al tiempo de la reforma religiosa, o como ahora ocurre por la reforma social. En estos tiempos de ruine y exasperaciones no son ya las potencias unidas por un interés mismo que hagan junto alianza, pero sino las que adoptan los mismos principii políticos y que corren los mismos peligros. Ahora examinamos Europa bajo un tal punto de vista.

__________________________

1 Este artículo es llevado por el suplemento a la Gaceta de Francia del 13 de agosto 1832.

2 Rigurosamente hablando, la existencia distinguida de un estado no es juntada necesariamente con su acabada independencia, ya que os pueden ser y hay algunos estados los que existen distintamente, gozan mucha libertad, y sin embargo bajo algunas relaciones dependen de derecho y de hecho por otro estado. Para callar otros, las islas iónicas forman un Estado distinguido el que sin embargo depende en muchas cosas de Inglaterra, y cualquiera sea el origen de la autoridad que Gran Bretaña os ejerce, ya el tiempo y la composición de las cosas la han hecho legítima. El autor de este artículo no habla de tales estados subordinados, o quizás las considere como provincie, pero allí ha parecido necesaria la presente advertencia para que el derecho que tienen algunos estados de gozar una existencia distinguida no se equivoque con el derecho a sacudir el yugo de una legítima dependencia. (Los Editores)

La reforma política de que Inglaterra ha dado el ejemplo, consiste más en la creencia que en los efectos: durante 150 años ha llegado a hacer creer en el pueblo inglés ch’egli estuvo libre sin realmente darle mayor libertad que no tengan los demás pueblos; ¡ha llegado a hacerle creer que en los tres reinos la igualdad fue perfecta aunque una nobleza imperiosa tuviera los plebeyos bajo el yugo, aunque los católicos os fueran tratados cuál ilotas, y aunque la mayor parte de las leyes feudales hubieran vigente! ¡es este en verdadero un gran yugo por fuerza! y además ha ocurrido, que este prestigio ha seducido otra nación, que Francia ha querido aprovechar este ejemplo, ha destruido, para llegarvos, una Constitución ciertamente más liberal de aquel de Inglaterra, ha matado a su rey como aquél hizo, ha inundado su territorio de sangre francesa, disipados veinte mil millones y acumulado sobre la patria muchos males, de ahora hacer probable que os sucumba. Si fuera cuanto el hombre un ser mucho razonable su orgullo se lo hace creer bastaría el espectáculo de muchas desgracias para disgustar Europa del placer de hacer revoluciones; pero el contrario ha ocurrido y al modo istesso en que Francia ha envidiado la efectiva servidumbre a Inglaterra, algunos pueblos envidian a Francia la actual desolación. Y’ este un fanatismo nuevo que revuelve todas las relaciones antiguas y divide en dos campos todo el mundo civilizado.

De un lado Inglaterra se ve haciendo profesión y tráfico de su liberalismo en figura, Francia que masca de nuevo mecánicamente una revolución que no ha podido sufrir cuando fue cumplida, Bélgica, y por fin algunos fanáticos esparcidos en todos los países; he aquí cuál es el tener revolución, pero su deuda es más considerable, y por tanto su quiebra es infalible.

La masa de los habitantes de la Península e Italia aborrece la revolución, porque la ha conocido bien, aquellos pueblos han hecho de ello la experiencia y han aprendido cual sean de ello las ventajas y él inconvenientes. No es en absoluto una prevención de que hay esperanza de hacerlos volver; no, es una antipatía producida por ardientes recuerdos, y sustentada por aquella fuerza que con más poder actúa sobre el espíritu del hombre, la fuerza de la religión. Usted podrá con el dinero y con la perfidia provocar desórdenes, todavía hacer víctimas en la Península, y en Italia, pero el resultado de estas empresas será el esterminazione de los propagadores de la nueva creencia y el triunfo de los nuevos gobiernos.

Alemania falta de experiencia en hecho de revolución, como además falta de aquellas creencias religiosas que hacen un deber de obedecer al poder. Las memorias de la reforma os son todavía bastante recientes porque las falsas ideas de perfeccionamiento puedan seducir los pueblos, del que ha venido que el primer salto ha sido favorable a la revolución. Muchos obstáculos pero se oponen a sus progresos: primieramente la actividad y la imaginación, primeras necesidades de los rivoluzionarii, faltan en Alemania.   Colà se ha por esencia lleno de reflexión, se ha por esencia razonador, y pegado al propio descanso y a todo lo que se posee. Vorrebbesi gozar aquellas ventajas que en la teórica promete una revolución, pero sin pero deber soportar quegl’inconvenienti ch’essa realiza en práctica.

El alemán cree en razón que el cumplimiento de la civilización conducirá el perfeccionamiento de los instituzioni sociales, y no conoce otro medio para acelerar la llegada del tiempo en que se tiene que gozar de ello que para instruirse y de hacer instruir a sus hijos. Esta calle es infalible, pero es demasiado lenta porque pueda ser puesta a provecho de los propagadores de revolución.

Suiza, Holanda y Suecia son naciones, que han hecho ya sus provvisioni de libertad; les tienen de ello cuánto hay necesidad de ello, cuánto es necesario para el estado actual de su civilización, y la conservarán porque ha tomado raíces en sus costumbres y en sus leyes. Éstos son pueblos empalmes de ya al puerto y a cuyo la propaganda no llegará punto a empeñar en la peligrosa carrera que ella quiere hacer recorrer.

Quedan tres potencias los que hace falta forzadamente contar por algo, Austria, Rusia y el Prussica: tres imperios que en la lucha actual hacen de ello un solista, que los principii y la forma de su gobierno, que el interés y los tratados unen contra la revolución; pero para prevenirla pero no para combatirla, a juzgar de ello al menos de la conducta que vemos ch’essi tienen de dieciocho meses. Del que viene por consecuencia que los pueblos revolucionados se harán su suerte de él mismos y que no tendrán la guerra si no se la provocaran. ¿Pero cuáles son estos pueblos?       Inglaterra no ya, chè ella está de acuerdo con Austria, Rusia y el Prussica; no Bélgica, que no será más quizás mañana lo que es hoy, pero es Francia, ella que según la conducta que và a tener, se volverá la nación el más feliz y la más pobre.

Austria es una potencia contra cuyo muchos gritan, pero que todos son obligados de admirar; su retrete los ayuda los principios infelices y no desviste punto, su gobierno defiende las posesiones del emperador sin tratar de aumentarlos, su soberano es un hombre honesto que asesoría su conciencia adelante de consultar su consejo, y declara sumamente de no poder emprender una guerra que les costaría a sus sujetos sangre y dinero, a menos que la necesidad y su mismo interés no lo obliguen a hacerla. Relato a Austria, pues Francia es dueña de su futuro; ella les dé a los europeos aquellos guarente que todo los demás gobiernas las ofrecen, y se desvanecerán entonces todas las posibilidades de una guerra.

Prusia es una potencia ella que es más incómoda que aquel ch’essa pueda molestar; sus uniones de familia ahora la llevan de una parte, ahora de la otra. Querría disimularselo en vano, la posesión de su provincia de acá del Rin las diversidades funestas si deja violar el tratado de Viena; solamente aquel puede conservarsela. Hasta que él se valdrá de base al recto público de Europa, y todas sus estipulaciones serán obbligatorie, el Prussica no podrá ser atacada por Francia que sobre la pequeñísima frontera que se tumba de Luxemburgo hasta a Baviera. Y en aquel caso, el reino de los País-bajos, Baviera, toda la Alemania debbono venirle en ella socorrida. Pero cuando en lugar del reino de los País-bajos, habrán acá sobre los dos tercios de su frontera de del Rin, dos pueblos desunidos, rivales en el comercio, y de los que el uno tendrá el solo su recurso en el Prussica y el otro en Francia, las causas de guerra siempre serán renacientes: aquellas guerras se harán en el Norte y nessun’altra potencia tendrá motivo de mischiarvisi. Por tanto Prusia obraría más sabiamente abandonando voluntariamente cuánto posee de la otra parte del Rin, de aquél que consintiendo en la violación del tratado de Viena. Su retrete conoce todo esto, y he aquí porque trata de ponerse a sus anchas sin guerra el asunto de Holanda.     Pero también ésta depende de Francia; regresos ella en las calles del orden y la estabilidad, y los belga se pondrán a sus anchas con Holanda sin recurrir a las armas.

¡Pero Rusia! gritan los que desean la guerra, Rusia está tan lejana, que es muy lo difícil el saber sus verdaderas intenciones. Si dijéramos que con cinquantatre millones de habitantes le fuera imposible de poner de pie una armada inmensa diríamos una locura; si creyéramos que la nobleza rusa no quisiera de visitar una tercera a Francia, nos engañaríamos; pero hay personas bien instruidas que le atribuyen al emperador Nicolao disposiciones contrarias a aquéllos que nos lo suponemos, que citan cuál prueba incontestable de su moderación el modo con que ha acabado las dos guerras de Prusia y Turquía, que dicen Polonia ser comprendida pero no ya destruída, que, se vuelta Rusia potencia europea por sus posesiones y por sus alianzas, quiere la paz de Europa, pero que por necesidad la quiere como las suyas dos últimas aliadas, Austria y Prusia, la desean, vale a decir establecida sólidamente, basada sobre derechos incontrastables, sobre principios que sin ser uniformes estén bastante en armonía porque un mazione no tenga interés más a turbar el descanso de las otras, y éstas son todas cosas que depende de Francia el realizar.

La paz de Europa está en sus manos, imperciocché las naciones todo preguntan solamente de estar seguras a fin de no tener que mezclarse en sus asuntos. ¡Y’ en realidad muy feliz aquella situación en que un pueblo se hace de él mismo su futuro! ¡Pueda conocerlo Francia y pueda poner tal conocimiento a provecho!

***

2.- EUROPA, JUSTICIA, ITALIA

por Monaldo Leopardi

 

PARTE PRIMERA

Europa

Izquierdo mal que también éste es pasado. ¡Cuerpo del horizonte! Después de veintiséis años de estrépito y trasiego fue tiempo de pillar poco aliento. La revolución es domada; el republica ha acabado cola como tiranía fue que esperarse; y aquel bribón de Curso que comió mis reinos uno después del otro, como confitas, ha tenido que ponerlos fuera, y ha ido a digerir la excomunión, y a entretenerse con las ostras, y con los gaviota. Ahora el descanso de la tierra debería ser asegurado, pero sin embargo no oigo grandes alegrías por el mundo. Quiero informarme un poco, y preguntaré a lo primero que a pasos. Ay, he aquí allá la Justicia que se entretiene con un espantamoscas. Señora Justicia, siente una palabra.

Justicia

¿Qué deseáis, madonna Europa?

Europa

Querría saber cómo van los bisogne del mundo, y cosa se hace para reponer los huesos a su sitio. Vosotros, que sois de retrete, seréis informadas de todo.

Justicia

Os engañáis, madonna Europa, yo no soy de retrete, y por tanto, mientras los demás aconsejan, yo voy echando las moscas.

Europa

¡Cosa me decís nunca! ¿Y quién preside al consejo en vuestro función?

Justicia

Se sabe ya; la Política.

Europa

Pero, según todas las reglas, la Política no debe nunca scompagnarsi de la justicia y de la religión, y se practicó así una vez.

Justicia

Hablándonos sinceramente no sé si en los asuntos grandes se haya nunca practicado; pero en todo caso fuera una vez, ahora no es así. Nosotros por verdad somos bien asambleas y acariciáis en el corazón de los principios, pero dicen que los principios en los retretes cuentan poco, y cuando los asuntos se llevan al retrete, la Política hace todo, y la justicia y la religión quedan por fuera a tomar el fresco.

Europa

Esta cosa me siente, porque de la Política me fío poco. Aquella sabelotodo pretende saber todo, pero en sustancia cuando va sola camina como una burra cojas, y otras veces me ha hecho romper el cuello. ¿Cómo podría hacerse para tener información de algo?

Justicia

He aquí Italia que ha despachado sus asuntos, ella os podrá dar alguna noticia. Madamisela Italia, os llama a vuestra madre.

Italia

¿Mamá Europa, cosa deseada por mí?

Europa

Cóntadme algo como un van poniéndose a sus anchas las cosas de esta tierra.

Italia

Mi mamá, sabe ya que al mundo yo cuento poco, y por tanto de las cosas de los demás están algo informadas. Cuánto a mí no ha habido mal, y pudo andar peor.

Europa

¿Pues poco mal ha sido?

Italia

Pequeñas cosas; parvità de materia.

Europa

¿Quizás no haya vuelto de pie los republiche de Venecia y Génova?

Italia

Eh, de este no me quejo. Estos estados no tuvieron a dueños, o antes tuvieron demasiados de ello, y quizás por los pueblos será mejor tener a un dueño solo.

Además, mi mamá, la reunión de la Venecia y el Liguria a otros reinos potentes fue necesaria para vuestro equilibrio, y vuestros figliuoli tienen gran cura de ponervos los contrapesos, para que no tengáis que caminar coja.

Europa

Soy obligada a la caridad de mis hijos, pero no querría que para tenerme en equilibrio mandaran lisiada la Justicia. Sin embargo la pasamos por Génova y Venecia, y razonamos por lo demás.

¿Ha recobrado el Papa su estado?

Italia

Usted, lo ha recobrado.

Europa

¿Todo?

Italia

Usted, todo, menos un campetto de allá del Po.

Europa

Calle, por un campetto…..

Italia

Un campetto con trentamila habitantes.

Europa

¡Canchero! Éste es un principado, no es un campetto. ¿Y por qué han quitado él lo?

Italia

Por attondare los dominii.

Europa

¿Qué entra allí el círculo y el cuadro sobre el mío y sobre el tuyo? Está a ver que a partir de hoy la justicia y el derecho a propiedad dependerán del equipo, del vuelvo y del compás. ¿Y lo ha recobrado Aviñón?

Italia

De este, mi mamá, no se habla. Aviñón con todas sus dependencias no vuelve más.

Europa

¿Y lo decís con esta soltura? ¿Un dominio del Santa Sede en que soy ochenta tierras o ciudad, y dos o trescientos mil habitantes no vuelve más? ¿Por cuál motivo no la es devuelto?

Italia

Para usar una galantería y una buena gracia a Francia.

Europa

¡Ay, éste es de veras bonito! ¿No basta sino el derecho a propiedad sea sometido a la razón del círculo, y se tienen que todavía perder los estados por felicitación? ¿Y luego estos mis figliuoli, tienen los que cuentan mis elementos quizás muchas obligaciones a Francia para hacerle como un regaluccio de provincia se consagra a una bonita chica un ramillete de jazmines? ¿Cosa decís de ello, Ejecuta madonna?

Justicia

Sabéis bien que yo no me entiendo demasiado de ceremonias, de equilibrio y de redondez. Pocas palabras y claras. Unicuique suum.

Europa

¿Le es al duque de Parma le han devuelto su ducado?

Italia

Lo recobrará aquí de a setenta años.

Europa

Bueno; cuando no pueda verlo, porque los rata le habrán comido los ojos. ¿También ésta será por ceremonia?

Italia

Apunto así, mi mamá; ya que vuestros chicos son educados bien, y saben como se tiene que tratar con las señoras.

Europa

¿Y de los bienes eclesiástica cosa se ha hecho?

Italia

Quien ha tenido ha tenido, y papeles aguas arriba.

Europa

Explícadvos un poco mejor, porque no os entiendo bien.

Italia

Quien ellos ha tomado si ellos goza, y feliz noche.

Europa

¿Pero la excomunión en bulla coenae?

Italia

Se sabe ya; quien sella sbolla. ¿Quisisteis quizás que fueran todo al infierno?

Europa

Dios me mira daquesto deseo infernal; pero no hay absolución del pecado si no se devuelve lo robado.

Italia

Esta vez pero el Papa ha tenido que hacer de más; ha tenido que absolver del pecado, y dejar que cada uno se goce lo robado.

Europa

¿Y por qué mucha indulgencia con los excomulgados y con los ladrones?

Italia

Para no hacer peor mamá: para no dejar a demasiadas personas descontentas; reunir los ánimos, y consolidar la paz del mundo. Eh, vosotros no os entendéis de ciertas cosas, pero por la paz se ha hecho otro que éste. Todos los rebeldes han tenido sus jubilaciones, y se han buscado con la linterna para hacer a cada uno un regalo. De más ellos tienen los mejores empleos en los gobiernos, mandan en las armadas, y en fin no hay ninguna distinción de méritos y personas, con que todos los hombres formarán una sola familia y vivirán de verdaderos hermanos.

Europa

Este, mi figliuola, me parece un pensar de locos. Con tales modos se hastían los bueno, se da ánimo a los malvados, se equivocan las ideas de lo justo y lo injusto, y así el mundo no se volverá una familia de buenos hermanos pero una cueva de asesinos o bien una madriguera de lobos.

Italia

La Política no dice así, y aquélla es una gran mujer. La sabe larga, y ve de lejos.

Europa

Ya de aquella ramera me esperé algún gran precipicio.

Italia

Pero qué; ¿quisisteis que se hiciera toda un morcilla?

Justicia

Ragazzaccia aturdido. Nosotros no queremos morcillas, pero por bien de tu madre y de todo el mundo querríamos que se hicieran las debidas distinciones, que la honestidad y la maldad volvieran a llamarse con el propio nombre, y que los bribones contentos de conservar la cabeza sobre el cuello, quedaran al menos avergonzados, y no pudieran volver a pegarte como han hecho hasta ahora. Pero và incluso allá que estuvo fresca, y la Política se ha puesto a sus anchas por las fiestas.

Europa

¿Al menos el Papa habrá recobrado los bienes de la Iglesia que no fueron vendidos?

Italia

Ha recobrado ciertos descartes, pero lo mejor ha quedado a la renta anual del virrey de Italia.

Europa

¿Cómo entra allí la renta anual del virrey, cuándo ya no hay el virrey? Cuando uno pierde el empleo no puede conservar el sueldo.

Italia

En este no nos tengo visto claro, pero se ha hecho cierta voltereta, y los bienes del virreinato le son pasados al príncipe Bellabriglia.

Europa

¿Pues el hijastro del Curso él impappa una sopa de cuatro o cinco millones de escudos?

Italia

¿Cómo se tuvo que hacer? también en este entró allí la civilización, y si no se quisiera pensar en él, necesitó al menos pensar en la mujer.

Pobre mujer; ¿se tuvo que dejar en camisa?

Europa

¿Quién lo hubiera dicho a san Pietro que su capa tuviera que servir para hacer los sottanini a las señoras?

Italia

Yo no sé más de este, y creo ir por mis asuntos. ¿Queréis otro de mí?

Europa

Escucháis otra palabra. ¿Qué es aquella suciedad que tenéis pegada al pecho?

Italia

Éste es el orden de la Corona de hierro instituito de Napoleón el adulto para decorar los suyos beneméritos.

Europa

Y bien; ahora el haber merecido las menciones de aquellos furbaccio tiene que humillar bastante que engreír, y aquel orden se será capacitado para castigo, como Judíos llevan un harapiento amarillo sobre el sombrero. ¿Por qué pues sois condenadas a deshonorarvos el estómago con aquella insignia?

Italia

Mi mamá, vosotros no sois informados de nada. El orden de la Corona de hierro se ha convertido en un orden regio italiano; su decoración se lleva con toda la conveniencia, y todavía se acuerda a los beneméritos del Gobierno presente.

Europa

Buenos. ¿Pues la insignia de un ladrón, bandolero y excomulgado ha sido agregada entre las Cruces de Cristo, entre las medallas de los San y las decoraciones de los reyes?

Italia

Política mamá, máximos liberales, son verdadero modo de arreglar el mundo.

Europa

Bastante verdadero modo de acabar a estropear las cabezas, y de destrozar antes cada cosa peor de. ¿Y se encuentran gentilhombres que no se avergüenzan de insozzirsi con aquella suciedad?

Italia

Vosotros, mi mamá, cree de encontrarvos a los tiempos de Carlo Magno, y no tenéis las ideas del siglo presente. Estudiadas un quinternetto de filosofía, hadas un viaje en los retretes de vuestros reinos, consulta la Política, y aprenderéis a vivir en el siglo decimonono. Mientras tanto yo voy por mi hechos. Mamá Europa, os encomienda el equilibrio. Virgen Ejecuta, entreténedvos con lo echa moscas.

***

PARTE SEGUNDA

EUROPA, JUSTICIA, FRANCIA, RISTAURAZIONE

Europa

¿Cosa decís madonna Ejecuta de ello de estos arreglos del mundo? Me parece que vuestra conveniencia no os esté demasiado bien.

Justicia

Cuánto a mí, mi madonna Europa, es poco de maravigliarsi, porque hay accostumata de unos unos sesenta siglos.

Todos me quieren, todos me llaman, pero cuando he llegado, cada uno desea que alojas en casa de los otros, y nadie quiere tampoco alojarme en casa propia en los techos. Bastante me sorprende que estos vuestros figliuoli no piensen en él mismos, y después de un lezioncella de veinticinco años acompañado por no poco latigazos, todavía no hayan aprendido que cuando se camina sin mí todas las calles conducen al precipicio. Sin embargo me parecen figliuoli bien inclinado.

Europa

Sí en verdad, madonna Ejecuta; un figliuolanza bueno como este no la he tenido jamás. Son chicos de gracia, modestos y rectos de Dios, pero se dejan dolor aconsejar de los malos a compañeros.

Quien sabe pero si es verdadero todo lo que ha dicho Italia. Aquel es no practica cosas del mundo, no hace otro que silbar y cantar, y todos nos toman gozada. Hará falta informarse por otra parte.

Justicia

Callado; he aquí aquella saltarina de Francia que viene haciendo pirolè. Hablaremos con ella, conque nos logre de tenerla punta cinco minutos. Madamisela Francia, señora vuestra madre desea de hablar con vosotros.

Francia

Buenos días señora Ejecuta; beso la mano a mammà, y son a vuestro órdenes.

Europa

Venís acá figliuola, y nos contadas algo como un van las cosas del mundo.

Francia

Óptimamente señora; todo se es puesto a sus anchas bien tres veces.

Europa

Sea agradecida el providenza del cielo. Decís sobre pues, y nos declaradas cuales son estos arreglos.

Francia

Mammà tres veces queridas, sabéis que yo no quiero la aplicación, y es por éste que no he sido atento gran hecho. Pero tengo visto tanto que basta ya, y creéis en mi onor se ha hecho muy bien. Nada de ceremonias, nada de escrúpulos, nada de pregiudizii.

Mitre de obispos, pastorales de abbadesse y de abbati, gorras de los electores, corona de Carlo Magno, burbujas, diplomas, rescritti, todo, todo un confió que fue la más bonita cosa del mundo. Y luego un unos treinta o quizás unos unos cincuenta principitos se quedado en camigiola y mandatos en casa con dos bajocchi: verlos patalear así en farseto ha sido un morir de reír.

Europa

Pero todo esto no me parece que quede bien tres veces.

Francia

Ay sí mammà, cree sobre mi fe no se pudo hacer mejor. Y luego todo se ha hecho por vosotros, y para conservarvos en el equilibrio. La Política dijo así, y la Política no brecha; créedlo sobre mi honor.

Europa

Quien a fuerza de ponerme en equilibrio acabará de lisiarme para nada. ¿Pues no sabéis vosotros de más?

Francia

Nient’altro señora mammà, nada completamente. Yo no puedo aplicar en seguida un minuto, y después de dos palabras tengo que hacer un dozzena de pirolè, de otro modo me asaltan los vapores y muojo estrangulados por las convulsiones.

Europa

¿Al menos seréis informadas bien de lo que concierne vosotros mismo?

Francia

¡Ay diablo señora! Vosotros os cogéis broma de mí. Yo sé muy bien que se me han puesto a sus anchas a maravilla, y a decirvosla en dos palabras, los franceses han conseguido el papel.

Europa

¿El papel?

Francia

Sí, mammà, sobre mi honor el papel.

Europa

¿Y es cosa este papel que os devuelve tanto contento?

Francia

El papel es una cosa tres veces buenas, tres veces admirables, tres veces necesarias al descanso del mundo. Un pueblo sin el papel es un pueblo tres veces estúpidas, tres veces infelices, tres veces esclavas, y sin el papel desórdenes molestas tres veces habrían ocurrido, peligrosas tres veces, horribles tres veces, y no habría quedado nunca tranquila la Nación grande una vez. Pero os ruego mi bueno mammà no me hacéis largamente ragionar.

Europa

Entiendo bien figliuola mío que vosotros no sois hechos para razonar; ¿pero veo que tenéis a una compañera, se podría hablar con aquél?

Francia

Como os gusta mammà, pero aquella mi compañera es coja, y torpe de lengua; tiene las manos atadas, no tiene que un vestido meterse encima, no puede mirar ni atrás, ni adelante, en fin viene conmigo para ser el juguete de los franceses.

Europa

¿Cómo se llama este desdichada?

Francia

El Ristaurazione.

Europa

Ristaurare quiere decir ponerse a sus anchas las cosas estropeadas, y por tanto el Ristaurazione debería ser una persona de gracia. ¿Cosa decís a señora Ejecuta de ello?

Justicia

Las cosas estropeados indoverosamente no se pueden ponerse a sus anchas sin mí, y por tanto el Ristaurazione debería ser mi hija. Pero yo no sé nada, y no comprendo como pueda nacer un figliuola sin que la madre lo sepa. Nulladimeno interroghiamola un poco.

Europa

Señora Ristaurazione os os complacéis con darnos alguna información.

Ristaurazione

Francia os ha descrito ya mi estado, y de aquél podéis comprender el resto.

Europa

¿Quién os ha reducido en una condición tan miserable?

Ristaurazione

El papel.

Europa

¿Qué es nunca este papel que hace mucho romore?

Ristaurazione

Se pretende que sea un contrato entre el pueblo y el rey.

Europa

¿Un contrato entre el pueblo y el rey? ¿Por el Carro de Boote, se puede sentir de peor?

¿Quizás Francia es una tienda de alquiler; o bien es el rey de Francia cochero que se coge al servicio a un mucho por mes?

Francia

¿Bueno mammà, como podrían reinar los reyes sin pactos?

Europa

Como siempre han hecho primera que se pensara en estas tonterías de papeles. Mi Figliuola la autoridad de los reyes no viene de los pueblos, pero viene a integridad de Dios, el que habiendo hecho los hombres para vivir en sociedad ha hecho necesario un jefe que los gobiernas, y con eso ha mandado que los pueblos les obedezcan a los reyes.

El rey tiene que procurar todo el bien del pueblo; el pueblo tiene que obedecer a todos los mandos del rey, y éste es el gran papel escrito con la mano de Dios, e impresa con el trapiche de la naturaleza.

Francia

Mammà tres veces queridas; ¿y si el rey quisiera el mal del pueblo, como se haría sin el papel?

Europa

Mi chica, los reyes no quieren nunca, y no pueden querer el mal del pueblo, porque el pueblo es la familia y el patrimonio del rey, y nadie quiere el daño de la misma familia y la ruina de su patrimonio.

También el rey puede equivocar, porque también ello es un hombre, pero también puede equivocar el pueblo, y teniendo que vivir expuestos al error es mejor ser expuestos al error de un solista, que a los errores de todo.

Francia

No, no, mammà. El pueblo asociado no puede equivocar, y es para nada todo imposible que en una nación no se encuentren a hombres honestos y sabios.

Europa

¿Pero, mi storditella, quién os asegura que aquellos honestos y sabios quieran exponerse al alboroto de las asambleas del pueblo? ¿Quién os dice que serán los más, y quién os promete que los pocas voces de la cordura y la honestidad serán escuchadas y seguidas en el battibuglio de una asamblea nacional? ¿No tenéis experimentado fin’ora cosa es el mando y el poder del pueblo? Veinticinco años de horrores y locuras, el mundo puesto trastornado, los altares vueltos, el crédito perdido, los bienes inmensos de vuestra Iglesia y vuestra nación devorados, y cuatro o seis millones de franceses degollados deberían bastar a abrirvos los ojos. ¿Si una onza de juicio y media octava de conciencia os queda, décidme por la verdad cuál error y cuáles maldad de un rey absoluto habrían hecho la mitad del mal que ha producido la soberanía imaginaria del pueblo? Decís sobre, chica, habla.

Francia

Mammà, acuérdese de mis vapores.

Europa

Sí, sí, me acuerdo que vosotros no sois hechos para razonar, y por tanto os divertidas con los pirolè. ¿Señora Ristaurazione, aquel papel, o sea aquel contrato que os ha falsificado y destrozada en así feo modo, se ha estipulado realmente por acuerdo de las partes, y por qué han querido ellas así?

Ristaurazione

Tampoco en sueño, señora. Las partes contrayentes no nos han tenido ninguna parte. De treinta millones de franceses, veintinueve millones y medio no nos pensaron para nada, y harían papel aquél empleo que hacen de ello todas las naciones del mundo. Los demás tuvieron de querido y gracia de salvar la piel, no supo lo que quisieron, y no se atrevieron de levantar la cabeza.

Europa

¿Quizás el rey Luigi decimottavo ha querido darla espontáneamente?

Ristaurazione

Os podéis imaginar si aquel pobre gentilhombre esté contento con volver a su casa con los lazos a los pies y a las manos, y con los pantalones bajados, así que cada uno puede divertirse en darle las nalgadas. Glie el año puesto en garganta, y ha tenido que tragarla por fuerza. O papel o nada.

Europa

¿Cuál motivo pues ha inducido mis buenos figliuoli a cometer este sgarrone? ¿No han considerado sino la causa de un rey es la causa de todos los reyes, y que dejando crecer las uñas de un pueblo, todavía crecen aquellos de todos los otros?

Ristaurazione

Así dijeron precisamente la experiencia y la cordura, pero la Política no ha permitido que se escucharan.

Europa

¿Y cuál razonas aquél alegó escupe sentencias?

Ristaurazione

Qué hace de necesidad amansar las ferias, no le irrites, y que Francia no se puede subyugar con la fuerza.

Europa

¡Guapísima de veras! ¿Nos han combatido veinticinco años, y ahora que las tienen sobre el cuerpo un millón de bayonetas alemanas y rusas, y tienen la calle abierta para conducirnos de ello tres veces muchas, intiman imponerle con la fuerza?

Francia

Diablo mammà; ¿la fuerza con Francia?

Europa

Señora sí, la fuerza. ¿A los locos y a los disolutos se mete juicio con otro que con el bastón?

Francia

En todos los cuatro partos del mundo no hubo fuerza suficiente para tener sometido la gran nación.

Europa

Y bien, se hizo convertirse en una pequeña nación, y todo se fue puesto a sus anchas.

Francia

¡Como! ¿un dismembramento?

Europa

Por supuesto, un dismembramento. Décidme un poco; ¿se demostraron vuestro republica y vuestro emperador piadosos con los demás Estados, o bien los tuvieron dismembrati y devorados sin discreción y sin misericordia? Y bien, un buena trasquilada a los confines; una hojeada de Francia a Inglaterra, otra a España, uno por cada uno a Austria, a Prusia, a Holanda, a Baviera y a Piamonte, con algunos trueques para mantener la balanza y satisfacer Rusia y Suecia, todo se fue puesto a sus anchas; vosotros bonita señorita habríais sido buena como el oso en mano del montañés y la gran nación reducida nación más pequeña no habría turbado por dos o tres siglos la tranquilidad del mundo.

Francia

¡Ay mammà, vosotros sois bien crueles!

Ristaurazione

Perdonáis a señora Europa, pero partir el trono de san Luigi, y dispersar el legado de los Borbones…

Europa

Mi señora, cuando los figliuoli de san Luigi viven como los figliuoli de los hombres malvados, hace falta castigarlos como Dios castigó los Angioli prevaricadores; y cuánto a vuestros bueno y a dignos Borbones estarían contentos con reinar tranquilos sobre una Francia pequeño piuttostochè acabar decapitados y degollados en una Francia grande. Luego yo digo que tuvo que hacerse así si no se encontrara otro modo; por lo demás habría querido que el trono de los Borbones se alzara en todo el resplandor de antes, pero sin el desaliento de un contrato, y sin aquella porquería del papel.

Ristaurazione

Ay aquel papel, aquel papel…

Europa

Mamá me decís el auténtico. ¿Creéis vosotros que sólo la han dictado el temor y la generosidad?

Ristaurazione

Vuestros figliuoli coronados han creído así en buena fe, pero la Política todavía tuvo alguna otra idea por la cabeza. Dijo en voz baja en el retrete que Francia repuesta todo intiera a los Borbones habría recobrado bien pronto una potencia exagerada, que hizo falta acordarse a Luigi XIV. y qué por tanto convino hacerle el regalo de Pandora; y darle aquella intriga del papel con que habría tenido que muchos fastidii en su casa no pensar en poner la nariz en casa de los otros.

Europa

¡Ay! ¡ay! Ahora reconozco aquel furbaccia. Me pareció imposible que hubiera hecho uno de ello por título de caridad. Contuttociò, señora, yo no soy persuadido. Sufrir veinticinco años, como han hecho mis hijos, insultos, rubamenti, esilii y heridas; combatir en todo esto tiempo, spiantarsi y hacerse degollar a millones; vencer al final, tener todo en el puño, y luego renunciar a todo y volver a estropear el mundo con aquellos pezzaccio de papel, éste es un disparate de que no habrían sido capaces tampoco aquellos figliuoli que estudian al Donato. La Política es una hembra perversa, sin honor, sin conciencia y sin piedad, pero incluso tiene los ojos en la cabeza, y sin el propio interés no se deja conducir en estos errores. ¿Quién nunca puede tener ella seducida?

Ristaurazione

En el retrete no tengo visto ningún otro, salvo una máscara que no he podido conocer.

Europa

¿Una máscara?

Ristaurazione

Usted, una máscara todo arropada, ella que tuvo grande atención de no hacerse conocer. Vino cuando no hubieron los principios, dijo alguna palabra a la oreja de algunos subalterno, y luego enseguida fuera. Una vez sola me percaté que le salió de bajo un lembetto de vestido a tres colores.

Europa

He entendido, y basta ya así. Quien es la revolución, que astuta y sutil como una serpiente, ha podido introducirse en el retrete, y somos otra vez todo. El papel se ha dictado de ella, y los pactos del papel son las mordazas dejadas para juntar la revolución pasada con las revoluciones futuras. ¡Pobres esperanzas del mundo decepcionaron! ¡pobres triunfos de’ mis hijos perdidos! ¡pobre sangre de Europa inútilmente vertida! Pazzarella de Francia và a descansarte sobre un bragiere encendido; bueno y desdichado Borbones tenéis lista vuestra maleta; y vosotros señora Ristaurazione, prepárevos a degradar cuanto antes por esta misma calle.

***

3.- Para una Europa libre y unida

Proyecto de un Manifiesto

Altiero Spinelli – Ernesto Rossi

Prefacio

Eugenio Colorni (Roma 1944)

Estos documentos han sido concebidos y escritos en la isla de Ventotene, en 1941 y 1942. En aquel ambiente excepcional, entre las redes de una disciplina rigidísima, a través de una información que, con mil astucias, intentaba ser lo más completa posible, en la tristeza de la inercia forzada y en el ansia de la liberación próxima, iba madurando en algunas mentes un proceso de reflexión sobre todos los problemas que habían constituido el motivo mismo de la acción cumplida y de la actitud hacia la lucha.

La lejanía de la vida política concreta permitía una mirada más despegada y aconsejaba que se reexaminasen las posiciones tradicionales, buscando los motivos de los fracasos pasados no tanto en errores técnicos de táctica parlamentaria o revolucionaria, o en una genérica “inmadurez” de la situación, cuanto en insuficiencias del planteamiento general y en el haber mantenido la lucha a lo largo de las acostumbradas líneas de fractura, con muy poca atención a lo nuevo que iba modificando la realidad.

Preparándose para combatir con eficiencia la gran batalla que se perfilaba para el futuro próximo, se sentía la necesidad no sólo de corregir los errores del pasado, sino de volver a enunciar los términos de los problemas políticos con la mente limpia de preconceptos doctrinarios o de los mitos de partido.

Fue así como se abrió camino en la mente de algunos la idea central de que la contradicción esencial, responsable de las crisis, de las guerras, de las miserias y de las explotaciones que afligen a nuestra sociedad, es la existencia de Estados soberanos distintos geográfica, económica, militarmente, y que consideran a los otros Estados como contrincantes y posibles enemigos, viviendo los unos respecto a los otros en una situación de perpetuo bellum omnium contra omnes.

Los motivos por los que esta idea, de por sí no nueva, aparecía bajo un aspecto de novedad en las condiciones y en la ocasión en que estaba siendo pensada, son varias:

1) Ante todo, la solución internacionalista, que aparece en el programa de todos los partidos progresistas, es considerada por ellos, en un cierto sentido, como una consecuencia necesaria y casi automática de que se empiezan a alcanzar fines que todos se proponen. Los demócratas consideran que la instauración, en el ámbito de cada uno de los países, del régimen que ellos propugnan, conduciría ciertamente a la formación de esa conciencia unitaria que, superando las fronteras en el campo cultural y moral, constituiría la premisa que ellos consideran indispensable para una libre unión de pueblos, incluso en campo político y económico. Y los socialistas, a su vez, creen que la instauración de regímenes de dictadura del proletariado en los distintos Estados, llevaría de por sí a un Estado internacional colectivista. Ahora bien, un análisis del concepto moderno de Estado y del conjunto de intereses y de sentimientos que con él están relacionados, muestra claramente que, aunque las analogías de régimen interno puedan facilitar las relaciones de amistad y de colaboración entre Estado y Estado, esto no significa que lleven automática ni progresivamente a la unificación mientras existan intereses y sentimientos colectivos ligados al mantenimiento de una unidad cerrada dentro de las fronteras. Sabemos por experiencia que sentimientos chovinistas e intereses proteccionistas pueden fácilmente llevar al choque y a la competencia también entre dos democracias; y no está claro que un Estado socialista rico tenga que aceptar necesariamente poner en común los propios recursos con otro Estado socialista mucho más pobre, por el simple hecho de que en éste esté vigente un régimen análogo al propio.

La abolición de las fronteras políticas y económicas entre Estado y Estado no deriva pues necesariamente de la instauración a la vez de un determinado régimen en cada uno de los Estados; es más bien un problema independiente que tiene que ser encarado con medios específicos para ello. No se puede ser socialistas, es verdad, sin ser a la vez internacionalistas; pero por un vínculo ideológico más que por una necesidad política y económica; y de la victoria socialista en distintos países no deriva necesariamente el Estado internacional.

2) Además, lo que empujaba a acentuar de forma autónoma la tesis federalista, era el hecho de que los partidos políticos existentes, ligados a un pasado de luchas combatidas en el ámbito de cada nación, estén acostumbrados, por costumbre y por tradición, a plantearse todos los

problemas partiendo del presupuesto tácito de la existencia del Estado nacional, y a considerar los problemas del orden internacional como cuestiones de “política exterior”, que hay que resolver mediante acciones diplomáticas y acuerdos entre los distintos gobiernos. Esta actitud es, en parte la causa y en parte la consecuencia de lo apenas dicho, por lo que, una vez agarradas las riendas del mando en el propio país, el acuerdo y la unión con regímenes semejantes en otros países es algo normal, sin necesidad de entablar una lucha política expresamente dedicada a ello. En los autores de estos documentos, en cambio, se había arraigado la convicción de que quien quisiera proponerse el problema del orden internacional como el problema central de la época histórica actual, y considerara la solución de ello como la premisa necesaria para la solución de todos los problemas institucionales, económicos, sociales que se imponen a nuestra sociedad, tenía necesariamente que considerar desde este punto de vista todas las cuestiones que se referían a los contrastes políticos internos y a la actitud de cada uno de los partidos, pensando también en la táctica y en la estrategia de la lucha de cada día. Todos los problemas, desde el de las libertades constitucionales al de la lucha de clase, desde el de la planificación al de la toma del poder y al uso del mismo, reciben una nueva luz si se plantean a partir de la premisa de que la primera mitad que hay que alcanzar es la de un orden unitario en el campo internacional. La misma maniobra política, el apoyarse en una o en otra fuerza en juego, el acentuar una u otra palabra de orden, asume aspectos muy diferentes según se considere como objetivo esencial la toma del poder y la actuación de determinadas reformas en el ámbito de cada uno de los Estados, o la creación de las premisas económicas, políticas, morales para la instauración de un ordenamiento federal que abrace todo el continente.

3) Otro motivo más – y quizás el más importante – estaba constituido por el hecho de que el ideal de una federación europea, preludio de una federación mundial, mientras podía parecer lejana utopía todavía hace unos años, se presenta hoy, al final de esta guerra, como una meta que se puede alcanzar y que está ya al alcance de la mano. Habiendo barajado este conflicto totalmente los pueblos en todos los países sometidos a la ocupación alemana, creado la necesidad de reconstruir sobre bases nuevas una economía destruida casi del todo, vuelto a poner encima de la mesa todos los problemas relativos a las fronteras políticas, las barreras arancelarias, las minorías étnicas, etc., pensando en el carácter mismo de esta guerra, en la que el elemento nacional ha sido tan a menudo superado por el elemento ideológico, en la que se han visto pequeños y medianos Estados que renunciaban a gran parte de su soberanía en favor de los Estados más fuertes, y en la que por parte de los mismos fascistas el concepto de «espacio vital» ha sido substituido por el de “independencia nacional”, en todos estos elementos tenemos que ver unos datos que hacen más actual que nunca, en este período después de la guerra, el problema del ordenamiento federal de Europa. Fuerzas que provienen de todas las clases sociales, tanto por motivos económicos como por motivos ideales, pueden estar interesadas en ello. A este nuevo orden nos podremos acercar por medio de negociaciones diplomáticas y por medio de agitaciones populares; promoviendo entre las clases cultas el estudio de los problemas pertinentes y provocando situaciones revolucionarias de hecho, tras las cuales ya no sea posible volver atrás; influyendo en las esferas dirigentes de los Estados vencedores, y agitando en los Estados derrotados la palabra de que sólo en una Europa libre y unida pueden hallar su salvación y evitar las desastrosas consecuencias de la derrota.

Precisamente por esto surgió nuestro Movimiento. Y es la preeminencia, la precedencia de este problema respecto a todos los que se imponen en la época en que estamos entrando; es la seguridad de que si volvemos a dejar cuajar la situación en los viejos moldes nacionalistas, la ocasión se habrá perdido para siempre, y ninguna paz ni bienestar duraderos podrá tener nuestro continente; todo esto nos ha empujado a crear una organización autónoma con el fin de propugnar la idea de la Federación Europea como meta que tenemos que realizar en la próxima posguerra.

No debemos descuidar las dificultades de todo esto y el poder de las fuerzas que trabajarán en sentido contrario; pero es la primera vez, creemos, que este problema se plantea claramente en la mesa de la lucha política, no como un lejano ideal sino como una imperiosa, trágica necesidad. Nuestro Movimiento, que vive ya desde hace unos dos años en la difícil vida clandestina bajo la opresión fascista y nazista, cuyos afiliados provienen de las filas de los militantes del antifascismo y están todos en la lucha armada por la libertad, que ya ha pagado un duro precio de cárcel por la causa común, nuestro Movimiento no es y no quiere ser un partido político. Tal y como se ha ido netamente caracterizando, quiere actuar en los distintos partidos políticos, dentro de ellos, no sólo para que la instancia internacionalista sea acentuada, sino también y sobre todo para que todos los problemas de la vida política sean planteados a partir de este nuevo punto de vista al que hasta ahora hemos estado tan poco acostumbrados.

No somos un partido político porque, aun promoviendo activamente todo tipo de estudio relativo al orden institucional, económico, social de la Federación Europea, y aun tomando parte activa en la lucha para su realización y preocupándonos de descubrir qué fuerzas podrán actuar en favor de ella en la futura coyuntura política, no queremos pronunciarnos oficialmente sobre aspectos concretos institucionales, sobre el mayor o meno grado de colectivización económica, sobre la mayor o menor descentralización administrativa, etc., etc., que tendrán que caracterizar el futuro organismo federal. Dejamos que dentro de nuestro movimiento estos problemas sean amplia y libremente discutidos, y que todas las tendencias políticas, desde la comunista a la liberal, sean representadas. De hecho nuestros afiliados militan casi todos en algún partido político progresista: todos están de acuerdo en propugnar los que son principios básicos de una libre Federación Europea, no basada en hegemonías de cualquier tipo, ni en ordenamientos totalitarios y dotada de esa solidez estructural que no la pueda reducir a una simple Sociedad de las Naciones. Tales principios se pueden resumir en los siguientes puntos: ejército único federal, unidad monetaria, abolición de las barreras arancelarias y de las limitaciones a la emigración entre los Estados pertenecientes a la Federación, representación directa de los ciudadanos en los consejos federales, política exterior única. En estos dos años de vida, nuestro Movimiento se ha difundido ampliamente entre los grupos y los partidos políticos antifascistas. Algunos de ellos nos han expresado públicamente su adhesión y su simpatía. Otros nos han llamado a colaborar con sus formulaciones programáticas. Tal vez no sea presuntuoso decir que en parte es mérito nuestro si los problemas de la Federación Europea son tratados tan a menudo en la prensa clandestina italiana. Nuestro periódico, «L’Unità Europea» sigue con atención los acontecimientos de la política interior e internacional, tomando posición frente a los mismos con absoluta independencia de juicio. Estos documentos, fruto de la elaboración de ideas que ha dado lugar al nacimiento de nuestro Movimiento, no representan sin embargo más que la opinión de sus autores y no constituyen en absoluto una toma de posición del mismo Movimiento. Quieren ser sólo una propuesta de temas de discusión para los que quieran reflexionar sobre todos los problemas de la vida política internacional teniendo en cuenta las más recientes experiencias ideológicas y políticas, los resultados más recientes de la ciencia económica, las más sensatas y lógicas perspectivas para el porvenir. Seguirán pronto otros estudios.

Hacemos votos por que puedan suscitar fermento de ideas; y que, en la actual atmósfera candente por la imperiosa necesidad de acción, aporten una contribución de clarificación que haga la acción cada vez más decidida, consciente y responsable.

El Movimiento italiano para la federación europea.

Roma, 22 de enero de 1944

 

La crisis de la civilización moderna.

La civilización moderna ha puesto como cimiento propio el principio de la libertad, según el cual el hombre no tiene que ser un puro instrumento de otro, sino autónomo centro de vida. Con este principio en la mano, se ha ido hilvanando un gran proceso histórico en todos los aspectos de la vida social que hasta ahora no lo respetaban.

1°) Se ha defendido para todas las naciones el mismo derecho a organizarse en Estados independientes. Cada uno de los pueblos, reconocido por sus características étnicas, geográficas, lingüísticas e históricas, tenía que encontrar en el organismo estatal por él creado, según su propia concepción de la vida política, el instrumento para satisfacer de la mejor forma sus necesidades, sin necesidad alguna de intervenciones externas. La ideología de la independencia nacional ha sido un poderoso fermento de progreso; ha tendido a superar los miserables provincialismos llevándonos a un sentido más amplio de solidariedad, en contra de la opresión de dominadores extranjeros; ha eliminado muchas de las trabas que obstaculizaban la circulación de los hombres y de las mercancías; ha conseguido extender por todo el territorio de cada nuevo Estado, para las poblaciones más retrasadas las instituciones y ordenamientos de las poblaciones más desarrolladas. Esta misma ideología, sin embargo, llevaba en sí misma el germen del imperialismo capitalista y nuestra generación lo ha visto crecer hasta la formación de los Estados totalitarios y el desencadenamiento de las guerras mundiales.

La Nación ya no es considerada ahora como el producto histórico de la convivencia de los hombres que, habiendo llegado a una mayor uniformidad de Eurostudium3w gennaio-marzo 2012 costumbres y aspiraciones tras un largo proceso, encuentran en su Estado la forma más eficaz para organizar la vida colectiva en el marco de toda la sociedad humana; se ha convertido más bien en una entidad divina, un organismo que tiene que pensar sólo en la propia existencia y en su propio desarrollo, sin preocuparse en absoluto del daño que por su culpa otros puedan sufrir. La soberanía absoluta de los Estados nacionales ha llevado a la voluntad de dominio de cada uno de ellos, porque cada uno se siente amenazado por la potencia de los demás y considera su “espacio vital” formado por territorios cada vez más vastos que le permiten moverse libremente y asegurarse los medios de subsistencia, sin depender de otros. Esta voluntad de dominio no podría apaciguarse sino con la hegemonía del Estado más fuerte sobre todos los demás, sometidos.

Como consecuencia de lo que decimos, el Estado, en vez de ser el defensor de la libertad de los ciudadanos, se ha convertido en dueño de los súbditos, sometidos a su servicio, con las fuerzas para aumentar lo más posible la eficiencia bélica; las madres son consideradas paridoras de soldados y por lo tanto premiadas según los mismos criterios con los que son premiados en las exposiciones los animales más prolíficos; los niños son educados desde la más tierna infancia en el oficio de las armas y en el odio a los extranjeros, las libertades individuales se reducen del todo ya que todos son militarizados y constantemente llamados a prestar servicio militar; las continuas guerras los obligan a dejar la propia familia, el trabajo, los bienes y a sacrificar incluso la vida por objetivos cuyo valor realmente nadie entiende; en pocos días se destruyen los resultados de años y años de esfuerzos para aumentar el bienestar colectivo.

Los Estados totalitarios son los que han llevado a cabo de una forma más coherente la unificación de todas las fuerzas, consiguiendo la mayor centralización y autarquía y por eso mismo se han demostrado los organismos más apropiados para la actual situación internacional. Basta que una nación dé un paso adelante hacia un mayor totalitarismo, para que le sigan otras por el mismo surco de la voluntad de la supervivencia.

2°) Se ha sostenido el mismo derecho de todos los ciudadanos a la formación de la voluntad del Estado. Esta tenía que ser pues la síntesis de las cambiantes exigencias económicas e ideológicas de todas las categorías sociales que se expresaran libremente. Tal organización política habría permitido corregir o al menos atenuar muchas de las más evidentes injusticias heredadas de los regímenes anteriores. Pero la libertad de prensa y la de asociación, así como la progresiva extensión del sufragio, hacían cada vez más difícil la defensa de los viejos privilegios, si se quería mantener el sistema representativo.

Los pobres poco a poco aprendían a usar estos instrumentos para acometer los derechos conquistados por las clases acomodadas; los impuestos sociales sobre las rentas recibidas y sobre las sucesiones, las alícuotas progresivas sobre las mayores fortunas, la exención de las rentas mínimas y de los bienes de primera necesidad, la escuela pública gratuita, el aumento del gasto para la asistencia y la previdencia social, las reformas agrarias, el control de las fábricas son amenazas para las clases privilegiadas en sus baluartes fortificados.

Las mismas clases privilegiadas que habían aceptado la igualdad de derechos políticos, no podían aceptar que los desposeídos la usaran para intentar llevar a cabo esa igualdad de hecho que habría dado a tales derechos un contenido concreto de efectiva libertad. Cuando, tras la Primera Guerra Mundial, la amenaza se agravó, fue natural que esas mismas clases aplaudieran calurosamente y apoyaran la instauración de las dictaduras que arrancaban las armas de las leyes de manos de sus adversarios.

Por otro lado, la formación de enormes complejos industriales, bancarios y de sindicatos que reunían bajo una única dirección ejércitos de trabajadores, sindicatos y complejos que presionaban al gobierno para obtener políticas más apropiadas a sus intereses particulares, amenazaba con disolver el mismo Estado en muchos poderes económicos en dura lucha entre ellos. Las instituciones democrático-liberales, llegando a ser el instrumento que usan estos grupos para explotar toda la colectividad, perdían poco a poco su prestigio, y así se difundía la convicción de que sólo el Estado totalitario, al abolir las libertades del pueblo, podía resolver de alguna forma los conflictos de intereses que las instituciones políticas existentes ya no podían controlar.

En realidad, los regímenes totalitarios fundamentalmente han consolidado las posiciones alcanzadas por las distintas clases sociales y, con el control de la policía sobre la vida de los ciudadanos y la violenta eliminación de los disidentes, han impedido cualquier posibilidad legal de corregir la situación vigente. Así se aseguró la existencia de la clase totalmente parasitaria de los terratenientes ausentes de sus posesiones y de los rentistas que contribuyen a la producción social sólo cobrando los cupones que derivan de sus títulos; de los grupos monopolísticos y de las sociedades en cadena que explotan a los consumidores y que volatilizan el dinero de los ahorros de los pobres; de los plutócratas que, escondidos entre bastidores manejan los hilos de los políticos para manejar toda la máquina del Estado para su propia ventaja, haciendo como que se persiguen superiores intereses nacionales. Así se han conservado las colosales fortunas de unos pocos y la miseria de las grandes masas, excluidas del todo de la posibilidad de gozar de los frutos de la cultura moderna. Se ha salvado, en líneas generales, un régimen económico en el que las reservas materiales y la fuerza del trabajo, que tendrían que estar orientadas a satisfacer las necesidades fundamentales para el desarrollo de las energías vitales del hombre, están dirigidas en cambio a satisfacer los deseos más fútiles de quienes pueden pagar los precios más altos, un régimen económico en que, por derecho de sucesión, el poder del dinero se perpetua en la misma clase convirtiéndose así en un privilegio sin relación alguna con el valor social de los servicios realmente prestados, y el campo de las posibilidades del proletario se reduce tanto que para vivir los trabajadores a menudo están obligados a dejarse explotar por quien les ofrece una posibilidad cualquiera de trabajo.

Para tener a la clase trabajadora inmovilizada y sometida, los sindicatos han sido transformados, de libres organismos de lucha dirigidos por individuos que gozaban de la confianza de los asociados, en órganos de vigilancia policial, bajo la dirección de empleados elegidos por el grupo de gobierno y que sólo a él tienen que responder. Si alguna corrección se hace en este régimen económico, es siempre dictada sólo por las exigencias del militarismo, exigencias que han confluido con las aspiraciones reaccionarias de las clases privilegiadas haciendo surgir y consolidar los Estados totalitarios.

3°) Contra el dogmatismo autoritario se ha afirmado el valor permanente del espíritu crítico. Todo lo que se afirmaba tenía que dar razón de sí mismo, o bien desaparecer. A la aplicación metódica de esta desaprensiva actitud se deben las mayores conquistas de nuestra sociedad en todos los campos. Pero esta libertad espiritual no ha resistido la crisis que ha hecho nacer los Estados totalitarios. Nuevos dogmas que hay que aceptar por fe, o aceptar hipócritamente, se estáninstalando en todas las ciencias, y adueñándose de ellas.

A pesar de que nadie sabe qué es una raza, y de que las más elementales nociones históricas demuestran lo absurdo de ese concepto, se exige a los fisiólogos que crean, demuestren y nos convenzan de que se pertenece a una raza elegida, y esto sólo porque el imperialismo necesita este mito para exaltar en las masas el odio y el orgullo. Los conceptos más evidentes de la ciencia económica tienen que ser considerados anatemas para presentar la política autárquica, los intercambios ponderados y los demás instrumentos viejos del mercantilismo, como extraordinarios descubrimientos de nuestro tiempo. A causa de la interdependencia económica de todas las partes del mundo, el espacio vital para todos los pueblos que quieran conservar el nivel de vida correspondientes a la civilización moderna es todo el globo; pero se ha creado la pseudociencia de la geopolítica que quiere demostrar la consistencia de la teoría de los espacios vitales para dar una apariencia teórica a la voluntad de atropello del imperialismo.

La historia, así, es falsificada en sus datos esenciales, al servicio del interés de la clase al poder. Las bibliotecas y las librerías son desinfectadas de todas las obras no consideradas ortodoxas. Las tinieblas del oscurantismo otra vez amenazan con ahogar el espíritu humano. La misma ética social de la libertad y de la igualdad es socavada. Los hombres, que construyen el Estado para conseguir mejor sus objetivos comunes, ya no son considerados ciudadanos libres. Son siervos del Estado que establece cuáles son sus fines y la voluntad del Estado es simplemente la voluntad de cuantos tienen el poder. Los hombres ya no son sujetos de derecho sino que, dispuestos jerárquicamente, tienen que obedecer sin discutir a las autoridades superiores que culminan en un jefe debidamente divinizado. El régimen de las castas renace prevaricador sus mismas cenizas. Esta reaccionaria civilización totalitaria, tras haber triunfado en una serie de países, al final ha encontrado en la Alemania nazi la potencia que se ha considerado capaz de llegar a las últimas consecuencias. Tras una meticulosa preparación, aprovechándose con audacia y sin escrúpulos de las rivalidades, de los egoísmos, de la idiotez de otros, arrastrando con ella otros Estados vasallos europeos – el primero Italia – aliándose con Japón, que tiene los mismos objetivos en Asia, se ha lanzado a una acción de atropello. Su victoria significaría la definitiva consolidación del totalitarismo en el mundo.Todas sus características serían exasperadas al máximo, y las fuerzas progresistas condenadas por largo tiempo a una simple oposición negativa. La tradicional arrogancia e intransigencia de los militares alemanes puede darnos una idea de qué tipo sería su dominio tras una guerra victoriosa. Los alemanes, tras su victoria, podrían incluso permitirse el lujo de aparecer generosos con los otros pueblos europeos, respetar formalmente sus territorios y sus instituciones políticas para gobernar y al mismo tiempo dar satisfacción al estúpido sentimiento patriótico que mira a los colores de los palos de las fronteras y a la nacionalidad de los hombres políticos más a la vista, en vez de la relación entre las fuerzas y el sentido real de los organismos del Estado. Aunque falseada de muchas maneras, la realidad sería siempre la misma: una nueva división de los hombres entre Espartanos e Ilotas. Una posible solución de compromiso entre las partes enfrentadas significaría igualmente un nuevo paso hacia el totalitarismo, dado que todos los países que hubieran podido escapar del abrazo mortal de Alemania, estarían obligados a adoptar formas idénticas de organización política para prepararse adecuadamente a la reanudación de la guerra.

La Alemania de Hitler, si ha podido derribar uno tras otro los Estados menores, con su acción ha obligado a entrar en la lucha a fuerzas cada vez más poderosas. El denodado espíritu combativo de Gran Bretaña, incluso en el momento más crítico cuando había quedado ella sola frente al enemigo, hizo que los alemanes fueran a chocar contra la infatigable resistencia del ejército soviético y todo esto le dio tiempo a Estados Unidos para empezar la movilización de sus inmensos recursos productivos. Y esta lucha contra el imperialismo alemán está íntimamente relacionada con la que el pueblo chino está conduciendo contra el imperialismo japonés.

Inmensas masas de hombres e inmensas riquezas se han alineado contra las potencias totalitarias; las fuerzas de estas potencias han alcanzado su punto culminante y ya no pueden más que consumirse progresivamente. Las contrarias, en cambio, ya han superado el momento de la máxima depresión, y están levantándose.

La guerra de los aliados despierta cada día más la voluntad de liberación, incluso en los países que se habían sometido a la violencia y se habían extraviado por el golpe recibido: y esa misma voluntad se despierta también incluso en los mismos pueblos de las potencias del Eje, que se dan cuenta que fueron arrastrados a una situación desesperada sólo para satisfacer el ansia de dominio de sus amos.

Se ha detenido el lento proceso gracias al cual enormes masas de hombres se dejaban modelar pasivamente por el nuevo régimen, se amoldaban a él y así contribuían a consolidarlo; y ha comenzado el proceso contrario. En esta inmensa oleada que se va levantando lentamente se encuentran todas las fuerzas progresistas, las partes más ilustradas de las clases trabajadoras que no se han dejado desanimar por el terror y por las lisonjas en sus aspiraciones a una forma de vida superior; los elementos más conscientes de las capas intelectuales, ofendidos por la degradación a que ha sido sometida la inteligencia; empresarios que, sintiéndose capaces de nuevas iniciativas, querrían liberarse del peso de la burocracia y de las autarquías nacionales que impiden su movimiento; finalmente, todos los que, por un sentido innato de dignidad, no saben doblar la espina dorsal a la humillación de la esclavitud. A todas estas fuerzas se confía hoy la salvación de nuestra civilización.

  1. Deeberes para después de la guerra. La unidad europea La derrota de Alemania no llevaría de por sí a la reorganización de Europa según nuestra idea de civilización. En el breve e intenso período de crisis general (en que los Estados yacerán destruidos, las masas populares esperarán con ansia palabras nuevas y serán materia fundida, ardiente, susceptible de ser colada en formas nuevas, capaces de acoger el liderato de hombres seriamente internacionalistas) las clases que antes eran privilegiadas en los viejos sistemas nacionales intentarán, solapadamente o con la violencia, atenuar la oleada de sentimientos y pasiones internacionalistas, y se dedicarán ostentadamente a reconstruir los viejos organismos estatales. Y es probable que dirigentes ingleses, quizás de acuerdo con los estadounidenses, intenten llevar las cosas en esa dirección, para retomar la política del equilibrio de los poderes, para buscar el aparente inmediato interés de sus imperios.

Las fuerzas conservadoras, es decir: los dirigentes de las instituciones fundamentales de los Estados nacionales; los cuadros superiores de las fuerzas armadas, hasta llegar, donde exista, a las monarquías; los grupos del capitalismo monopolista que han unido el destino de sus provechos al de los provechos de los Estados; los grandes terratenientes y las altas jerarquías de la Iglesia que pueden ver seguras sus entradas parasitarias en una estable sociedad conservadora; y tras ellos la multitud de los que de ellos dependen o los que simplemente son deslumbrados por su tradicional potencia; todas estas fuerzas reaccionarias desde ahora mismo sienten que el edificio cruje, e intentan salvarse. El derrumbamiento les privaría de pronto de todas las garantías que hasta hoy han disfrutado, y los expondría al asalto de las fuerzas progresistas.

 

LA SITUACIÓN REVOLUCIONARIA: CORRIENTES VIEJAS Y NUEVAS

La caída de los regímenes totalitarios significará sentimentalmente para pueblos enteros la llegada de la “libertad”; desaparecerá todo freno y automáticamente reinarán muy amplias las libertades de palabra y de asociación. Será el triunfo de las tendencias democráticas. Éstas tienen innumerables matices que van desde un liberalismo muy conservador hasta el socialismo y la anarquía. Creen en la “generación espontánea” de los acontecimientos y de las instituciones, en la bondad absoluta de los impulsos que nacen desde abajo. No quieren forzar la mano a la “historia”, al “pueblo”, al “proletariado” y como otros llaman a su Dios. Esperan el fin de las dictaduras, imaginando ese momento como la devolución al pueblo de los imprescriptibles derechos de autodeterminación. El coronamiento de sus sueños es una asamblea constituyente, elegida por el más amplio sufragio y con el más escrupuloso respeto de los derechos de los electores, que decida qué constitución tiene que hacerse. Si el pueblo es inmaduro se dará una constitución mala; pero se podrá corregir sólo mediante una constante obra de convencimiento. Los demócratas no rechazan por principio la violencia; pero quieren recurrir a ella sólo cuando la mayoría esté convencida de que es indispensable, es decir cuando es simplemente un superfluo punto que hay que poner sobre la “i”; por esto los demócratas son dirigentes adecuados sólo a las épocas de ordinaria administración, en las que un pueblo está fundamentalmente convencido de la bondad de sus instituciones fundamentales, que tienen que ser retocadas simplemente en aspectos relativamente secundarios. En las épocas revolucionarias, en que las instituciones no tienen que ser administradas, sino creadas, la praxis demócrata fracasa de manera clamorosa. La penosa impotencia de los demócratas en la revolución rusa, alemana, española, son tres ejemplos de los más recientes. En esas situaciones, tras haber caído el viejo aparato del Estado con sus leyes y su administración, empiezan a pulular enseguida, con rasgos de la vieja legalidad, o despreciándola, una gran cantidad de asambleas y representaciones populares en que se encauzan y se mueven todas las fuerzas sociales progresistas. El pueblo tiene, es cierto, algunas necesidades fundamentales que satisfacer, pero no sabe con precisión qué tiene que querer y qué tiene que hacer. Sus oídos oyen miles de campanas. Con millones de cabezas no logra orientarse y se disgrega en muchas tendencias distintas, enfrentadas entre ellas. En el momento en el que se nos pide la máxima decisión y la mayor audacia, los demócratas se sienten perdidos porque no tienen a sus espaldas un espontáneo consenso popular, sino sólo un turbio tumulto de pasiones. Creen que es su deber forjar ese consenso y se presentan como predicadores que exhortan, cuando en realidad lo que el pueblo necesita son jefes que los guíen sabiendo adónde tienen que ir. Pierden las ocasiones favorables de consolidar el nuevo régimen, intentando hacer funcionales enseguida órganos que en realidad necesitan una larga preparación y que funcionan en los tiempos de relativa tranquilidad; regalan a sus adversarios años que éstos usan para derrocarlos; en síntesis, representan, en sus mil tendencias, no tanto la voluntad de renovación, cuanto las confusas veleidades que reinan en sus cabezas y que, paralizándose unas a otras, preparan el terreno propicio para el desarrollo de la reacción. La metodología política demócrata será un peso muerto en la crisis revolucionaria.

Conforme los demócratas agotaran en sus logomaquias su primera popularidad de propugnadores de la libertad, faltando cualquier seria revolución política y social, se irían necesariamente reconstituyendo las instituciones políticas pretotalitarias, y la lucha volvería a desarrollarse según los viejos esquemas de la contraposición de las clases. El principio según el cual la lucha de clases es el término al que se reducen todos los problemas políticos ha constituido la directiva fundamental, sobre todo de los obreros en las fábricas, y ha ayudado a dar consistencia a su política, mientras no se ponían en cuestión las instituciones fundamentales; pero se convierte en un instrumento de aislamiento del proletariado, cuando se impone la necesidad de transformar toda la organización de la sociedad. Los obreros, educados clasísticamente, no saben ver entonces más que sus propias reivindicaciones de clase, o incluso de categoría, sin preocuparse de cómo enlazarlas con los intereses de otras clases; o, también, aspiran a la unilateral dictadura de su clase, para llevar a cabo la utópica colectivización de todos los instrumentos materiales de producción, indicado por una larga propaganda como el remedio supremo de todos los males. Esta política no logra fraguar en ningún otro estrato que no sea el obrero; los obreros, así, privan a las otras fuerzas progresistas de su apoyo o las dejan en poder de la reacción que hábilmente las organiza para acabar con el mismo movimiento proletario. Entre las distintas tendencias proletarias, secuaces de la política de clases y del ideal colectivista, los comunistas han reconocido la dificultad de que los sigan suficientes fuerzas como para vencer y por eso se han convertido – a diferencia de los otros partidos populares – en un movimiento rígidamente disciplinado que explota el mito ruso para organizar a los obreros, pero no acepta órdenes de ellos y los usa en las más disparatadas maniobras.

Esta actitud hace que los comunistas sean, en las crisis revolucionarias, más eficientes que los demócratas; pero dado que ellos separan lo más posible las clases obreras y las otras fuerzas revolucionarias, predicando que su “verdadera” revolución aún tiene que llegar- constituyen, en los momentos decisivos, un elemento sectario que debilita todo. Además, su total dependencia del Estado ruso, que los ha usado repetidamente para alcanzar objetivos de su política nacional, impide que ellos lleven a cabo política alguna con un mínimo de continuidad. Siempre tienen necesidad de esconderse tras un Karolyi, un Blum, un Negrín, para luego acabar derrotados con los títeres de democracia que ellos usan; y esto porque el poder se conquista y se mantiene no sólo con las tretas sino con la capacidad de responder orgánica y vitalmente a las necesidades de la sociedad moderna.

Si mañana la lucha quedara limitada al tradicional campo nacional, sería mucho más difícil liberarse de las viejas aporías. Los Estados nacionales ya han programado sus respectivas economías tan profundamente que la cuestión central sería muy pronto la de saber qué grupo de intereses económicos, es decir, qué clase tendría que tomar las riendas del plan. El frente de las fuerzas progresistas sería fácilmente triturado en la pelea entre las clases y categorías económicas.

Muy probablemente serían los reaccionarios los que sacarían provecho.

Un auténtico movimiento revolucionario tendrá que surgir con los que han sabido criticar las viejas formulaciones políticas; tendrá que saber colaborar con las fuerzas democráticas, con las comunistas y, en general, con las que cooperen para la disgregación del totalitarismo; pero sin dejarse engañar por la praxis política de ninguna de ellas.

Las fuerzas reaccionarias tienen hombres y cuadros capaces de mandar, que lucharán con tesón para conservar su supremacía. En ese momento tan grave sabrán presentarse bien camuflados, se proclamarán amantes de la libertad, de la paz, del bienestar general, de las clases más pobres. Ya en el pasado hemos visto cómo se han introducido en los movimientos populares y los han paralizado, desviado, convertido en su exacto contrario. Sin duda serán la fuerza más peligrosa con la que tendremos que ajustar cuentas.

El punto con el que ellas intentarán convencer será el de la restauración nacional. Así podrán arraigarse en el sentimiento popular más difundido, más ofendido por los recientes movimientos, más fácilmente utilizable con fines reaccionarios: el sentimiento patriótico. De tal manera también pueden esperar confundir más fácilmente las ideas de los adversarios, dado que para las masas populares la única experiencia política adquirida hasta hoy es la que se ha llevado a cabo en ámbito nacional, y por eso es bastante fácil encauzar esas masas y sus jefes más miopes al terreno de la reconstrucción de los Estados derribados por el vendaval. Si se alcanzara este fin, la reacción habría vencido. Incluso estos Estados podrían ser aparentemente muy demócratas y socialistas; la vuelta del poder a las manos de los reaccionarios sería sólo cuestión de tiempo. Volverían a surgir de nuevo los celos nacionales y todos los Estados otra vez pondrían la satisfacción de sus necesidades sólo en la fuerza de las armas. Deber principal volvería a ser más omenos pronto el de convertir a los pueblos en ejércitos. Los generales volverían a mandar, losmonopolistas a aprovecharse de la autarquía, los cuerpos burócratas se hincharían, los curas volverían a mantener dóciles las masas. Todas las conquistas del primer momento se reducirían a la nada frente a la necesidad de prepararse nuevamente para la guerra.

El problema que hay que resolver en primer lugar y que si fracasamos en él cualquier otro progreso es sólo pura apariencia, es la definitiva abolición de la división de Europa en Estados nacionales soberanos. El derrumbamiento de la mayor parte de los Estados del continente bajo la apisonadora alemana ya ha unido bajo la misma suerte a los pueblos europeos, que o todos juntos sucumbirán al dominio hitleriano o todos juntos entrarán, tras la caída de éste, en una crisis revolucionaria en la que no se encontrarán agarrotados y separados en sólidas estructuras estatales. Los espíritus están ya mucho mejor dispuestos que antes hacia una reorganización federal de Europa. La dura experiencia de los últimos decenios ha abierto los ojos a quien no quería ver, y ha hecho madurar muchas circunstancias favorables a nuestro ideal.

Todos los hombres razonables reconocen ya que no se puede mantener un equilibrio de Estados europeos independientes, conviviendo con la Alemania militarista en igualdad de condiciones que los otros países, ni se puede fragmentar Alemania y tenerla pisándole el cuello con el pie tras haberla derrotado. Tras la prueba ha aparecido evidente que ningún país de Europa puede quedarse a un lado mientras los demás luchan, ya que a nada valen declaraciones de neutralidad y pactos de no-agresión. Se ha demostrado la inutilidad, mejor dicho, cuánto daño hacen los organismos del tipo de la Sociedad de las Naciones, que pretendían garantizar un derecho internacional sin una fuerza militar capaz de imponer sus decisiones y respetando la soberanía absoluta de los Estados participantes. Absurdo ha resultado el principio de no-intervención según el cual a todo pueblo se le debería dejar libre de darse el gobierno despótico que mejor le parezca, como si la constitución interior de cada Estado no constituyera un interés vital para todos los países europeos. Insolubles han llegado a ser los múltiples problemas que envenenan la vida internacional del continente – trazar las fronteras en las zonas de población mixta, defensa de las minorías alógenas, salida al mar de los países situados en el interior, cuestión de los Balcanes, cuestión irlandesa, etc. que encontraría en la Federación Europea la solución más sencilla – como la encontraron en el pasado los relativos problemas de los pequeños Estados que entraron a formar parte de la más amplia unidad nacional, y que perdieron su acrimonia al transformase en problemas de relaciones entre distintas provincias.

Por otra parte, el fin del sentido de seguridad debido a la inatacabilidad de Gran Bretaña, que aconsejaba a los ingleses la “splendid isolation”, la disolución del ejército y de la República Francesa misma tras el primer serio choque con las fuerzas alemanas (lo que esperamos haya amortiguado mucho la convicción chovinista de la absoluta superioridad francesa) y especialmente la conciencia de la gravedad del peligro corrido por una general esclavitud, son circunstancias, todas ellas que favorecerán la constitución de un régimen federal que ponga fin a la actual anarquía. Y el hecho de que Inglaterra haya aceptado ya el principio de la independencia de la India y Francia haya perdido potencialmente, al reconocer su derrota, todo su imperio, todo esto hace que sea más fácil hallar una base de acuerdo para un arreglo de Europa en las colonias.

A todo esto hay que añadir la desaparición de algunas de las principales dinastías, y la fragilidad de las bases que sostienen las que aún sobreviven. Hay que tener en cuenta que las dinastías, considerando los distintos países como propia prerrogativa tradicional, representaban, con los potentes intereses que apoyaban, un serio obstáculo a la organización racional de los Estados Unidos de Europa, los cuales tienen que apoyarse necesariamente en la constitución republicana de todos los países federales. Y cuando, yendo más allá del horizonte del Viejo Continente, se abracen en una visión de conjunto todos los pueblos que constituyen la humanidad, hay que reconocer que la Federación Europea es la única garantía concebible de que las relaciones con los pueblos asiáticos y americanos puedan desarrollarse sobre una base de pacífica cooperación, en espera de un porvenir más lejano, en el que llegue a ser posible la unidad política de todo el globo. La línea de separación entre partidos progresistas y partidos reaccionarios cae por lo tanto ya no a lo largo de la línea formal de la mayor o menor democracia, del mayor o menor socialismo que se desee instituir, sino a lo largo de la substancial y muy nueva línea que separa a los que conciben como fin esencial de la lucha el antiguo, es decir la conquista del poder político nacional – y que harán, aunque sea involuntariamente, el juego de las fuerzas reaccionarias dejando solidificar la lava incandescente de las pasiones populares en el viejo molde, y resurgir las viejas absurdidades – y los que verán como objetivo central la creación de un sólido estado internacional, que dirigirán hacia esta finalidad las fuerzas populares y, aun conquistando el poder nacional, lo usarán sobre todo como instrumento para realizar la unidad internacional.

Con la propaganda y con la acción, intentando establecer siempre acuerdos y relaciones entre los movimientos que en los distintos países se están ciertamente formando, es necesario desde este momento poner los cimientos de un movimiento que sepa movilizar todas las fuerzas para hacer nacer el nuevo organismo que será la creación más grandiosa y más innovadora surgida desde hace siglos en Europa; para constituir un estable Estado federal, que disponga de una fuerza armada europea en lugar de los ejércitos nacionales, rompa con decisión las autarquías económicas espina dorsal de los regímenes totalitarios, tenga los órganos y los medios suficientes para ejecutar en sus propios Estados federales sus deliberaciones dirigidas a mantener un orden común, aun dejando a los Estados mismos la autonomía que permita una dúctil articulación y el desarrollo de una vida política según las peculiares características de cada pueblo.

Si en los principales países europeos habrá un número suficiente de hombres que comprendan esto, la victoria la tendrán en las manos en poco tiempo, porque en esa situación los ánimos estarán a favor de su acción. Tendrán enfrente partidos y tendencias desacreditados por la desastrosa experiencia de los últimos veinte años. Dado que será el momento de obras nuevas, será también el momento de hombres nuevos.

EL MOVIMIENTO PARA UNA EUROPA LIBRE Y UNIDA

III. Deberes para después de la Guerra. La reforma de la sociedad.

Una Europa libre y unida es la premisa necesaria de la potenciación de la civilización moderna, de la que la era totalitaria representa una interrupción. El fin de esta era hará volver a tomar inmediatamente y del todo el procesohistórico contra la desigualdad y los privilegios sociales. Todas las viejas instituciones conservadoras que impedían su actuación habrán caído o estarán para caer; y esta crisis de ellas tendrá que ser aprovechada con valor y decisión.

La revolución europea, para responder a nuestras exigencias, tendrá que ser socialista, es decir tendrá que proponerse la emancipación de las clases de los trabajadores y realizar para ellos condiciones de vida más humanas. La brújula que tiene que orientarnos hacia las disposiciones que deberemos tomar en tal dirección no puede ser el principio puramente doctrinario según el cual la propiedad privada de los medios de producción tiene que ser en principio abolida o tolerada sólo provisionalmente, cuando no pueda evitarse. La estatalización general de la economía ha sido la primera forma utópica en que las clases obreras han representado su liberación del yugo capitalista; pero, una vez realizada plenamente no conduce al fin soñado sino a la constitución de un régimen en el que toda la población está sometida a la reducida clase de los burócratas que dirigen la economía. El principio verdaderamente fundamental del socialismo, del cual el principio de la colectivización general no ha sido más que una precipitada y equivocada deducción, es el que defiende que las fuerzas económicas no tienen que dominar a los hombres, sino que – como sucede con las fuerzas naturales – ser por ellos sometidas, guiadas, controladas de la manera más racional posible, para que las grandes masas no sean víctimas de ellas. Las gigantescas fuerzas del progreso que brotan del interés individual, no deben dejarse morir en el pantano muerto de la práctica rutinaria, para encontrarse más tarde ante el problema sin solución de tener que resucitar el espíritu de iniciativa con la diferenciación de los sueldos y con otras medidas de este tipo; esas fuerzas, al contrario, han de ser exaltadas y extendidas, ofreciéndoles una mayor oportunidad de desarrollo y de empleo y al mismo tiempo han de ser consolidados y perfeccionados los terraplenes que las encauzan hacia los objetivos de mayor provecho para toda la colectividad.

La propiedad privada tiene que ser abolida, limitada, corregida, extendida caso por caso, no dogmáticamente en principio. Esta directiva encuentra su lugar con naturalidad en el proceso de formación de una vida económica europea liberada de las pesadillas del militarismo o del burocratismo nacional.

La solución racional tiene que tomar el lugar de la más irracional, incluso en la conciencia de los trabajadores. Queriendo indicar de manera mas detallada el contenido de esta directiva, y percibiendo que la conveniencia y las modalidades de todos los puntos programáticos tendrán que ser juzgadas siempre en relación con el presupuesto, ya indispensable, de la unidad europea, ponemos de relieve los siguientes puntos:

  1. a) No se pueden seguir dejando a los privados las empresas que, desarrollando una actividad necesariamente monopolística, están en condiciones de explotar la masa de los consumidores; por ejemplo las industria eléctricas, las empresas que se quieren mantener en vida por razones de interés colectivo pero que, para sostenerse, necesitan aranceles protectivos, subsidios, disposiciones de favor, etc. (el ejemplo más evidente de este tipo de industria es hasta hoy en Italia la industria siderúrgica); y las empresas que por la grandeza de los capitales invertidos y el número de los obreros empleados, o por la importancia del sector que dominan, pueden tener bajo chantaje a los órganos del Estado, imponiendo la política más ventajosa para ellos (por ejemplo, industrias mineras, grandes sociedades bancarias, grandes industrias de armas).

Este es el campo en el que habrá que proceder sin duda a nacionalizar en gran escala, sin consideración alguna hacia los derechos adquiridos.

  1. b) Las características que han tenido en el pasado el derecho de propiedad y el derecho de sucesión han permitido acumular en las manos de pocos privilegiados riquezas que convendrá distribuir durante una crisis revolucionaria con sentido igualitario, para eliminar las capas parasitarias y para dar a los trabajadores los instrumentos de producción que necesitan, para así mejorar las condiciones económicas y hacerles alcanzar una mayor independencia de vida. Pensamos por ejemplo en una reforma agraria que, pasando la tierra a quien la cultiva, aumente enormemente el número de los propietarios, y en una reforma industrial que extienda la propiedad de los trabajadores en los sectores no estatalizados, con gestiones cooperativas, con el accionariado obrero, etc.
  2. c) Los jóvenes deben ser ayudados con las disposiciones necesarias para reducir lo más posible las distancias entre las posiciones de salida en la lucha por la vida. Especialmente la escuela pública tendrá que dar la posibilidad real de proseguir los estudios hasta los grados superiores a los más idóneos, y no a los más ricos; y tendrá que preparar en todo ramo de estudios, para la preparación a los distintos oficios y las distintas actividades liberales y científicas, un número de individuos correspondiente a la demanda del mercado, de forma que las remuneraciones medias sean más o menos iguales para todas las categorías profesionales, cualesquiera sean las divergencias entre las remuneraciones dentro de cada categoría, según las distintas capacidades individuales.
  3. d) La potencialidad casi sin límites de la producción en masa de los géneros de primera necesidad, con la técnica moderna, permite ya asegurar a todos, con un coste social relativamente bajo, la comida, el alojamiento y la ropa con las características mínimas necesarias para conservar el sentido de la dignidad humana. La solidaridad humana hacia los que son derrotados en la lucha económica, no deberá, pues, manifestarse con las formas de caridad que son siempre humillantes y que producen los mismos males que intenta curar, sino que con una serie de ayudas que se garanticen de forma incondicional a todos, puedan o no puedan trabajar, un tenor de vida decente, sin reducir el estímulo al trabajo y al ahorro. Así nadie estará obligado por la miseria a aceptar contratos de trabajo vejatorios.
  4. e) La liberación de las clases trabajadoras puede tener lugar sólo realizando las condiciones indicadas en los puntos anteriores: no dejándolas en manos de la política económica de los sindicatos monopolísticos, que pasan simplemente al campo obrero los métodos atropelladores característicos sobre todo del gran capital. Los trabajadores tienen que volver a ser libres de elegir los fiduciarios para tratar colectivamente las condiciones a las que van a prestar su obra, y el Estado tendrá que dar los medios jurídicos para garantizar la observación de los pactos alcanzados; todas las tendencias monopolísticas tendrán que ser eficazmente contrastadas, una vez se hayan realizado esas transformaciones sociales.

Estos son los cambios necesarios para crear alrededor del nuevo orden un estrato muy amplio de ciudadanos interesados en su mantenimiento, y para dar a la vida política una consolidada marca de libertad, impregnada por un fuerte sentido de solidaridad social. Sobre estas bases, las libertades políticas, podrán tener de verdad un contenido concreto, y no sólo formal, para todos, ya que la masa de los ciudadanos tendrá una independencia y un conocimiento suficiente para ejercitar un continuo y eficaz control sobre la clase de gobierno.

Sobre las instituciones constitucionales sería superfluo que nos detuviéramos, porque no pudiendo prever las condiciones en que tendrán que surgir y actuar, no haríamos más que repetir lo que todos ya saben sobre la necesidad de órganos representativos, sobre la formación de las leyes, sobre la independencia de la justicia que sustituirá la actual para la aplicación imparcial de las leyes emanadas sobre la libertad de prensa y de asociación para iluminar a la opinión pública y dar a todos los ciudadanos la posibilidad de participar efectivamente a la vida del Estado. Sólo sobre dos cuestiones es necesario precisar mejor las ideas, por su especial importancia en este momento en nuestro país: sobre la relación entre el Estado y la Iglesia y sobre el carácter de la representación política:

  1. a) El concordato con el que en Italia el Vaticano ha concluido la alianza con el fascismo tendrá que ser abolido sin duda alguna para afirmar el carácter puramente laico del Estado y para fijar de manera clara la supremacía del Estado en la vida civil. Todas las festividades religiosas tendrán que ser respetadas de la misma forma, pero el Estado no tendrá que tener más un balance de los cultos.
  2. b) La choza de cartón piedra que el fascismo ha constituido con el ordenamiento corporativo caerá hecho añicos junto con las otras partes del Estado totalitario. Hay quien cree que de esta chatarra mañana se podrá sacar el material para el nuevo orden constitucional. Nosotros cremos que no. En los Estados totalitarios las cámaras corporativas son la mofa que corona el control policial sobre los trabajadores. Pero si las cámaras corporativas fueran la sincera expresión de las distintas categorías de productores, los órganos de representación de las distintas categorías profesionales no podrían ser nunca calificadas para tratar cuestiones de política general, y en las cuestiones más propiamente económicas serían órganos de atropello de las categorías sindicalmente más poderosas. A los sindicatos tocarán amplias funciones de colaboración con los órganos estatales encargados de resolver los problemas que más directamente les atañen, pero hay que excluir de todos modos que a ellos se encargue alguna función legislativa, porque a ello seguiría una anarquía feudal en la vida económica, que nos llevaría a un nuevo despotismo político. Muchos que se han dejado convencer ingenuamente por el mito del corporativismo, podrán y tendrán que ser atraídos a la obra de renovación; pero tendrán que darse cuenta de lo absurda que es la solución por ellos tan confusamente soñada. El corporativismo no puede tener una vida concreta más que en la forma alcanzada en los Estados totalitarios, para someter a los trabajadores bajo funcionarios que les controlen cualquier gesto, en el interés de la clase dominante.

El partido revolucionario no puede ser torpemente improvisado en el momento decisivo, sino que desde ahora tiene que empezar a formase al menos en su actitud política central, en sus cuadros generales y en las primeras directivas de acción. No tiene que representar una masa heterogénea de tendencias, reunidas sólo negativa y transitoriamente, es decir por su pasado antifascista y a la simple espera de la caída del régimen totalitario, listas para dispersarse cada una por su camino una vez alcanzada esa meta. El partido revolucionario en cambio sabe que sólo en ese momento empezará de verdad su obra; y precisamente por eso tiene que ser constituido por hombres que estén de acuerdo sobre los principales problemas del futuro. Tiene que penetrar con su propaganda metódica dondequiera que haya oprimidos del actual régimen, y, tomando como punto de partida el problema que en cada momento se sienta como el más doloroso por las personas y las clases, mostrar cómo ese problema está en relación con los otros problemas, y cuál puede ser la auténtica solución. Pero de la esfera que poco a poco irá creciendo entre sus simpatizantes tiene que sacar y reclutar para la organización del movimiento sólo aquellos que hayan hecho de la revolución europea la razón principal de su vida; que disciplinadamente realicen día tras día el necesario trabajo, provean cuidadosamente la seguridad continua y eficaz del mismo, incluso en las situaciones de la más dura ilegalidad, y constituyan así la sólida red que da consistencia a la más lábil esfera de los simpatizantes.

Aun no descuidando ninguna ocasión y ningún campo para sembrar su palabra, tiene que dirigir su acción en primer lugar a esos ambientes que son más importantes como centro de difusión de ideas y como centro de reclutamiento de hombres combativos; sobre todo hacia los dos grupos sociales más sensibles en la situación actual, y decisivos en la de mañana, es decir la clase obrera y las capas intelectuales. La primera es la que menos se sometió a la autoridad totalitaria y la que estará más dispuesta a reorganizar sus propias filas. Los intelectuales, especialmente los más jóvenes, son los que espiritualmente se sienten más ahogados y disgustados por el dominante despotismo. Poco a poco otras capas serán inevitablemente atraídas al movimiento general.

Cualquier movimiento fracase en la tarea de alianza de estas fuerzas está condenado a la esterilidad; si es un movimiento sólo de intelectuales, estará privado de la fuerza de la masa necesaria para arrollar las resistencias reaccionarias, será difidente y difidado hacia y por la clase obrera; y aunque esté animado por sentimientos democráticos, estaría inclinado a resbalar, frente a las dificultades, en el terreno de la mobilización de todas las otras clases contra los obreros, es decir, hacia una restauración fascista. Si se apoya sólo sobre el proletariado, estará privado de la claridad de pensamiento que puede derivar de los intelectuales y que es necesaria para distinguir bien las nuevas tareas y los nuevos caminos: será prisionero del viejo clasismo, verá enemigos por todas partes y resbalará hacia la doctrinaria solución comunista. Durante la crisis revolucionaria, le toca a este movimiento organizar y dirigir las fuerzas progresistas, utilizando todos los órganos populares que se formen espontáneamente como crisoles ardientes en los que van a mezclarse las masas revolucionarias, no para emitir plebiscitos, sino en espera de ser guiadas.

Este movimiento toma la visión y la seguridad de lo que hay que hacer no de una preventiva consagración por parte de la voluntad popular, todavía inexistente, sino de la conciencia de representar las exigencias profundas de la sociedad moderna. De esa forma da las primeras directivas del nuevo orden, la primera disciplina social a las masas informes.

A través de esta dictadura del partido revolucionario se forma el nuevo Estado y a su alrededor la nueva auténtica democracia.

No se puede temer que tal régimen revolucionario llegue necesariamente a un nuevo despotismo. Llegará a él si ha ido modelando un tipo de sociedad servil. Pero si el partido revolucionario va creando con pulso firme, desde sus primeros pasos, las condiciones para una vida libre, en la que todos los ciudadanos pueden participar realmente en la vida del Estado, su evolución será, aunque sea pasando eventualmente por secundarias crisis políticas, siguiendo el sentido de una progresiva comprensión y aceptación por parte de todos del nuevo orden, y por eso en el sentido de una creciente posibilidad de funcionamiento, de instituciones políticas libres. Hoy es el momento en el que hay que saber tirar los viejos lastres que han ido aumentando su estorbo, y mantenerse listos para lo nuevo que llega, tan diferente de todo lo que se había imaginado, descartar a los ineptos entre los viejos y suscitar nuevas energías entre los jóvenes. Hoy se buscan y se encuentran, empezando a tejer la trama del futuro, a los que han divisado los motivos de la actual crisis europea, y por eso recogen la herencia de todos los movimientos de elevación de la humanidad, naufragados por incomprensión del fin que había que alcanzar o de los medios para alcanzarlo.

El camino que hemos de recorrer no es fácil, ni seguro. ¡Pero tenemos que recorrerlo, y lo recorreremos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

***

4.- De Unione italiana a Europa: una evolución del Estado

Salvatore Aloisio

  1. Unidad italiana y sistema europeo de Estados

Para reflexionar sobre la Unidad italiana, tratando de evaluar, bajo el perfil institucional, con un desplazamiento equilibrado que debe ayudar 150 años, aunque muchas cuestiones son todavía sujeto a discusión-parece una visión útil que entrar en el proceso de unificación italiana en un contexto más amplio. Este enfoque muestra cómo éste era una pieza-probablemente-en el asunto de la construcción constante del sistema europeo de Estados nacionales, una homogeneidad tendencial (religiosas, étnicas, lingüísticas, culturales, etc.) del colectiva (nacional) homogeneidad subyacente en gran parte artificial del estado creado y, no pocas veces, incluso hizo.

Es, como se señaló, un proceso que se remonta a la paz de Westfalia de 1648 (aunque eso tiene sus raíces en el siglo XIV con la creación del estado moderno y el nacimiento de los primeros Estados-nación) y continúa por más de dos siglos, culminando con las unidades de italiano y alemán (aunque diferentes), en la segunda mitad del siglo XIX. El proceso de vino con la primera guerra mundial, pero este paso representa el inicio de la crisis de los Estados-nación que explota con degeneración nacionalista 20 ‘s y la II Guerra Mundial.

En Resumen, recordamos cómo la creación de los Estados nación han respondido a la necesidad de mercados más grandes y el ejercicio de determinadas funciones públicas, en particular, seguridad interior y la realización de infraestructura necesaria para el desarrollo económico. En una fase bastante larga esta había representado el tamaño óptimo para el desarrollo.

 

  1. La formación del Estado italiano

En estas circunstancias, y antes de que usted preste atención a la evolución de los modelos de estado, vemos algunos aspectos concretos del estado italiano.

Como sabemos, la opción inicial termina cayendo en un Estado centralizado. Y no porque esa era el única viable modelo. Como vamos a ver, después de los usos del prototipo (que se remonta a los finales ‘ 700), modelos federales comienzan a afirmarse y algunos años más tarde que las unidades italianas que se llevará a cabo por un modelo alemana (peculiar).

También estaba presente (y conocido desde el renacimiento política elìte) modelo de autogobierno del Reino Unido. En cambio, a pesar de una propuesta por Cavour, Farini y Minghetti se centró en un sistema de descentralización y autonomía, con Ricasoli prevaleció el modelo centralizado, el jacobino inspirado.

Este sistema centralizado aunque estaba en contradicción con la opción de una monarquía constitucional y el Parlamento, la cultura liberal del Risorgimento. El modelo centralizado tenía toda la administración informar al gobierno nacional, a través de la figura clave del prefecto, jefe de la provincia, aunque el sistema italiano no era rígido y deja algo de espacio a formas de gestión por las autoridades locales.

Es plausible que, en la fase inicial de la unificación, un sistema centralizado principalmente era casi inevitable.

La centralización ha asegurado probablemente un sistema de sellado en los momentos de desintegración potencial, como la unidad de primeros años y la guerra de independencia III puesto difícil.

Pero, por otra parte, esto ha hecho más difícil crear una cultura de autonomía y un equilibrio de poderes entre los territorios, especialmente para el retraso y circunspección con que se ha superado el sistema centralizado.

Desde un punto de vista institucional fueron sin duda decisivas para la opción centralista, algunas opciones desde el principio proceder:

  1. a) para la incorporación de los territorios del estado de Cerdeña anexó no abordar los problemas de una fusión entre Estados (opción objetivamente compleja, en parte porque algunos no eran territorios);
  2. b) para extender a las provincias anexas, con el plebiscito, el statuto albertino (ottriato en 1848) y la legislación de Saboya en 1859 a la vista de la unificación política y jurídica del país, en lugar de establecer un proceso constituyente nacional, no habrá hasta 1946.

Todo esto determinó fuerte continuidad con el estado de Saboya, llamado “piemontesizzazione” de Italia, que caracteriza las dos décadas de la unificación legislativa y administrativa.

Pero si, en mi opinión, no era un modelo federal realizable por otro lado, sería posible lograr, incluso en el contexto de un estado unitario centralizado políticamente, las formas de autonomía local, similar al gobierno autónomo.

De hecho, no había ninguna condición para un grupo del proceso de federalización, carecía de los requisitos básicos para la elección federal el único:

  1. a) pro (Reino de Cerdeña) tenía una característica muy dominante;
  2. b) hubo de otros territorios que se han convertido en libres e independiente de la voluntad de mantener una identidad para reunir a estado en un marco federal (algunos eran no estado actores mientras que otros sólo habían derrocado al rey);
  3. c) había, a diferencia de Alemania, no hay tradición de colaboración Federal previa (o Confederación Unión aduanera);
  4. d) por último, pero quizás lo más importante es por eso, un sistema centralizado fue como funcional equilibrio de Estados, basado en una lógica del poder (todos los Estados europeos, con la particularidad de británica, permitida por la posición insular, fueron fuertemente centralizados, el mismo modelo de Federación alemana vio un Prussia muy centralizado y dominante, especialmente en las relaciones internacionales).

Todo esto no habría impedido, sin embargo, para dar vida a través de un procedimiento participativo (lo que podría ser en el momento) a un nuevo estado, con formas de autogobierno, basado en la élite local del Renacimiento, aunque vinculado con el gobierno nacional.

  1. El surgimiento de los Estados Federales y la crisis de los Estados-Nación

Cuando el proceso de afirmación de los Estados nacionales es casi en la cima se entrelaza con el otro gran estado fenómeno moderno, que de los Estados federales. En la fase inicial, entre el ‘ 700 y 900, el modelo federal nació, excepto Suiza, como parte del proceso de separación de la madre patria (USA por supuesto, pero también, de una manera diferente, Argentina, Brasil, México, Canadá y Australia). Es un modelo que, en diversas formas, de fuerte crecimiento después de II Guerra Mundial, de hecho, es a menudo usado (altibajos) en descolonización.

Más o menos en el mismo período (entre las dos guerras mundiales) los Estados nacionales europeos entran en crisis, primero con el ascenso del nacionalismo autoritario y luego con el colapso de los Estados de Europa, acompañado por la desintegración de los imperios coloniales. A finales de los Estados europeos sistema surgirán dos hegemónicos Estados de dimensiones continentales, un federal (los e.e.u.u.), otro “pseudo Federal” (URSS, estado totalitario y luego Federal no pero con Federación tipo estructuras). La Italia se invierte por completo de estos cambios, conoce la degeneración nacionalista y autoritaria, el débil sistema institucional no logra prevenir Liberal y más adelante estado de colapso.

  1. Constitucionales elecciones: regionalismo y apertura internacional

La segunda guerra mundial determina, por lo tanto, el colapso del sistema europeo de Estados, seguidos por la reconstrucción de las estructuras estatales y (cualquier lugar) la terminación de la transición de liberal a Estados sociales democráticos. Para Italia esta fase representa el primer componente de su historia.

Es el fin del sistema europeo de Estados para permitir que la Asamblea Nacional a tomar decisiones sobre la División vertical del poder público. Significativos son dos opciones fundamentales, que implican conciencia de los cambios y vaya en la dirección del cambio de la energía hacia abajo y hacia arriba. Es, por un lado, la opción regionalista, es decir, a favor de una descentralización política innovadora, no poco importante para la época y centralizadas de comparar con otros Estados. Para otros, apertura previsto en el art. supranacional Costo de 11. que contiene una referencia explícita a la soberanía de límite revolucionario de manera supranacional, entonces a la ONU, sino contra todo el proceso de integración europea, que de hecho se producen a grandes transferencias de soberanía.

4.1 Regionalismo

La elección de la Constitución limita el potencial y características regionalistas.

A menudo tendemos a subestimar, por el contrario representa un importante paso en la dirección de descentralización, especialmente cuando enmarcada en el contexto del momento europeo fue aprobado. Así también ha sido utilizado como una plantilla, por ejemplo por correo de la España franquista.

El modelo regional de la Constitución tenía los límites (representación regional en el Senado, las formas de autonomía financiera, la ausencia de una coordinación regiones del estado, etc..). Y como sin duda su potencial no ha sido justo en el mejor (retraso en la aplicación, la tendencia centralista del aparato estatal, etc..). Sin embargo, él anotó un surco, continuado con la reforma de 2001 y previno una tendencia europea a la descentralización de competencias en el marco de la unidad del estado: consideramos que las formas de autonomía ahora están presentes en casi todos los países europeos, incluso en Francia.

El punto crucial, se convierte ahora, coordinación y cooperación entre los distintos niveles de gobierno, ahora es necesario para el estado moderno, con muchas habilidades. El desafío hoy es de organización es la operación de los sistemas de gobierno multinivel.

4.2 La evolución de la integración europea

Más o menos simultáneamente (1950) comienza el proceso de integración europea tal como la conocemos hoy en día, es decir, a través del llamado “modelo de comunidad”, inaugurado por la CECA (Europea del carbón y acero comunidad). Las acciones en Italia desde el principio en lo que puede llamarse un proceso de federalización sustancial entre países hasta poco antes de y durante mucho tiempo divididos y hostiles. Entre las diversas razones de los estadistas de la época hay conciencia de cómo la integración es la única manera de recuperar una soberanía efectiva, ahora perdida.

A pesar de algunos intentos para avanzar en forma federal (vino más cerca de lo imaginado con el proyecto de un ejército europeo, la Comunidad Europea de defensa, entre 1952 y 1954) y una sucesión de avances y retrocesos (pocos), así como número de participantes, ampliaciones con un giro de los acontecimientos que le hace parecen este proceso a la unidad italiana , afortunadamente sin aspectos sangrientos, el proceso de la integración europea todavía está lejos el objetivo contenido en el Schumann de declaración Federal que dio nacimiento a la CECA y – según yo-en el espíritu del arte. Costo de 11. Integración europea (como, en el tiempo, el italiano) fue influenciado por el contexto internacional en el cual desarrolló. En particular ha grabado mucho la cambiante situación global post 1989. En primer lugar, en el sistema bipolar, las condiciones eran claras (la unificación fue posible sólo en el oeste, en favor, sobre todo temprano, la potencia hegemónica, los Estados Unidos y en el contexto de un grupo, que del supuesto “pequeña Europa” extensible circunscrito límites) y relativamente estáticos, entonces el “factor tiempo” era relevante, porque la situación estaba congelada desde la guerra fría.

El siguiente cuadro y, por el contrario, es muy inestable y cambiante. Ha habido una gradual retirada de EEUU del teatro europeo, la UE experimentó Ampliación mucho más rápida que su capacidad de unificación política (pensamos que desde 1992 hasta la fecha, ha habido 5 intentos de reforma de la UE), en general, hay una progresiva marginación de Europa (y Occidente como un todo) en un mundo globalizado en busca de un nuevo equilibrio que tenga en cuenta las potencias emergentes.

***

Conclusión
Estados de Europa son, por lo tanto, en una situación similar a que de los países en la era del Estado nación no había alcanzado la unidad. El riesgo que enfrentan es el de marginación que decisión planetaria centros incluso si no para caer en las esferas de la influencia de nuevos actores internacionales. La crisis de los Estados-nación está ahora en su epílogo. Ellos deben dar respuesta a las demandas de autonomía y prevenir la desintegración micronational. Pero el mayor desafío que enfrentan es en el nivel supranacional. La construcción de una democracia multi nivel (local, nacional, internacional) es el reto (teórico y práctico) que se enfrentan los europeos hoy en día, para salvaguardar su bienestar, sino también para dar al mundo un nuevo modelo de convivencia (Ten en cuenta que, como laboratorio institucional, la UE es muy seguida en el mundo, por ejemplo, en América Latina). En esto veo mucha continuidad con los ideales de la democracia y la libertad del Risorgimento, pero también con el fracaso de Italia para llegar a la unidad cuando lo hicieron muchos otros Estados europeos. Para esta comparación quiero utilizar las palabras de Einaudi quien en 1954, con respecto a la ratificación de la CED, dijo: El problema no es entre la independencia y Unión; existen entre los Estados Unidos y desaparecer. Las vacilaciones y la discordia de los Estados italiano de los italianos de finales del siglo XV costo la pérdida de la independencia a lo largo de tres siglos; … y sólo tres siglos después de que Goffredo Mameli escribìa: «Fusión juntos jugado ya tiempo».

***

5.- EUROPA SIN ESTADIDAD

FRANCESCO PETRILLO
Prefacio
Los acontecimientos actuales relacionados con la crisis económica europea, terminan haciendo sombra a algunas de las cuestiones jurídicas y políticas relativas a algunos de los pilares básicos, no fijados correctamente a su debido tiempo, una Europa unida.

Hay que reconocer lo poco que, en los últimos veinte años, el estudioso de la política legal y ha logrado despertar el interés en el primer lugar, y afectan, en segundo lugar, en la teoría y en la práctica la dinámica de la Unidad Europea, por un lado, ya superado por la prevalencia de la que se debe, pero también quería darle las relaciones económicas y financieras entre los Estados de la Unión, por otra parte, porque la misma práctica política y jurídica ha hecho gradualmente más y más respeto por la participación en la toma de decisiones entre los Estados de Europa y más allá. Ocasionalmente, sin embargo, se encontrará con el artículo en el periódico impreso notisti o escuchar el discurso de los políticos europeos demagógica, rivendicanti el papel indispensable de una constitución política para Europa que puede preceder a las decisiones financieras, con la consiguiente invitación a todos los ciudadanos europeos a reflexionar sobre los temas más importantes de Europa: la integración de los pueblos, la identidad nacional, la forma de Estado, la forma de gobierno, la protección de los derechos individuales fundamentales.

Estas cuestiones son, obviamente, luego se extendió en tiempos de globalización, el mundo entero.

Y esto es cuando no sólo se convierte en difícil de revivir el modelo político del Estado moderno, pero incluso el concepto político de un Estado, sin duda injustamente olvidados y considerados de poca importancia, justo cuando iba a resolver, desde el punto de vista teórico, al inicio del tercer milenio, que actúa como un sustituto adecuado, con su contenido psico-filosóficas y sociocollettivi, a la situación jurídica y política. En tal cúmulo nacidos este volumen, a instancias de un amigo y colega, el italiano y extranjero, a quien se sabe que entre los años 1999/2004, propuse en mi silla en Filosofía Política de la Facultad de Derecho de la Universidad de Molise , un seminario anual orientado temáticamente a la necesidad del proceso constitucional de la Europa unida. Este seminario fue ocupada la unidad europea, aunque sin dejar de lado la dirección de este último en el sentido de patchwork internacional. El seminario había sido, de vez en cuando, como invitados, estudiosos de la geografía, jurídicos, políticos, antropológicos como: Filippo Bencardino, Cimmino Letizia, Giulio Maria Chiodi, Lorenzo d’Avack, Limón José, Petrucci Valentino, Enrica Rigo, Lorenzo Scillitani. En esos años, también publicó la obra: el tema del federalismo, federalismo y la estadidad.

Fue una fenomenología del Estado, en varios autores, el federalismo y el regionalismo en Italia, ESI, Nápoles, 1997, y el problema de la relación entre el Estado y los derechos humanos, la soberanía como un derecho fundamental de la persona a la disolución del Estado y la realidad fenoménica de la política comercial, en varios autores, la Soberanía y los Derechos Humanos, Giappichelli, Turín, 2000, proponer una vez más que, después de más de una década, no porque se sienten arrogante y narcisista actual todavía, sino porque, lea hoy y trajo a algunos problemas de estos días, se convierten en herramienta útil para la comparación, en primer lugar por mí mismo, frente a las reflexiones y consideraciones de los problemas de hoy, en segundo lugar a los estudiantes durante el año académico 2012/2013, de la filosofía de la política. Es posible que, de hecho, comparar la profundidad de hace unos años con las reflexiones actuales sobre los nodos sin resolver la ciencia jurídica y política del llamado proceso constitucional europeo, sino también en temas de derechos humanos y sobre la cuestión de la condición de Estado, que, en aquellos años me he referido , por lo que, en verdad, un poco de “solo, y no sin storcesse alguien la nariz en el lexema.

Hoy en día, este término se usa comúnmente, sino como una manera precisa, en el ensayo titulado Europa como una democracia sin Estado, ahora más que tener en cuenta el agotamiento del significado del concepto para darle un valor de la construcción. El resultado de la disolución de un Estado plantea, desde el punto de ciencias políticas de vista, la necesidad de reflexionar sobre los diferentes modelos de democracia, posibles en ausencia de la estructura jurídico-política del Estado moderno, desde el punto de vista jurídico, la necesidad de pensar en un conceptualización diferente, que puede conducir a diversas formas de protección que antes, los derechos fundamentales de la persona. Los dos se necesitan para convertirse en central no sólo para Europa, sino para el mundo globalizado. En un apéndice del volumen se ajusta perfectamente, en este sentido, la tasa de un amigo y colega italoamericano, Carmine Romaniello, abogado venezolano. La tasa de Romaniello le permite comparar algunos eventos europeos con problemas legales y políticos de los países del continente americano, en una ciencia dialéctica interesante políticas y derecho, capaz, a juicio del que suscribe, para mostrar cómo la globalización no es un fenómeno económico y social justo sino también la conducta de la complejidad en la circulación global de las ideas. El libro está diseñado para los estudiantes, pero creo que también puede surgir como un enfoque útil para aquellos que cuestionan las cuestiones jurídicas y políticas que vienen antes y, a veces, los basados, financieros en nuestra historia de la integración suspendido, sus pueblos y países arrojado al mundo globalizado.

Doy las gracias a la d.ra Laura Amico y la d.ra Rosa Carnaval, me ofreció una valiosa ayuda en la corrección y re-lectura del libro.
Federalismo y Estado

Para una fenomenología del Estado.

Introducción
La perspectiva peculiar, que quiere asumir en este informe, es el de proponer una lectura del movimiento de hoy s del pensamiento federalista italiano, en relación con la condición de Estado.

Sólo una elección precisa del campo, de hecho, se puede permitir, en aras de la brevedad, para evitar ahondar en las complejidades de las distinciones y nomenclatorie sottodistinzioni, léxicos e históricos, que siguen acosando a los que tratan de explicar el origen, propósito y la esencia del federalismo en Italia. Se especifica a partir de ahora, entonces, que aquí se profundizará sólo lo que hay que considerar en el movimiento de hoy federalista del pensamiento como la relación fundamental entre el concepto de federalismo, que hoy en día es cada vez más emergente y el concepto de Estado. Y siguiendo con cuidado el hilo, alguien, tal vez paradójicamente, será evidente que el problema de la conceptualización del federalismo no es una cuestión separada del problema de la conceptualización del Estado y de las cuestiones relacionadas con la construcción y la disolución de esta última. De hecho, el crecimiento constante del interés por el estudio del federalismo parece ir perfectamente coincidir con la disminución progresiva de los intereses, en algún momento de la historia del pensamiento político italiano y europeo, para el estudio del estado. Para que el concepto de estado y el concepto de federalismo terminar al menos tienen puntos de contacto en el tiempo cuando la génesis de uno termina que se basa en la disolución de la otra; no parece por lo tanto verdadero, así como sigue apoyando la parte de muchos, federalismo que está más cerca del problema de poder que el problema del estado. En pocas palabras quiere argumentar que el movimiento federalista italiano de hoy no puede ser leído, y entendido históricamente en su desarrollo sin también ser considerado como parte de ese fenómeno progresivo que se ha llamado con razón la “disolución del concepto de Estado”.

Considere cómo, por el mismo Miglio, el federalismo surge de una disfunción del parlamento estatal. Y luego, deliberadamente aparte de las relaciones – entre federalismo y confederación, el federalismo y el regionalismo, el federalismo, federalismo antiguo y moderno y el federalismo fiscal, entre la italiana y europea liberal federalista movimiento, o el federalismo y la Liga Migliano, el federalismo político alemán y / o federalismo americano derecha y / o izquierda – hay dos puntos fundamentales en los que tenemos que hacer una pausa, para rastrear el concepto clave de la ola moderna del pensamiento federalista:

  1. a) la construcción de la política de asociación humana como voluntad contractual o como un acto de fe, y por lo tanto, la importancia de la elección de una raíz etimológica de la palabra para colocarse alternativamente en el concepto de federalismo de giusromanistico foedus o, más bien, en que de la buena;
  2. b) la consideración de que la asociación política que, independientemente de las causas subyacentes de su origen, de su existencia cotidiana, que se caracteriza por una dimensión o tipo funcional-mecánico o constitucionales – organísmica.

Vamos a empezar con el primer paso:

Foedus o fides?

Antes que nada hay que desmitificar la idea oculta, según el cual el federalismo es un fenómeno que está estrechamente relacionada con la ciencia política estadounidense, y por lo tanto separado de conceptualizaciones tópicos del pensamiento político europeo. Asimismo, el argumento no puede ser aceptado, según el cual el federalismo como forma de pensar es una forma de pensar completamente diferente de la forma de pensar de la ciencia política y de la Europa moderna legal de esa manera que el federalismo y la doctrina del estado deben ser considerados dos argumentos son completamente diferentes, porque uno pone al individuo en el contexto social y da un sentido a la única persona que en ese contexto específico, y los demás lugares de la persona fuera del contexto social que crea el contexto. Es necesario señalar que, a los ojos del estudioso europeo, el dell’etimo problema del federalismo no es sólo un problema de léxico o filológico, sino también un problema histórico-filosófico-político.

El histórico europeo, de hecho, lo hacen todo el tiempo que la etimología de la palabra federalismo se encuentra en el antiguo concepto de foedus definitivamente. La naturaleza jurídica de foedus, aunque a veces tácito, tuvo el acuerdo que unidas a las ciudades de la antigua Grecia. La Liga Aquea, por ejemplo, tuvo su impulso definitivo interés a largo plazo, y, más aún, tenía entre sus propósitos el interés de establecer una nueva entidad política, capaz de distinguirse de las entidades políticas y de los componentes, es decir, una institución diferente de esos pueblos. Más allá del final de la defensa, y entonces la paz, más allá de la política exterior, podríamos decir que los polis no requería el pacto ningún otro propósito. La Liga Aquea es determinado momento paradigmático de la era común llamada. Incluso en el comunal es la ciudad que hace que los foedus con la otra ciudad, sin que ello quiera renunciar a la propia identidad institucional. Los objetivos son extrínsecas al acuerdo: la defensa de la paz, la ampliación del mercado, la circulación económica.

Pero sobre todo, hay que señalar que el individuo encuentra poco en los foedus, ya que el individuo no es más que una parte del contexto social, en un período histórico en el que c es que lo escribió muy bien, tiene una importancia decisiva la filosofía de la res.

Hasta la edad imperial tiene las características de este “federalità” y que este pacto entre sí, lo que resulta en el reconocimiento de las entidades que participan en el acuerdo, en lugar de, como ocurre en la ley natural, a ser creadores de un modelo racional en la que, después de la celebración de un “mítico” pacto original, no contratterà más. Al final c ‘es un foedus entre el “imperio y las ciudades, a excepción de casos muy raros de verdadera lealtad juramentos). El emperador no se da con la potencia entendimiento político, pero sólo el iudicandi potestas. Y, como consecuencia del pacto, hay un movimiento de la moneda común, un ejército común, etc., Las ciudades que entran en el acuerdo con el emperador son ciudades confederadas.

La situación del imperio, desde el punto de vista jurídico, es la de una confederación, que incluso se plantea en el federalismo político visual. El Emperador tiene el lugar y las funciones que podría tener en nuestro tiempo un tribunal de justicia internacional.

El individuo no es la persona que negocia, sino que se introduce en el pacto sólo como ciudadano, como parte del contexto y de la gente que no es la realidad, sino constituyente hizo realidad. Es evidente que los aspectos germinales del concepto de federalismo, a la que ahora nos referimos, no son estos ejemplos históricos. Pero aquí, para excluir el concepto actual de federalismo de la historia del pensamiento jurídico y político europeo, pasa.

El federalismo está perfectamente situado en el circuito de las ideas europeas y también es donde usted quiere seguir la línea de pensamiento, que van desde la construcción Romance legal, político e institucional, al menos hasta que Hobbes TH. Y en este ámbito deben ser estudiados para distinguirlo del concepto jurídico-político de la confederación.

Si, de hecho, la confederación conceptualmente se puede conectar a foedus, esplicandosi ciertamente formas de contractus, el federalismo, como concepto, en lugar de foedus, debe encontrar su origen en la buena temáticos, es decir, en la antigua Roma, el concepto legal puramente periodístico. No es casualidad que Hobbes, la construcción del concepto moderno de Estado recta ratio, el contenido preferido de la buena publicística que los de foedus ley puramente privadas entre individuos.

En Leviatán, por ejemplo, Hobbes, la clara intención del original localizar a un modelo de sustitución de los modelos propuestos por giuscontrattualisti que precedido, acompañado por el conocimiento de que la noticia no debería ser así en pensar en un tipo diferente de foedus, en comparación con el pacto que caracterizó a la época anterior al imperial-ciudad, por así decirlo, pero para encontrar un tipo alternativo de jurídico-políticas contractus sólo entre los individuos.

Tal vez las páginas más importantes del Leviatán, Hobbes explica por qué la asociación civil, la cual fue fundada último individuo y no por otra institución, no puede surgir a partir del modelo jurídico de las foedus romanistas. Los foedus, de hecho, que carece de la garantía del futuro. Cabe señalar que con los latinos, romanos, junto con otras naciones, no sólo para entrar en un foedus. Ellos necesitan una garantía de largo plazo, que necesitan para implementar este concepto, después de Roma, que era un concepto religioso, adquiere un significado exquisitamente iuspubblicistico: fides. Hobbes tiene una distinción muy clara entre foedus legales y romance y la Agencia Fides. El primero es el contractus representa sólo la transferencia mutua de la ley y no importa ninguna otra obligación, por encima de todo, no importa el mantenimiento de la promesa o la fe. Es momentáneo y transitorio. Fides, sin embargo, no puede surgir de foedus entendida como acuerdo contractus como ley momentáneo, privado, sobre algunos puntos específicos. Fides definitivamente a las instituciones de derecho público romano-internacional. Cuenta con acuerdos internacionales, sino también los acuerdos internacionales que deben tener a largo plazo y debe ofrecer las máximas garantías en cuanto a la estabilidad política. El de los latinos es de hecho un pactum y no un contractus. Es un acuerdo que se basa en la buena. Cuando Hobbes piensa que el Estado moderno como Estado criatura individual no basta con retirar el poder de la ciudad y para la asociación y la entregará en manos del individuo. También creo, fuera de los caminos puramente filosófica alternativa a la ley modelo de asociación puramente técnica y política pública. Los foedus entre las ciudades no es suficiente, ya que no garantiza plenamente la Violación de los Faitho. El momento fundacional de la sociedad civil no debería ser un foedus, sino más bien un acto de fe, el acto de fe que la romanística pactum contiene en sí mismo, donde el contractus o foedus no puede garantizar nada duradero.

Después de todo, desde el punto de vista de una ciencia puramente política y la ciencia política de derecho público definitivamente insertado en la buena europeos modernos o el acto de fe es la raíz de la palabra que mejor se ajusta al concepto de federalismo en el que muy discutido en Italia en estos días. No se puede pensar en la Italia contemporánea, un procedimiento federal, que se basa en un foedus, dando lugar a una confederación capaz de excluir, por sí misma, la fuerza unificadora de su concepto del Estado. Estado, País, País, País conceptos siguen siendo indispensables en una Europa “necesita de restablecimiento después de los terribles acontecimientos de l989. Así, en realidad europea actual, puede tener sentido sólo un federalismo que se realiza como una idea de la buena entre los Estados y los Estados, con miras a un uso diferente del potencial del continente europeo pluralista a los ojos de todo el mundo. Y nada puede beneficiar federalismo, como concepto, si se entiende como un pacto entre las regiones internas de un solo Estado. De hecho, en un momento de la historia cuando se quejan de la pérdida de los valores que caracterizan el encanto y la esencia de la vieja Europa, un puntillismo modelo político, que es el de la fragmentación de la confederación, sólo puede exacerbar aún más la disolución el mundo de los valores, en general, y de una unidad europea posible, en particular.

Sin embargo, reconociendo las raíces comunes Federalismo con el Estado, entendido como un tema de actualidad de Europaeum publicum jus y observando el federalismo en la posibilidad de preservar la fuerza unificadora de la idea de Estado, el federalismo se convierte en máximo deseable como un momento de reflexión y estudio , también político. Se muestra cómo la realización histórica de una fenomenología necesario evolutivo del estado, que actualmente agregación fuerte entre los individuos. Esto es aún más evidente si se tiene en cuenta por qué el Estado debía ser representada como una realidad personificada.

Que ese es el segundo punto de nuestra relación.

¿Mecanismo o organicismo del federalismo y el estado?

La construcción del lexema “Federalismo” en el concepto de la buena, y no a foedus, se abre el problema de la estructuración de la Asociación Federal.

Y este mismo problema de la esencia “de la estructura asociativa es un problema que ha surgido durante toda la historia de la construcción del concepto de Estado. La cuestión “básica que se puede formular de la siguiente manera: el Estado es una máquina en manos de la persona o, más bien, el individuo es una parte más pequeña persona en esa persona de hombre ancho, grande, que es precisamente la persona legal? Lo que significa que en el lado del federalismo: no hay necesidad de construir una entidad federal con un acto de voluntad, o más bien en la entidad federal y los estados individuales ya han entrado, por lo que en algún momento de la historia de la ciencia política sólo toca al ver que el estado de la realidad en sí misma no es suficiente para resumir las instituciones políticas de la vida social? Lo que, en cambio aún más, significa: si bien es cierto que la realidad ya no puede ser contenida en el Estado como una estructura política y, de hecho, los medios de comunicación de masas y la ciudad global se extienden más allá de los límites nacional, ¿es realmente necesario crear confederaciones entre las regiones internas de un Estado o entre Estados, con un foedus entre ellos, o debemos reconocer la esencia de lo político federalista estudio actual y ex post para qué es? Así que, para que quede claro, lo único que puede hacer es la de la lechuza de Minerva, la hegeliana, que se levanta en hacer esta noche?

De hecho, la explicación a este tipo de preguntas surge de la necesidad de identificar la dimensión estructural de la política de asociación. La disolución progresiva del concepto de Estado ha dado lugar, por sí misma, la aniquilación de la mayor validez jurídica del siglo XIX, o la aniquilación de la idea de la Constitución. La Constitución es la hora legal de síntesis es representante del Estado. El siglo XIX alemán ordenamiento jurídico, tanto en el Vormdrz en Nachmdrz, que sólo mantiene la construcción y la construcción de la legalidad del estado, ya que el concepto de Estado es el momento ideal de agregación política.

En el siglo XIX, de hecho, en Europa, países como Italia tienen el Estado y no tiene la nación y países como Alemania, pero no tenía el Estado-nación. En un contexto político-internacional, tan confundido por el punto de vista ideológico, la Constitución garantiza el punto de vista jurídico la necesidad de la unidad, como mecánicamente funcional apropiada para permitir la realización del propósito. Pero, al mismo tiempo que parece dar las máximas garantías, el instrumento constitucional ya está mostrando sus límites. Por un lado, en el plano teórico, porque nunca puede, sin embargo, para explicar los ideales que deben mantenerse juntos. También es todavía un contractus, que no ofrece ninguna garantía sobre el futuro.

Por otro lado, en la práctica, la distinción que surge de los estudios de Otto Brunner entre las palabras alemanas Verfassung Constitución y perfectamente golpea el problema concreto de la agregación social. C es una constitución material, darse un orden jurídico por parte de personas pertenecientes a la sociedad civil, que siempre termina con el fin de prevalecer sobre la Constitución entendida como la legislación. Tal vez sea arriesgado, pero es preciso señalar que la esencia de Verfassung es sólo una elección de campo creado en el interior de esa vieja distinción entre la asociación y la asociación de tipo de tipo germanistico ficción jurídica romanista y la realidad histórica, capaz de colgar la balanza decididamente en el lado de la segunda. El espíritu de la nación, de la buena, en comparación con foedus, resulta ser sólo pactum, que se define como una realidad social determinada, no en el contractus escrito. El problema se plantea porque la Constitución de los siglos XIX y XX, como la legislación escrito antes, de repente ratificación del Estado como un momento unitario, entonces, en algún momento de la historia, al final del siglo XX, el Estado, como concepto, es insuficiente y necesita encontrar una evolución específica, capaz de unirse más al tejido social. La perspectiva federalista es precisamente el resultado de una evolución que no quiere admitir síntesis conceptual precipitada e impuestos entre las empresas de la sociedad civil y legal. Me gusta recordar en este punto que, en conclusión, una teoría del Estado muy lamentablemente, por razones puramente ideológicas, los estudiosos italianos, muy a menudo ligada a una teórica xenofilia de la siguiente manera: la teoría del Estado hecha por Giovanni Gentile.

Estadidad para los gentiles no es una forma, no es un caso legal, que contienen algunos valores, pero no es aún, como en Hegel, la ética, y que es el conjunto de valores que han subsumido la legalidad. Statehood gentil nell’attualismo se muestra como una fenomenología continuo de valores. Es el propio Estado que se convierta fenomenológicamente como un valor moral a lo largo de la historia. Cuando el Estado debe funcionar como mecánica, asume el disfraz de la Constitución, pero que el Estado debe volver a ser esencia interior, razón de estar juntos, debe ser caracterizado como Verfassung. nuestro Verfassung hoy, en la era de la ciudad global, la era de ‘Internet y multimedia Verfassung es federalista, en el sentido de que la buena, estar juntos en el largo plazo, no se puede garantizar mediante la centralización de los valores, sino más bien por la necesidad de reconocer que tenemos que dar a la pérdida de los valores individuales.

Antes de cuestionar la nueva Constitución que queremos dar a ninguna confederación, debe, pues, reconocer que ya se ha formado esta Verfassung nuevo, que no es más que una nueva forma de representar a un Estado histórico, que, sin embargo, en el fondo, es el garante de la buena, que es indispensable para la convivencia pacífica no se convierta en algo temporal y precario, con la consiguiente desintegración severa de todas las formas de valor humano.

La soberanía como un derecho fundamental de la persona a la disolución del Estado y la realidad fenoménica de la política comercial.

Soberanía: ¿un derecho humano fundamental?

Trabajar sin duda más rigurosa entre los disponibles en los derechos fundamentales, en referencia a los derechos humanos legalmente formalizadas, se enucleados, concettualizzandolo, un numerus clausus luego que no, pero es común en la literatura. Se aíslan, de hecho, dentro de la categoría general de los derechos humanos: la libertad social, política y jurídica, la solidaridad legal y la igualdad. Estos son, de acuerdo con G. Peces-Barba, los derechos fundamentales que permitan al estudiante una conceptualización completa y que han tenido una formalización legal, en el sentido de que su historia ha producido el estigma en general y el caso legal abstracto con una gran cantidad de castigo en caso de violación de las normas protegerlos, de un criminal constitucional o giusprivatistico.

Parece claro, sin embargo, que se encargan de los asuntos políticos, legales y sociales, que, en abstracto, nada puede impedir el nacimiento, el desarrollo y la formalización legal de un caso general y abstracto de los derechos fundamentales ya consolidatisi en la realidad histórica, como nada puede impedir la identificación y peculiarizzazione fundamentales derechos adicionales, aunque no consolidatisi en la conciencia colectiva, el individuo siente que su moderno, teniendo en cuenta su propio, quizás incluso antes de la aparición de la sociedad civil, incluso si se les ha dado para un cuidador mucho tiempo, que no sea el propio individuo. Los resbalones, por ejemplo, toda teoría de los derechos fundamentales, la posible configuración de la soberanía como un derecho individual. Más bien, la soberanía se diseñan generalmente como la antítesis de las concepciones naturales sobre los derechos humanos y lo que sucede, sobre todo cuando se entiende, en su forma más restrictiva como un atributo de la condición de Estado.

El estado soberano, de hecho, se ha considerado siempre un lado, el garante de los derechos fundamentales, por otro lado, se postula como el elemento clave del cambio del freno que la modernidad trae consigo, como un monopolio “sobre el uso de la fuerza legítima monopolio de las normas de producción, base teórica del poder absoluto, la consideración de la persona como sujeto y objeto individual en relación con el monarca absoluto, la unidad y la racionalidad del poder, la justificación de la realización de funciones, uso de la fuerza y el poder religioso.

Los derechos fundamentales de los individuos de la modernidad, en la práctica, conceptualmente, así como las nuevas momento creativo de la condición de Estado se convierte en su contrario, como una forma de inhibición del poder político ilimitado del Estado. El constitucionalismo mismo siglo se destaca no sólo por sus características tradicionales para proporcionar un’edificazione legal del Estado moderno como sujeto de la voluntad soberana, sino también por sus posibles limitaciones creativas de ese mismo poder absoluto del Estado, identificado en la protección de los derechos de los ciudadanos.

Es esta bivalencia del constitucionalismo moderno se muestra como una característica del concepto original de la soberanía. De hecho, la gran ficción que enmascara la más pura esencia de la soberanía no es más que la atribución de la soberanía a un Estado, la transferencia a la persona ficta, el estado de derecho, un poder que, en realidad, todas las personas, ab origen, cree que sí. La conciencia del gran hombre en el siglo XX se encuentra en la afirmación de su derecho a la soberanía como un derecho individual.

La apoteosis de la modernidad, es decir, debe ser acordada por la capacidad del hombre moderno para entender que ya no hay necesidad de una herramienta externa a sí misma para ejercer sus competencias esenciales y clave primaria. Hay, en retrospectiva, un epílogo contradicción entre la modernidad de su clase y de su principio, de hecho hay bastante consecuencialidad. El funcionamiento teórico admirable con que G. de Ockham supera la abstracción conceptual de los universales, decir la posibilidad de una verdad filosófica humana y la realidad, capaz de abstraerse completamente de la verdad divina e ideal teológico, es el principio reconocido de la modernidad, entendida como una afirmación del hombre para reemplazar omnipotencia de Dios, especialmente la construcción de la sociedad humana intrínsecamente mejor posible. En la práctica, la soberanía se convierte en el sustituto real de la potestas divino y absoluto que, por sus características fundacionales, se inspiraron. Incluso las teorías anglosajonas, que, como ha sido bien indicado, se caracterizan por la ausencia de una idea de Estado, no puede prescindir de la bodiniana construcción de la soberanía como poder absoluto, una e indivisible.

Este poder, para quedar bien, es el mismo poder que las cosas que pertenecen a la sociedad humana era el dios cristiano medieval. El individuo moderno, por lo tanto, se encuentra en frente de su empresa, como representantes de su dios, y atribuir, bajo la apariencia de soberano absoluto, ese mismo poder. Reconoce, sin embargo, la imposibilidad de atribuir tanto poder, que bien puede ser definida como el poder de la vida y la muerte en “otro hombre. Toda esa potencia, de hecho, no puede crear la situación que se presenta en el estado de naturaleza como Th. Hobbes. Todos los hombres del estado de naturaleza, pero también, cada soberano, con respecto a los otros estados soberanos en perspectiva supranacional, tiene derecho a, y por lo tanto no puede entrar en conflicto con ningún otro. Así nació, por una promesa de fe, el Estado, ante la comunidad supranacional, entonces. Pero, ante el poder del poder absoluto divino único e indivisible que el hombre moderno le otorgaría al propio Estado encuentra sus límites y se dirige hacia su propia disolución. No sólo. Los mismos intentos teóricos que se puede hacer sin la condición de Estado, usando posible, pero difícilmente procesable sovrastatuali comunidad internacional, se convierten en nada más que el reconocimiento de una situación en la que ya no hay una máquina adecuada para gestionar y llevar a cabo la potestas medievales divinas que se determina en la forma de la voluntad y, por lo tanto, el estado de la ley.

Siguiendo los caminos posibles de la historicidad o coscienzialità puede emerger con claridad la afirmación progresiva de la soberanía por parte del individuo contemporáneo, como un derecho propio, un derecho fundamental, tal vez olvidada, porque siempre atribuidos o delegados a las herramientas típicas de la moderna, Estado, la comunidad internacional y nunca regresó a su dueño original, nuevo egoísta Prometeo, que había robado el dios no darle a sus inferiores o ficticios contrapartes instrumentales, sino para mantener con él como una forma de supremagaranzia su reclamación el mundo, no sólo como la naturaleza, sino también como una sociedad organizada de los hombres.

Frente a esta toma de conciencia del individuo contemporáneo no puede seguir dando poca consideración a la justificación insuficiente racional de la atribución de la soberanía a terceros, tales como el estado o la comunidad internacional, a través, por ejemplo, el contrato social tradicional . Debe, sin embargo, en lugar de reconocer que el antiguo titular de la soberanía, el individuo moderno, reafirmó la titularidad de su derecho fundamental a la excelencia y vivir en una situación en la que las pretensiones de soberanía que están fuera ya no tienen derecho la titularidad del poder político, porque ya no siente la necesidad de limitarse, dando a los demás ni a otro que puede utilizar y compartir como su propiedad a distancia.

Los dos caminos posibles teórico-históricos: la perspectiva historiográfica y conceptual teórico y la perspectiva de la historia fenomenal.

Para todos los envíos hasta el momento, parece hinchado y repetitivo proponer una vez más, al final del segundo milenio, la cuestión de la soberanía y sugieren que especialmente con el “destacando la especial relación del concepto de soberanía con el concepto de Estado, teniendo en cuenta la que es difícil pensar en la ciencia giusfilosofica de derecho público y la soberanía sin un Estado o un Estado sin soberanía. Esto se refleja, por último, con gran énfasis, incluso en los discursos del XIX Congreso Nacional de la Sociedad Italiana de la filosofía jurídica y política, que tuvo lugar en Trento en l994, con el tema, para ser precisos: Crisis y transformación de la soberanía. Pero la lectura a través de sus acciones de esa conferencia, también es claro que en el rostro de la llamada crisis del Estado moderno o, aún más, la disolución del concepto de Estado, el Estado binomial / Soberanía se revisa al menos en su contenido y en sus formas , sólo para tener una idea de su crisis.

De hecho, así que si quieres estudiar en la soberanía) en la perspectiva de la hermenéutica tradicional histórico-jurídico- conceptuales, como si quieres estudiar en b) la posibilidad de que “especial” la hermenéutica, que durante algún tiempo GM Nails está ofreciendo, para la definición de los conceptos filosóficos, políticos y legales, en las que el estudio de los fenómenos no deben ser colocados “en el caso de los tiempos”, pero llamó la temporalidad evento “‘, que es y sigue siendo un Janus, quien no plenamente definida desde el punto de vista de giuspolitologico contenido, si no está definido en sus formas exteriores, que siempre han tenido lugar coincidiendo con las formas de la condición de Estado.

  1. a) La coexistencia de contenido interno y el aspecto del concepto de soberanía allí, en una inspección más cercana, por supuesto, cuando usted toma los movimientos de un concepto histórico-formal limitantesi prospettazione una única procedencia y por lo general el análisis político, que, en A lo largo de la historia, es cada vez más de las caracterizaciones y la formalización legal. Este es el camino historiográfica y conceptual que se empieza con J. Bodin, teórico político del gobernante absoluto y de continuar con T. Hobbes, teórico político del Estado absoluto. En esta perspectiva, que se puede definir como tradicional, el concepto de soberanía se estableció dentro de la ciencia política europea, puramente como una prueba de concepto de Estado moderno, como una síntesis de todas las formas de la naturaleza política humana y permanece así por lo menos hasta la formalización absoluta y la aplicación de los procedimientos soberanía jurídica, la hija de la famosa ley 800 alemán. En prospettazione completamente giuridicizzata de la soberanía, la caracterización del concepto como Jano, que exteriormente se manifiesta en la forma de Estado, en efecto, se fortalece, se consolidó en las fórmulas y procedimientos. Por esta razón, C. Schmitt se resumirá la historia de la soberanía en la historia de Europaeum publicum Jus. En este último, la legalización del concepto de soberanía cada vez va a coincidir con la legalización del concepto de Estado. Y esto por lo menos hasta el momento en que la condición de estado, alcanzó su pico, debe entenderse como una coincidencia absoluta con la esencia general de politicidad, lograr incluso un teológica su tamaño, comienza su descenso lento, que será sancionada por una disolución progresiva del concepto Estado del que el mismo C. Schmitt se puede considerar, en un sentido, uno de los más importantes teóricos.

Si desde el principio del siglo XX, está claro que la ciencia del derecho público y ciencias políticas en la aparición de la disolución constante y progresiva del concepto de Estado, es igualmente claro, sin embargo, la disolución progresiva del concepto de soberanía, que, en lugar de seguir el destino de Estado, se las arregla para sobrevivir en virtud de una serie de transformaciones. Sin embargo, se atribuye a Carl Schmitt sobre los méritos o de méritos, de tener una garantía de supervivencia del concepto de soberanía política. Esta supervivencia es permitido por el hecho de que la soberanía se libera de la condición de Estado y ha sido revisada con el concepto de decisión política que ponga fin al estado de excepción. En realidad, sin embargo, el intento de reconstructiva C. Schmitt no será suficiente para evitar la disolución del concepto de Estado, la disolución gradual del concepto de soberanía como una forma de poder partidista de los individuos. En este sentido, histórico-jurídico-formal ajuste no puede por sí mismo, hasta el fin, para negar a priori la posibilidad de re-apropiación de la soberanía por parte del individuo.

  1. b) En la “hermenéutica especial” del patrimonio histórico, propuesto por GM Nails, según la cual hay que examinar los fenómenos de la historia, pero la historia debe ser examinada en los fenómenos, no se debe colocar evento ‘s en el tiempo, pero llamó la temporalidad del suceso, la perspectiva cambia. De hecho, en este contexto, con el nacimiento del Estado moderno en presencia de un fenómeno de disminución de la soberanía y no el desarrollo. La historia de la soberanía fenómeno, en lugar de empezar con el momento de definición del concepto, la creación histórico-jurídico típico formalismo, lo que comúnmente se atribuye a J. Bodin, N. Maquiavelo y Hobbes Th, se remonta, sin embargo, hacia atrás, en las formas de poder que existían antes del nacimiento del Estado moderno y, más concretamente, en la forma de poder imperial. Soberanía, de los cuales el Estado moderno se va a robar y cuya construcción teórica del Estado moderno y definir el concepto, es concebible, en este contexto, como una prerrogativa específica y que existe en la concepción del poder imperial. El emperador no es, en este caso, el soberano en el sentido moderno del término, pero es como una figura, por así decirlo, no partidista, que conecta el cielo y la tierra. El all’auctoritas de referencia y la potestas imperial, obviamente, se convierte en una consecuencia lógica de una metodología prospettazione, en el que la soberanía se manifiesta como la contextualización de un pars-territorial en comparación con el imperio todo-territorial. El histórico-concettualistico, backlinks, sin embargo, no hace más que confirmar, en lugar de negar, en busca del titular originario de la soberanía, del individuo como titular último posible de la soberanía, ¿puede un diagrama del proceso: Emperor / territorial soberano / persona / persona, que, en este contexto, se muestra muy fiable.

La dimensión curso de pre-histórico y pre-social de la conciencia y el alivio de la violencia comestrumento hermenéutico.

Un estudio sobre el concepto de la soberanía y el concepto de Estado no puede, sin embargo, completar si queremos limitar a los puntos de vista de la historiografía. El estudio de la fenomenología del ser social en la empresa y la dirección de la empresa no será, de hecho, como ha sido bien entendida, no sólo por la “noble” Escuela de Frankfurt, siguen haciendo caso omiso de los problemas que más se , adjuntando a la pre-social y el tema de la violencia. En la actualidad, en las ciencias políticas y sociales, el conocimiento de que una hermenéutica de cualquier sistema político debe tener en cuenta la contribución que la violencia puede ofrecer, aunque sólo sea porque se caracteriza por ser un elemento inherente al mismo sistema de poder político. De ahí que los límites de la interpretación de la sociedad actual que se inspira en una sola perspectiva de la “política” como un conjunto de la soberanía y la condición de Estado, el enfoque de manera predeterminada, capaz de relegar el papel de la violencia en el límite de la varianza, aún más, el último recurso del sistema.

Por supuesto, es difícil, mediante el estudio de la relación entre la estadidad y soberanía, utilizar las valencias de un fenómeno, la violencia precisamente, que se caracteriza por una síntesis compleja entre sus aspectos de inconmensurabilidad, metafísico y la invisibilidad, por un lado, y su tamaño esencial “cara a cara” en la otra. Esta tarea, sin embargo, tan difícil, se debe hacer cuando se quiere a tientas para comprender la realidad social que la racionalidad de un sistema estructural basado en el único sujeto político soberano y la situación jurídica, la identidad política por excelencia, vio a reemplazar una multiplicidad de identidades políticas y en consecuencia negar la posibilidad, incluso ideológicas, la unificación política y jurídica de la pluralidad de la subjetividad. Es primero de todos reconocido que es la síntesis de complejos, que se caracteriza por la violencia, a surgir en situaciones en las que esto es evidente es que el hombre vuelve justo en frente del hombre, llegando de nuevo al final de un ‘ dimensión esencial natural, inaplicable al hacer uso del hombre legal y político se ha construido para sí mismo, o, dicho de otra manera, cuando es necesario reconocer que “la evolución progresiva del espíritu humano ha sido hacer más y más desconocido sus hipotecas. “Esta toma de conciencia es, obviamente, se acercó a la brillante resultante estudios TW Adorno, según el cual la violencia y la libertad no necesariamente debe ser considerado como una antítesis, que no debe ser considerado como una antítesis de la naturaleza y la libertad de espíritu, individuo y sociedad, conflicto social e individual. El despliegue de la violencia no es necesaria, de hecho, un problema puramente social, sino un problema relacionado principalmente con la conciencia individual de cada uno. Y sólo en la conciencia individual se mantiene fuerte la división entre la violencia pura y simple y la violencia negada y olvidada, la afirmación siguiente dell’antiviolenza de la final, gracias a su renuncia preliminar a “instinto por parte de la persona y, en particular, a la del individuo en la sociedad. El dellascissione momento es un momento, en una inspección más cercana, decisiva sólo cuando se hace posible “crítica de la violencia”.

En la conceptualización de la violencia W. Benjamin es claro que precisamente en el momento de la separación entre la violencia pura y simple y la violencia negada y olvidada permiten relacionar a la justicia, en sus perspectivas opuestas, la ley y la violencia. La operación será la búsqueda de la negación de la posibilidad de una síntesis dialéctica de la relación entre la violencia, el derecho y la justicia, a la ley, entendida en su sentido estricto de una técnica de gobierno, con respecto a la justicia, la violencia sólo puede pedirse en ” reino de los medios, “si usted no quiere anclado a un punto de vista ideológico puro o dar sólo” meros juicios de valor sobre si la mitad a fines justos o injustos “. La violencia surge, es decir, en breve, el significado de su natural esencial fundacional va a impregnar todas las personas, sea lo natural y lo primero social. La instauración de una espiritualización de la violencia y amoralizzazione convertido en el gran conocimiento de la política científica, jurídica y social de finales del siglo XX.

Man-espiritualizados, de-apollineizzato, lugar natural en relación con el otro hombre, reconoce su única seguridad de conciencia, de que el poder absoluto de la acción.

Y el poder de la acción es el poder de la ofensiva “, que es de gran alcance gracias a que es en virtud de su capacidad ofensiva”. Este es el poder natural de hacer daño a otro, a la posibilidad de la eliminación física de los honorarios de este último y el temor de ser sometido a la eliminación física, para solicitar la conversión de la eliminación espontánea del requisito sólo hasta los límites de la relación humana con la violencia en la conciencia de la existencia de un “círculo diabólico de la represión de la violencia”. En caso de darse, pues, de saber, o mejor aún, reconoció la situación socio-política, mediante el cual el reino de los fines ya no es una alternativa segura a la esfera de los medios, ya que sin la supervivencia del reino de los medios que ya no podía estar seguro de su existencia. Continuando de esta manera, es posible estudiar el sistema socio-político, con independencia de la desideologización progresiva, que llevó a los individuos que la componen para negar la finalidad y el propósito de su esencia natural.

Y la única manera que usted puede entender por qué la violencia sigue siendo “permanentemente presente en algún rincón de la conciencia” y se puede decir que la conciencia existe en la certeza de que “los acuerdos sociales, la definición de la violencia, no desaparecen milagrosamente “. En este ámbito, el único fundamento seguro de una edición completa crítica de la violencia se convierte en la función de la violencia “, el estado de miedo más que cualquier otra cosa”, que es la capacidad que tiene para “establecer y modificar la relación jurídica, ya que el sentido de la justicia puede restarne ofendido “.

Por otra parte, precisamente el “carácter de creación jurídica,” inherente a la violencia, es útil explicar “la tendencia del derecho moderno para eliminar todo tipo de violencia, incluso se volvió hacia fines de la naturaleza, por lo menos a la persona individual como una entidad legal.” Este carácter fundacional de la violencia, de hecho, siempre ha tenido una gran importancia en el campo de la construcción del concepto de soberanía como sea posible, así entendida en su sentido tradicional de la constitución del orden social, como se ve en su metamorfosis tipo Schmitt de toma de decisiones. Consideremos, por ejemplo, la referencia a la que C. T. Hobbes y Schmitt es un cristal de Hobbes, incluso en una declaración de disolución del Estado moderno y la necesaria transformación del concepto de la soberanía de caracterización formal y el orden jurídico estatal en concepto completo de “naturaleza política” real y natural basado en conflicto. Referencia indispensable L ‘para el cristal, de hecho, muestra claramente la necesidad de neutralización, tan necesaria como imposible en el estado actual, que la política contiene en sí mismo. La neutralización continua del cristal, a través de la Directa potestas y auctoritas no facit veritas legem, llegar a esa “apertura a la trascendencia”, que, como la máxima aspiración de un pedido, se convierte en punto de referencia esencial para la identificación de lo real conflicto es fundamental, ya que la posibilidad de poner fin al conflicto con la decisión, es decir, la relación general entre el conflicto y la represión del conflicto.

En antropológico Schmitt perspectiva, de hecho, bastante separado de Hobbes y los fines de considerar la “naturaleza política”, entendida como la decisión de los conflictos y la lucha contra el conflicto en un totalmente autónomo de la “política”, que creó el orden, que es fomentada en ‘ la apertura a la trascendencia. Después de todo, esto es porque la antropología Schmitt, en comparación con la “antropología de Hobbes, contiene en sí mismo la conciencia, al menos implícitamente, el psicoanálisis freudiano.

Es, de hecho, comparte la opinión de aquellos que establecen el postulado según el cual, como en Hobbes, como en Freud y Schmitt, “la violencia es la experiencia fundante de la excelencia orden par”, encontró que mientras que Hobbes es la perspectiva antropológica la víctima de la violencia, Freud y también Schmitt, es el autor del crimen.

Esta cosa permite que, si bien Freud, por un lado, la productividad de la culpabilidad de los hermanos, que en conjunto han matado a su padre, lo que genera el orden tabú, tanto en la primera instancia del tipo con conciencia individual, y sólo una segunda instancia puede llegar a ser posible de forma colectiva, en Hobbes, por otro lado, tiene, desde el principio, el temor de la comunidad creativa para generar la necesidad de orden. Así pues, si Hobbes “el comienzo de un orden social es el fundamento de una instancia que garantiza la protección”, en Freud “el orden social comienza con una renuncia subjetiva y consciente, con la” restricción mutua, a través de ‘ ejemplo de conciencia “. Todo esto significa que, si Hobbes, al igual que Freud, “… La idea básica … es … el nacimiento del concepto de la experiencia de la violencia, en la segunda instancia de la conciencia, en oposición a la instancia de miedo, no se desvanecen en el concepto de orden, por lo menos dentro de la propia conciencia, el trastorno antes. ”

La instancia de coscienzialità no es, en la práctica, una situación en la que el “carácter político” como un proceso continuo, sólo tiene sentido si se absorbe o se oponen al concepto de “política”, y es que debido a que, en la conciencia, el elemento natural de la violencia sigue siendo muy vivo. El estudio del hombre-social, restaurado a su estado natural original, muestra el baúl red que tiene lugar entre un concepto de “politización”, que pretende ser un punto de partida es el fundador y el concepto de “política” y un concepto de “politización” , autonomised el concepto de “política”, que, consciente de la conciencia individual, puede evitar hacer referencia a cualquier tipo de datos de la orden o tal vez. Utilizando la terminología de J. Ortega y Gasset, se puede escribir que cada hombre-masa tiene, hoy en día, en sí mismo, la conciencia de la insuficiencia y las limitaciones de la validez universal de una protección jurídica y política exterior a sí mismo un marco jurídico-político, el estado soberano, la sociedad ordenado, dada la complejidad del desarrollo socio-político general. La dinámica del conflicto complejas sociedades contemporáneas no pueden garantizar, de hecho, a priori, excluir la posibilidad de “confrontación directa”.

Los sistemas políticos contemporáneos, sin dejar de reconocer la posibilidad, nunca suficientemente ajustable para una variedad de subjetividad no sólo colectiva, sino individual, para convertirse en político-legal de identidad, con el tiempo se caracteriza por el enfrentamiento, que también puede llegar a ser “lucha violenta” entre los diversos actores políticos, individuales soberano real “, nuevo Adán, incapaz de dudar de su plenitud”, que, como no le temo a la comparación con los dioses, por lo que no temen a la amenaza de la orden coercitivo legal y social. La justificación y puesta en común de la soberanía: el contrato y el intercambio.

  1. Hobbes en el Leviatán, difiere significativamente de pactum contractus. Sólo pactum, que se basa en la confianza y el futuro promete orden y, de hecho, garantizar el orden, dando lugar a una restricción en el futuro. El contractus, sin embargo, simple “transferencia mutua de la ley” no garantiza el orden, o la unión para el futuro. Es decir, no da lugar a una lex, permaneciendo algo confinado dentro de la Jus. Se trata simplemente de una situación particular del comercio, lo que excluye todas las formas o modelos de racionalización, capaces de regular el contexto social en su totalidad. Intercambio y confrontación directa son ciertamente una coincidencia en su común oposición a la posibilidad de racionalizar pactum. Ambos son representar, para los participantes que las determinan, no sólo una comparación diferente de la comparación que se ha64ce con pactum, pero sólo la antítesis de una comparación. De hecho, el pactum original, que fundó lo que es la sociedad civil Hegel, en sus diversas formas, desde el pensamiento de Hobbes, de Locke, Montesquieu y Rousseau pero, Pufendorf y Leibniz, nunca hay un momento especial , descriptiva o explicativa de la realización de un acuerdo entre los miembros componentes de traslación del estado de naturaleza. Siempre se requiere una relación a largo plazo, el fideicomisario relación, una vez que la aplicación futura de la mejor sociedad posible. En esta perspectiva, los intercambios parciales entre los miembros individuales del estado de la naturaleza sólo puede tener un valor instrumental, orientada a la racionalización del futuro. Esto ya es evidente en el pensamiento hobbesiano, al menos desde el punto de vista psicológico, que es compartida por la gente de la pactum convicción interior. la distinción entre el contractualismo y posibles detalles comerciales continuas entre las diversas identidades sociales y / o políticos ha sido una gran preocupación para los científicos políticos y sociales desde principios de los años 80. El problema ha surgido sobre todo cuando la ciencia política estadounidense ha introducido el concepto de neo-contractualismo, un concepto que no ha tenido mucha suerte en Italia. Por muchas razones, la idea de un nuevo contrato social ha encontrado sus raíces y su sustrato teórico en los Estados Unidos de América. Consiste en la elaboración de un modelo con el que, en particular, la jurisprudencia de EE.UU. propone la superación de los excesos teóricos del utilitarismo y del positivismo jurídico, a través del uso de un mecanismo de justicia distributiva real, mejor aún redistributivo, alcanzables sólo a través de un negociación nuevo, para reemplazar el clásico y tradicional, entre los interlocutores sociales, en la sociedad pluralista y compleja que reconocer que las oportunidades y políticos de toma de decisiones a una pluralidad de identidad política, legales, institucionales y de otro tipo.

Ante el concepto de neo-contractualismo, los estudiosos italianos han visto obligados, en esos años, que fueron también los años de la capilarización de la negociación colectiva entre los interlocutores sociales y, especialmente, el desarrollo pleno, en Italia, un pluralismo real en relación con el cual incluso el concepto tradicional de estado se transformó radicalmente, para encontrar una solución al problema de la división de la soberanía. En la práctica, era comprender si la proliferación de identidades políticas y las consiguientes intercambios sociales y enfrentamientos entre ellos podría ser presentado de forma lógica neo-contractualista y recordar el concepto tradicional del contrato social, o si, por el contrario, la negociación individual ocasional y, a menudo basada en la especial más que lo general y lo colectivo, tenía una relación muy diferente análisis sociopolítico.

De acuerdo con el ajuste de N. Bobbio, por ejemplo, que en sus escritos de aquellos años, a menudo se centra en el problema, tanto en el contractualismo clásico, como el americano neo-contractualismo, lo mucho que la situación de intercambio continuo entre la identidad política y social de diversos reconocido y legitimado la negociación sistemas pluralistas pueden considerarse todas las especies del género contractualismo general. Esta afirmación requiere estudio y reflexión.

Definitivamente, usted puede estar de acuerdo con esta A. para todo lo concernientea la relación entre lo clásico y el neo-contractualismo contractualismo EE.UU.. Ambos son para ser considerados especies del contractualismo género con la diferencia de que mientras la primera se refiere al problema de la legitimación y justificación teórica del poder, el segundo se basa en la idea de un nuevo desarrollo de la justicia, debe entenderse de una manera sustantiva con respecto a la justicia formal, impuesto por el sistema de tradizionalel poder político. El neo-contractualismo, desde las teorías de aquel que es comúnmente reconocido como su precursor, J. Rawlsl, de hecho, se une a la racionalización de los aspectos, a través de procedimiento, típicas de gius-contractualismo, destinados especialmente en su sentido de Locke. El ideal de la nueva Constitución en derecho Rawls se puede lograr con sólo el procedimiento de preparación adecuada por lo que el resultado correcto.

Los mismos principios de justicia, que son las herramientas de la nueva paz social posible y se puede combinar idea kantiana de la equidad, terminan encajando perfectamente en la lógica de gius-contractualismo. En la práctica, el neo-contractualismo como gius-contractualismo ambos permanecen en la lógica de la preparación del modelo prescriptivo, como bien escrito R. Dworkin.

La misma crítica que R. Anarquismo libertario de Nozick está a favor de la legitimidad de un mínimo del estado, construido de acuerdo con los principios de la justicia, como una asociación protectora verdad, no puede ocultar sus intenciones y propósitos prescriptivos, aunque este autor es fundamentalmente contrario al paradigma de la neo- contrattualistico de “redistribución”. El mismo “proceso de aceptabilidad”, según la cual es derecho de poseer sólo mientras la compañía se ha comprometido a la adquisición por parte de la persona que es propietaria, a través de un proceso ampliamente reconocido como válido, no pretende otra cosa que la justificación de la ” existencia del Estado mínimo, que sólo puede “nuevo comienzo” de las empresas en las que el liberalismo y el utilitarismo han de-racionalizadas, durante algún tiempo, el resumen de la instancia estatal. A este respecto, la posición de Nozick, así como la de Dworkin, terminan siendo modelada directamente por la matriz individualista contractualismo antiguo, que requiere el Estado y el gobierno especialmente protección.

El contractualismo neo-muestra, de hecho, antes del colapso de los modelos anteriores, liberales y socialistas, propuestos o implementados, una hipótesis adicional de la sociedad racionalmente deseable.

Es más difícil que la configuración de N. Bobbio, creo que incluso en el contractualismo género deben incluirse los intercambios continuos entre los interlocutores sociales en las sociedades pluralistas. ¡Qué bueno está escrito: “Otro es el problema de la re-creación de la empresa, basado en el modelo contrattualistico, otro tema de la trituración de las potencias centrales en muchos común y antagónicos en general”. De acuerdo con este enfoque, la práctica común scambistica debe distinguirse claramente del contractualismo género. No tiene ningún objetivo y no prescriptivo proporcionar al estudiante un gran interés político-social desde el punto de vista de empírico y descriptivo, ya que llegó justo a Italia, a finales del siglo pasado, los estudios sobre el llamado “contractualismo sociológico”.

En contractualismo sociológico, de hecho, la historia scambistica pierde interés, a fin de racionalizar y, por lo tanto, la prescripción de comportamientos y modelos de sociedad posible, por cuatro razones principales:

  1. a) El contrato se convierte en el resultado del desarrollo social y no su origen;
  2. b) dejar el individualismo a favor de una sociedad orgánica y colectivista;
    c) Puedes pensar en una noción restrictiva de las funciones del Estado y su soberanía, a diferencia de la concepción mecanicista del Estado, derivada de   giuscontrattualismo.
  3. d) se da una gran importancia, en particular con su S. Fragapane, la perspectiva psicológica.

El punto d) detecta muy propósito de los argumentos expuestos en el presente documento, la práctica scambistica se estudia desde el contractualismo sociológico como evolutivo fiat responde a una visión cosmológica de la realidad, en virtud del cual el contrato es una necesidad inherente a la sociedad reajuste natural de , que es interiormente individuo consciente. A partir de este enfoque, se desarrolla el concepto de “contrato natural” que ampliará el “concepto de contrato, tales como el carácter diferencial de los fenómenos sociales a toda la evolución social, vuelve a conectar a la biología.” En contractualismo sociológico desaparece, en la práctica, el concepto de factum para hacer espacio para el concepto único de contractus, que el consentimiento mutuo entre la legitimidad política y social a la negociación y por lo tanto los medios naturales de la actividad social. Conseguenzialmente, hay menos necesidad de racionalizar la vieja gius contratos del conjunto social, entendida como una ley de la conservación y de la política y la estructura social se convierte en sólo el resultado de una federación de organismos más pequeños que se presentan y regir el contrato. Esto significa que con el tiempo cada vez más socializar autoridad coercitiva del Estado y que es específicamente la soberanía, porque ya no creemos en un contrato ajeno a la sociedad y la historia, sino a un contrato que este último es sólo una forma de leer y análisis de las relaciones que se hacen, se forman y crecen en la comunidad.

La realidad de la soberanía empírico-descriptivo contratado. Perspectiva esquemática del “modelo de política comercial”.

A pesar de los análisis de políticas, la situación sociológica y jurídica de las sociedades complejas contemporáneas no parecen ser capaces de liberarse de los límites de la esquematización resulta enfoque teórico, basado en la relación entre la racionalidad y la naturaleza estructural del cambio social político-legal y rápida que caracteriza , se repite siempre una gran necesidad de información puede, independientemente de esquematización teórica predeterminada y en relación con la menor cantidad de ingresos pueden ser realidad ideológica, social. Consecuencia lógica de la primera es que los modelos, que son esenciales antes de proceder con cualquier tipo de transacción racionalización, para regular la realidad social debe considerarse como empírico-descriptivos modelos. Entre ellos, un papel fundamental para el estudio de la soberanía y, en particular, la soberanía contratado, que caracteriza a nuestra sociedad puede tener el “modelo de cambio político” o, más correctamente, “política comercial”.

Más que muchos otros modelos de empírico-descriptivo que puede pagar, de hecho, porque aparte de su intención prescriptiva, a subir al estrado, toda la realidad social contemporánea, el monarca absoluto sólo es cierto, superviviente al final de la modernidad y es decir, que el interés particular, que al parecer sometido a los objetivos generales del entorno institucional, de hecho, los domina y de hecho parece haber dominado siempre, más allá de lo ilusorio intenta ajuste mecánico hecho al establecer, si es necesario, marcos estructurales, legal y no.

Propio interés nos permite estudiar la fenomenología social de hoy y el mismo marco jurídico y político, el marco estructural en el que la rigidez de los primeros contrastes con el fin que participen también los aspectos más íntimos del sujeto-hombre, proporcionando una posible redefinición del concepto de “políticas de identidad”, cuando hay que reconocer que de pronto cayó bajo las reglas y restricciones, y no espontánea, canalizzanti la capacidad de los individuos y grupos sociales, a la altura de la fila de la subjetividad jurídica y política. La teoría del cambio político parece surgir de la necesidad, se desarrolló en nuestro país a finales de año, para interpretar la dinámica de las relaciones laborales y del mercado laboral y de buscar, en la interconexión estrecha realizzatasi entre la política y la economía, la solución del problema dell’ingovernabilità complejas sociedades contemporáneas. Parece ser que se originó en la necesidad de una normativa y debe terminar vuelva a conectar a las cuestiones relativas a la toma de decisiones políticas, o al menos para que coincidiera con sus propias instancias del contractualismo. En cambio, debe ser considerado demasiado simplista para rastrear los orígenes y fundamentos del cambio político sólo en la necesidad de ofrecer una explicación de la socio-jurídico-políticas, introducidas en Italia, la transformación del mercado de trabajo y relaciones laborales. No se puede unir, para identificar, intercambio político con el American neo-contractualismo oa través de la negociación colectiva. Si lo hace, sería difícil explicar la naturaleza generalizada de la teoría del cambio político:

  1. A) tanto como un modelo descriptivo de una realidad social en la que el Estado ha terminado por perder su función de autoridad y control sobre la sociedad;
  2. B) tanto como una forma de reafirmar la toma de decisiones políticas perdido;
  3. C) tanto como una muestra más de la incapacidad de la reafirmación de la toma de decisiones políticas;
  4. D) tanto como un modelo descriptivo de la posibilidad de reajuste autógena social en las sociedades complejas.

De hecho, las fuentes y las raíces de la teoría de la política de cambio, de la transformación del mismo nombre, se encuentran en los estudios que A. Pizzorno ha llevado a cabo en los conflictos sociales, la búsqueda de un instrumento adecuado para la necesaria profundización del concepto de “políticas de identidad”, en el momento histórico en el que las leyes de las democracias representativas final no coincidir con las políticas de identidad con la condición de Estado, el reconocimiento de la subjetividad política -legal en muchas identidades individuales y colectivas. En esta perspectiva, la teoría de la política de los Estados de cambio en los años 70 mediados de, el abandono de estructural-funcionalistas teorías sociológicas a favor de conflittualiste teorías, o mejor aún, una posible mediación entre las concepciones, propugnanti un sistema plenamente integrado parsonsiane -luhmannniane y la marxista-marxista. Y el intercambio político es su próxima como la interpretación más plausible de la sociedad caratterizzantesi para la exacerbación de los conflictos entre los intereses privados, ya que permite la identificación del conflicto necesario entre los grupos o clases con una de las formas “básicas, si no … con la forma básica de relación social.”

Es así superó las teorías estructural-funcionalistas de no bien identificadospara liberar al Estado de su papel como sistémica “controlador” social. También se superó el límite de los conflittualistiche teorías extremas que en última instancia, incluso poner en la relación correcta con el conflicto.

La ley debe, de hecho, mantenerse fuera del conflicto social, ya que el conflicto social al final de sus intereses y objetivos de la fundación, que se convierten en los factores determinantes de la identificación política.

Se encuentra en la práctica que siempre hay disociación en situaciones de poder político “entre los objetivos institucionales, valores y expectativas de la función y el propósito de los intereses individuales”. Interés en contextos fuera de los marcos institucionales tradicionales a estar vigentes para aislar y definir un nuevo concepto de identidad colectiva y el conflicto social se amplió en el último papel, no sólo funcional y el imperativo de la estructura de autoridad es insuficiente para explicar un conflicto real, la participación de las estructuras institucionales mismos, ya que los fines institucionales se transfieren de propósito especial, formada en otros grupos u organizaciones. En esta dimensión socio-política, la concepción pura de la autoridad R. Dahrendorf está totalmente superada, porque la autoridad institucional y soberano no puede dejar de lado el poder que existe más allá de las situaciones de autoridad, como lo es ser capaz de confiar en su propia voluntad, de cualquier manera, “la poder para hacer daño a los demás, la forma más directa de poder “, el poder que se manifestó como una expresión de interés y se convierte en el momento crucial del conflicto en las sociedades pluralistas.

El final privado, la soberanía de cada individuo, por lo tanto, aparece como la razón última y la fuente de un conflicto mundial generalizada. Se convierte en el datur tertius, en respuesta a la pregunta “los conflictos que se plantean los cambios sociales son de carácter político o económico?». El especial interés soberano radical se convierte en fuente de conflicto, no sólo porque se opone a cualquier otro interés privado, sino porque es inherentemente antitéticos a los propósitos institucionales estructurales, en pocas palabras, ellos lo niegan. Impregnada de la identidad política, todos de especial interés, la teoría del intercambio político muestra como la prueba de fuego ideal de la relación entre la política de la identidad y las áreas de intervención que determinan el espacio social de la identidad en las sociedades complejas. El triunfo de la lógica, lo particular y el derecho fundamental de todos, el de la soberanía individual, no es el triunfo de la racionalización de la negociación, sino la afirmación de la esfera estatus al de la contractus. Y la situación no siempre terminan reconciliados con un pactum entre ellos.

La llamada “privatización de lo público”, como la extensión máxima, lo particular, tiene una referencia antigua que no está racionalizando el contrato social, sino más bien el mercado único y el mercado de contratos. En el mercado, como un tema de foro de intercambio entre los intereses privados, el tamaño de la opinión pública deben hacerse a un lado porque si, por un lado, es posible que la reunión se intercambiarán bienes para lograr una mayor satisfacción de lo que puede dar el producto original, que cotiza en la otra parte es una posibilidad real de que la realización de una feroz competencia puede llegar a ser incluso un conflicto violento. Lo mismo se aplica, mutatis mutandis, por supuesto, el mercado político llamado, que se basa en las leyes del mercado y debe ser estudiado con los procedimientos lógicos del derecho privado.

El mismo N. Bobbio ha reconocido que la lógica del mercado político no puede exceder las características de imprevisibilidad e incoherencia que determinan la lógica del mercado en un sentido amplio.

El mercado de capitales, de hecho, no se puede reducir sólo a la celebración del contrato, entendido como un acuerdo final, sino que también debe abarcar toda la fase pre-contractual, que se caracteriza pura y simplemente por sus aspectos competitivos. Si, pues, se considera que la fase pre-contractual tiene un tamaño mayor y más extendido en el mercado en sí, el escenario de la celebración del contrato, es claro que es simplista limitar el mercado en el contrato, o mejor aún, en el pacto que pone fin a la competencia.

La teoría que propone el modelo descriptivo empírico de intercambio político, es tener una gran importancia y significado en un momento en el que no sólo evidencia limitada para identificar los aspectos de la justicia como una justificación, justificación del poder que la conclusión del contrato entre los interlocutores sociales puede proporcionar, pero es considerar la fenomenología de todo contrato, incluyendo la etapa precontractual.

En esta perspectiva, no es sólo propone un modelo que puede capturar la política, así como los valores periodísticos de ese tipo particular de mercado político, que es el mercado laboral, sino un modelo que sea capaz de tomar más destacado extensión completa, en la sociedad mercado contemporáneo complejo de qué área de la primacía del sector público y privado en los ámbitos político y social. Supera así la conceptualización de un mercado que se ajusta a la política Schumpeter dinámica, Lasswell, estudiando bien la posibilidad de interferencia de la política en el mercado Lindblom, Lehmbruch. No se puede reducir a esquema de un intercambio más política “del análisis de aceptar o rechazar, pero sobre la base bien definida Contratante” irrealizable sin el Estado.

En esta perspectiva, la política cambiaria, como momento prescriptivo y racionalización, se le debe negar la teoría del “reconocimiento intersubjetivo”, prefiriendo la teoría de la “elección racional”. Sin embargo, no plantean el cambio fuera del género del contrato y sobre la racionalización no aborda el problema fundamental de la multiplicidad de identidades políticas subjetivos reconocidos en las sociedades contemporáneas, a partir de las democracias representativas. La teoría del cambio político fue establecido, sin embargo, como un posible método de estudio de “la” política de identidad “, lo que tiende a reconocer a un fortalecimiento de la acción colectiva sí mismo de acuerdo a un camino teórico que comienza con la crítica de R. Dahrendorf y se completa con la teoría del “modelo de la política comercial”.

La lógica de la identificación, su teoría sociológica del reconocimiento intersubjetivo y el gran tamaño de la fuerza, lo particular justifican plenamente la razón de ser de la autonomía política y ideologicizzabile no, lo que es característico de las situaciones de cambio. En consecuencia, el modelo muestra muy scambistico como un modelo explicativo de la “naturaleza política”, más que como un modelo totalmente instrumental a “la política”. Sólo con este tipo de modelo puede, de hecho, hacer “la inevitabilidad del conflicto en cualquier momento de las sociedades complejas”. El patrón de la política comercial es, de hecho, ideal para describir situaciones tales como las que se encuentran en los llamados “poliarquías ‘, en la que no puede existir un equilibrio en la representación de intereses, ya que, sin embargo, el interés particular en el corto plazo genera nuevo interés a largo plazo, que se quedan desequilibrio constante.

La poliarquía situación es, en una inspección más cercana, una situación clara en la que cada soberanía múltiple es en sí mismo el poder soberano. Y en ella los datos de referencia es, precisamente, el desequilibrio, ya que sólo este último puede permitir el libre acceso de los individuos y grupos de la política de identificación, ya que no puede predisponer prescriptivamente cualquier canal de legitimidad. Tenga en cuenta que, si este enfoque es menos que el saldo de las teorías propuestas por la representación política demagógica ya que el interés particular, sin embargo, genera un nuevo interés a largo plazo, que debe permanecer constante desequilibrio. El patrón de la política comercial se extiende, por lo tanto, también más allá del alcance que también lo caracteriza en su fase inicial, a partir del estudio del acuerdo de relación / legitimidad en el mercado laboral.

Esto es debido a que las fases de los determinantes que se definen estabilización/desestabilización, son las fases que se extienden a lo largo de la vida de sus sociedades caracteriza por la ausencia de la soberanía estatal. Las olas de estabilización social/desestabilización / reestabilización, identificado en el flujo de conflicto social, primero excluye la posibilidad de una racionalización de la complejidad que se impone desde arriba por una autoridad soberana única. C es siempre dentro de varios intercambios a corto plazo entre las dos partes, una reproducción autógena de solidaridad, que produce la identidad como una sola soberanía, y que sustituye a la falta de representación de intereses y sus mistificaciones o mitizzazioni, una forma participación directa empírico y automática.

Los momentos de la delegación o de la confianza, que debería tener lugar después de las de los intercambios políticos frecuentes y más tarde, en realidad se convierten en momentos parciales y limitadas en el tiempo, dada la situación en la fabricación que no puede garantizar un orden de largo plazo. Consideremos, por ejemplo, el cambio político a corto plazo entre una corporación profesional, que obtiene privilegios, y una fiesta a cambio de su consentimiento, seguido por la mayoría de ipotizzabilità de un posterior intercambio de largo plazo para asegurar el orden social, sin que podamos garantizar en la práctica la victoria del partido en las elecciones futuras. Lugar de basura fuera de la lógica de la racionalización de la estructura de la política comercial se convierte en una herramienta indispensable para la interpretación de la vida social es posible, cuando se determina que una instancia no ha autorizado la racionalización refriega. Es en estos casos que no se puede evitar dar la debida importancia a los modelos de empírico/descriptivo, siempre difícil de pensar y proceduralise, si es carente de contenido ideológico.

Obviamente, la referencia a la distinción de Weber entre la calidad formal y la calidad del material de la ley, que no puede ser del todo una cuestión de tipo impulsivo vis prescriptivo, ya que no pueden hacer caso omiso de una concepción de sobretensión vis prescriptivas del regulador ley. Incluso en estos casos, de hecho, se termina sólo para proponer nuevas formas de racionalizar la relación entre las empresas y del derecho, que sólo se pueden resolver en un contraste radical, en una antítesis, en una posibilidad de la mutua destrucción.

El problema es que ya no se colocan en su lugar, en términos de la relación entre el Estado y el medio ambiente para ajustar, o entre el derecho y la política, sino en términos de evaluar la posibilidad de abordar el estudio de los sistemas sociales, sin tener en cuenta, al menos en la primera ejemplo, su posible regulación. En la disolución de un Estado, como instrumento de política típica de la modernidad y la afirmación de la soberanía en la cabeza con ella, como un derecho fundamental, sólo el uso de un modelo descriptivo empírico, que es el de los intercambios políticos ofrece la chanche para observar la múltiple variedad y complejidad de los intereses soberanos, que se desarrollan en la contextualización social. Este modelo también permite observar y estudiar los incentivos de las normas y comportamientos que se reproducen entre los miembros de la sociedad, tales como la lectura prospettazione descriptivo de la realidad social, el modelo de política comercial con autoridad para dictar tal comportamiento no le importa. Se vuelve muy interesante, por lo que, en la actualidad, en la libertad de la influencia de las teorías propuestas por mediados de los 70 hasta finales de los 80, vaya al modelo de procesamiento sistemático de oposición política scambistico, caratterizzantesi correctamente para el formulario descriptivo que tuvo dados sus orígenes y no para la prescripción y había llegado a absorber y nullificarlo, situándola entre los muchos tipos de modelos de regulación de la vida social.

El proceso de sistematización del “modelo de política comercial” obviamente consisten en la elaboración de todos los elementos de los factores objetivos y subjetivos que caracterizan y analíticamente estudiar de forma individual, sin dejar de lado claramente cómo o más bien, cómo la externalización de estos últimos, o su forma.

Los objetos en el modelo de “cambio político”. Elemento catalítico de la estructura interna de la pauta de la política comercial es sin duda el objeto de intercambio. Desplazamiento a través de la literatura sobre la teoría del intercambio político emerge una opinión compartida por varios autores, sin embargo, completamente de acuerdo: el intercambio es político, cuando los objetos de intercambio son bienes políticos. Se transfiere realmente detrás de los políticos activos en el respeto de los políticos mercancías.

Es el primero de todos los bienes de los bienes políticos “de autoridad”. Luego son para ser considerado para “semántica traducción de” bienes políticos todos aquellos bienes que se comercian bienes con autoridad, adquieren el carácter de naturaleza política. el intercambio con los bienes da cuenta de las autoridades, a saber, la transformación de un objeto cualquiera de los intercambios en un objeto político.

Debería aclarar estos conceptos.

En lo que respecta al concepto de buena fuente, que es, sin duda relacionado con lo que todavía puede considerarse al menos como uno de los actores principales de cambio político que es el Estado. Está escrito que el modelo de cambio político se vuelve inestable y es probable que resulte en la negociación colectiva, si descuidamos el sistema político se mantiene en equilibrio sólo “si el Estado es capaz de distribuir los bienes materiales en primer lugar, negoziandoli en el mercado con los grupos políticos interés organizados a cambio de su consentimiento. ”

En verdad, el Estado, dejando de lado la distinción entre las teorías de las que se consideran parte necesaria y “fuerte” cambio político y las teorías en que entre en negociaciones, el establecimiento de un nivel de respeto igual a las otras partes en el contrato y por las teorías que se hace aún los “débiles”, considerando su temor de perder su consentimiento antes de mostrar cómo la persona sólo tiene derecho a presentar el intercambio de bienes o la excelencia autoridad política par, los que tienen la forma de comando: leyes, normas, reglamentos administrativos, etc. Por una importancia predominante atribuye al Estado se inspira la actitud de las ideas políticas que piensan que el cambio de modelo de objeto pequeño. Reducen los bienes transables por la comunidad con el consentimiento política única y la ampliación de este último, la legitimidad, dejando de lado, sin embargo, del todo una realidad social que desde hace mucho han encontrado más en el Estado la única entidad capaz de adquirir la “identidad política y la gestión de los activos de la autoridad. En esta realidad, más allá del gobierno y por lo tanto de la política general, muchos otros podrán gestionar activos de autoridad. Consideremos, por ejemplo, los partidos políticos, sindicatos, grupos ecologistas, etc. En segundo lugar, hay que señalar que no esté en contacto con la decisión del Estado en la solución de las cuestiones de localista y territorial, de la que está totalmente excluida. En estos casos, usted puede tener una situación en la que una entidad intercambios exponencial inferior, independientemente de la dirección política del gobierno, la Ambiental y ecológica con el consenso sede locale-territorial. El plan cambia de perspectiva que es más limitada que la que caracteriza a la hipótesis del cambio político generalizado, pero se enfrenta a una situación general, sin embargo, ser descrito con el “modelo de política comercial”, que a su vez muestra más adecuados, también desde el punto de vista de la definición, la idea de compartir diseñado en singular, como:

  1. a) por un lado, podemos ver que la autoridad local municipio, que cuenta con un consejo ejecutivo de diferentes tendencias políticas, o incluso del mismo color político, en comparación con el gobierno de la mayoría, podría ofrecer algunas garantías ambientales locales (Resolución de cierre contaminante fábrica) más fuertes que las que puede ofrecer el gobierno en todo el país;
  2. b) por otro lado, podemos ver que no hay necesidad de tal situación de cambio, el consenso general de toda la comunidad nacional e incluso toda la comunidad local y que no es necesario a fin de amenaza social generalizada y general incluso local, ya que es suficiente para alcanzar una situación de intercambio, la amenaza del ciudadano individual puede proponer medidas para la protección de los intereses difusos llamado que pertenece a la comunidad en su conjunto, legittimandosi ser el único participante en el intercambio político . El proposability de estos ejemplos claramente los márgenes de extensión infinita. No puede ser, no obstante, consideró la situación de cambio político en el que incluso pública de privatización regulan sus propios intereses.

Intereses particulares, de hecho, no se puede considerar a priori que debe intercambiarse política. Esto es por la sencilla razón de que la regulación de los intereses privados, incluso entre las entidades públicas o entidades públicas, pueden darse situaciones en las que los políticos de intercambio de bienes están totalmente ausentes. Los intereses privados, por lo tanto, pueden ser objeto de intercambio político sólo si canjeados por bienes de interés político para la traducción semántica del objeto. Sin duda se puede considerar que el intercambio de los intereses públicos o colectivos. En conclusión, el modelo de objetos de la política comercial son todos los bienes públicos o colectivos excelencia: el acuerdo y la ley, la legitimidad y la autoridad, la prestación de servicios y autorizaciones, los beneficios y las finanzas, salarios y cargas sociales y las medidas fiscales de incentivación del empleo compromiso iniciativas para la política de ingresos. Y para ser intercambiado, cuando el Estado no participa, y si se refiere a las asociaciones, partidos políticos y sindicatos, juntas o los dirigentes de este último con su base de miembros, incluso en la persona de sus miembros individuales, pueden ser: reconocimiento y simbólico prerrogativas, créditos para acciones futuras, amenaza, represalia, sanciones y, por otro lado, los comportamientos, intenciones, motivaciones, recursos e ideales, incluso.

Los sujetos del modelo de “cambio político”.

Objeto del cambio político es la parte contratante, y que es capaz de actuar como parte en el contrato. Se puede escribir que el acervo de la bolsa no es un quivis político, pero no un ipse. El derecho a participar en el intercambio es en realidad un legítimo informal, de hecho. Puede ser propio de cada sujeto o actor del cambio, que se había convertido, como el propietario de los bienes de interés público o que pueden ser canjeados por bienes de interés. Incluso el sujeto de estado puede ser considerado un jugador indispensable del intercambio. Ya hemos visto que no es correcto considerar que “requería parte” el intercambio y más aún que no es correcto considerar guía y creador del intercambio político, dando lugar a lo que el cambio de tamaño de un amplio modelo descriptivo de la vida de las sociedades complejas en un verdadero y la estrategia de su gobierno para prescriptivo. En esta perspectiva, el Estado-gobierno sería siempre un papel y dominación, no forma parte de ningún contrato y que también tienen otro papel importante y complementario al del contratista “, la función de asegurar que todos los sectores sociales, con la identidad y el poder de negociación tienen acceso a la central. ”

Que el Estado sería el garante último del acceso a la política de cambio por lo que podría argumentar que la política del objeto determina la naturaleza política del cambio, pero la presencia del Estado en la dinámica del conflicto. Incluso el gobierno estatal, sin embargo, en la sociedad actual, debe ser considerada como una entidad política en la búsqueda de legitimidad. Se trata de una parte contractual como muchas otras identidades políticas y la forma en que otros pueden ser prohibidos en todos los intercambios con sujeción a políticas de lo posible, ya que actúa en un contexto en el que determinado fin y lo más probable es que le permiten convertirse en actores políticos, es suficiente para tener bienes raíces políticas y no políticas-puede ser canjeado por bienes de los políticos para poner en juego. Posibles temas de intercambio político se convierten entonces en todas aquellas asociaciones que, incluso si no se reconoce de acuerdo con las normas del derecho privado, son, más que en las reglas de direcciones regulados, la posibilidad de intercambiar bienes políticos, o bienes que pueden convertirse en la legitimidad política de participar en el gestión de la política nacional y local, y que encuentran su institucionalización en su capacidad para desinstitucionalizar, o para amenazar el orden social.

Posibles temas de intercambio político son entonces, por supuesto, todo el llamado derecho público y las asociaciones de derecho privado aceptado en el. Incluso las asociaciones de derecho privado, de hecho, la posibilidad de intercambiar los políticos mercancías se exceda el límite legal, lo que les impide en la posibilidad abstracta de influencia sobre los problemas generales, pero en la práctica no se puede evitar decir sólo la influencia de este último en contextos colectivos, ya que puede poner en peligro el orden social, o incluso la gestión de los activos de la autoridad. Consideremos, por ejemplo, a una empresa privada puede manejar una gran cantidad de puestos de trabajo, de la que por cierto no se origina sólo las relaciones bilaterales del tipo, dada la influencia socio-política, y por lo tanto el significado colectivo, que asumen la puestos de trabajo gestionada. Los sujetos en el diseño de políticas comerciales podría ser, en última instancia, los particulares cuando vayan a ser capaces de intercambiar la política de bienes o amenacen, incluso con el ejercicio de sus derechos privados, el orden social.

La forma del modelo de “cambio político” .

El problema de la forma del patrón de la política comercial a menudo ha sido relacionada con el problema de que el gobierno del cambio político. Para aquellos que han decidido no liberar el intercambio político por el contractualismo, la forma en la externalización del contrato se resume en la forma de intercambio. Y usted ha elegido, en esta perspectiva, para usar una terminología giusprivatistica la forma de un contrato “típico”. Las formas posibles de la política comercial, sin embargo, no puede ser únicamente direccional hacia el esquema contractual. El proyecto de contrato sólo es útil cuando se desea ver el cambio como una estrategia política del gobierno, fundamental para el poder soberano. Es, en estos casos, se convertiría en nada más que un procedimiento típico de gobierno, en el que hay una estrecha interconexión entre la ratificación posterior negociación preliminar y ex de las Cámaras. Consecuencia de este enfoque es que el cambio no tiene una política lógica política autónoma.

En realidad, esto no parece reflejar la realidad social actual, una realidad en la que un poder soberano único absoluto e indivisible ya no es posible.

En las sociedades complejas de hoy en día en la vida de todos los días, vemos una variedad de situaciones de cambio político que a menudo no tienen nada que ver con el gobierno o con el Parlamento, destinados tanto como manifestaciones típicas del poder soberano. La variedad de temas que pueden requerir la negociación, de hecho, también puede imponer reglas y procedimientos, por las mismas razones por las que puede imponer la situación de cambio. La forma, una forma de exteriorización o manifestación de intercambio político, por lo tanto, es una forma libre, los estudiosos del derecho civil llamaría “sin nombre” o “atípica”. La imposibilidad de una base ad hoc y la práctica imposibilidad de estructurar un procedimiento típico y recurrente mejor explican la razón de ser del modelo como recurso fundamental para el análisis scambistico libre de limitaciones ideológicas y parte de la sociedad que han perdido el punto de referencia dado por la soberanía política. Es la forma que no es estereotipada y poco dado a los métodos y procedimientos establecidos para que el “modelo de la política comercial” para abrir de manera espectacular, a abrazar la diversidad y la complejidad de las perspectivas sociales como sea posible. Esta forma, con infinitas facetas, también excluye la situación de un intercambio sería gobernado. Por el contrario, la gobierna, tiene una lógica política independiente, que se determina con varios posibles conflictos entre los intereses y los actores sociales, que tienen tales intereses. Un hecho no modelada, ni patrón predecible de la política comercial se convierte así en la última forma posible de descripción y verificación de los acontecimientos sociales. Aquellos que A. Pizzorno ha llamado “ondas de estabilización y restablecimiento, el impreso G. Teubner ha llamado “formas de autopoiesis social” son formas de externalización de intercambio político. El patrón de la política comercial, ya que no está contenido en las fórmulas y procedimientos previstos en abstracto y por esta razón no justiciable (límites completos de cuánto quiere por su incapacidad para hacer justicia a) en términos de evidencia, no puede ser representado como otro intento fallido o no ajustar o racionalizar la complejidad del control con criterios preestablecidos de legitimidad y consenso puede reafirmar los contradictorio soberanía supra tradicionales del Estado, la comunidad internacional o de un sujeto que juzga, que no entran en el conflicto entre el soberano interlocutores sociales.

Es más bien un índice esencial empírico y descriptivo de la realidad en la que ya no se puede hacer referencia a cualquier forma de soberanía que la de cualquier persona que alegue que el individuo, ya que puede poner en peligro el orden social. Sólo teniendo en cuenta la pauta de la política comercial, el estudioso de las cuestiones legales, políticas y sociales pueden representar los distintos componentes entrelazados de una complejidad política que es así precisamente porque no puede ser sintetizado en una unidad de potencia a priori puede ser colocada en la fuera o por encima del conflicto por el poder político.

Unidos Europa y la Constitución europea. Los derechos humanos sin la condición de Estado y el deber jurídico como fundamento necesario.

El punto original débil: la excepción anglosajón.

La prueba de que la cuestión de la unidad política de Europa se va a colocar a la luz del concepto complejo y articulado de la estadidad, se da sólo por la realidad que nos presentan los medios de comunicación, en curso, ante nuestros ojos, en los últimos meses . Durante mucho tiempo, de hecho, está diciendo y proceder, al menos aparentemente, política en este sentido que, para que Europa realmente considerar una entidad política unificada, debe dar una constitución. Y “ahora evidente que el concebible de una constitución no es pura y simplemente volver a conectar con el concepto del Estado, con sujeción exclusiva política de la modernidad, ya que bien puede considerar factible y realizable sin una Constitución del Estado de considerar, por ejemplo, los gobiernos en el exilio . Es muy difícil, si no imposible, sin embargo, imaginar y pensar en una Constitución, al menos idealmente sin hacer referencia al concepto de estado, que se define como la tensión de una sociedad política a ser objeto de un determinado territorio, donde la estructura de colectivo de carácter político, una vez establecido, es decir, o se mantendrá, por sí mismo, al final, como un estado.

En apoyo de este argumento realmente debería considerar el asunto a debate la historia política del país, al menos en apariencia más reacios al proceso constitucional y político de la unificación de Europa. Sobre todo porque este país ha terminado en esa fecha, en la era del Imperio en América del Norte, con sus modelos de influir en gran parte de Europa y más allá. Más allá de los asuntos económicos, socio-políticos, financieros, geopolíticos, geoestratégicos, procedimientos legales, constitucionales y legales, las distancias originales de la unión de Gran Bretaña preocupación política europea y constitucional decididamente las cuestiones filosóficas y políticas. En anglo-sajón pensamiento político, de hecho, el Estado como un consorcio de asociación para la felicidad del mayor número de personas de acuerdo a la huella benthamiana, niega, por su propia estructura, la idea del Estado, ya que los historiadores ingleses tienen, sin embargo, siempre era claro.

Sin embargo, la ausencia de un estado prospettazione ideal, como empresa-sujeto, fue capaz de dejar atrás el tamaño medieval de la res publica, la ascendencia gius-Romance. El Inglés medieval, ha encontrado sus mayores capacidades de expansión permitirá no sólo con la incorporación total, desde el punto de vista político, el objeto del sujeto, el hombre en la tierra, sino también, con lo más destacado, dentro de una Europa unida posible, en términos de política y constitucional, una grieta muy grande. Esta grieta se produjo desde el inicio del proceso de unificación europea, especialmente en el fundamento legal de la constituyente puede confiar acto constitucional signo común. Paradójicamente, mientras piensa a través del Canal de Guillermo de Ockham y Hobbes Thomas marcó el camino de la subjetividad en la sociedad política, lo político-religioso creado por la dinastía Tudor, aunque al parecer, va más allá del tamaño de la Edad Media objetivista, dio fuera, en territorio británico, un proceso de construcción progresiva de un tamaño soggettore individuo único, dueño absoluto de las cosas civiles y religiosas, basadas en el supuesto de la ausencia de sujeto colectivo-estado. Y podría, sin duda, por esta razón, para hacer que la primera revolución de la sociedad europea post-medieval y post-imperial. La decapitación del último rey de la dinastía de los Estuardo no iba a ser, de hecho, la eliminación de un tirano, sino más bien, la desconfianza profundamente arraigada en una historia de la sociedad-sujeto-político, capaz de sintetizar la política, religiosa y civil. La mediación de los delegados a un colectivo – sujeto-tercero – capaz de subir, aunque manteniendo la estructura de bodiniana legal y religioso del diseño de la delegación de la metafísica al dios-rey re-soberano-land – permitió, sin embargo, en la parte continental confianza europea en el subjetivismo absoluto de la política religiosa, social, civil. Había, de hecho, entre su separación bases teóricas de lo divino de lo humano, incluso si hubiera pasado por la decapitación de Luis XVI, el heredero de la tradición de que la sociedad divina y humana obligado por la posibilidad de que la delegación de parte de Dios los seres humanos. Esto llega hasta el punto de incluir lo social y lo político a creer que ningún político no es concebible que lo social, que conste, al menos hasta mediados del siglo XIX. Pero debido a que el tema es político-colectivo-estado, hasta el punto de creer que no hubo afiliaciones políticas o sociales, sin Estado.

El sujeto colectivo, delegado a la política propuesta por Hobbes, se convierte, por lo tanto, a lo largo del territorio continental de la historia de Europa, debido a su capacidad absoluta de manera exponencial, no sólo la reducción absoluta de la esfera social en la esfera política, sino también la síntesis del proceso histórico. Limitado sólo a estos reclamos, que son bien conocidos para los filósofos y distinción política final y ahora “clásico” concepto entre la isla y la parte continental de la naturaleza política, no es suficiente. C es más. La idea de autoridad, estado místico, metafísico, prácticamente ausente en la psicología política del ciudadano anglo-sajón, no es realmente posible construir marcos sujeto-estado. La idea de que el Estado no es el Estado, ni la estadidad Estado. De hecho, sin duda cada ciudadano británico siente que pertenece a una ley estatal en toda regla que lleva a un gobierno específico en un determinado territorio, sino que se siente dentro de sí mismo, ni la idea del Estado como un proceso psicológico subjetivo-autoritario historia política de cada miembro de la sociedad, ni la aparición de la continua búsqueda de la estadidad, o incluso una condición de estado nuevo, como la posibilidad de una definición de la ciencia política o la redefinición de las instituciones políticas de un territorio, para la terminación de la vida asociada económico y político. Esto no es cierto, o no vale la pena cuando se inició el proceso de unificación europea, porque la tierra zona Europa continental, como se ha explicado hasta hace poco Quadrio Curzio. En el territorio de este último se ha desarrollado, para el caso, siempre humanismo renacentista, el pensamiento político a nivel estatal, a través de la mediación de Maquiavelo y Hobbes, llegando sólo a mediados del siglo XIX, hasta su terminación, con la definición de su propia dimensión jurídica peculiar, sociológicos e históricos.

La extensión del significado del concepto de Estado -no sólo por la superación de la introducción de ciencias políticas en la construcción y formalización de la sociología jurídica, sino incluso a la penetración y que abarcaran la historicidad- proporciona el más amplio sentido del concepto de Estado, de donde la construcción de la futura Europa no podía ignorar. La Constitución es sin duda el resumen representante legal del Estado y en el derecho alemán del siglo XIX, el primero de marzo de l848, y después de la Nachmdrz de marzo de l848, fue colocado como nada más que un proceso permanente de construcción y edificación la legalidad del Estado, tal como se define en una constitución manera apropiada. Pero incluso si la Constitución no es en primer orden político que se nos da y al que aspiramos cuando usted está en un terreno común determinado. La última razón, se puede describir con la palabra Verfassug. Hay una empresa que es legal que se construye con la Constitución y una sociedad civil que se siente unida en un Verfassug, la empresa legal vuelve a conectar a la Estadística mismo. la sociedad civil luchando por el estado para la estadidad. La estadidad es, de hecho, el concepto puramente político, que se distingue claramente del problema de la forma de gobierno. Por ejemplo, no es en relieve cuando se refiere a una distinción entre organización centralizada o estado federal. Su rostro es impulsivo en vez de referirse a los foedus Fides. Estos últimos pueden establecer y construir una forma corporativa, pero sólo la buena puede construir y establecer una política de la empresa. Esto significa que un problema es la razón de ser y la necesidad de la Constitución Europea, otro problema con fundamentos teóricos totalmente diferentes, es la formalización legal de la Constitución y es que si la Constitución plasmarse, por ejemplo, un gobierno central o federal. El Estado, cuyo concepto político, que es la relación essendi, fuente causal de la Constitución, ni nunca se construyó, no se puede construir, desde el punto de vista estructural, como foedus. En foedus, sin embargo, utilizar únicamente el Estado de Derecho, y, de hecho, debe recurrir con frecuencia a modificar su marco jurídico y burocrático. En este punto tengo que escribir en las páginas anteriores, por ejemplo, el federalismo y la doctrina del Estado son dos argumentos que no tienen vínculos entre ellos, aunque sólo sea por el hecho de que los primeros lugares de la persona en el contexto social y la segundo de contexto, de modo que se crea el contexto. Concepciones sobre el federalismo, por el estudioso de la política europea y legal, no están divorciados de la tradición europea de la doctrina del Estado, y desde luego no se remonta sólo a la ciencia política estadounidense, después de la Declaración de Independencia 4/7/1776. Ellos encuentran sus orígenes, más bien, sólo el antiguo concepto de foedus. Los foedus de la Liga Aquea, con el único propósito de la defensa y la paz, y la política exterior y el acuerdo que verá la ciudad durante el período imperial, salvo en casos más limitados, de un tipo diferente de juramento de fidelidad al emperador, no son originarios pactos, como resultado de lo cual no más contratterà. Los contratos son en la forma de gobernar, en la que el individuo no es la persona que negocia, sino que se introduce en el pacto. En realidad no, pero en realidad hizo constituyente. En el poder político foedus ya existe y está organizada en sus maneras y formas. El problema con una constitución federal es un problema tanto para sustituir la de si es o no una constitución.

La estadidad no es, sin embargo, Foedera, no llegar a acuerdos, es en sí mismo la necesidad de un acuerdo. Quiere una constitución. Quiere ser la regla, y que va a mucho tiempo. Él quiere un acuerdo que es político, no jurídico. Él quiere un acuerdo sobre la base de la buena. Es la buena política. El camino de la elaboración teórica del concepto de pacto es el camino de la buena, a partir de Guillermo de Ockham y Thomas Hobbes, la modernidad consustanzierà política en la Europa continental. Hobbes está claro que la buena nunca puede surgir de foedus, entendida como contractus, que un acuerdo de derecho privado, el mero intercambio, explica con gran claridad en las páginas de famosos 101 y 102 Londres edición del Leviatán de 1651. El inventor del concepto moderno del Estado tiene una clara distinción entre el derecho romano y pacta Foedera suerte que tenía una política de expansionismo de la República romana, lo que permite que se transforme y se traduce en un Imperio. Cuando es el Estado podrá celebrar Foedera, pero cuando todavía no está claro la relación entre el gobierno y el territorio, es decir, el acuerdo sobre el territorio nacional y no en la tierra que el pueblo nunca se sentirá como el suyo, que es cuando la estadidad es quiere dar a una norma constitucional, se necesita pacta a largo plazo pacta fidei, basada en la fe, diseñado para evitar la continua “violación de la fe.”

Para la construcción del Estado, para la firma del Contrato de Asociación, que fundó la sociedad civil, Hobbes es evidente que no foedus suficientes estipulaba que los romanos con la gente más lejos, así que para mantener unido a ellos, pero sólo legalmente, militar y económicamente. En cambio, debería pactum fidei que se celebró en los primeros años de la República con los latinos y luego con los italianos. En la práctica, cuando Hobbes piensa que el estado moderno como un estado de la criatura individual no se limita a resolver el problema quitando el poder a la ciudad y al grupo y entregarla dell’iperesteso individuo moderno, hijo dell’umanesimo rinascimento. Piensa, más bien, más allá de las vías puramente filosóficos de la destrucción de los conceptos medievales de cosas generales y abstractas y la teoría de la doble verdad humanista del Renacimiento, una alternativa al modelo de ley de asociaciones puramente técnica y política pública. Una ventaja política. No sólo la creación de la máquina artificial-estado, pero la perspectiva de un orden político manera subjetiva: estado, de hecho. Es, paradójicamente, este punto de vista y no el Estado como un realista político-legal que destruyó el nombramiento para sustituir, como concepto general y abstracta de la vida social, los viejos, obsoletos, vocis flatos. universales como conceptos generales y abstractas de todo conocimiento, capacidad y voluntad, no reemplazar, es decir, ningún concepto puede abarcar la vida ell’individuo Europea astringerlo en esa condición hasta que la sanción totalitario, con la primera mitad de la guerra, se siglo XX, al menos aparente desintegración de los estados de Europa, fundada a finales de la Guerra de los Treinta Años y la Paz de Westfalia en 1648.

La Europa perecen de los estados, así como las razones por las multiformes que caracterizan a la disolución de la moderna Tratado, sin embargo, no fueron suficientes para determinar el fin de la condición de Estado. Esto puede tomar más que seguir el camino del estudio de la razón de ser primitivo y fundador del Estado moderno. Ernst Cassirer, por ejemplo, tiene bien entendido como el elemento central en la construcción del concepto moderno del Estado no está en los asuntos de identificación legal, sociológico y coordinante, sino más bien en su caracterización fuerte antropológico, político, simbólico, mitológico y legendario en el ascensor la filosofía occidental, desde el platoniana ópera.

La condición de Estado es, de hecho, el momento mitológico y simbólico, impregnado de idealismo factores antropológicos para determinar la razón de ser de la sociedad civil y no sólo legal. Está bien escrito hablando de Europa, sólo desde el punto de vista simbólico, jurídico y político, que la constitución Verfassung y deben coexistir en el proceso de construcción constitucional, lo que representa, en su biunivocità, político y reglamentario necesario quell’androginismo e indispensable para la coexistencia de los europeos en su territorio. El concepto de Verfassung es el macho, el órgano político-legal que se impone a la sociedad, la Constitución es el femenino, la forma corporativa, que se expresa en la legislación. Esta subjetiva androginismo, ya que impregna la sociedad como un sujeto y no un objeto, es típico de la estadidad, la suya y la de ella, especialmente cuando se trata de tomar ventaja de una constitución y, en el segundo, parece.

Ahora se puede hablar de la disolución de la concepción moderna del Estado, podemos hablar de federalismo y la devolución de las confederaciones medievales, pero no se puede negar la práctica histórica, que los dirigentes políticos de Europa, cuando decidieron llevar a en toda Europa un modelo político, después de que el financiero común, pensado para avanzar decididamente en la perspectiva de un Estado Juspolitologo no es necesario probar si era bueno o malo. Este no es su interés por la ciencia y su papel social, sino más bien de identificar, desde una perspectiva no-ideológico de vista, ¿cuál fue el camino tomado por las clases dirigentes políticas realmente europeos. A la luz de las consideraciones anteriores, parece ser, por lo tanto, no cabe duda de que falle o no el proceso constitucional y político de la unificación de Europa, se ha diseñado de acuerdo a los cánones y el carácter puro de la estadidad.

La potencia teórica de este lexema conceptual – como ya hemos argumentado en tiempos muy difíciles en los ensayos incluidos en este volumen – lo que le permite comprender la forma en que realmente no era el camino a lo largo y que en vez nos hubiera gustado viajar. Ya podía entender, de hecho, politologicamente, que no era una forma, una concha de una lingüístico legal o político, que contienen algunos de los valores y la ética ni es que es un conjunto de valores que han subsumido la legalidad. Más bien, como se puede adivinar, sólo el estudio de la filosofía política exquisitamente italiana, se presentó como una fenomenología continuo de valores. Consistía en la transformación de los asuntos del Estado, como el valor moral de la historia de Europa occidental y los cambios geopolíticos. La nacionalidad no es así la condición de Estado, ni Estado, ni se da una constitución. Es sólo la identificación territorial, y costumale social de un pueblo y no necesariamente necesitan ni Verfassung, ni constitución, pensar, por ejemplo a la comunidad en el sur de Tirol, que por cierto es una comunidad nacional, pero no tiende, si no ahora socioestremistiche eventos raros hacia cualquier forma de institucionalización.

Una Europa unida no se ido construyendo, en una inspección más cercana, como una nación. Para lograr este objetivo mucho más debería haber sido el proceso cultural que se inicia por los mandantes de la actividad política llevada a cabo por De Gasperi, Adenauer, Schumann. Se hizo un intento, sin embargo, para construir un Estado, con su propia constitución político-legal, justo después de la introducción de la construcción europeo típico de la sociedad política y esa es la premisa de un Estado. La estadidad es un Verfassung sentimiento común, pero también, al mismo tiempo, un acto de la constitutioni jurídico-político, lo que produce un modelo jurídico-político que no tiene que reflejarse en las fronteras del territorio costumale culturales y políticos que. Esto ha incluido Camillo di Cavour. Esto había entendido todos los teóricos jurídicos y políticos de nuestro 900 neoidealistico, identificando y caracterizando la fuerza del concepto fundamental de la condición de Estado de la nacionalidad. La Italia “debe hacer los italianos” es, en una inspección más cercana del mismo modelo exacto que Europa tenía que hacer los europeos, o los europeos no habría sido tal. “No es la nacionalidad que crea el estado, pero el estado que crea, sellos y hace que sea nacional.”

La política jurídico-Europea debe señalar, sin embargo, la necesidad de hacer también sin el concepto político que permite, en su histórico fenomenologizzarsi, para incluir cultural y gobernar un tenso multiplicidad geográfica, étnica y cultural entre Oriente y Occidente, y surgió que, esta en su tensión, como absolutamente único y extraordinariamente animado y original. Tal vez algunos de los que una vez llamaron a sí mismos tomados de la furia sagrada de optimismo de la voluntad, puede apoyar la demolición del monumento histórico de Europa, que de no ser capaz de superar el concepto subjetivista legal y política de un Estado. Pero sin duda otro, más sabios y menos en busca de sensacionalismo y nuovismi en el reconocimiento de la no aprobación, en la construcción de una Europa política, el concepto de Estado, consciente de ser capaz de mover las aguas y puertos de sobra conocido, se puede rastrear, de los conocimientos profundidad de las ventajas y limitaciones de la conceptualización del estado, una buena oportunidad para comprobar hoy-fenomenológica multinacional europea, mejor de lo que se ha comprobado en el último estadista europeo fenomenológico.

Europa como una democracia sin la condición de Estado en la sentencia esperada del Tribunal Constitucional alemán sobre el salvastati inferior.

Diez años después del inicio del tercer milenio cristiano, el concepto político de un Estado puede ser considerado para convertirse en sentido común entre los economistas y técnicos de abogados. Por desgracia, su adquisición en el léxico económico y jurídico era, por decirlo así, tarde, especialmente con respecto a la unidad europea. Y, de hecho, se utiliza una vez adquirido el léxico de los asuntos europeos, sobre todo, no tanto para proponer la construcción de un estadista europeo, como ahora para establecer una multa de la estadidad o la confianza en una protección de la estadidad.

Cuando el Tribunal Constitucional alemán en su decisión de 12 septiembre de 2012, no es suficiente para considerar el compromiso asumido por el Estado – la firma de un tratado entre los Estados europeos – para apoyar a otro Estado miembro, no hace más que negar el valor de la firma del tema de estado, producto de la constitución. El gobierno que ya no está ligado al compromiso, porque la Corte todavía debe aprobación ulterior del Parlamento alemán, o los representantes del pueblo. De hecho, el Verfassung es considerado por el Tribunal Constitucional alemán supera claramente la Constitución. Al hacerlo, sin embargo, el Tribunal consideró, en su sentencia, que el exceso de ‘Obergrenze el límite de los costes por intereses que excedan el capital por el que estuvo involucrado el Estado en el tratado o en el límite financiero en conjunto los gastos, socava la unión del gobierno, por lo que la decisión acerca de qué hacer en el Parlamento, si, por un lado, refuerza la condición de Estado de cada país, por otra parte, en la práctica, vacía de contenido la condición de Estado europeo sea posible. Fortalece el sistema estatal del país, que conste, pero debilita la subjetividad del estado jurídico-político de la nación. Y lo más importante, de este modo, se debilita la condición de Estado europeo, ya que niega la posibilidad de cualquier hipótesis de unión constitucional de la integración entre los países de Europa. En la práctica, permite una fides políticamente entre los estados, pero no legalmente una foedus entre los estados.

Si el constitucionalista puede ver – en la decisión del Tribunal Supremo de Alemania – positivo, el reconocimiento de un principio constitucional campaña electoral al mismo tiempo debe ocurrir a expensas de la concebibilidad de un estadista europeo, la consideración del concepto de democracia siempre ligado al estado aberturas más modernas y no las decisiones conceptuales basadas en la interrelación entre los estados. El concepto de estado se ha convertido, en la práctica, que la historia de la unidad europea, Janus, una moneda de dos caras iguales, pero diferentes. Por un lado, la condición de estado sí mismo como la única manera de pensar acerca de la unidad europea, por otra parte, la misma que la condición de estado límite parece que la unidad europea no puede cruzar políticamente. La estructura europea tendría que ser considerado como una posible forma de Estado, desde el principio, aunque se hizo difícil, aunque sólo sea desde el punto de vista conceptual, como un estado meta-moderna. La dificultad de considerar un foedus entre los Estados europeos, al menos en política fides debe ser considerado como un elemento indispensable para la integración de los pueblos de la Unión. La opción preferida fue, sin embargo, para hacer referencia a un foedus conceptuales algunos, pero no a un político foedus, sino un estado financiero. Esta perspectiva de alianza, pues, de hecho, sólo en gran parte se dio cuenta – habida cuenta de lo que está demostrando ser la historia de los últimos tiempos, con respecto a las decisiones políticas y jurídicas de los países más fuertes – ha venido a demostrar una elección divorciado de la consideración de lo histórico y lo político conciencia social colectiva de los pueblos pertenecientes a la Unión Europea. Se ha sostenido en Europa, de alguna manera, dejando de lado los logros de la modernidad. Esta última, con todas sus limitaciones conceptuales, fueron, sin embargo, penetró en la conciencia cívica y el desarrollo cultural de los ciudadanos de los Estados europeos a transfundir, uno por uno, en la unidad común. De ellos – la política financiera y económica no comunicativo de la red hacia el exterior, ya que restringe a los sistemas de comunicación técnicos y de procedimiento difícilmente transmiten a la comunidad social – se ha tenido muy en cuenta.

Si no se consideran, en la fundación de la Comunidad Europea, por una bien definida política-conceptual deformación de una fuerte presencia en la comunidad, provocó un baúl de viaje de relevancia entre las decisiones políticas y la protección de los casos individuales. Esto es crasis fue sin duda uno de las causas subyacentes, en algunos países, como, por ejemplo, Italia, un agudo contraste entre lo político-económico-financiero y judicial. El caso de Italia es útil como una prueba de fuego adecuado para explicar, en términos de relevancia política y conceptual de la vista déficit de la estadidad en el proceso de unificación europea en el examen de la relación entre la decisión política y financiera y los posibles casos – no consideran adecuadamente – de los ciudadanos, los miembros de cada uno de los Estados europeos individuales. Gran importancia e influencia, de hecho, el pueblo italiano – pero no sólo eso – la idea de maduración, llegar a buen término, una era de derechos. Esto, a Norberto Bobbio, es una edad en la que se terminó algunas conceptualizaciones del pensamiento político, introdujo la era moderna. Si la edad moderna, para Bobbio, producido y transportado a través de Europa, con la Revolución Francesa, los principios jurídicos de la libertad, la igualdad y la fraternidad, sino también el estado de derecho, la certeza de las leyes de neutralidad el poder judicial, y así sucesivamente, la era moderna ya no se conforma a aceptar estos principios como meras abstracciones y jurídico colectivo, sino que exige el reconocimiento como derechos humanos fundamentales, es decir, aplicable a todos, más allá de la protección que les brinda mismas leyes de los estados individuales, o por el giuspositivi leyes.

Desde el punto de vista conceptual, el contraste entre los derechos y las leyes se hace fuerte y dura, porque se entiende muy bien que la era de los derechos es una edad más tardía edad de las leyes y distintos. Y así, mientras la Revolución Francesa y el Estado moderno son, de alguna manera, por un lado, como madre y padre de la era de los derechos humanos fundamentales, por otro lado, ellos son los primeros en oponerse a esta verdadera Absalón su respeto a su autoría. La ley formal moderno y el moderno giuspositivista la ley estatal y no pueden sacrificar esos derechos a cualquier razón política, incluso debe proteger incluso contra sus propios intereses. La cuestión ya ha surgido, aunque en diferentes fundamentos teóricos, emergiendo en los últimos veinte años del siglo XX en los Estados Unidos de América, donde la harvardiana Jurisprudencia proclama la importancia de los derechos contra el Estado. En algún momento en el camino hacia la unidad europea – y esto es una noticia de los últimos tiempos – el proceso de constitucionalización de la política, llena de instancias de protección legal universal de la persona, la incapacidad de comunicarse en el tejido social si se va a la supranacional modelo de una constitución o un Verfassung, ya que no tiene sentido en continuar con el Estado y su soberanía, final – por la verdad, no sólo desde el punto de vista conceptual – a chocar con la razón de estado financiero-económico. Los derechos individuales son desafiados por la fuerza política de las decisiones financieras y económicas. Directivas comunitarias en materia de leyes de presupuesto, pronto se convierten en un muro contra la plena realización de los derechos por su propia naturaleza, se opuso a las leyes, como propias de cada individuo, independientemente de su pertenencia a cada uno de los Estados miembros o la Comunidad Europea.

La Comunidad Europea no se desarrolla, o como estado o como condición de Estado, porque vive dentro del conflicto fuerte – y en Italia se encuentra sobre todo para el futuro político de Berlusconi, como un movimiento político basado en el individualismo exasperado populista – incluidas las limitaciones financieras y las condiciones económicas necesarias para construir la casa común y la expansión del individualismo moderno, llevado hasta sus consecuencias más extremas. Los derechos no se basan en el derecho a su consideración, sino sólo de su fuerza de expansión constante y progresiva. La “Europa unida sin la condición de Estado no sólo vive en el riesgo de una desintegración total frente a las crisis económicas no necesariamente inherente -, pero este es un asunto que no puede ser tratado en este trabajo – pero aún corre el riesgo de una desintegración total de sus canales de transmisión de democrática, en la ausencia:

  1. a) cualquiera de las jurídico-político que permita la construcción y la protección de los derechos individuales de terceros Estados por una constitución legal – legal, antes de que una regulación de los derechos económicos y financieros -;
  2. b) a la condición de Estado capaz de establecer la necesidad y la creencia en cada una adecuada a aceptar las limitaciones de sus derechos individuales exigibles actualmente se consideran más allá de las leyes ordinarias. En esta segunda perspectiva, siempre me pareció más convincente para el escritor, el tema de los derechos fundamentales de los ciudadanos y sus formas de protección dentro del sistema jurídico europeo y política ha sido pertinentemente identificado en el proceso democrático como forma de comunicación entre los países que la componen y los ciudadanos-miembros de una dimensión de justicia universal puede experimentar conjuntas entre católicos y cristianos pueblos pertenecientes a la Unión Europea tejido conectivo geopolítica. Entre las posibles soluciones a la reconstrucción de un tejido común para Europa, que de una pregunta más adecuada prospettazione teórico de los derechos fundamentales de las personas, no sólo desde el punto de vista de la justiciabilidad, como desde el punto de vista de su naturaleza y sustancial de su fundación, que se encuentra en la tradición cristiana católica, que parece ser no menos importantes. No es tarea de la reconstrucción del tejido económico-financiera o legal-constitucional puede permitirse, hoy, un renacimiento de una Europa unida, en su caso revisar la perspectiva conceptual de los derechos humanos fundamentales. Esta última, de hecho, constantemente a través de los pasos histórico-conceptuales y conceptual-histórico de construcción de la casa común europea y puede ayudar a identificar las formas de garantías democráticas en Europa sin Estado, o que quiere empezar a pensar en el último de los países de Europa del tejido conectivo conceptuales, con el apoyo de un caratterizzantesi vivido por la necesidad de estructurar nuevas y más apropiadas para la participación democrática también entre individuos y especies residentes en las entidades jurídicas europeas que politicofinanziarie derechos – y la protección de este último – de los requisitos de contraste primera reclamadas, a menudo son difíciles de entender lo político y lo social. La filosofía jurídica del Risorgimento Antonio Rosmini, en términos de derechos humanos pueden ciertamente considerarse como una herramienta útil para ser considerado debido a su capacidad para distanciarse de las concepciones filosófico-políticas revolucionarias de la modernidad y al mismo tiempo, tradicional contador conservador. Y esto es antes de siquiera pensar en escribir constituciones o reglamentos jurídicos financieros nuevos.

Era de los Derechos degenerado hija del Estado moderno y de los derechos humanos sobre la base de la obligación legal, ni en Europa ni el Estado, ni la estadidad.

Sin sentir de verse obligados a elegir entre tener la mitad derecha del estudio y el estudio de la final de la política, parece evidente la necesidad de enfatizar la importancia de los conocimientos Rosminianos sobre los derechos fundamentales de la persona como un problema vinculado principalmente con la necesidad de aplicar el segundo a la realidad concreta, incluso antes de considerar el valor idealepolitico-social. Y para hacer esto, es necesario hacer hincapié en los derechos fundamentales de las personas no nacidas en Filosofía del Derecho de Rosmini, la relación entre el individuo / empresa. Este informe es la dimensión relevante después. La teodicea social, Rosmini es sólo el fin de la filosofía jurídica. Mucho antes de la estructuración de la dimensión política en el Rosmini filosófico-jurídico, la perspectiva legal – que la regulación de la relación entre lo ideal y lo real – crea orden en las reglas universales aplicables a todos los hombres y considerable, y utilizables por cada juez con el fin de ‘ pura aplicación de la ley para el caso. Es el principio del derecho – <<investigación antes de que todos los demás se propone a sí mismo la filosofía legal>> – establecer un derecho individual, en el sentido peculiar de Rosmini derecho / deber.

En el informe de derecho/deber es la revolución copernicana rosminiano el siglo XIX, pero también el interés por los estudios Rosminianos en el siglo XXI. Los derechos fundamentales de la persona sólo puede derivar de la idea de una ley que contiene en sí mismo la esencia de la cosa real. La conceptualización del derecho fundamental del ser humano es la expresión de la esencia de la cosa real. Es, en rosminiano legal, incluso antes de político, no una identidad, o una absoluta. Surge más bien como una relación dual, que, por un lado, parece debilitar la política absoluta del concepto de derechos humanos, por otra parte, lo llena de significado no sólo sociopolítica, pero estrictamente y puramente legal. Hay, de hecho, considerada como la originalidad de la filosofía del derecho rosminiano es en cierto modo cambia el tamaño correcto si vas a estudiar exclusivamente en relación con el teórico político-legal anterior a la misma y para el que se asume la salida de una ‘ adversidad hacia la segunda mitad del sacerdote Rovereto, de conformidad con el mandato conferido por la iglesia madre. El eje de la cuestión de desplazarse en su lugar. El fuerte contraste entre la filosofía del derecho de Rosmini en materia de derechos humanos y la filosofía personal y política y jurídica del individuo, desarrollado en el tiempo y en el período inmediatamente posterior a la Revolución Francesa no es el origen de la filosofía de Rosmini de los derechos humanos. Será TARP es el resultado, porque en abogado Rosmini, la mitad derecha es el fin de la ciencia política. Estudiando por separado los medios – y dejando de lado, al menos inicialmente, al final – que son los principios jurídicos que constituyen la ley – diseñado en el capítulo anterior – para proporcionar una base para la teoría de los derechos de contenido Rosmini humanos. Los derechos humanos Rosminianos incluso antes de ser considerados como derechos políticos, se producen, de hecho, como contenedores de legalidad y, como tal, debe ser – como la propia ley – para construir una relación de valor a la vista un informe del intersubjetiva política. El valor del informe es doble relación derecho/deber y no en el sujeto/objeto, la memoria claramente kantiano, construido en el cúmulo de la modernidad. Los derechos, sus recursos humanos, debe derivarse exclusivamente de su principio de la ley, especialmente en la aplicación de lo ideal a lo real, especie – caso típico – ejercer el arte de aplicar la ley a los títulos reales puros. Así que la idea – o, Rosmini, el concepto – la ley, que contiene y da a conocer la naturaleza – también esencia del derecho – hace que sea mucho más fácil identificar las acciones correctas en las cuales es subsidiaria y, por tanto, el derecho subjetivo esenciales personal se deriva principalmente – pero también se puede escribir exclusivamente – a partir de su principio fundamental. Ahora, como el principio fundamental de la ley es necesariamente atribuible a un derecho moral universal del hombre hacia el bien objetivo – por lo tanto el deber del hombre ejercer el derecho individual de cada ser humano – que sólo puede ser moral objetividad acción participativa , que es un deber moral. En este sentido, el derecho de la persona-se basa en el deber de un deber necesariamente original. Este derecho no se plantea, sin embargo, como un deber político o social, sino más bien legal. Y ‘este deber legal, para preceder el poder político, así como la protección de los derechos individuales ante la protección de los derechos políticos. La distancia al francés filosofías postrivoluzionarie se convierte, en este sentido, abismal. La construcción de Rosmini, de puro derecho, los derechos humanos muestra su importancia y su interés en la actualidad, debido a la capacidad que tiene de no haber influencias políticas de la modernidad. Convertirse en objeto de estudio exquisito para el filósofo de la ley con respecto al filósofo político. Se propone que, aún hoy, al inicio del tercer milenio cristiano, que la llave original y original sistema de protección puede definitivamente los derechos legales, ya que sin el filtro de la ciencia política moderna y las limitaciones formales de la ley. El sujeto humano derecho-persona es preguntarse a sí mismo ante la ley, ya que se basa en una obligación que precede a la obligación política, la obligación de la moral universal. Sin duda, es cuando se estudia en su pureza como un medio, incluso antes de considerar su objeto social, es también el caso procede a su interpretación para que el ideal en particular, para apoyar la legislación necesaria. La última, de hecho, es insuficiente en sí misma para resolver todos los casos posibles de la realidad. La fuente del derecho humano básico no es derecho positivo, o en cualquier otra ley de la naturaleza o la metafísica. Y “el deber moral universal. Los principios fundamentales del derecho se convierte, en esta perspectiva, la fuente filosófica y jurídica de los derechos humanos básicos. Este último puede existir y ser protegidos como se refleja de manera refleja en el deber moral. La mentira derecho y el deber al futuro, al final del curso teórico, como las dos caras de la misma moneda y no hay un abuso de la ley sobre el deber, en el sentido de que, para Rosmini, la era de los derechos, si fuera concebible y posible, No sería la edad de las leyes que los protegen, pero sus derechos a juego con los deberes, la protección del poder de hacer por el solo hecho de tener el poder de hacer y no hacer en virtud de la ley prevista por el soberano. El reconocimiento de los derechos que no se pueden pasar a través de las leyes, pero sólo en su giusfilosofica teórica, a través de la correspondencia con los derechos morales universales. Es ‘s sólo la naturaleza pura del derecho a nombrar a la relación con el deber. Y el derecho humano fundamental de la persona-persona, por excelencia, es por tanto la libertad. El concepto de Rosmini libertad moral, basado en una revisión sistemática de los principios fundamentales del derecho, es la fuente de la spaventiana reforma de la dialéctica hegeliana y va a consistir en la oposición del objeto al sujeto. El objeto es la ley, el tema es el instinto del hombre, capaz de sentir la obligación de escoger y elegir libremente. La elección es el conocimiento y voluntad. Sin el conocimiento y no tendrá más remedio. El conocimiento previo y libre voluntad es un estado de cosas. Sólo cuando se va a mover dentro de los límites establecidos por los límites morales que deben cumplirse porque la voluntad de reconocer, la elección se convierte interiormente libre, una opción de la libertad moral. Pero también la libertad moral es legal. De hecho, se erige como: << la parte de la libertad física, que no está obligado por la ley moral >>. El fundamental derecho humano por excelencia, entonces, y así sucesivamente todos los demás derechos humanos, es un derecho legal, en primer lugar porque la moralidad. Pero el ser moral – y este hallazgo es particularmente relevante en la filosofía de la derecha rosminiano no es suficiente para definir su jurídica en la parte inferior, así como, por supuesto, como ya se ha escrito anteriormente, no es suficiente para definir su politizada – que terminar con los medios. Los derechos humanos fundamentales son tales porque son pertinentes a la ley moral, sino también porque se caracterizan por una autoridad o poder para actuar con respecto a la relación con otros hombres. En efecto: <<la palabra correcta aún significa algo más que lo que simplemente no es permitido. >>

L’autoridad o el alcalde de operar caracterizar, desde el medio de la alineación, la libertad política de la libertad legal. Pero en la medida que la autoridad no se realiza en la práctica, siempre y cuando se mantenga en abstracto, el derecho humano rosminiano no es un derecho político legal, que es digno de protección que es capaz de ir más allá de la verificación de su legalidad, también su anterior objetivo político concreto. Puede ser protegidos por el objetivo político incluso antes de su explicación y su rendimiento, ya que es algo más que legítimo, o el respeto a la moral, y por lo tanto merece una protección legal ya mayor abundamiento, con respecto a un simple juicio moral y el respeto la mera garantía de su propósito político. El rosminiano fundamental derecho humano se basa, pues, en el deber, sino que debe ser protegido más allá del deber, como lo es la posibilidad de poder entre los hombres, entonces el poder político digno de protección, con independencia de su ejercicio real. En esta dimensión, es especialmente interesante para el jurista contemporáneo, Rosmini estudiar la construcción de los derechos humanos fundamentales, ya que promete ser de mucho más original que la giusnaturaliste teórico clásico-cristiana, en comparación con los modernos, así como con respecto a perspectivas anticontrattualiste siglo XIX. Su originalidad viene dada precisamente por el énfasis en la legalidad puede preceder a la política, por la atención a la persona como sujeto de derecho puede asumir la atención a la persona como un sujeto político, ya que, en abstracto, cree que el objeto de protección ley incluso antes de su conclusión, su aplicación y los fenómenos políticos. Se pueden distinguir entonces, Rosmini, el derecho humano básico como:

  1. La ley moral: la parte de la libertad física no está obligado por la ley moral – que no actividad lícita pero merece protección legal -, pero en la que puede expresar un juicio moral;
  2. Derecho jurídico fundamental: la porción de la libertad física no está obligado por la ley moral contiene un poder para actuar de una determinada manera, dado un conocimiento específico y jurídicamente protegible, ya priori, como un medio para llegar al fin;
  3. Derecho político fundamental: la parte de la libertad física no está obligado por la ley moral, que actúa de una determinada manera, dado un conocimiento específico y la voluntad, jurídicamente protegible, a posteriori, teniendo en cuenta el orden socio-político que lo caracteriza. Conseguenzialmente, Rosmini construye los derechos humanos básicos de los cinco elementos:
  4. La actividad del sujeto, la capacidad de actuar humana;
  5. las actividades del sujeto <<persona activa de una>> supremo inteligente;
    3. el activo existente en la acción, la utilidad eudemonologica);
  6. la licitud de la <<actuando en contra de la humanidad y el ejército caridad es mi derecho>>;
  7. la deuda de las filiales <<moral que con razón se puede llamar una insultado y ofendido>>, que se descompone en el ejercicio de sus facultades legales.

Estos elementos hay que añadir dos corolarios.

  1. a) El primer corolario sólo se refiere a los dos primeros elementos y se compone de: la coerción como íntimamente conectado a la misma ley y no necesario para su constitución que el derecho no existiría sin la coerción.
  2. b) La segunda consecuencia se refiere a los cinco elementos y es la limitación de los derechos: el derecho es un derecho, porque no está en las subsidiarias tiene la obligación de respetar y hay un deber de respeto sólo porque es un derecho. El quinto componente de la ley es el deber legal y el quinto elemento está fuertemente ligada a la segunda consecuencia.

El deber legal viene antes de la ley, porque sin ella, la ley no pudo nacer en comparación con el poder de actuar por parte de todos los ciudadanos y, por lo tanto, la compulsión no es intrínseco a la derecha – en el sentido de que no habría ninguna ley sin coacción – sino que es intrínseco a la obligación legal. Por esta razón: <<no es en absoluto necesario para establecer el derecho, que se ha unido una fuerza suficiente para defenderse.>> El poder de la ley no es la presión externa en caso de incumplimiento, pero esta obligación legal y que la tensión de la potencia intrínseca de la acción misma. La actividad del sujeto por el hecho mismo de ser posible contra hermana ya es una obligación y por lo tanto no requiere de una fuerza externa sanzionatrice. En efecto: los derechos deben permanecer inviolado <<aunque ninguno defensa para protegerse y proteger.>>

La pregunta inmediata es: ¿qué derechos deben permanecer inviolado, más allá de las sanciones legales expresadas? No debe sin duda todos los derechos sobre la legislación, y ese es el regalo adecuado en las leyes soberanas derivadas de la ley pura, por lo que las leyes derivadas proporcionan, sin embargo, las sanciones ya expresadas. También deben excluirse todos los derechos derivados de la ley pura y regulada como una forma para la que ya están bien establecidas las sanciones expresadas.

No obstante, puede ser excluido de los derechos inviolables, independientemente de cualquier disposición expresa de las sanciones, los derechos que no son normas establecidas, ni las leyes derivadas de la ley pura. Un << por lo tanto no puede tener la cualidad de ser recto, sin embargo, ser una verdadera ley, si no es legal en vista a la >> ley moral. No todas las actividades son en realidad los derechos legales. Pero sólo los que son dignos de un título aún más, haciendo referencia a su cuenta:

  1. a) Tamaño extra-legislativos;
  2. b) tamaño de la protección judicial absoluta;
  3. c) absolutez fundamental.

Así, los derechos fundamentales de la persona, de su sujeto como persona, se deben considerar únicamente:

  1. a) Define como los relacionados con la legislación, en el sentido de que los tribunales estatales no deben enviar un culpable absuelto, aunque las leyes de los países que pertenecen a lo permiten.
  2. b) Define como los alegados en el sentido de que, para ser honesto la supuesta no justiciable por los tribunales de ese estado y que la ley estatal no se ocupa de la moralidad de la acción.
  3. c) Los que, finalmente, por último pero no menos importante, que se define como materia prima, en el sentido de que usted es una acción que otros hombres no están obligados a prevenir, aunque ilegal, << violaría el derecho de que mi compañero si el impedissi el culto de su religión falsa, sin convincente primer punto del engaño y la ilegalidad de la misma. >> Entonces no es del todo correcto pensar y escribir en Rosmini que la ley se basa en la obligación moral. Es más correcto escribir que los derechos, especialmente los derechos relativos a la persona, los fundamentales del ser humano, están relacionados estrechamente con el deber legal. No es así con la moral, que conste, pero específicamente con el deber que corresponde a la restricción de los derechos, como el quinto componente de la ley pura. Elementos de los Derechos Fundamentales rosminiano permitir el reconocimiento de los derechos para, y supuesta prima:

– Desde el punto de vista de la legalidad, incluso antes de la politicidad;
– desde el punto de vista del vehículo, incluso antes del final;

– el derecho de cada persona, incluso antes de la teodicea social. Fundación de los derechos fundamentales del hombre, en la filosofía del derecho de Rosmini, es una obligación legal – <<quell’obbligazione que un hombre a la derecha de otro>> – no un deber moral – o esa esfera de vida ligada la ley moral -. No puede ser considerado vista totalmente correcta y exhaustiva de los que considera que los derechos humanos fundamentales, en la filosofía del derecho de Rosmini, se basan únicamente en la moralidad. Y “de hecho, en la esfera del conocimiento y no en el ámbito de la moral – y aprovechar Bertrand Spaventa primero y luego Giovanni Gentile – a desarrollar el concepto de deber jurídico. El deber legal surge en el objeto frente al cual se encuentra el hombre conocer para poder entender, mientras que el derecho es razón de ser, en cuanto a su objeto, en el tema. El deber de un objeto, que es el deber jurídico es, pues, la noción simple, ¿verdad innata, sin embargo, es compleja noción. Por supuesto, en retrospectiva, uno podría argumentar que Rosmini debería haber tenido en cuenta la posibilidad de que su concepción de la relación: objeto-límite/ sujeto-se, decidido a superar el límite, podría – sólo en la cultura italiana que quería tirar sólida base – que resulta en una reducción del concepto de deber jurídico con respecto al concepto de derecho. Por lo que parece, de hecho, se han sucedido en la cultura italiana post-fascista y de la sociedad, especialmente como reacción a la ideología fascista, entendido, sin embargo, no sólo como la que caracteriza a la dictadura de partido único – los años 30 y 40 -, así como la desarrollado dentro del fascista poner encima de los años 20. Pero las preocupaciones rosminiano no podía referirse, por supuesto, en su tiempo, y puede cambiar la actitud de la sociedad – el concepto mismo de la empresa parecía bastante nebuloso e indefinido – más de soggetttivo-individual- personal. Trampas eran temidos por el sacerdote de Rovereto en las fechas de caso del mito del individualismo, llevado por la Revolución Francesa, o los casos de anti-individualista contador teóricos. No podía llegar a entender el peligro en ella como un teórico sistemático capaz de producir, en cambio, un movimiento colectivo contrario a la instancia de un deber hacia el objeto puede limitar el dominio de los derechos. La obligación de que la hija derecho de Rosmini, de hecho, no es la mera conciencia de la obligación moral, pero su conocimiento de la necesidad, por parte de cada uno, a respetar los derechos de los demás. El objeto de limitar el tema de los derechos, que es ser Dios-hombre y los límites del mundo-a todo el conocimiento consciente de esta limitación. Te hace pensar, desde la perspectiva del hombre moderno, pero entonces la empresa sin el conocimiento Rosmini conciencia en la teoría de los derechos fundamentales no puede ser una sociedad donde los derechos legales reconocidos? La respuesta es obvia: por supuesto que no. No se trata sólo de la moral, o más bien, es la moral se encuentra en el reconocimiento de derechos, sino que es la conciencia como conocimiento. Así que hay dos momentos a destacar con el fin de lograr una distinción:

  1. a) La crítica de las teorías individualistas del siglo XVIII que explica la denegación, por Rosmini, el concepto del deber y la pena como resultado y derivación de la ley.
  2. b) La construcción de un concepto basado en el conocimiento de los derechos que explica el error de las sociedades políticas de la era de los derechos que les parecía que un siglo y medio después de la publicación de la Filosofía del Derecho Rosmini, para ofrecer protección jurídica de los derechos sociales aparte de una profunda conciencia-individual del conocimiento. Cuando John Dear pone rosminiano la base del italiano neo-idealismo tiene la idea fija de que sólo una educación para la conciencia social permitirá una era de derechos, porque sólo esa conciencia puede encontrar ontológicamente desde el punto de vista jurídico. Y, por lo tanto, refleja básicamente la instancia legal – la ley como un medio de la política, sino ontológicamente lleno de sí mismo – la filosofía de Rosmini. Uno se pregunta, en este sentido, ya que nuestro país ha perdido la elección soñando con un filósofo al poder, con la intención de transformar la política en lugar de permanecer firmemente en el territorio de sus estudios. Sin duda, una gran riqueza de ideas, dejar de lado, después de la derrota del fascismo, por razones puramente ideológicas y políticas, y no por falta de poder del pensamiento. Volviendo a la construcción de los derechos fundamentales Rosmini, como los derechos del sujeto-persona en base a la obligación legal, se insiste en que la Rosmini profundiza naturaleza y el alcance de su concepto de deber jurídico. Este último, mientras que se amplía el derecho moral es, en las páginas de Filosofía del Derecho de Rosmini, una autonomía cada vez más plena. El punto de partida es que la doctrina legal no se basa exclusivamente en las relaciones de los hombres entre sí, sino también de los derechos divinos y demás deberes morales. Pero para Rosmini, también se debe considerar hipótesis – que escribiría Juan Pablo II porque la búsqueda humana de la verdad es un camino posible para llegar a la verdad divina y absoluta:

– Para hacer frente a la ciencia del derecho, que regula las relaciones entre los hombres se producen sin tener en cuenta los derechos divina. Y esta hipótesis debe ser considerado dentro de la doctrina <<sobre la moralidad de la derecha>>.

Si bien es cierto que en los derechos de orden superior son derechos humanos <<condicionales y subordinados de un orden inferior>> – por lo que es necesario recurrir a la primera, cuando éste está en necesidad de adiciones necesarias – también es cierto que las obligaciones legales , a la gente, están subordinados a los deberes morales para con Dios, pero ellos tienen su propia autonomía. Por eso, aunque los derechos morales – hacia Dios – son: simples voluntades voliciones afectivas, voliciones hablar, voliciones externamente a cabo, las obligaciones legales <<empezar sólo en el esfuerzo de hacer daño a los demás>>.

Por lo tanto, se basan en los deberes morales, pero pueden ser violados no sólo la intención abstracto y la palabra no es suficiente que las palabras inmediatamente operar con sólo dar a conocer la necesidad de cambiar el estado de los materiales de asuntos.

La obligación legal es violada sólo en aquellos supuestos y las hipótesis viene el derecho humano fundamental a protegerse a sí mismos, aunque sólo sea legalmente y con independencia de las consideraciones morales, aunque ciertamente el carácter moral se mantiene en segundo plano debido a la extensión de la obligación legal es una obligación moral. El derecho humano fundamental, la propiedad sujeto-persona, la libertad, sino también de la integridad física, la integridad, la salud, la integridad moral de integridad biológica, deben ser protegidos, por lo tanto, incluso antes de que, de acuerdo con las reglas políticas de la teodicea, debido a su propensión a ser garantizado por el deber legal de todos los hombres, independientemente de su ser dentro de una sociedad política específica.

La ciencia del arte para derivar la ley de la causa por pura ley siempre debe tener en cuenta las peculiaridades de estos derechos exclusivos y absolutos por su propia naturaleza a la ley vigente como ley. Podemos concluir, en referencia a las reflexiones ya clásicas de Walter Ullmann, quien, como el derecho romano y no como en el derecho clásico antiguo, el derecho canónico, en la doctrina cristiana de la ley natural en la teoría moderna de la ley natural, en esta perspectiva, ciertamente hay que tener en cuenta cuando se usted va a pensar en una Europa unida sin Estado, la iustitia antes de jus como base previamente establecida.

***

LUCA FILIPPONI – GIUSEPPE CATAPANO

 

LA EUROPA QUE CUENTA

La Unión europea e Italia

Historia, realidad y perspectivas

 

Y la Europa va…

 

Prefacio 

Europas à los Papeles.

Hemos querido dar a este volumen un título evocador y sugestivo para reflejar lo más posible sobre qué es Europa o mejor la Unión europea, pero sobre todo hemos analizado que cosa será mañana o que cosa podrá ser o volverse dentro de pocos años.

Luego el título un poco lábil o multiuso es indudablemente una provocación para suscitar interés alrededor de estas temáticas y estas problemáticas que son las que realmente afronta.

Europa que cuenta significa ver o descubrir quién cuenta en Europa y es decir quie es capaz de tomar decisiones estratégicas y por lo tanto las personas que cuentan más o bien las Instituciones europeas o bien los Estados miembros o hecha el ancla los grupos de asuntos o mejor ancla los lobbies, indudablemente más difíciles de entender y de interceptar.

Se cuentan también el dinero de Europa, pero también cuánto cuesta Europa o cuánto costaría un aflojamiento de la Unión europea para crear un hipotizadas Europas à los papeles. Más en general hemos probado a “contar” los números de la Unión europea en un contexto global y geopolítico y, mejor ancla, ha probado a entender cuánto cuelga el balance de Europa en relación al mundo, o bien cuánto, con respecto de un individual País, cuenta el balance Ue.

Luego por este trabajo y gracias al soporte de aquéllos que cuentan o querrían contar en Europa hemos contado una Europa posible, partiendo de un tipo de instantánea sobre el bloque europeo a un año de la aprobación del Brexit y en el lleno de la crisis hispánica en la región de Cataluña que pregunta a grandes voces la independencia.

De la lectura de este libro se podrá entender mejor qué Europa representa y cuál soy, han estado y lo estarán en un futuro próximo las selectas geopolíticas de la Europa contemporánea.

CAPÍTULO I

 

Somario: 1- No todos los males vienen para dañar.

                 2-Entrevistas Tajani-Draghi: Trump el, Trump no.

 

1-No todos los males vienen para dañar.

Hablar de Europa en este momento es sobre todo realmente difícil porque aunque los problemas y las criticas a la unión europea son muchas, indudablemente son más las cosas que nos unen de las que nos dividen. Pero es bastante surreal y también diría ridículo el tipo de lenguaje que la política. pero no sólo la política, también el mundo del periodismo, de los intelectuales y muchas personas, también cultas, utiliza de modo inadecuado, a menudo en términos no justos ni reales. Aquí, tenemos que hablar de realidad, de restablecer la verdad de las cosas, porque sólo partiendo de la verdad podemos hablar de manera seria y eficaz de este argumento, pero si partimos de los no verdad, no se logrará nunca afrontar este tema de manera útil por Italia, porque hoy hay necesidad de este y tenemos que hacer entenderles a los ciudadanos, al pueblo y a la política.

El papel de este volumen que hemos compartido con los colegas a profesores a vocación europeistica, o bien de los reales misioneros de Europa, es importante en cuanto los profesores Filipponi y Catapano han afrontado de manera pragmática las temáticas y los problemás europeos.

Y entonces de dónde no partas si no del dinero, de la crisis económica y del mucho odiar-querido euro, allí ha parecido un acto debido.

La crisis económico-financiera Europea, sería este la síntesis que ha emergido en una de las últimas reuniones estratégicas de la Comisión europea sobre el futuro de la unión, a distancia de pocos meses de los resultados Brexit y de la fuerte crisis sobre las políticas migratorias. Sí, Europa parece quizás junto a una vuelta pero una vuelta positiva, porque muchos elementos negativos han hecho pensar que quizás para solucionarlos es más útil una Europa más fuerte o quizás una Europa más unida, o quizás más sencillamente una Europa. Una Europa más, la Europa intergubernamental, la Europa de los gobiernos, que la Europa federal, la Europa del pueblo europeo. Pero emergen dos nudos: la coordinación de las políticas económicas, fiscales e industriales y los recursos. Del segundo en vía principal se ocupa esta búsqueda-estudio con ánimo del prof. Luca Filipponi y del prof Giuseppe Catapano, del auge y de un grupo de investigadores independientes y atrevidos.

Este estudio ha sido publicado en coincidencia con el inicio de la negociación del cuadro financia recobro europeo 2013-2017 y ha sido ocasión por notables e importantes publicaciones institucionales y científicas de sector pero los mismos documentos aplazados y ampliados a las problemáticas del momento ha sido la premisa por las decisiones del futuro de la Unión y sobre todo del futuro de la Ue en relación con los Estados Miembros, cuestiones que quedan hoy todavía bastante calientes. Un frente y un partido que resultan ser sobre todo como incandescente por algunos temas el Balance y el Ministerio de Hacienda o bien la Defensa, pero de este aspecto se ocupan últimamente los mayores network e institutos de búsqueda, porque en todo caso se ha cogido conciencia de la necesidad política, institucional y económica de encontrar un escape sobre Europa.

El balance de la Unión es hoy modesto, al rededor del 1% del PIB europeo. Gran parte de los recursos son absorbidos por la financiación de la política agrícola y las políticas de cohesión. Es impensable un aumento de los traslados de los balances nacionales, recargados por la crisis. Pero los Estados nacionales no tienen dimensión adecuada para vencer los desafíos de la globalización en algunos sectores críticos. Hace falta pues un radical viraje de la financiación de la Unión. Es el objeto de esta búsqueda y este estudio, que quiere poner motivos serios de reflexión sobre el futuro de la Unión europea.

Se parte del análisis de los nuevos bienes públicos europeos por el que se impone una financiación común, no estando en las posibilidades de cada Estado de proveer singularmente. Usted raciona sobre los modos para superar la lógica de los “saldos netos”, sobre la estructura del balance, sobre nuevas entradas propias, sobre los impuestos de objetivo, sobre la financiación de las inversiones a través de Union bond, Project bond, fondos comúnes europeos, esquemas de garantía, y sobre el papel del euro y una deuda soberana europea en la estabilización del sistema financiero global. Sale un paquete de propuestas muy ricas, algunos desde hace tiempo sobre la alfombra, otras completamente nuevos. Una agenda por una Europa que sepa pensar en grande, sería quizás este la única solución para afrontar de manera seria los temas europeos. El estado actual de la unión europea se refleja en la dimensión y en la estructura de su balance. Ello es ciertamente demasiado pequeño, y demasiado articulado en sus voces, si se guarda lo del punto de vista de una visión federalista. Si se guarda lo del punto de vista de quien sólo ve en Europa un área del libre cambio, ello puede ser en cambio hasta excesivo, y muchas sus voces no encontrarían justificación. El balance de la Unión refleja una realidad histórica original, compleja, dinámica. En materia de política de balance, la elección ha sido confiarla esencialmente a los Estados miembros. Son éstos los que tienen el poder y la responsabilidad de mover entradas y gastos para contrastar la inestabilidad cíclica, es esto lo que eligen cada uno en su soberanía, y teniendo en cuenta la misma situación económica y política, el grado de redistribución de las rentas de realizar con el orden y la maniobra de las entradas y los gastos; es ésto lo que elige, cada uno por si, la línea de confín entre sector público y sector privado, señalados por la relación a la renta nacional de entradas y a gastos públicos, cada Estado elige luego el propio nivel de deuda. Inicialmente el balance de la comunidad sirvió solamente a acechar los recursos necesarios por el funcionamiento de las estructuras administrativas. Cuando Europa ecreció, su crecimiento también ha sido marcado del emerger de políticas de ayuntamientos, realizables sólo con recursos financieros significativos, entonces la dimensión del balance se ha extendido. La política agrícola ayuntamiento y la política de cohesión y desarrollo regional, representan hoy todavía las voces mayores de este balance. Los dos nacen de la exigencia de compensar desequilibrios que la apertura misma de los mercados engendró: desequilibrios entre sectores productivos, entre Países caracterizados por estructuras productivas diferentes, entre regiones, en virtud de la diferente capacidad de las regiones ricas y pobres, centrales y periféricas, de aprovechar las oportunidades de crecimiento ofrecidas por el ensanche de los mercados. La estructura actual del balance refleja el punto a que se ha llegado hoy en las elecciones políticas en materia de políticos ayuntamientos, de traslado de los poderes a la unión, de órdenes organizativos.

Pero también depende, en gran medida, del peso de incrustaciones consiguientes de elecciones efectuadas en pasado, en circunstancias históricas y económicas completamente diferentes, que hoy, no modificáis, engendran irracionalidad. Hay dificultad en encontrar el consentimiento para corregir esta irracionalidad. Esta dificultad es en parte hija de la crisis misma del proyecto europeo, cuál ha sido advertida en los últimos años, que se ha traducido en la dificultad de llevar a cabo, con el nuevo Tratado, los procesos de Reforma del orden institucional. La esperanza es que esta fase se acabe, y que el camino de realización del proyecto de Unión pueda retomar salto. El balance de la Unión es, hoy, de dimensiones pequeñas, si confrontara esa con la renta producida por la unión, o con los balances de los Estados miembros. En conjunto las dos políticas revisten el 75% del balance de competencia y el 66% del balance de caja. Si también se considera el gasto de funcionamiento, emerge la limitación de los recursos dedicada a programas relativos a otros objetivos propios de la unión-ciudadanía, libertad, seguridad y justicia.

Igualmente resultan exiguos los recursos destinados a desempeñar el papel internacional de la unión. Pero no es sólo una estructura referible a un año. En el período 2007-2013, aquel cubierto por la última realización financiera pluri anual, el peso de los dos programas sobre indicados como predominantes superan los tres cuartos del total de las asignaciones. Demasiado exprés y superficial sería un juicio que, basándose en la peculiaridad de esta estructura, dedujera de ello una visión igualmente circumscripta de las tareas y de las responsabilidades de la Unión, y de su papel efectivo.

Hace falta considerar que gran parte de las políticas de la Unión pasan por instrumentos de reglamentación y coordinación y no por apalancamientos. Ésto ha ocurrido, también porque hasta ahora han tenido un peso relevante ideologías y teorías económicas contrarias al crecimiento del gasto público, a cada visión fuertemente intervencionista del papel del Estado en la economía y convencidas que limitando las distorsiones engendradas por el cobro fiscal pudiera resultar reforzada de ello el crecimiento. El empleo de los apalancamientos ha sido en fin obstaculizado al prevalecer sórdidamente de visiones y miopemente nacionalísticas en el cálculo de los costos y los beneficios de las políticas y la complejidad de los procesos decisionales que estas visiones han engendrado. Cada tentativa de racionalizar la estructura del balance se ha estrellado con dificultades decisionales que no pueden ser superadas si no dentro de una reforma fundamental y total de los procedimientos. Dos nexos aparecen sobre todo preocupados, en formarse decisión sobre la política del balance. El nexo entre el techo puesto a los recursos disponibles por los programas de gasto y los traslados de los balances de los Estados al balance de la unión; el nexo entre las decisiones sobre los individuales programas de gasto y los traslados de los balances de los Estados al balance de la unión; el nexo entre las decisiones sobre los individuales programas de gasto, y sobre su estructura total y el cálculo, relativo a cada Estado miembro, sobre el saldo neto, contable, a ello referido, y tomado como parámetro relevante por cada cambio. Son estos nexos que engendran tensiones y dificultades decisionales, restricciones en los espacios disponibles por nuevas decisiones, escepticismo también sobre la posibilidad de pasar a un orden mejor del balance de la unión. Un razonamiento profundizado sobre este balance ha sido efectuado a partir del 2008, pero también en muchas situaciones en los años sucesivos hasta nuestros días, sobre impulso de la Comisión, porque es este uno de los nudos principales de muchas controversias de la unión europea aunado a la crisis inglesa que ha llevado luego de los años siguientes al Brexit. En efecto el balance de la unión es un balance que es hecho por aproximaciones y contrataciones siguientes y por lo tanto hay muchas intervenciones especiales y muchas contrataciones especiales y particulares como la que ha implicado Gran Bretaña y que es quizás la causa de todos los males y los desacuerdos entre Londres y Bruselas. En efecto el Balance de la Unión europea ha concedido a muchos Estados miembros pero en particular a Gran Bretaña de las facilitaciones en el caso en que el Estado en cuestión tuviera fuertes entradas gracias a los aranceles aduaneros por la entrada de productos que vienen de los Países extras Ue. En tal sentido Gran Bretaña ha tenido notables cuotas de recuperación sobre el balance, superávit, cuantificables a 20 mil millones por los diferentes efectos. Estos efectos positivos decisionales y de despacho después de muchos empujones han sido reducidos a 10 mil millones hasta el 2015, y luego habrían tenido que siempre ser reducidos de más. Será ciertamente la base por cada propuesta que la Comisión querrá hacer. Han sido tratados extensamente temas fundamentales como aquel de motivos de insatisfacción, por ejemplo, rigidez, falta de un examen a cura de las prioridades, cuelga excesivo del criterio de los saldos netos o aquel de los principios conduce que asumir en las decisiones. Es registrada una convergencia sobre una lista de nuevas prioridades. También ha emergido el tema del empleo eficiente de los recursos acechado en balance. Modificar los programas puede ser igualmente importante cuanto modificar la distribución cuantitativa de estos recursos. Arista no resuelta del nudo de las entradas.

A un extremo hay la sugerencia de concentrar todas las entradas en la única voz del traslado de los balances de los Estados miembros, sólo poniendo nuevas reglas sobre la distribución del gravamen. Teniendo así una forma de entrada propia, sobre la base de la consideración que en la unión no se pueden aplicar principios de federalismo fiscal, ni se puede contemplar a un dibujo fiscal optimo en términos de distribución del gravamen sobre los ciudadanos. Al otro extremo hay quien sustenta la necesidad y la posibilidad de localizar tipologías de cobro que pueden ser sólo realizadas a nivel supranacional, algunos de los que pueden ser también unidos a la realización de proyectos de gasto en los campos de las nuevas prioridades, de los nuevos bienes públicos europeos. También sobre estas ladera es de esperarse una reanudación de propuestas y comparaciones políticas de los próximos años. Este libro, fruto del trabajo colegial y estudio, quiere promover la idea de los que creen en la necesidad de una unión cada vez más capaz de desarrollar un papel esencial por la historia futura de Europa y en la posibilidad ofrecida por el orden institucional hoy definido, que ella desarrolle un papel político justo y directamente perceptible de sus ciudadanos como indispensables.

El hilo del razonamiento que hemos seguido aquí concierne la necesidad de producir bienes públicos europeos, bienes es decir que la unión, es como ya, capaz de producir, y sin los que no puede ser un desarrollo económico adecuado del área, ni un crecimiento de la sociedad que sea a la altura de su gran pasado. Nos apartamos por tanto de los que desean un balance de dimensiones mayores porque lo ven cómo expresión necesaria de una construcción federal, en el que la gestión de las intervenciones de estabilización anticíclica tiene que ser colocada al nivel más alto.

Nos apartamos también de los que no ven la utilidad de un crecimiento dimensional de este balance porque no creen en un papel de la unión mucho del reglamentario y organizar el mercado único. Entre los bienes públicos que hoy Europa puede y tiene que producir hay intervenciones en el campo del entorno, de la energía, de las redes transeuropea, de la búsqueda, de la defensa, de la seguridad. En estos sectores vale un principio de responsabilidad compartida, entre Unión y Estados miembros, que excluye de ello su atribución a la esfera de la unión, pero que al mismo tiempo impone de – su convocatoria, por el principio de subsiriadera, aquellas acciones, que – las intervenciones, que ningún Estado, solo, es capaz de llevar adelante con plenitud de resultados. Estas acciones pueden comprender reglas válidas en todo el área, mecanismos de cofinanciación, o planes autónomamente definidos. Sin embargo vañe la pena recordar que la unión confía la ejecución de Sus políticas en gran parte a las estructuras administrativas de los Estados miembros. Éste pone un problema de empalme y división, que se suma a aquellos propios de la fase decisional. Este dibujo es otrofácil de realizar, no es escrito en las previsiones de los próximos años, encuentra obstáculos en la defensa de lo existente, obstáculos que las fuerzas políticas no parecen todavía ni interesadas ni capaz de remover. A estas fuerzas políticas se dirigen este estudio-búsqueda y también las individuales contribuciones de opiniones leaders e investigadores. Creemos que una reflexión sobre estos temas, y también en alguna medida un esfuerzo de información clara, no es dirigido a los entendidos, tenga importancia si logra implicar fuerzas políticas e intelectuales más amplias. Acabada la fase de la disposición del orden institucional, necesariamente más técnica, menos fácil de percibirse en su importancia, hoy la atención tiene que desplazarse a los contenidos de las acciones. EI balance es de ello, necesariamente, una directa representación. El libro parte de la historia. Historias de debates, de contrastes y de acuerdos. Historias de decisiones lejanas pero echa el ancla plenamente eficaces. Un debate que ha sido parte integrante del formarse mismo de la realidad europea, del método que ha presidido a éste formarse y que tiene que ser conocido y también entendido para percibir plenamente la naturaleza de esta construcción rica, también en sus características actuales.

Incluso de naturaleza fuertemente historiadora es la parte en la que se trata de explicar como han ocurrido y como deberán venir las reparaciones políticas y sintéticas a las Cuentas de la unión europea, los saldos netos como vinculo externo de las decisiones de balance. Éste describe cuánto me haya puesto progresivamente importante, hasta asumir la naturaleza del vínculo externo a todas las decisiones de entradas y gastos, el saldo neto que cada país registra en la contabilidad de su debe y haber con Europa. Paradójicamente este saldo, que no es objeto de normas en los Tratados, ni es formalizado en alguna decisión del Consejo, se ha vuelto por fuerza en el tiempo una camisa dentro que se debate sin éxito la búsqueda de una política de balance racional. Como eso puede ocurrir, cuál papel nos hayan jugado el egoísmo de los euro cientificos y la falta de un claro proyecto, es bien desplegado, en la sucesión de los acontecimientos y los fracasos de las varias tentativas de cambiar la situación. Se trata de un nudo más eludible. Adulto es la importancia atribuida por nosotros al tú, pero de los aspectos institucionales del balance.

Este tema de balance y futuro de la unión europea merece una mención y a ello han sido dedicados amplios espacios en esta publicación, tal como muchos ahondamientos han sido destinados a la programación financiera y al balance de la unión en relación al Tratado de Lisboa y por lo tanto al futuro del Ue.

Se trata de describir brevemente hasta ahora el sistema existente, y luego aquel creado por el Tratado de Lisboa. Las novedades de los procedimientos son vistos como espero intrínseco a las novedades institucionales y a las políticas. Desde siempre, por lo demás, las reglas sobre el balance son el espejo fiel del orden jurídico de los Estados, se piensa en el Magno Charta, pero también soy adelante manifestación clara de las políticas económicas y sociales alcances en un determinado contexto histórico y geográfico. Es desarrollado ampliamente el tema de las novedades introducidas con el Tratado de Lisboa: Cuadro financiero programático, Qfp y sus relaciones con el balance anual, papel del Parlamento en la aprobación de los reglamentos guardando los recursos propios y en el procedimiento de aprobación del balance anual, arreglo de los poderes de las instituciones europeas en materia de política de balance. Otro capítulo-estudio, la ejecución del balance, la responsabilidad de los muchos niveles de gobierno, el control de los resultados, entra más de cerca en la ejecución del balance, porque éste es toda una cuestión meramente administrativa. Se trata en efecto de un aspecto significativo en las relaciones que atan Unión y Estados miembros, Comisión y estructuras de gobierno central y periféricos de los Estados, también porque sirve para definir, en un recorrido no completamente falto de puntos críticos, los confines entre las responsabilidades. Son descritas las reglas que atañen ejecución y control del balance. Y luego sobre la capacidad de usar la red de controles para averiguar la coherencia entre previsiones de balance y realización de las políticas. Eso permite el paso a una valoración de los efectos de las políticas programadas y actules. Se entra luego, con un esfuerzo de síntesis, a la consulta sobre el balance de la unión organizada por la Comisión, en el amplio debate que la Comisión ha promovido en el 2016-2017, y en el que han confluido todos los análisis y todas las críticas al balance Ue, en particular sobre la estructura de los gastos y las entradas. Al alto número de propuestas de cambio se acompaña pero igualmente un alto número de perplejidad y reservas sobre la factibilidad de los cambios propuestos. Se trata de un partido completamente abierto, en el que corresponde desempeñar un papel importante con las propuestas que tiene que hacer para el próximo futuro a la Comisión, muy incierto en este ámbito. La Comisión ha tenido en efecto un mandato a presentar propuestas de cambiamen – to, colocándose sobre un horizonte que puede ser breve, pero más fácilmente largo. Se tiene también que tener en cuenta el hecho de que el Tratado de largo a largo Lisboa ha introducido un sistema de balance pluri anual, al que tiene que hacer referencia apretada el bi – lanzamiento anual, y que el período actual acaba en el 2017.

Otra parte del libro quiere tratar un balance Ue, una propuesta y análisis de reforma del procedimiento de balance, elementos más técnicos y el texto contiene una propuesta de cambio. En primer lugar se alinea con las propuestas que preguntan de conectar el valor deseado de los saldos netos al grado de los bienes de redistribución deseados por los Países miembros; se pregunta que de eso deriva una decisión que tomar antes de afrontar el tema de los contenidos del balance. En segundo lugar se sugiere la acción del balance en dos capítulos, el primero contenedor en las políticas unidos a la redistribución entre Países miembros, el segúndo los gastos destinados a la producción de bienes públicos europeos. Cada uno de los dos argumentos tiene que estar en equilibrio, pero a la financiación de lo primero serían destinados los recursos que derivan de traslados de los balances de los Estados miembros, mientras el segundo tendrá que sólo utilizar recursos propios, verdaderos, de la unión. Se viene así en lo vivo de la publicación, aquella parte inscripción de manera fuerte y directa y en el que encontramos desarrollado el tema de los bienes públicos europeos. Sí, (los bienes públicos europeos, encuadran el tema en el campo de las teorías más recientes sobre los bienes públicos regionales, pero encuentran luego los enlaces con los ámbitos de intervención que los Tratados asignan a la unión. Existe un cuadro harto amplio hecho por un conjunto de políticas que afrontar en parte con los instrumentos de la reglamentación, en parte con las de la coordinación, en parte todavía, y no en parte menor, con recursos financieros de constituir en balance. Se observa que algunos bienes públicos europeos ya están disponibles: el mercado interior, la moneda única; por otros en cambio hay necesidad de intervenciones.

En el campo de la seguridad, por ejemplo, o de la inmigración e integración, hay indudablemente urgencia de bienes públicos, incluso en el campo del entorno, de la energía, de la búsqueda, de los transportes integrados sobre escalera regional. Y son bienes públicos no producidos solo con la coordinación o la reglamentación. Sustancialmente Las “competencias concurrentes” localizan aspectos de la intervención pública porque no sólo la unión es autorizada a desarrollar un propio papel, pero le es prescrito de hacerlo.

Usted es más veces recordadas que por los bienes públicos no es corregida siempre la percepción del beneficio, y este hace más difícil la financiación. Se recuerda a este propósito la posibilidad de localizar los bienes “de club” o “a producción juntada” financiables de un más estrecho conjunto de sujetos. En algunas fases intermedias entre todos este ocupado discurso se introducen conceptos que conciernen a un tema muy conocido: ¿el excesivo peso, en el balance, de la política agrícola ayuntamiento y de las políticas de cohesión, la política agrícola del Ue: redistribución o bien público europeo?) pone dos interrogantes. Si la política agrícola ayuntamiento sea eficaz con respecto de los objetivos a ella asignada y si los recursos destinados a este objetivo no puedan ser mejores utilizados por políticas capaces de producir mayores beneficios. A su parecer, si un objetivo es producir esternalità positivos, es decir bienes públicos de naturaleza ambiental, este objetivo no es alcanzado, si no en medida marginal. Tampoco es alcanzado el objetivo de sustentar las rentas agrícolas más bajas, sitio que allí fosos. Cuánto al objetivo de aumento de compitivida de la agricultura europea, es evidencia no que haya sido alcanzado, con las reglas actuales. Demasiado poco por un gasto que ha absorbido, datos 2012, el 35% del entero balance de la unión. El problema es que hay una unión inextricable entre el Pac y los saldos netos, por cuyo partidarios y opositores, favorables o contrarios a las reformas, se dividen en razón de la misma posición de beneficiario o contribuyente neto, y de las consecuencias que podrían determinarse sobre esta posición. Si no se rompe esta unión, las reparaciones necesariamente son más complejas; y el único objetivo realista podría ser mantener a nivel europeo los políticos mirando a mejorar la competitividad y los efectos positivos sobre el entorno, mientras que las políticas de sostén a las rentas de los campesinos pudieran ser racionales. En lo que concierne al gasto dedicado a las políticas de cohesión regional, se trata de un tema que ha sido hasta ahora domas – nacido por las elecciones sobre la distribución de los recursos entre Países, de las consecuencias de la progresiva extensión de los Países beneficiarios, y de la tensión entre aumento de los recursos y exclusión de algunas regiones. De más partes se ha avanzado la crítica de que los fondos estructurales obraran principalmente objetivos de sostén a las rentas, y con una reforma no gradual pero profunda y decisiva deberían concentrarse los recursos en dos o tres temas de alta relevancia y debería ser realizada con soluciones de las procedimiento y administrativas capaces de dar fuerte importancia a los resultados. Sobre el plan de los procedimientos de balance, se sugiere modificar el actual sistema, que ve primera la negociación hecha y el reparto fondos, y luego aquel sobre el empleo de los fondos pasando a un sistema de conclusión simultánea de la negociación sobre resurgir, objetivos y reglas. El proyecto de realizar una red trans europea de transportes fue lanzado en el 1994. Habla con detalle y soltura. Describiendo el papel de la red en la integración europea, y subrayando como, frente a resultados positivos alcanzados en términos de coordinación y regulación, el crecimiento de los costos y las dificultades en hallar un adecuado nivel de financiación estén comportando un notable retraso en la realización del proyecto. Es subrayada por lo tanto lo imprevisto, en las próximas ‘perspectivas financieras’ de un adecuado sostén comunitario y la necesidad de modalidad de financiación adicional. EI capítulo sobre la búsqueda como bien público europeo llega, después de una atenta e informada descripción de las políticas que Europa ha llevado adelante, desde el principio, en este sector, a una clara valoración: qué la simple cooperación entre los Estados no puede garantizar el logro del objetivo de contastarse la pérdida de terreno que Europa está registrando con respecto de los suyos a viejos y nuevos competidores en la producción de este bien público. El aumento de los recursos en balance ha sido significativo en términos porcentuales. El nivel todavía es muy bajo, las reglas no aseguran sino que la búsqueda sea organizada como hoy a nivel continental es indispensable. Es este un campo en el que es necesario un viraje de las estrategias, también en términos de recursos de balance. Las redes trans europea, sean ellas relativas al transporte de mercancías, de energía o de otra ancla, tienen un sentido estratégico para el desarrollo del área en su totalidad, en su conjunto; son fácilmente definibles un bien público europeo. Nacen en las botaduras países pero el valor añadido de su ser puestos en red, a nivel de Europa, es muy importante: permite afrontar problemas nuevos como aquel de la dependencia energética del extranjero; puede tener finalidad de equilibrio mundial, a defensa del clima; puede potenciar la eficacia del mercado único. A menudo son problemas complejos, que solicitan inversiones conspicuas, se vea la interconexión de las redes eléctricas.

A la defensa es dedicado amplio espacio en este escrito, los bienes públicos europeos: la defensa. El tema de la defensa europea tiene una larga historia de conflictos políticos e ideológicos. Ha sido vista, y por tanto obstaculizada o favorita como expresión eminente de la naturaleza supranacional de la unión con respecto de los Estados. Más útil y realista es el ver en el campo de la defensa la existencia de aspectos e iniciativas de encaminar bajo la dirección europea, eventualmente en el ámbito de cooperaciones reforzadas, sin por éste suponer demasiado difíciles puesto en común de ejércitos y de mandos. Entre estos posible bienes públicos europeos se empieza a poner atención a los desarrollos tecnológicos demasiado caros para un individual País, o a las misiones extranjeras de peacekeeping. El sabio señala la importancia que podrá asumir la agencia europea por la defensa. Los recursos atribuidos en el balance Ue al espacio europeo, libertad, seguridad y justicia común, son menos que el l% de lo total. Este valor no es proporcionado ciertamente a la importancia que los ciudadanos atribuyen a la seguridad, y también al presentarse nuevos peligros, a la frontera común. Los autores, en valorar los bienes públicos europeos, denotan que la seguridad parte del hecho que se trata de una competencia concurrente entre Unión y Estados miembros, pero que el gasto dedicado a esta finalidad está en ancho predominio un gasto de carácter nacional. Peroero delineando sectores de intervención que podrán solicitar, necesariamente, mayores fondos de la unión, y también uno ellos más claro appostazione en balance. Los cambios climáticos y los desafíos a ellos relativos ponen ciertamente la protección del entorno como uno de los más laboriosos entre los bienes públicos europeos. Reglamentación y cooperación entre Estados constituyen los miembros más importantes de las políticas europeas en este ámbito, pero los recursos financieros pueden tener una función importante, en términos de activación y promoción de individuales intervenciones o líneas de intervención sectorial. Que pueden ser instrumentos para activar sea en terminode gasto, sea en términos de modalidad de cobro. La interconexión con la política energética, particularmente compleja, si hace evidente la imposibilidad de destinar recursos adecuados – mentes grandes en el balance de la unión, y quizás desaforadamente también en los balances de los Estados, impone al menos una atenta consideración de las elecciones estratégicas. Importantes investigadores y opiniones han sido sentidos que analizan los varios objetivos de la política energética europea, pero también las dificultades que éste encuentra. La unión con las políticas ambientales ha constituido una línea político importante, pero también aquí las dificultades a realizarla no son pocas. A partir del 2009 pero ha sido también algún paso importante por el venir en evidencia de serios problemas políticos atada al tema del abastecimiento energético. El Tratado de Lisboa ha expresado una visión integrada de la materia, y sobre todo ha introducido una base jurídica fuerte por la política de la unión en materia de energía y entorno. Usted podrá alcanzar quizás un consentimiento sobre la financiación pública europea, sobre los gastos públicos de los varios Países, y sobre la suma de inversiones necesarias. Una gran importancia también reviste la tecnología, al que se dirigen importantes iniciativas Ue. Otra parte de este estudio dedicado al hallazgo de los recursos necesarios por la financiación de un balance de dimensiones un poco aumentadas y con una estructura principalmente finalizada a la producción de los bienes públicos. Recordamos que en el modelo europeo de decisión sobre el balance, la decisión sobre las entradas, sea por cuánto concierne las individuales que su volumen total, precede cada otra decisión.

Nos parece exagerado afirmar que en este terreno es necesario moverse para superar la situación de bloque que circunda la estructura y las decisiones de gasto. El término “recursos propios” desde el principio identifica a uno de los dos aspectos del problema: encontrar recursos que no pasan por las contribuciones de los individuales Estados miembros. En realidad, con el tiempo, al crecimiento de las dificultades de encontrar entradas con las características indicadas se ha preferido también considerar recursos propios los traslados proporcionales al producto. El problema queda abierto, al reducirse posibilidad de echar cuenta, de manera adecuada, sobre esta voz. Los recursos propios en un adecuado estudio y opiniones recurro – no la historia de esta búsqueda, caracterizada hasta ahora por un sustancial fracaso, mucho de llevar muchos participantes al debate sobre el balance Ue a desear un único manantial de financiación, el recurso atado al producto nacional, trasladado por los Estados a la unión. En busca de nuevas entradas se oponen cuándo no quieren sino que la Unión desarrolle todas sus tareas, y que esconden eso tras la sugerencia de cortar otros gastos. Las propuestas que circulan son sin embargo de algún interés y de gran actualidad.

Entre los más importantes, se acuerda aquel del 2007 de la Comisión, que junto al recurso atado a la renta, que iría en todo caso reducto, ve un impuesto sobre el consumo de energía, el iva y un porcentaje del impuesto sobre la renta de las sociedades. Mucho es la propuesta 2007 del Parlamento europeo, que da una lista de posibles impuestos o accise, con el objetivo de crear un auténtico recurso propio comunitario. El tema es retomado en términos a más teóricos y generales de Filipponi-Catapano (la financiación de los nuevos bienes públicos europeos). La necesidad de producir nuevos bienes públicos europeos promete, con fuerza, la necesidad de hallar nuevas entradas, que será también objeto de un futuro seminario y congreso a tema. Los Autores, en tratar este tema, observan que los dos principios fundamentales que tienen que conducir la financiación son aquellos del beneficio y del “quién contamina sueldo.” Si las propuestas de nuevos bienes públicos son motivadas sobre todo por la eficiencia allocativa, entonces está claro que, a nivel europeo, no son estrechamente necesarios impuestos generales idóneos a financiar redistribuciones de la renta o maniobras estabilizadoras de gran relieve.

Aunque este no significa descuidar completamente los perfiles redistributivo, se sustenta que por la financiación de los mayores gastos allocative se puedan usar tributos, con participaciones, adicionales, emisiones de deuda. Claro, se admite, moverse en una lógica de instrumentos fiscales idóneos a incentivar comportamientos cooperativos de los gobiernos reduciendo a lo mínimo el free riding. La otra posibilidad de financiación del balance sería la deuda pública, pero en la unión el empleo de este instrumento es excluido por el Tratado mismo. Necesitamos de una nueva visión de la deuda de la Unión europea que critica la existencia de este vínculo, pero lo cree modificable en la situación presente. Sugiere como el recurso a la deuda orquesto para financiar es decir el gasto “bajo la línea” la adquisición de actividades financieras, porque permitido por las normas estadísticas y contables europeos. Ésta devolvería posibilidad de intervenciones también importantes, finalizados a la superación de la crisis económica y a la reanudación del desarrollo. Serían permitidos en efecto los préstamos en cuenta capital a las empresas, la adquisición de acciones finalizada a la construcción de infraestructuras, la construcción de sociedades públicas o mixtas. Una deuda de la unión tuvo un papel importante en el desarrollo del Euro como moneda internacional.

En la misma línea de pensamiento la contribución de algunas importantes opiniones y hombres políticos, nuevos instrumentos por la financiación de las infraestructuras europeas, se han enumerado y valorádo las principales criticas en tal sentido y también las jefe ellos deben seguir en el futuro. Este estudio-búsqueda de la que este libro ha sido llevado toma los movimientos de un amplio análisis de las perspectivas económicas mundiales en los próximos años. A este análisis conecta una previsión de crecimiento del papel del euro y la pregunta de títulos en euro. Sucesivamente, se imagina la necesidad de ingentes capitales por la financiación de proyectos infraestructurales en muchos campos, necesidad que no podrá ser satisfecha con recursos públicos, da el alto nivel de deuda que se imagina por todos los occidentales y los vínculos consiguientes del pacto de estabilidad. La solución planteada es recurrirles a los inversionistas institucionales de largo período, europeos y no europeos, con productos de inversión. Significativo en esta perspectiva es el network “Europanews”, que parte de las instituciones europeas.

En este escenario bastante complejo y totalmente de construirse son sentidos personajes y hombres políticos que están haciendo las elecciones importantes de esta nueva Europa que está construyendo con gran fatiga y con gran cautela a Antonio Tajani (Presidente Del Parlamento europeo), Vincenzo Draghi (Presidente del BCE) y Federica Mogherini (Ministro de los Extranjeros Europeo), pero también tantos otros personajes que desarrollan la función de Opinions Leaders en este contexto, o mejor, la asi llamada “Europa que Cuenta.”

 

2-Entrevistas Tajani-Draghi.

Trump él, Trump no.

Tajani: alto a la Vigilancia BCE.

Justo recientemente él es averiguado por un embarazoso inconveniente entre el Parlamento europeo y el Banco central europeo, incomprensión que hemos tratado de entender e interceptar con la intervención del Presidente del Parlamento europeo Antonio Tajani.

Bancos, deciden el Parlamento Ue.

El presidente reenvia: créditos deteriorados, los burócratas no hacen las leyes.

“El árbitro tiene la tarea de hacer respetar las reglas a los jugadores, no de determinar el ancho de la puerta.”

Usa una metáfora futbolístico Antonio Tajani para remachar el concepto al día siguiente de la carta de respuesta del jefe de la Vigilancia BCE, Danièle Nouy, a los dudosos exprés sobre los nuevos requisitos por los créditos deteriorados bancos.

El Presidente del Parlamento europeo tiene el punto:

“He puesto un principio jurídico y político: hay un límite legislativo que no puede ser pasado.”

Fruto de la discordia el cosidetto “addendum” al cuadro relegatorio actual que Francfort ha propuesto e impondría a los bancos de cubrir la entera pérdida potencial sobre los nuevos Npl (créditos deteriorados) que emergen del 1 de enero de 2018 dentro de dos años del estándard o siete años, con garantías.

Un impacto no banal sobre los balances de los bancos. De aquí la salida de escudo transversal, la precisación de la Comisión europea y la cartas mandadas directamente por Tajani al número uno de Francfort, Mario Draghi.

¿Presidente, no la ha convencido la respuesta de Danièle Nouy?

“Nuestro máximo respeto hacia el BCE, pero tengo el punto: pregunto que sean respetados los confines de competencia. No entre en el mérito de la corrección de la propuesta, porque no es mi tarea, pero digo que hay un límite más allá del que la Vigilancia no tiene que ir.”

La Vigilancia BCE sustenta de no haber impuesto obligaciones adicionales a los bancos, pues, de haber actuado en el perímetro del mandato.

“Lo veremos. La señora Nouy vendrá al Parlamento y se enfrentará con la Comisión Econ, competente por las cuestiones económicas y monetarias, al que giraré la carta recibida y que hará respetar las prerrogativas del Parlamento. Nosotros tenemos el deber de defender el principio democrático: no es la burocracia que hace las reglas pero la política, es decir los representantes de los ciudadanos. Sobre el tema de los Npl espero la propuesta legislativa de la Comisión europea, luego el Parlamento y el Consejo decidirán si aprobarla o no.”

Propuesta que llegará a principio 2018, mientras la consulta del BCE sobre los nuevos requisitos de cobertura por los Npl acaba el 8 de diciembre. ¿Un desaire institucional, a su aviso?

“La consulta es positiva pero el Parlamento tiene que ser implicado plenamente. Y, en todo caso, la actividad de vigilancia no puede transformarse en actividad legislativa. Mi deber es poner una estaca”.

¿Si no defiendo un principio democrático por qué deberían encomendarse los ciudadanos a las instituciones europeas?

“Por el mismo motivo, defiendo el centralità del Parlamento en la definición de las reformas europeas. Sólo así tendremos una Europa más democrática. No puede ser un burócrata que impone su voluntad al legislador: la burocracia es la máquina, la política el chófer que conduce la dirección. De otro modo, luego, no nos preguntemos porque los ciudadanos no van a votar.”

Aquel de los bancos no es sólo un tema financiero pero es conectado estrechamente con la economía real, con consecuencias directas sobre la vida de familias y empresas.

“A mayor razón, los representantes del pueblo tienen que asumirse la responsabilidad de adoptar normas que inciden en la vida de los ciudadanos.”

¿Provee el movimiento del BCE una argumentación en más a los euroscettici?

“Ciertamente. El euroscetticismo nace porque la política no hace su deber. Si no le hubiera escrito a Mario Draghi hubiera venido menos a mi deber.”

¿Tiene la impresión que Draghi y el Nouy tengan la misma sensibilidad sobre el tema?

“Puedo decir con convicción que Draghi sea un excelente presidente del BCE. Le he escrito porque mi interlocutor institucional es él.”

Pero también él remacha que el problema de los sufrimientos hay y debe ser afrontado.

“Nadie piensa que no se deba intervenir sobre el tema de los créditos deteriorados pero, en cualquier dirección que se vaya, tiene que decidir el Parlamento.”

De hecho que el clima de incertidumbre engendrado sobre el tema de Npl está poniendo los bancos bajo presión sobre los mercados.

“También por éste he intervenido: he tratado de reconducir la certeza del derecho al centro.”

¿Son alineados comisiones y Parlamento?

“Comparto plenamente cuánto el Vice director Valdis Dombrovskis ha dicho, que ha reivindicado las competencias de la Comisión, y aspecto someta al Parlamento su propuesta.”

¿Son compartidos los temores de una invasión de campo por los habla – mentari de modo transversal?

“No puedo hablar a nombre él – ro,ma basta con ver sus declaraciones. También el Vice director de la Comisión Econ, Markus Ferber, cree que el BCE ha superado su mandato.”

¿Ve el riesgo de un conflicto institucional entre BCE e instituciones Ue?

“No quiero ningún conflicto, quiero sólo hacer respetar las reglas. He puesto un problema jurídico, político y de principio. Ahora espero una comparación serena para llegar a una explicación. Sin invasiones de campo.”

 

Draghi: Afrontar el nudo de los sufrimientos

“El problema de los créditos deteriorados puede y tiene que ser afrontado. El BCE ha publicado un documento y preguntado comentarios a la industria y a los otros actores relevantes del mercado.”

Mario Draghi, al margen del foro del FONDO MONETARIO INTERNACIONAL, dribla las polémicas sobre las nuevas reglas por la cobertura de los créditos deteriorada que la Vigilancia ha publicado por una consulta. No quiere prestar la cadera a polémicas con el presidente del europarlamento ni entrar en el específico de un documento que es ‘competencia de la Vigilancia.’ Ningunos tirones institucionales, mientras de la otra orilla del atlántico muchos se fijan en él como mediador para reconducir a más templados consejos al jefe del Supervisor y Board, Danièle Nouy: “De resto, Italia está haciendo su deber como el gobernador de Bankitalia subraya, también él a Washington con nuestro ministro de la economía. “Vemos una fuerte pendiente de los Npl, que fueron a las 8,4% de los empleos a fin 2016, estará bajo las 8% este año y todavía bajarán lo próximo”

Ignazio Visco subraya, que usa tonos felpudos sobre el documento de la Vigilancia: “Estamos en el consejo del BCE, por lo cual nos decimos muchas cosas, es consulta. Estaremos a ver de la Consulta que tipo de mensajes saldrán” en la conciencia que el diablo está en los “detalles.”

Y añade: “Es una manifestación de fuerte voluntad a poner en seguridad los bancos, pero sobre este tema no se pueden hacer batallas de principio.”

Un principio de base en cambio Pier Carlo Padoan lo reivindica enseguida de muy crítico hacia el plan del BCE por el corte de los Npl: sobre la liquidación de los sufrimientos bancarios, advierte: “lo importante es que hay claridad sobre donde se quiere llegar y la necesaria gradación.”

De otro modo el riesgo es de conseguir el resultado opuesto: agujeros de balance en los bancos y un mercado depreciados por los Npl.

¿Y América que hace? “Por estas dos opuestas opiniones sobre Donald Trump se tratará de entender la relación compleja entre Europa y EE.UU. y sobre todo cuáles serán las perspectivas y el futuro del mundo internacional y globalizado en un llave UE-EE.UU

Edward Luttwak: “Quedará al timón hasta el 2024.”

¿RESISTIRÁ? Trump está bajo ataque.

“No es él al estar bajo ataque. Edwars Luttwack me dice, conocido politólogo americano. es el estabilishment democrático y también parte de aquel republicano al tenerse que defender.”

Pero Nueva York, Washington Post, Cnn no le dan tregua.

“¿Y entonces? Su audiencia no supera el 3%. El electorado blanco queda él. Micheal Moore hasta lo reconoce, director ultra liberal. Será elegido, preve desconsolado.”

Pero muchos en su gobierno han ido. El próximo podría ser Tillerson (secretario de Estado).

“Tillerson quedará. A menos que no se despida. También él se da cuenta de lo que hace Trump para contener el expansionismo chino.”

¿En qué campos?

“En todo. Con Obama la China comunista ha hecho aquellos que ha querido. Robó tecnología y se cubrió tras las previsiones del World Trade Organization, en el que fue hecha entrar incautamente de Bill Clinton. Ahora Trump quiere renegociar las reglas sobre los joint ventures.”

¿Y el grano coreano?

“El presidente chino Xi Jinping ha entendido que Trump hace en serio. Y colabora para poner la traílla al paranoico dictador que a los misiles si los es construido en los ocho años de Obama.”

Estas cosas sobre los periódicos no comparecen.

“Obvio. Soy hilo – demócratas, globalisti, cercanos a las multinacionales.

Piensas en el Washington Post. Jess Bezos, el propietario, teme que Trump haga con Amazon aquellos que Reagan hizo con la compañía telefónico Bell: romper el monopolio.”

¿Y los otros?

“A los otros basta ya un estornudo. Por ejemplo el NY Times ha dedicado tres editoriales a los transgeneros en las fuerzas armadas. Serían discriminados. No es verdadero. Muchos transgeneros se alistan para someterse de gratis a las intervenciones quirúrgicas. Manning, el colaborador de Assange, entró en los marines como hombre y salió mujer. Costo de la operación decenas de millares de dólares. Ahora Trump dice: a nuestros gastos no.”

Otra acusación. Donald odia el Silicon Valley porque Tim Cook, Mark Zuckerberg, etcétera, los demócratas financian…

“No es este el motivo. Trump quiere reconducir en América puestos de trabajo. Le cito este episodio: hace años Obama va de Apple a California. Steve Jobs encuentra y le pregunta de retransferir parte de la producción en los Estados Unidos. Contestada: no pienso tampoco. Ocho meses hace Trump encuentra Tim Cook, el sucesor. Le hace la misma solicitada a morro duro. Resultado: el Foxconn está reabriendo los establecimientos americanos.”

Los milmillonario del Silicon Valley se presentan como a los campeones de los inmigrados.

“Lo creo bien. Los técnicos ellos van a ser queridas en India o en América latina. Cuestan menos. Y luego en sus villone tienen legiones de mejicanos, asiáticos, etcétera que son los camareros, los cocineros, los jardineros.”

¿Qué dice de ello de la tentativa de implicar Trump en el escándalo Weinstein?

“Me viene “que reír cuando veo Hillary devolver las financiaciones electorales en beneficencia, porque no quiere tener nada que hacer con los sexual predator. ¿Y el marido dónde pone él?”.

Mássimo Teodori: “No, será traicionado por los Republicanos.”

“Trump amenaza de veras de no llegar al 2020.”

Para el americanista Massimo Teodoro que de poco ha publicado su último libro, el presidente es al rincón y a echar la esponja podría ser justo el partido republicano.

¿Es La denuncia por las molestias la gota que hace desbordar la maceta?

“La posibilidad que el tycoon no logre acabar el mandato es concreta pero no depende de los escándalos sexuales. Además este de Summer Zervos es un viejo caso, ya conocido en campaña electoral.”

¿Qué puede poner en dificultad al presidente?

“Es todo en las manos del partido. Si el GOP tuviera un mal resultado en las elecciones de mid-term en el 2018, serán los mismos republicanos a tratar de librarse Presidente. Ya han habido señales importantes de este punto de vista: en Senado, dónde los conservadores tienen una mayoría de cinco escaños, han estado dos votaciones en que han estado deserciones hacia el partido democrático. El flop de la abolición del Obamacare es el caso más clamoroso, con también algunos exponentes de relieve del partido como John McCain alineados en primera línea contra el Presidente.”

El año próximo los republicanos podrían perder la habitación. ¿Aumentarían los riesgos de impeachment?

“Creo más probable que pierdan el Senado. La Cámara es tradicionalmente más republicana.”

Al interior del equipo de Trump no reina la armonía.Muchos han perdido el empleo. El secretario de Estado Rex Tillerson parece siempre sobre el punto de dejar y el ministro de la Justicia Jeff Sessions es criticado continuamente por el Presidente, que está tratando claramente de hacerlo dimitir. ¿Puede tirar Donald los rendini de su retrete?

“No creo. Trump ha demostrado tener grandes capacidades en campaña electoral pero ninguna habilidad de crear un equipo sólido y coesa. También porque el Presidente no tiene una estrategia política. Sus decisiones son humorales: no son parte de un cuadro total, son adecuados que sirven para reforzar y alentar una parte de su electorado con quien tiene una profunda sintonía. Sus tweet son palabras de orden, no son afirmaciones políticas. Dice una cosa y luego su contrario. Hace de todo para ampliar las divisiones que se han creado en el pueblo americano durante el campo. No es un Presidente a diferencia de todos los otros, que busca reunir América. Hace exactamente lo contrario.”

Al interior del partido, la toma de Trump parece en todo caso todavía muy fuerte: el senador republicano Jeff Flake, que ha reclutado un real brazo de hierro con el Presidente, ahora casi indudablemente perderá el escaño a las próximas elecciones.

¿Tiene que Donald también restablecerse los republicanos con la fuerza si quiere llegar al 2020?

“Restablecerse no es la palabra justa, Trump no ha tenido nunca el control del partido. El candidato solo se ha vuelto gracias al voto popular.

Los republicanos están contra él, pero visto que es el Presidente no pueden conducir una lucha abierta. Su consentimiento, si incluso muy bajo, está alrededor del 30-35%. Es este núcleo fundamentalista y reaccionario que él cultiva”.

Pero en el público no hay ninguno que tenga el presentimiento que hay en juego diferencias esenciales a las elecciones del 24 de septiembre. Todas las señales dejan en cambio vía libre a la continuidad. Aparte algunos radicalismos verbales de la izquierda extrema o los Verdes, el portavoz de los partidos hacen a competición para rasgarse la boca con los argumentos más racionales. Y mientras en Francia la política se rejuvenece de modo dramático, en los Estados Unidos se concede una estación en el caos, en Italia. como siempre. se da a la improvisación, en Polonia y Hungría se aventura más a fondo en el túnel del aislamiento nacional, Alemania queda aquellos que ha estado en las décadas pasadas: una potencia tranquila. En este otoño 2017 Alemania hace volver en mente el formuletta con cuyo un tiempo a la autoescuela se explicó una regla decisiva del tráfico vial: “La precedencia corresponde a quien se encuentra sobre la rotatoria.”

De 12 años, sobre todo el tráfico alemán, un Kanzlerin decidido domina, a cuánto parecido, a quedar en su pasillo hasta al cumplimiento del 16° año. Ningún observador de la escena berlinés duda que el próximo 24 septiembre ella no reclama la precedencia absoluta. La única cuestión abierta es si les tocara a los liberales del FDP, conducidos por Christian Lindner, el su casi carismático jefe, formar una nueva coalición, o si el Kanzlerin tuviera que todavía arreglarse con los socialdemócratas, siguiendo el modelo de lo primero, 2005 -2009, y del tercero, 2013 -2017, gobierno Merkel. Es evidente que una variante “negro-amarilla”, un gobierno es decir del CDU y FDP, sea políticamente más “interesante” que la repetición de la coalición “negro-roja.” Pero es justo la cuestión que lo que todavía sea “interesante” en la política alemana que se revela como la cruz que no puede ser comprendida sin el Factor-Merkel. Regresa en las señas psico-sociales de la era Merkel el hecho que el cancelliera haya extirpado al electorado el sentido de lo que es políticamente “interesante”, o de lo que un tiempo se habría definido quizás “progresivo”. Ya en la era Adenauer la unión cristiano-demócrata segó bastante éxitos con el eslogan filisteo: “Keine Experimente”, Ningún experimento.

Una tesis que vino en fin copiada por el Vaticano y correo a fundamento de sus pronunciamientos de ética sexual. Arista sorprendente que al principio del tercer milenio, en un mundo extremadamente dinámico, la Señora Merkel haya logrado despertar una tendencia adversa a los experimentos. Para comprender de ello el fenómeno hace falta tener presente que el Merkel ha introducido en el juego político algunos factores sin los que no es posible explicar de ello el éxito.

Al mismo objetivo también apunta la artificiosa ingenuidad de su lengua que ha exiliado cada seña de creatividad y cada prontitud de espíritu, de los asuntos de la política. El modo de presentarse en público de Merkel: sus gestos, los vestidos, el corte del pelo… son todos elementos de una retórica de la modestia. Usted también sonríe a quien es tan ingenuo que subvalorarla. Ni es plausible creerla vanidosa. Hasta su rival está listo a creer que ella no desperdicia un instante a preguntarse como aparecerá sobre la pasarela del poder. También hasta ahora la despiadada blancura con que ha rechazado sobre el fondo a todos sus posibles rivales, igual si hombres o mujeres, regresan en las líneas de su letargocrazia. Pero su obra maestra Merkel lo ha realizado penetrando en los años en el corazón del territorio de su adversario para conseguir el consentimiento y la sugestión que sean en realidad sus cristiano-demócratas los mejores socialdemócratas. Para devolver este también ha sido dispuesta a enajenarse el ala derecha del partido.

Una parte de estos conservatorios es en fin migrada en un nuevo movimiento que, irónicamente, se llama “Alternativa” por Alemania, pero que de facto no es una alternativa si no a los flequillos de derecha más frustrada de la unión de CDU y a CSU, y a un variegado pueblo de quebrados, semifalliti y amantes de frases, gestos y absurdidades varias con el tricolor “negro-rojo-oro.” De seguro no es la emigración de esta gente a robar el sueño a Merkel: ella sabe que con su estrategia gana más votos al centro de cuánto pierda a la derecha de ello. Con Merkel, en fin, transmontano para siempre los tiempos en que los cristiano-demócratas suplieron de refugio de emergencia a viejos nazis o a lunar-nacionalistas. Y de seguro la mayor parte de los alemanes del 2017 no adivina eso más a cuyo Franz Josef Strauss pensó cuando, presumiblemente en los años’ 70, acuñó el eslogan: Más a la derecha de nosotros sólo hay el muro”, es decir nadie. Por este últimamente el Fenómeno Merkel viene en serio estudiado por las ciencias políticas. Sobre la escolta de su persona una parte de estos teóricos indaga la cuestión de la asi llamada “Hegemonía involuntaria.” Efectivamente es difícil negar que Alemania, sin de veras haber ambicionado, se ha encontrado en una posición hegemónica dentro de Europa. De Konrad Adenauer a Willy Brandt, y de Helmut Schmidt hasta a Helmut Kohl la constante de la política alemana consistió en sacarles a los vecinos europeos el temor de una renovada Potencia Alemana.

De este punto de vista Angela Merkel es que considerarse sin duda como una suerte: en su personalidad no se puede encontrar absolutamente nada que pospones a una neurosis de molde nacionalístico. Usted representa más bien la encarnación de la constante búsqueda, libre de cada megalomanía, del compromiso entre los intereses alemanes y aquellos de nuestros vecinos. En este sentido ella es el anti-Berlusconi, el anti-Putin, el anti-Erdogan, el anti-Kaczynski, el anti-Orbán y el anti-Trump en una persona sola. No hace falta ser un fino troubadour para percibir todo el benéfico efecto de esta su contraposición al patológico machismo de la política actual. Politólogos y estrategas presentan por otro lado de ello un balance más crítico: por algunos de su Angela Merkel reviste un papel de primero llano en la historia de la despolitización de la política. A algunos analistas -como Heiner Mühlmann ha evidenciado recientemente en un ensayo sobre las páginas del “Neue Zürcher Zeitung”- su Casi-matriarcado aparece como un movimiento fatal de aquel otro método que los analistas llaman “demovilización asimétrica”, que consiste esencialmente en el rociar sobre la escena política mucho de aquel cloroformo hasta a cuando la mayor parte de la población no se haya derrumbado en un estado de duerme vela.

Obviamente la norma es de anestesiar más detenidamente posible especie el campo del adversario; y, al menos bajo elecciones, de permitirles a los mismos seguidores despertarse más de prisa que los rivales. Si todo va según los planes, los admiradores de Angela Merkel se despertarán el 24 de septiembre bastante decloroformizados por votar de nuevo ella y su partido. En cambio los adversarios probablemente se restablecerán demasiado tarde de su anestesia. Todo hace pensar, por lo tanto, que sabremos pronto de un cuarto gobierno de Merkel. Europa que no incide y que queda lejana de los problemas reales del pueblo y los ciudadanos crea los nuevos populismos. Un espectro vaga por Alemania, aquel del AfD, Alternativos für Deutschland. Es la derecha populista de Frauke Petry que a las políticas del 24 de septiembre – después de una serie de éxitos a las elecciones regionales – podría desestabilizar el País del Merkel. A hacer caso a los sondeos, en efecto, al menos el 10 por ciento de los votos irán a la extrema derecha. “Hoy Alemania es partida en dos”, Herfried Münkler explica, “y, frente al desafío representado por los migratorios, los alemanes están delante de una encrucijada.”

¿Se confiarán todavía canciller Merkel, o derrapará Alemania a la derecha?

“En esta Europa de los nacionalismos y populismos es esencial que a Berlín haya, también después del 24 de septiembre, un gobierno estable para los próximos cuatro años. Y que la extrema derecha de AfD queda bajo el 10 por ciento.”

¿La integración de más de un millón de prófugos es vuestro más gran desafío después de la unidad nacional de 1990?

“La integración de un millón de refugiados sería una tarea factible. Pero los miedos que algunos alemanes sienten de los migratorios devuelven el tema invalida de resonancia por AfD, que aquí en Alemania cabalga las inseguridades de los ciudadanos.”

¿Culpa de la decisión de Merkel de abrir, el 4 de septiembre de 2015, Alemania a los prófugos si la nueva Derecha ha renacido?

“Merkel supo que con aquella decisión habría revuelto el ala más conservadora de su partido y los alemanes, y se ha encontrado en el mismo dilema de Gerhard Schröder cuando, contra los intereses del Spd, realizó las reformas al bienestar con la agenda 2010. Está con aquellas reformas que Alemania se es convertida la locomotora de Europa.”

¿Pero la política migratoria de Merkel de qué manera habría ayudado Alemania o Europa?

“Alemania, abriendo a los prófugos, Merkel ha salvado los valores de la solidaridad y la estabilidad del Ue. Si Alemania y Austria no hubieran abierto los confines, en pocos meses se habrían encontrado en los Balcanes de los 300 a 400 mil prófugos. ¿A aquel punto Grecia habría colapsado, y quién puede excluir que no habría explotado en aquel área tan frágil otra guerra de los Balcanes?”

¿Se titula su último libro “Los nuevos alemanes”: nuevos en qué sentido?

“Los nuevos alemanes son los prófugos que lograrán completarse. Como los alemanes que los han acogido revelándose “nuevos” para aquellos europeos a Mónaco o a Berlín que sobre Alemania proyectan los clisés de un pueblo avaro, conservador y moralmente rígido.”

¿No ve un grumo de verdad en aquellos clisés?

“Hoy aquí en Alemania se juega nuestra “identidad”, qué quiera decir ser alemán en un País en que más allá del 20 por ciento de los ciudadanos tiene orígenes extranjeros. Encontrarse al centro de Europa comporta por Alemania la continua “novedad” de migraciones, aunque no todos los alemanes ven de ello los lados positivos.”

No sólo Frau Petry de AfD, también otros Estados de la Ue, especie el grupo de Visegrad, ha criticado ásperamente la política migratoria de Merkel…

“El agresivo neoimperialismo de la Rusia de Putin, la crisis del euro y las economías al sur de la Ue junto al Brexit están cambiando el papel de Alemania. En este contexto cargan sobre Berlín más responsabilidades. Pero la crisis de los prófugos ha debilitado la posición de Merkel sea en Europa que en Alemania. Aunque la política de Trump les sugiere a los alemanes de no volver la espalda a la estabilidad merkeliana y de no darse pierai de extrema derecha.”

Especies en los cinco Länder al este montan las protestas contra los migratorios, y AfD os ha alcanzado picos del 25 por ciento…

“La Alemania del este es la parte más “alemana” de Alemania, y éste es el resultado de las mentiras ideológicas de 40 años del ex-RDT. No sólo en él ex-Rdt, también en los Países del ex bloque soviético el mito del internacionalismo proletario se vuelca hoy en el más crudo nacionalismo y en accesos de xenofobia y antisemitismo. Hoy los alemanes del este viajan libremente, pero llevándose tras sus miedos y frustraciones y al final Afd votan.”

¿Qué ha cambiado en estos 25 años por el derrumbamiento del Muro en la política alemana?

“Aquellos que es cambiado en Alemania tiene un nombre y una fecha precisas: la conciencia del bombardeo angloamericano de Dresde en el febrero 1945. Con respecto de aquel acontecimiento los alemanes han iniciado a también sentirse víctimas, no sólo seguidores y verdugos de Hitler. No es un caso si los cortejos del movimiento islamofobo y xenófono Pegida han nacido en Dresde.

Hoy abonamos el hecho que hasta el 1990 la cultura democrática de los alemanes del este no fue desenvuelta, y también en este sentido Alemania es un País dividido.”

El paro a los mínimos históricos; el Pil en crecimiento, las exportaciones de récord: ¿qué empuja los alemanes a votar la extrema derecha?

“A diferencia de la fase final de Weimar, hoy no son más las relaciones económicas a empujar la gente en brazo a los populistas de derecha: en la era del capitalismo global es el resentimiento el motor de la derecha. Quien AfD vota lo hace porque se siente desclasado y abandonado por los partidos que, según él, conceden privilegios a los refugiados y no a los alemanes que tienen el pasaporte” desde el nacimiento.”

¿Qué ocurre si el 24 de septiembre AfD le entra en el Bundestag de Berlín?

“Si a las elecciones Afd queda bajo el 10 por ciento eso no tiene graves consecuencias por la política de Berlín. Pero por encima del 10 el éxito de AfD sería un terremoto para la Ue.”

¿Por qué?

“Porque la estabilidad de Europa es el eje franco-alemán que se ha agrietado del momento en cuyo París ha tomado cada decisión en referencia al Front National de Marina Usted Pen. Si también a Berlín cada decisión fuera tomada en referencia al AfD, la Ue entraría en una fase de agonía.”

¿No exagera la importancia del Señora Petry y AfD?

“La República federal ha tenido de la postguerra una función de mediación al centro de Europa.

Los gobiernos de Berlín han ejercido en la Ue la función de búsqueda del compromiso y financiación de los proyectos: dos virtudes republicanas que han hecho por marco a la prosperidad alemana.

No sólo las exportaciones del made en Germany, también la función moderadora de Alemania se pararía con un AfD fuerte en el Bundestag.”

El historiador Ernst Nolte dijo que Alemania se convertiría “normal” sólo cuando en el Bundestag entrará una derecha…

“No comparto la opinión de Nolte. Ante todo por motivos geopolíticos y la función de “todavía” de Alemania al centro de Europa. Luego por motivos históricos y el horror del pasado nazi.

Y tercero porque los alemanes, como dijo Heine, todo aquello que hacen lo hacen de modo sistemático. Por esto una derecha fuerte no llevaría normalidad más en Alemania, pero al final del Ue.”

***

CAPÍTULO II

De la propuesta de Constitución europea

al Tratado de Lisboa

 

Somario: 1.-La Europa de los ciudadanos:del Tratado de Roma a la tentativa

                     de Constitución europea. 2.-El Tratado De Lisboa.

 

1.-La Europa de los ciudadanos:del Tratado de Roma a la tentativa de Constitución europea.

Contribución a las celebraciones del 2007 por el 50° aniversario del Tratado de Roma, la presente publicación también es oportunidad de recorrer la historia de la unión europea según una perspectiva insólita para contestar a la pregunta: ¿en cuál medida el ciudadano se ha abierto paso en el contexto económico perfilado por el Tratado de Roma? ¿En cuál medida la Unión económica se ha convertido en una Unión del ciudadano? Una historia, este, sobre cuyo pocas páginas han sido escritas.

¿Por qué explorar este tema?

La Asociación Jóvenes Europeos, organizadora del 5° Máster en “Asuntos Comunitarios y Políticas de la Innovación”, no es convencida completamente sobre algunos aproches estratégicos que la Unión europea, (Ue) tiene respecto a los ciudadanos. En efecto el Ue no debería preocuparse únicamente de cuestiones económicas, pero también debería permitir más poderes y capacidad de influencia a los ciudadanos europeos. La asociación Jóvenes Europeos persigue tres objetivos: reforzar la estrategia europea de la sociedad civil en los Estados miembros y comunidades cercanas; defender los derechos a libre circulación de los ciudadanos europeos; difundir una mayor sensibilidad por una ciudadanía europea más desarrollada e inclusiva, crear en todos los Estados miembros de Europa a 27 una mayor conciencia europeos y nuevos elementos culturales de enlace entre la unión y los Estados formando acuerdos EUROMED y del Consejo de Europa.

A primera vista, el “Tratado reformado”, sobre cuya sustancia se han metido de acuerdo a los jefes de Estado y gobierno el 21 y 22 de junio, es, con respecto de la prueba del Tratado Constitucional, un paso atrás por una Europa de los ciudadanos.

El concepto de Constitución es abandonado. No habrá un único Tratado sino dos o bien el Tratado sobre la unión europea y el “Tratado sobre el funcionamiento de la Unión” y la terminología utilizada cambiará por consiguiente: no habrá el “ministro de la unión por los Asuntos Exteriores” pero, a su sitio, “el alto representante de la unión por los Asuntos Exteriores y la política de seguridad”; no habrá más la “ley europea” o bien la “ley cuadro” pero todavía los actuales “reglamentos” y “normas” ni ningún artículo en el tratado mantendrá la bandera, el himno o el lema. El artículo sobre el predominio de la legislación del Ue es abandonado o, a su sitio, habrá una declaración formando referencia a la jurisprudencia de la Corte de Justicia de la misma Unión. En práctica, seguirán existiendo los símbolos y la jurisprudencia de la Corte de Justicia que han acompañado la historia de los últimos 50 años.

Si observara más de cerca, en cambio, el abandono del proyecto constitucional no toca los contenidos, visto que las 80% de las anteriores innovaciones son mantenidas o sólo modificadas ligeramente: el control legal es reforzado porque el Papel de los derechos fundamentales ahora tendrá el mismo valor legal de los Tratados. El hecho que ello no sea incorporado en los Tratados y sea publicado como documento separado no modifica el hecho que te pones legalmente vinculante. Ello permitirá por tanto una ulterior salvaguardia por la defensa de los derechos europeos. Al mismo tiempo, la unión accederá a la Convención europea por la Protección de los derechos humanos y libertades fundamentales. La lengua barroca del protocolo que exonera el Reino Unido por tal une protecciones permitidas por el Papel no modifica la situación en los otros 27 Estados miembros de la unión.

El control parlamentario es reforzado con mayor énfasis apuesta sobre la subsidiaridad y un procedimiento por los Parlamentos nacionales que podrán preguntar a la Comisión de reexaminar los procedimientos legislativos. El Parlamento europeo llega a ser co-legislador con el Consejo de ministros en más de 30 campos en que se extiende por mayoría el voto. Los ciudadanos son por tanto en una más fuerte posición en relación a la unión europea. Además, el principio de la democracia de participación es mantenido (Artículo 47 de la Prueba de Tratado constitucional) e incluye iniciativas de los ciudadanos cuál su posibilidad, cuando estoy más de un millón a hacerlo, de preguntar a la Comisión de avanzar algunas propuestas legislativas. La presente publicación quiere precisar algunos aspectos particulares y estratégicos del recorrido europeistico visto por la parte de los ciudadanos. En el curso del máster en “Asuntos Comunitarios y Políticas de la innovación” tenemos más veces indicadas las ventajas consiguientes del nuevo Tratado por un papel creciente de los ciudadanos por ellos mismos las iniciativas, un Papel legalmente vinculante de los derechos humanos más allá de un buen control parlamentario y legal. En los países que tendrán un referendo o que preven de ello la celebración, hemos organizado encuentros con la prensa y públicos. Hemos hallado la paradoja por que, a pesar de la Constitución contemplara al menos algunas respuestas a las dudas sobre el modo en que los ciudadanos son representante en seno al Ue, una mayoría ha votado en todo caso contra. En varias lecciones y seminarios también hemos examinado los resultados de los campos del referéndum y las opciones por el futuro. Es interesante valorar cuales efectos sobre la unión europea han sido por las botaduras referendos negativos y de otros pasos falsos del recorrido comunitario, casi para valorar provocativamente algunas lecciones del pasado. Un fenómeno preocupante por el Ue no es solamente el difundirse del euro exectisismo pero el más alto nivel de las tasas medianas de abstención, el voto negativo de la generación más joven. Ésta es una cuestión que el Ue puede ignorar solamente aceptando los riesgos que derivarían. El Ue tiene que encontrar un mensaje suyo moderno. Este problema persiste a pesar del resultado positivo de las negociaciones sobre el nuevo Tratado.

Por el examen de varios escritos y publicaciones podemos afirmar que el ciudadano ha hecho progresos. Y este no tanto en relación a los Tratados mismos, pero por lo que las instituciones del UE, junto a la sociedad civil que suple a menudo de catalizador, han hecho emerger de ello. Quizás que, con el juicio de luego, no habría llegado al inesperado choque causado por el no de franceses y holandeses, cuando éstos fueron llamados a pronunciarse sobre aquel Tratado que, en su tentativa de derretir el Tratado de Roma y el Tratado de Maastricht, contuvo más detalles económicos de cuánto comparecerían en cualquier normal fundamento de documento constitucional. Sin embargo, eso no debería ser necesariamente considerado rechazo de lo que como el Ue ha alcanzado ya que solo los Tratatti no son un verdadero reflejo de su historia. También los partidarios de la unión europea, que deberían saber de ello más, desdoblan, en la actual crisis, a avanzar solicitudes como si el Ue no hubiera ambicionado legal de referencia dentro de que los ciudadanos pueden invocar la defensa de los mismos derechos ni canales de comunicación hacia las instituciones europeas. Eso hace parecer de su canto más que nada la “democracia de participación” una “misión imposible”, aunque hayan resultado concretos sobre que los correccionales pueden construir. No haría mal recordarnos que las muchas estructuras lentamente construidas y a menudo dolorosamente en los últimos cincuenta años cuentan con mecanismos que tienen que ser utilizados principalmente antes que reinventados.

¿Por cuál motivo al ciudadano ha hecho hacia adelante pasos y ha tomado pie en la unión económica con respecto de aquellos principios fundamentales expresados claramente en el Tratado de Roma?

El ciudadano se ha abierto paso gracias a la interpretación amplia de las disposiciones de los Tratados, ya que éste ha dependido principalmente de su espíritu antes que del contenido literal y este da ventaja del ciudadano. Por ejemplo, hay una larga tradición de relaciones e iniciativas de los ciudadanos europeos que han dado vida a toda una serie de símbolos de la identidad europea y a programas de identidad y cambio como Erasmus, que recurre este año a su 20° aniversario, el programa Erasmus anima a la movilidad de estudiantes y profesores y promueve la cooperación transnacional entre las universidades en toda Europa. Les permite a los estudiantes de realizar cambios de estudio en otras universidades europeas por un período máximo de un año. Pero la verdadera base de estos desarrollos se encuentra en la jurisprudencia de la Corte. Como ha sido más veces subrayadas, generalmente las Cortes y los Tribunales no celebran aniversarios pero, según una perspectiva del ciudadano, la Corte de justicia europea es el “dueño de casa” de estas celebraciones por los 50 años del Tratado de Roma. Lo que los primeros seis Países firmantes vieron como orquesto en un primer momento económico entre los gobiernos participantes, la Corte lo vio por la creación de un orden legal distinguido que concerniera también a las individuales personas. ‘Es el Estado miembro que otorga el poder a la unión, pero puesto que le ha otorgado, derechos y deberes que derivan del aquellos poder pueden ser invocados directamente por personas normales.’ La Corte además ha asegurado que este no es un mero principio abstraído y ha desarrollado, en tal contexto, el concepto de un derecho de que servirse para llevar a juicio en casos de infracción de la ley comunitaria. Hay un claro progreso histórico del origen estrechamente económico de los artículos del Tratado sobre la equidad de sueldo a igualdad de prestación y a libre circulación de trabajadores. La igualdad entre hombres y mujeres ahora es parte de todas las políticas del Ue y ha sido la base de la introducción de una cláusula general sobre el anti discriminación en el Tratado. Del par, la Corte ha considerado a los trabajadores más que agentes de producción. Progresivamente, la libre circulación se ha extendido a otras categorías de la población. Y luego, en el período inicial, un individual artículo no preciso, Art. 235, fue suficiente porque el Ue introdujera legislación y programas para llegar a ser un actor líder en la tutela del entorno más allá de que el más importante donador de ayudas al mundo.

En la misma medida, puede preguntarnos como las revisiones siguientes del Tratado han creado un buen equilibrio entre las políticas económicas y las otras políticas…

Ha sido el Parlamento europeo, después de sus primeras elecciones europeas en el 1979, a convertirse en el promovedor carácter de las reformas y a producir, en el 1984, una prueba del Tratado sobre la unión europea bajo la égida del On. Altiero Porros. Por las negociaciones actuales, esta prueba es un modelo interesante del modo posible de reproducir un texto que sea de fácil lectura. Pero estuvo muy adelante con respecto a su tiempo. Las reformas del Tratado fueron empezadas sobre una frente más circunscrita: el acto Único europeo (AUE) de 1986 ha introducido por mayoría de modo particular el voto para adoptar las medidas necesarias a alcanzar el mercado interior dentro del primero de enero 1993. El AUe ha incluido una cláusula de salvaguarda que “la Comisión en sus propuestas sobre la salud, la seguridad, la tutela del entorno y la protección del consumidor tomará de base para permitir un alto nivel de protección.” El paso de la eliminación de las barreras tarifarias en el ámbito del Tratado de Roma a la eliminación de las barreras no tarifarias para alcanzar el objetivo del mercado interior ha insertado en la legislación del Ue una economía con objetivos sociales más amplios. Hasta el Tratado de Maastricht en el 1991 ha sido una real expansión de las políticas del Ue con el protocolo social, la ciudadanía europea, el consumidor ambiental y las políticas por la salud pública. Aunque, en el ámbito de la búsqueda de un equilibrio mejor entre las políticas económicas y las otras políticas, el precio pagado no fue mucho la expansión de las actividades de la unión pero a menudo el considerable debilitamiento de los artículos del Tratado con respecto del aproche inicial del Tratado de Roma, sobre todo en campos como aquel de la cultura y de la instrucción. Pero volvemos al tema principal de este escrito que quiere ser la relación urgente entre Unión europea y ciudadana y por lo tanto en tal sentido sería interesante ir a identificar y ver en que mide el Ue ha creado un espacio para los ciudadanos.

A pesar que el Tratado de Roma haya previsto crear un Comité económico y social, está solamente con el Tratado de Maastricht, precedido por amplia discusión y lo difícil ratifica, que las cuestiones “transparencia” han sido puestas al orden del día. El Tratado ha creado la ciudadanía europea y la figura del Mediador europeo. En el Tratado de Amsterdam, las reglas voluntarias sobre el acceso a los documentos se han convertido en un derecho formal de los ciudadanos. La Comisión ha mejorado sus estándares de consulta y más recientemente el Consejo ha abierto su trabajo legislativo al público. Por algunos aspectos la historia se repite: respectivamente el rechazo del Tratado constitucional a las urnas francesas y holandesas ha dado vida a reacciones de parte de la Comisión parecida a aquellas tomas después de la difícil ratificación del Tratado de Maastricht: una iniciativa europea por la transparencia, un Libro blanco sobre la estrategia de comunicación y un llano ‘D’, el llano ‘D’ por la democracia, el debate y el diálogo ha sido un plan propuesto por la Comisión para estimular un más amplio debate entre las instituciones Ue y los ciudadanos a la luz del no francés y holandés a la Constitución.

Está en esta línea que se introducen las Consultas de los Ciudadanos europeos organizadas por la Fundación a Rey Baldovino de Bruselas. Eso está llevando a interesantes experimentos que implican a los ciudadanos, organizados en toda Europa para discutir el futuro de este última. Paralelamente a las medidas para devolver el Ue más transparente y confiable, la temática de los derechos humanos ella también se ha vuelto más presente en los debates con respecto del principio, cuando fue considerada un argumento de que se tuviera que ocupar más el Consejo de Europa. Un dilema ha sido solucionado acerca de la eventualidad o menos por el Ue de tener un Papel de los derechos fundamentales o de adherir a la Convención sobre los Derechos humanos del Consejo de Europa. La Convención sobre el futuro de Europa ha decidido que la unión debería estar presente en ambos niveles. Y ahora se intensifica el “expediente” para devolver el Papel legalmente vinculante y el Ue más confiable. Con el desarrollo de la cooperación en la lucha contra el terrorismo, el tráfico de personas y otros crímenes trans-nacionales organizados, el Ue está entrando en áreas sensibles de la justicia donde hace falta encontrar uno no fácil equilibrio entre seguridad y libertades civiles.

Recorriendo la historia del UE, los decisorios pueden encontrar precedentes los que pueden revelarse útiles en la búsqueda de calles para salir del actual impase atado al Tratado Constitucional.

El Tratado de Roma y el acto Único europeo han estado ambas respuestas a las crisis y a períodos de inercia, continuaciones luego de un aproche más funcionalista que constitucional. En general, una “crisis” ha sido solucionada por un liderato europeo basado sobre la identificación de un terrenal ayuntamiento específico entre Estados miembros, a menudo con un objetivo específico. El acuerdo del 21-22 de junio sobre el nuevo Tratado reformado estuvo en línea con la historia del UE:, con dificultad, ha encontrado un terreno de acuerdo entre Estados miembros y el objetivo fue de solucionar las cuestiones institucionales. Otra lección de la historia es que la unión tiene que ahora encontrar el modo mejor de afrontar la reforma de los Tratados. La impaciencia con respecto del viejo aproche de negociaciones de las reformas del Tratado cada vez más difícil a puertas diques en seno a una Conferencia intergubernamental han llevado a un nuevo consentimiento a favor de un aproche abierto al público en una Convención sobre el futuro de Europa. Sin embargo, este aproche también es ello fracasado. Tuvo la desventaja de ser desempeñado con respecto de las instituciones Ue y hubo una voluntad política insuficiente de parte de los gobiernos y de los partidos políticos de explicarlo al público. La respuesta no es pero aquel de volver al viejo modo de hacer las cosas. Una calle intermedia entre estos dos extremos debería ser dirigir principalmente al Parlamento europeo ya que es elegido directamente y también es el más abierto de las tres instituciones. ¿Podría forjar el Parlamento europeo como a comprometidos políticos ha hecho a mediados de los años ochenta para desbloquear el proceso de reforma del Tratado o, como ha hecho más recientemente, para solucionar la controversia acerca de la Norma sobre los servicios? Indudablemente, el Parlamento europeo ahora debería tener un papel mucho más importante de lo que no tuviera de ello en el pasado, cuando quedó como un simple observador en el seno de las conferencias intergubernamentales.

Esta reexaminación histórica del pasado nos lleva a hacer tres recomendaciones para el futuro:

  • El ciudadano ha hecho muchos más progresos en relación a su participación en el proceso de construcción de Europa de lo que parece a primera vista. Eso es debido al hecho que no haya sido una simple carrera en una gran calle. Calles diferentes, a menudo inesperadas, han llevado a una Europa de los ciudadanos. Lo que el Ue no ha logrado hacer es informar principalmente a los ciudadanos acerca de sus derechos europeos y acerca del modo de utilizar los canales de comunicación y estructuras institucionales. Pero los ciudadanos también deberían despertarse. El Tratado reformado es un ejemplo particularmente elocuente en este sentido. Presentado como Tratado sobre el funcionamiento de la unión después de duras negociaciones sobre el procedimiento de voto al Consejo y a muchas opciones a otros, las ventajas que le permite al ciudadano han sido subvaloradas grandemente.
  • Hay un real peligro que los ciudadanos se sientan puestos por parte en razón de la decisión de los Estados miembros de evitar una repetición peligrosos o bien nuevos referendos nacionales sobre el Tratado reformado. Es vital que el fin del texto del Tratado y el principio de los procedimientos de ratificación en los Parlamentos nacionales sean acompañados por un real debate público.
  • La larga marcha de los ciudadanos para reconquistar un sitio de derecho en el proceso de integración europea ha tenido menos que hacer con las reformas del Tratado que con el modo en que el Tratado ha sido interpretado. Un caso a la Corte europea de Justicia puede llevar a otros y, al final, a la legislación en toda la unión. Un individual artículo el 235, ahora 308, ha sido suficiente para hacer de modo que se considerara la implicación del ciudadano, pero con la expansión de la actividad del Ue a siempre nuevos campos, se ha puesto muy rebosante. ¿No sirve quizás una nueva y más moderna versión de este artículo? ¿No permitiría eso quizás al Ue de reaccionar más rápidamente a nuevos desafíos y cuestiones que conciernen a los ciudadanos? Los actuales instrumentos de acción se hallan demasiado lentos y complejos frente a la lucha constante atada a la necesidad de localizar relativamente nuevas calles a los obstáculos legales. Una tal cláusula para el ciudadano debería permitir al Parlamento europeo un derecho de co-legislar y permitir la toma de decisión a la mayoría calificada. Además sería este la base para actuar el artículo 47 en el Tratado constitucional sobre las iniciativas del ciudadano más allá de que un derecho del ciudadano de ser informado y escuchado por el UE. De más ha sido hecho de lo que pueda parecer. Pero todavía hay una larga calle que recorrer primera que los ciudadanos sientan que el Ue ellos trata realmente como tales.

 

  1. El Tratado de Lisboa.

Redactado para reemplazar la Constitución europea, suspendida en los referendos francés y holandés de 2005, ha sido precedido por la Declaración de Berlín, firmada el 25 de marzo de 2007, después del asi llamado “período de reflexión.” En tal ocasión, coincidente con los 50 años de la Europa unida, la canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro italiano Romano Héroes expresaron la voluntad de solucionar la situación dentro de pocos meses, permitiendo la entrada en vigencia de un nuevo tratado en el 2009, el año de las elecciones del nuevo Parlamento europeo. Siempre en el 2007 un grupo de políticos ha constituido el Grupo Amato, oficialmente conocido como Comité de acción por la democracia europea que, respaldado por la Comisión europea, ella que ha mandado dos de sus representantes a las reuniones, ha tenido el mandato, no oficial, de proveer al reescribir la Constitución, sobre la base de los criterios emergidos durante las consultas de la Presidencia alemana con las papelerías europeas. El nuevo texto ha sido presentado el 4 de junio de 2007, el 23 de junio de 2007 ha sido alcanzado el acuerdo sobre el nuevo Tratado de reforma y el 13 de diciembre de 2007 los líderes de la unión europea han firmado el tratado de Lisboa, poniendo fin a muchos años de negociaciones sobre la reforma institucional.

Principales modificaciones:

El 13 de diciembre de 2007 los líderes de la unión europea han firmado el tratado de Lisboa, poniendo fin a muchos años de negociaciones sobre la reforma institucional. El tratado de Lisboa modifica el tratado sobre la unión europea y el tratado que instituye la Comunidad europea, actualmente en vigor, sin embargo reemplazarlos. El nuevo Tratado dotará a la unión del cuadro jurídico y los instrumentos necesarios para enfrentar los desafíos del futuro y satisfacer las expectativas de los ciudadanos.

  • Una Europa más democrática y transparente, que refuerza el papel del Parlamento europeo y los parlamentos nacionales, les ofrece a los ciudadanos mayores posibilidad de hacer oír su voz y aclara el reparto de las competencias a nivel europeo y nacional.
  • Un papel reforzado por el Parlamento europeo: el Parlamento europeo, electo directamente de los ciudadanos del UE, será dotado con nuevos importantes poderes por cuanto concierne la legislación y el balance del Ue y los acuerdos internacionales. En particular, la extensión del procedimiento de decisiones garantizará al Parlamento europeo una posición de igualdad con respecto del Consejo, dónde son representados los Estados miembros, para la mayor parte de los actos legislativos europeos.
  • Una mayor implicación de los parlamentos nacionales: los parlamentos nacionales podrán ser principalmente implicados en la actividad del UE, en particular gracias a un nuevo mecanismo para averiguar que la unión sólo intervenga cuando la acción a nivel europeo resulta más eficaz (principio de sunsidiaridad). Esta mayor participación, junto al fomento del papel del Parlamento europeo, aumentará la legitimidad y el funcionamiento democrático de la unión.
  • Una voz más fuerte para los ciudadanos: gracias a la asi llamada “iniciativa” de los ciudadanos, un grupo de al menos un millón de ciudadanos de un cierto número de Estados miembros podrá invitar la Comisión a presentar nuevas propuestas.
  • Reparto de las competencias: la categorización de las competencias permitirá definir de modo más preciso las relaciones entre los Estados miembros y la unión europea.
  • Desistido por la unión: por primera vez, el tratado de Lisboa reconoce expresamente a los Estados miembros la posibilidad de desistir de la unión.
  • Una Europa más eficiente, que simplifica sus métodos de trabajo y las normas de voto, se dota con instituciones más modernas y adecuadas a una unión a 27 y cuenta con una mayor capacidad de intervenir en los sectores de máxima prioridad por la unión de hoy.
  • Un proceso decisionales eficacias y eficiente: el voto por mayoría calificado en seno al Consejo será extendido a nuevos ámbitos políticos para acelerar y hacer más eficiente el proceso decisional.

A partir del 2014, el cálculo de la mayoría calificada se basará en la doble mayoría de los Estados miembros y de la población, de modo que representar la doble legitimidad de la unión. La doble mayoría es alcanzada cuando una decisión es aprobada de al menos el 55% de los Estados miembros que representen al menos el 65% de la población de la unión.

  • Un cuadro institucional más estable y más simple: el tratado de Lisboa instituye la figura del presidente del Consejo europeo, electo por un mandato de dos años y medio, introduce una unión directa entre la elección del presidente de la Comisión y el resultado de las elecciones europeas, preve nuevas disposiciones por la futura composición del Parlamento europeo y por una Comisión reducida y establece normas más claras sobre la cooperación reforzada y sobre las disposiciones financieras.
  • Mejorar la vida de los europeos: el tratado de Lisboa mejora la capacidad de acción del Ue en muchos sectores prioritarios por la unión de hoy y por sus ciudadanos. Es cuánto ocurre en particular en el campo de la “libertad, seguridad y justicia”, para afrontar problemas como la lucha al terrorismo y a la criminalidad. La misma cosa se averigua, en parte, también en ámbitos como la política energética, la salud pública, la protección civil, los cambios climáticos, los servicios de interés general, la búsqueda, el espacio, la cohesión territorial, la política comercial, las ayudas humanitarias, el deporte, el turismo y la cooperación administrativa.
  • Una Europa de derechos y valores, de libertad, solidaridad y seguridad, que promueve los valores de la unión, integra el Papel de los derechos fundamentales en el derecho primario europeo, preve nuevos mecanismos de solidaridad y garantiza una mejor protección de los ciudadanos europeos.
  • Valores democráticos: el tratado de Lisboa precisa y refuerza los valores y los objetivos sobre los que la unión se basa. Estos valores tienen que servir de punto de referencia para los ciudadanos europeos y demostrar lo que Europa puede ofrecerles a sus pareja en el resto del mundo.
  • Los derechos a los ciudadanos y el Papel de los derechos fundamentales: el tratado de Lisboa mantiene los derechos existentes e introduce de ello de nuevos. En particular, garantiza las libertades y los principios sancionados por el Papel de los derechos fundamentales haciéndolos jurídicamente vinculantes. El tratado contempla a rectos civiles, políticos, económicos y sociales.
  • Libertad de los ciudadanos europeos: el tratado de Lisboa mantiene y refuerza las cuatro libertades fundamentales además de la libertad política, económica y social de los ciudadanos europeos.
  • Solidaridad entre los Estados miembros: el tratado de Lisboa dispone que la unión y los Estados miembros son tenidos a actuar conjuntamente en un espíritu de solidaridad si un país del Ue es objeto de un ataque terrorista o víctima de una calamidad natural o provocada por el hombre. Además pone el acento sobre la solidaridad en el sector energético.
  • Mayor seguridad por todo: la capacidad de acción de la unión en materia de libertad, seguridad y justicia será reforzada, permitiendo devolver más incisiva la lucha a la criminalidad y al terrorismo. También las nuevas disposiciones en materia de protección civil, ayudas humanitarias y salud pública contribuirán a potenciar la capacidad de la unión de enfrentar las amenazas por la seguridad de los ciudadanos.
  • Una Europa protagonista sobre la escena internacional, cuyo papel será potenciado agrupando los instrumentos comunitarios de política extranjera, por cuánto concierne sea la elaboración y la aprobación de nuevas políticas. El tratado de Lisboa permitirá a la Europa expresar una posición clara en las relaciones con las parejas a nivel mundial. Pondrá la potencia económica, humanitaria, política y diplomática de Europa al servicio de sus intereses y a valores en todo el mundo, incluso respetando los intereses particulares de los Estados miembros en política extranjera.
  • La nueva figura del alto representante de la unión por los Asuntos Exteriores y la política de seguridad, que será también vicedirector de la Comisión, es destinada a otorgar a la acción externa del Ue mayor impacto, coherencia y visibilidad.
  • Un nuevo servicio europeo por la acción externa el alto representante asistirá en el ejercicio de sus funciones.
  • La personalidad jurídica única otorgada a la unión reforzará de ello el poder de negociar, potenciará ulteriormente su acción en ámbito internacional y la devolverá una pareja más visible por los países tercias y las organizaciones internacionales.
  • La política europea de seguridad y de defensa, incluso conservando aparatos decisionales especiales, facilitará la cooperación reforzada entre un número estrecho de Estados miembros.

***

CAPÍTULO III

 

Somario: 1-Papel de los derechos fundamentales de la Unión europea. 2-Proclamacion solemne. 3-Preambulo. 4-Cap. I. Dignitad. 5-Cap. II. Libertad. 6-Cap. III. Igualdad. 7-Cap. IV.   Solidaridad. 8-Cap. V. Ciudadania. 9-Cap. VI. Justicia. 10-Cap.VII.Disposiciones Generales. 11-Valores de la Union. Texto Unico. 12-Objetivos del la Union. Texto Unico del la Union. 13- Cooperacion Internacional.14-Relex Reforma. 15-Europeaid. 16-Del Politico a la Accion.17- Estructura Organizativa. 18-Pareja del desarrollo. 19-Milenario del Desarrollo Relato 2008. 20-La selectas Europeista de Italia. 21-El europeismo Degasperiano y el proceso del integracion europea. 22-La Conferencia de Mesina: La contribucion italiana al relance del proceso de integracion europea.   23-Los tratados de Roma.      

    

1-Papel de los derechos fundamentales de la Unión europea.

El Consejo europeo de Colonia del 3 y el 4 de junio de 1999 ha decidido instituir un órgano encargado de presentar al Consejo europeo del diciembre de 2000 un proyecto de Papel de los derechos fundamentales de la unión europea. Tal órgano, denominado “convención”, agrupó quince representante personales de los Jefes de Estado o gobierno de los Estados miembros, un representante de la Comisión, dieciséis miembros del Parlamento europeo y treinta miembros de los Parlamentos nacionales, dos por Parlamento. Presidente el Sr Roman Herzog ha elegido, ex Presidente de la República federal de Alemania, asistido por un comité de redacción, Presidium, compuesto por el sig. Bacelar de Vasconcelos (Portugal) y luego del sig. Braibant (Francia), Vicedirector, en representación del grupo de los representante personales, del Comisario Vitorino, en representación de la Comisión, del sig. Mendez de Valgo, Vicedirector, en representación del grupo de los miembros del Parlamento europeo, del sig. Gunnar Jansson, Vicedirector, en representación del grupo de los Parlamentarios nacionales. El secretario general del Consejo.

Los trabajos de la Convención han sido públicos y todo vía Internet trabajos preparatorios difusos. Han tenido lugar audiciones del Mediador además de los representantes del Comité económico y social, del Comité de las regiones, de los representantes de la sociedad civil y los países presentados como candidato a la adhesión. La Corte de justicia de las Comunidades europeas y el Consejo de Europa han participado en los trabajos en calidad de observatorios.

La Convención ha tenido su primera reunión el 17 de diciembre 1999.

El 26 de septiembre de 2000 varios grupos han constatado de poder aprobar el proyecto de Papel y el 2 de octubre de 2000 el Presidente Herzog ha creído que el proyecto de Papel pudiera ser adoptado por todas las partes interesadas y lo ha transmitido al Consejo europeo, que lo ha examinado a Biarritz el 13 y 14 de octubre2000. Al término de tal Consejo europeo el Presidente Chirac ha declarado: “Esta mañana nosotros Jefes de Estado y gobierno hemos expresado el acuerdo unánime sobre el proyecto de Papel de los derechos fundamentales de la unión europea. Éste podrá por tanto ellas – rey proclamado con la firma del Presidente del Parlamento protempore del consejo de la unión Hubert Vedrine y del Presidente de la Comisión europeo Romano Prodi

 

A los ciudadanos italianos, ciudadanos europeos:

“Muchos Países se fijan en Europa por un anclaje de libertad y democracia: reivindican, porque la sienten, la apariencia a una sociedad civil europea. Éste es el sentido del Papel de los Derechos fundamentales, que se une con los principios de la Convención europea de los Derechos al hombre: contrastar cada insidia a la democracia y a la libertad; motivar los individuos a obrar juntos, derritiendo capacidades individuales y solidaridad social; consolidar a la legítima demócrata de las instituciones europeas.”

Carlo Azeglio Ciampi, Presidente de la República italiana

Lausana, el 13 de diciembre de 2001

 

“El Papel de los derechos fundamentales de la unión europea es una realidad. Con la proclamación de parte del Consejo europeo de Niza, Europa da hacia adelante un decidido paso en la transformación de un espacio, como hasta aquí se ha identificado, geográfico y económico, en un espacio común de derechos, encontrando un nuevo, extraordinario elemento de división representado por el reconocimiento de principios y valores indivisibles y universales, su tutela, su desarrollo. Y el ciudadano europeo será el que podrá gozar sin límites ni discriminaciones de estos derechos. Además: el Papel también reconoce los mismos derechos a todos los que incluso no siendo ciudadanos europeos, residen en el territorio de la unión.

El Papel no está solo en una nueva formulación de rectos políticos y civiles que constituyen ya la base fundamental de las Constituciones europeas y las Convenciones internacionales. Éste también será el Papel de los derechos sociales y los derechos económicos, de los derechos ambientales y de los derechos a última generación pares progreso científico y tecnológico.

Y la difusión del Papel entre los ciudadanos representa el paso fundamental para siempre favorecer a un mayor crecimiento de esta identidad europea. Las audiciones con los ciudadanos organizados (asociaciones de empresarios) consumidores ambientalista, sindicados, centros sociales, tercer sector, promovido por el Ministerio para las Políticas Comunitarias el pasado septiembre han constituido un primer momento de consulta y división, hemos recogido indicaciones y propuestas que el gobierno italiano ha hecho propio y transmitió durante laConvención en la fase de construcción del proyecto de Papel. Italia ha sido el único país de la unión en hacer eso. Queremos seguir mejorando nuestro empeño para que el Papel se convierta en algo que identifique a todos los ciudadanos italianos. No solamente por la importancia y el valor de sus contenidos.

Pero el Papel también es la primera etapa de aquel proyecto político europeo que tiene como carácter arribo la Constitución europea. Se abre una gran estación de reformas, la ocasión para reenvidar los grandes ideales alrededor de los que los ciudadanos europeos decidirán fundar el propio sentido de pertenencia. Y la Europa de los pueblos y los ciudadanos no podrá ser tal sin una amplia participación popular.

Gianni Mattioli, Ministro por las Políticas comunitarias

Roma, el 15 de diciembre de 2000

 

“Parar este Papel significa empeñarse en la vida de todos los días de los ciudadanos, como en los más solemnes de los adecuados oficiales.

En el momento en que las tres instituciones europeas firman junta el primer Papel común que define a los derechos fundamentales de todos los hombres y las mujeres que viven en el territorio de la unión europea, yo espero que el Consejo europeo consentirá pronto a concederle, dentro de los tratados, aquella fuerza jurídica que condiciona de ello la credibilidad y la eficacia.

Por aquellos que atañe el Parlamento europeo, ya que yo firmo el Papel a su nombre, deseo que todos los ciudadanos de la unión sepan que desde ahora, como si tuviera que ser una anticipación sobre su llena transcripción jurídica dentro de los Tratados, el papel será la ley de la asamblea que ellos han elegido a sufragio universal. Ella será, de ahora hacia adelante, nuestro punto de referencia por todos los actos del Parlamento europeo que tendrán una unión directa o indirecta con los ciudadanos de toda la unión: en tal manera nosotros nos empeñamos.

Los ciudadanos europeos pueden contar con el Parlamento.

Nicole Fontaine, Presidente del Parlamento europeo

Niza, el 7 de diciembre de 2000

 

“Por la Comisión la proclamación es la expresión concreta del empeño de las instituciones a respetar el Papel en todas las acciones y las políticas de la unión. El Papel es, en efecto, el instrumento que permite controlar el ejercicio de las competencias comunitarias en materia de derechos fundamentales.

Los ciudadanos y las ciudades pueden contar con la Comisión que hará respetar el Papel en todos los aspectos de la vida de la unión, sea a su interior que en las relaciones con los países tercias.

En firmar este Papel, en nombre de la Comisión, me fijo en el futuro y estoy convencido que la proclamación representa un hito en la evolución de la tutela de los derechos fundamentales en la unión, una base sólida por la consolidación de tal tutela además de un punto de salida para insertar, como desea de poder hacer más pronto la Comisión el posible, Papel en los tratados constitutivos de la unión.

 

Romanos Prodi, Presidente de la Comisión europea.

Niza, el 7 de diciembre de 2000

***

2- PROCLAMACIÓN SOLEMNE

El Parlamento europeo

El Consejo de la unión europea

La Comisión europea

Proclaman solemnemente

Cuál Papel de los Derechos Fundamentales de la Unión europea

El texto indicado en acerco

Hecho a Niza, al siete de diciembre de dos mil

 

Por el Parlamento europeo

El Presidente, Nicole Fontaine

 

Por el Consejo de la unión europea

El Presidente de turno, Hubert Vedrine

Por la Comisión europea

El Presidente, Romano Prodi

***

3- PREÁMBULO

Los pueblos europeos en crear entre ellos una unión cada vez más estrecha han decidido compartir un futuro de paz basado en los valores comúnes. Consciente de su patrimonio espiritual y moral, la unión se basa en los valores indivisibles y universales de la dignidad humana, de libertad, de igualdad y de solidaridad; la unión se basa en los principios de democracia y el estado de derecho. Ella pone la persona al centro de su acción instituyendo la ciudadanía de la unión y creando un espacio de libertad, seguridad y justicia.

La unión contribuye al mantenimiento y al desarrollo de estos valores comúnes, en el respeto de la diversidad de las culturas y las tradiciones de los pueblos europeos, de la identidad nacional de los Estados miembros y del orden de sus poderes públicos a nivel nacional, regional y local; ella trata de promover un desarrollo equilibrado y sostenible y asegura la libre circulación de las personas, de los bienes, de los servicios y de los capitales además de la libertad de establecimiento. A tal fin es necesario, haciéndolos más visibles, reforzar la tutela de los derechos fundamentales a la luz de la evolución de la sociedad, del progreso social y de los desarrollos científicos y tecnológicos. El presente Papel reafirma, en el respeto de las competencias y las tareas de la Comunidad y la unión y del principio de susidiario, los derechos en particular consiguientes de las tradiciones constitucionales y de las obligaciones internacionales ayuntamientos de los Estados miembros, del tratado sobre la unión europea y de los tratados comunitarios, de la convención europea por el salvaguardia de los derechos al hombre y las libertades fundamentales, de los papeles sociales adoptados de la Comunidad y del Consejo de Europa además de los derechos reconocidos de la jurisprudencia de la Corte de justicia de las Comunidades europeas y de la Corte europea de los derechos al hombre. El gozo de estos derechos hace surgir responsabilidad y deberes respecto a los otros de la comunidad humana y de las generaciones futuras. Pues, la unión reconoce los derechos, las libertades y los principios enunciados aquí en seguida.

***

4- CAP. I

DIGNIDAD

Artículo 1

Dignidad humana

La dignidad humana es inviolable. Ella tiene que ser respetada y tutelada.

 

Artículo 2

Derecho a la vida

  • Cada individuo tiene derecho a la vida.
  • Nadie puede ser condenado a la pena de muerte, ni ejecutado.

 

Artículo 3

Derecho a la integridad de la persona

  • Cada individuo tiene derecho a la misma integridad física y psíquica.
  • En el ámbito de la medicina y la biología tienen que ser respetados en particular:
  • El consentimiento libre e informado de la persona interesada, según las modalidades definidas por la ley.
  • La prohibición de las prácticas energéticas, en particular de aquellas que tiene como base la selección de las personas.
  • La prohibición de hacer del cuerpo humano y de sus partes en cuánto tales un manantial de lucro.
  • La prohibición de la clonalidad reproductiva de los seres humanos.

 

Artículo 4

Prohibición de la tortura y las penas o tratos inhumanos o degradantes

  • Nadie puede ser sometido a tortura, ni a penas o a tratos inhumanos o degradantes.

 

Artículo 5

Prohibición de la esclavitud y el trabajo forzado

  • Nadie puede ser tenido en condiciones de esclavitud o servidumbre.
  • Nadie puede ser obligado a cumplir un trabajo forzado u obligatorio.
  • Es prohibida el tramo de los seres humanos.

5- CAP. II

LIBERTAD

Artículo 6

Derecho a la libertad y a la seguridad

Cada individuo tiene derecho a la libertad y a la seguridad.

 

Artículo 7

Respeto de la vida privada y la vida familiar

Cada individuo tiene derecho al respeto de la misma vida privada y familiar, del propio domicilio y de sus comunicaciones.

 

Artículo 8

Protección de los datos de carácter personal

  • Cada individuo tiene derecho a la protección de los datos de carácter personal que lo conciernen.
  • Tales datos tienen que ser tratados según el principio de lealtad, por finalidades determinadas y con base en el consentimiento de la persona interesada o a otro fundamento legítimo previsto por la ley. Cada individuo tiene el derecho a acceder a los datos recogidos que lo conciernen y de conseguir la rectificación.
  • El respeto de tales reglas está sometido al control de una autoridad independiente.

Artículo 9

Derecho de casarse y de constituir una familia

El derecho a casarse y el derecho a constituir una familia son garantizados según las leyes nacionales que disciplinan de ello el ejercicio.

 

Artículo 10

Libertad de pensamiento, de conciencia y de religión

  • Cada individuo tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. Tal derecho incluye la libertad de cambiar religión o convicción tal como la libertad de manifestar individualmente la misma religión o la misma convicción o colectivamente, en público o en privado a través del culto, la enseñanza, las prácticas y la observancia de los rituales.
  • El derecho a la objeción de conciencia es reconocido según las leyes nacionales que disciplinan de ello el ejercicio.

Artículo 11

Libertad de expresión e información

  • Cada individuo tiene derecho a la libertad de expresión. Tal derecho incluye la libertad de opinión y la libertad de recibir o de comunicar informaciones o ideas sin que os pueda ser injerencia de parte de las autoridades públicas y sin límites de frontera.
  • La libertad de los medios de comunicación y su pluralismo son respetados.

Artículo 12

Libertad de reunión y asociación

  • Cada individuo tiene derecho a la libertad de reunión pacífica y a la libertad de asociación a todos los niveles, segnatamente en campo político, sindical y cívico, el que implica el derecho a cada individuo de fundar sindicatos junto con otros y de adherirlos por la defensa de los mismos intereses.
  • Los partidos políticos a nivel de la unión contribuyen a expresar la voluntad política de los ciudadanos de la unión.

 

Artículo 13

Libertad de las artes y las ciencias

Las artes y la búsqueda científica están libres. La libertad académica es respetada.

Artículo 14

Derecho a la instrucción

  • Cada individuo tiene derecho a la instrucción y al acceso a la formación profesional y continua.
  • Este derecho comporta la facultad de acceder de gratis a la instrucción obligatoria.
  • La libertad de crear institutos de enseñanza en el respeto de los principios democráticos tal como el derecho a los padres de proveer a la educación y a la instrucción de sus hijos según sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas, es respetada según las leyes nacionales que disciplinan de ello el ejercicio.

 

Artículo 15

Libertad profesional y derecho de trabajar

  • Cada individuo tiene el derecho a trabajar y de ejercer libremente una profesión elección o hachazo.
  • Cada ciudadano de la unión tiene la libertad de buscar un trabajo, de trabajar, de establecerse o de prestar servicios en cualquier Estado miembro.
  • Los ciudadanos de los países tercias que son autorizados a trabajar en el territorio de los Estados miembros tienen derecho a condiciones de trabajo equivalente a aquellos de que los ciudadanos de la unión gozan.

 

Artículo 16

Libertad de empresa

Es reconocida la libertad de empresa, conforme al derecho comunitario y las legislaciones y a reglas nacionales.

 

Artículo 17

Derecho de propiedad

  • Cada individuo tiene el derecho a gozar de la propiedad de los bienes que ha adquirido legalmente, de usarlos, de disponer de ello y de dejarlos en herencia. Nadie puede ser privado de su propiedad si no por causa de público interés, en los casos y en los modos previstos de la ley y contra el pago a tiempo útil de una justa indemnización por la pérdida de la misma. El empleo de los bienes puede ser regulado por la ley en los límites impuestos por el interés general.
  • La propiedad intelectual es protegida.

 

Artículo 18

Derecho de guardería

El derecho a guardería es garantizado en el respeto de las normas establecido de la convención de Ginebra del 28 de julio de 1951 y del protocolo del 31 de enero de 1967, relativos al status de los refugiados, y a norma del tratado que instituye la Comunidad europea.

 

Artículo 19

Protección en caso de alejamiento, de expulsión y de extradición

  • Las expulsiones colectivas son prohibidas.
  • Nadie puede ser alejado, desterrado o expulsado hacia un Estado en el que existe un riesgo serio de ser sometido a la pena de muerte, a la tortura o a otras penas o tratos inhumanos o degradantes.

 

6- CAP. III

IGUALDAD

 

Artículo 20

Igualdad delante de la ley

Todas las personas son iguales delante de la ley.

 

Artículo 21

No discriminación

  • Es prohibida cualquiera forma de discriminación fundada, en particular, sobre el sexo, la raza, el color de la piel o el origen étnico y social, las características genéticas, la lengua, la religión o las convicciones personales, las opiniones políticas o de cualquier otra naturaleza, la pertenencia a una minoría nacional, el patrimonio, el nacimiento, las minusvalías, la edad o las tendencias sexuales.
  • En el ámbito de aplicación del tratado que instituye la Comunidad europea y del tratado de la unión europea es prohibida cualquier discriminación particular contenida en los tratados mismos.

 

Artículo 22

Diversidad cultural, religiosa y lingüística

La unión respeta la diversidad cultural, religiosa y lingüística.

 

Artículo 23

Igualdad entre hombres y mujeres

La igualdad entre hombres y mujeres tiene que ser asegurada en todos los campos, incluido en materia de ocupación, de trabajo y de pago. El principio de la igualdad no impide al mantenimiento o a la adopción de medidas que prevean ventajas específicas a favor del sexo sub rapresentados.

 

Artículo 24

Derechos del niño

  • Los niños tienen derecho a la protección y a las curas necesarias por su bienestar. Ellos pueden expresar libremente la misma opinión; ésta es tomada en consideración sobre las cuestiones que les conciernen en función de su edad y su madurez.
  • En todos los actos relativos a los niños, sean ellos cumplidos de autoridades públicas o de situaciones privadas, el interés superior del niño tiene que ser considerado preeminente.
  • Cada niño tiene derecho de tener regularmente relaciones personales y contactos indirectos con los dos padres, salvo en caso de que eso sea contrario a su interés.

 

 

Artículo 25

Derechos de los ancianos

La unión reconoce y respeta el derecho a los ancianos de conducir una vida decorosa e independiente y de participar en la vida social y cultural.

 

Artículo 26

Inserción de los minusválidos

La unión reconoce y respeta el derecho a los minusválidos de beneficiarse de medidas entendidas a garantizar de ello la autonomía, la inserción social y profesional y la participación a la vida de la comunidad.

 

7- CAP. IV

SOLIDARIDAD

 

Artículo 27

Derecho de los trabajadores a la información y la consulta en el ámbito de la empresa

A los trabajadores y a sus representantes tienen que ser garantizadas, a los niveles apropiados, la información y la consulta a tiempo útil en los casos y a las condiciones previstas por el derecho comunitario y de las legislaciones y reglas nacionales.

 

Artículo 28

Derecho de negociación de servicios de colocación

Los trabajadores y los empresarios o las correspondientes organizaciones, tienen, conforme al derecho comunitario y las legislaciones y a reglas nacionales, el derecho a negociar y de concluir contratos colectivos, a los niveles apropiados, y de recurrir, en caso de conflictos de intereses, a acciones colectivas por la defensa de los intereses, comprendido la huelga.

Artículo 29

Derecho de acceso a los servicios de colocación

Cada individuo tiene el derecho a acceder a un servicio de colocación gratuita.

Artículo 30

Tutela en caso de despido injustificado

Cada trabajador tiene el derecho a la tutela contra cada despido injustificado, conforme al derecho comunitario y las legislaciones y a reglas nacionales.

Artículo 31

Condiciones de trabajo justo y ecuánime

  • Cada trabajador tiene derecho a condiciones de trabajo sano, seguro y decoroso.
  • Cada trabajador tiene derecho a una limitación de la duración máxima del trabajo y a períodos de descanso diario y semanal y vacaciones anuales retribuidas.

 

Artículo 32

Prohibición del trabajo infantil y protección de los jóvenes sobre el lugar de trabajo

El trabajo infantil es prohibido. La edad mínima por la admisión al trabajo no puede ser inferior a la edad en que acaba la escuela de la obligación, hechas las normas más favorables a los jóvenes y salvo derogaciones limitadas.

Los jóvenes admitidos al trabajo tienen que beneficiarse de condiciones de trabajo adaptadas a su edad y ser protegidos contra la explotación económica y contra cada trabajo que pueda minar de ello la seguridad, la salud, el desarrollo físico, mental, moral y social o que pueda poner en riesgo su instrucción.

Artículo 33

Vida familiar y vida profesional

  • Es garantizada la protección de la familia sobre el plan jurídico, económico y social.
  • Al objetivo de poder conciliar vida familiar y vida profesional, cada individuo tiene el derecho a ser tutelado contra el despido por un motivo atado a la maternidad y el derecho a una despedida de maternidad pagada a una despedida parental después del nacimiento o la adopción de un hijo.

 

Artículo 34

Seguridad social y asistencia social

  • La unión reconoce y respeta el derecho a acceso de las prestaciones de seguridad social y los servicios sociales que aseguran protección en casos como la maternidad, la enfermedad, los accidentes sobre el trabajo, la dependencia o la vejez, más allá de que en caso de pérdida del puesto de trabajo, según las modalidades establecidas por el derecho comunitario y las legislaciones y reglas nacionales.
  • Cada individuo que resida o se desplaza legalmente dentro de la unión tiene derecho a las prestaciones de seguridad social y a los beneficios sociales conforme al derecho comunitario y las legislaciones y a reglas nacionales.
  • Al objetivo de luchar contra la exclusión social y la pobreza, la unión reconoce y respeta el derecho a la asistencia social y la asistencia de la vivienda dirigidas a garantizar una existencia decorosa a todos los que no cuentan con recursos suficientes, según las modalidades establecidas por el derecho comunitario y las legislaciones y reglas nacionales.

 

Artículo 35

Protección de la salud

Cada individuo tiene el derecho a acceder a la prevención sanitaria y de conseguir curas médicas a las condiciones establecidas por las legislaciones y reglas nacionales. En la definición y en la realización de todas las políticas y actividad de la unión es garantizado un nivel elevado de protección de la salud humana.

 

Artículo 36

Acceso a los servicios de interés económico en general

Al objetivo de promover la cohesión social y territorial de la unión, éste reconoce y respeta el acceso a los servicios de interés económico general previsto por las legislaciones y reglas nacionales, conforme al tratado que instituye la Comunidad europea.

 

Artículo 37

Tutela del entorno

Un nivel elevado de tutela del entorno y la mejoría de su calidad tienen que ser integrados en las políticas de la unión y garantizados conforme al principio del desvías – luppo sostenible.

Artículo 38

Protección de los consumidores

En las políticas de la unión es garantizado un nivel elevado de protección de los consumidores.

 

8- CAP. V

CIUDADANÍA

 

Artículo 39

Derecho de voto y de elegibilidad a las elecciones del Parlamento europeo

  • Cada ciudadano de la unión tiene el derecho a voto y elegibilidad a las elecciones del Parlamento europeo en el Estado miembro en que reside, a las mismases condiciones de los ciudadanos de dicho Estado.
  • Los miembros del Parlamento europeo son elegidos por sufragio universal directo, libre y secreto.

 

Artículo 40

Derecho de voto y de elegibilidad a las elecciones municipales

Cada ciudadano de la unión tiene el derecho a voto y elegibilidad a las elecciones municipales en el estado miembro en que reside, en las mismas condiciones de los ciudadanos de dicho Estado.

 

Artículo 41

Derecho a una buena administración

  • Cada individuo tiene derecho a que las cuestiones que lo conciernan sean tratadas de modo imparcial, ecuánime y dentro de un término razonable de las instituciones y de los órganos de la unión.
  • Tal derecho comprende en particular:
  • el derecho a cada individuo de ser escuchado primera que en sus comparaciones sea adoptado una medida individual que le llevas prejuicio,
  • el derecho a cada individuo de acceder a la entrega que lo concierne, en el respeto de los legítimos intereses de la discreción y el secreto profesional,
  • la obligación por la administración de motivar las mismas decisiones.
  • Cada individuo tiene derecho al reembolso de parte de la Comunidad de los daños causados conforme de sus instituciones o de sus agentes en el ejercicio de sus funciones a los principios generales ayuntamientos a los órdenes de los Estados miembros.
  • Cada individuo puede dirigir a las instituciones de la unión en una de las lenguas del tratado y tiene que recibir una respuesta en su lengua.

 

Artículo 42

Derecho de acceso a los documentos

Cualquier ciudadano de la unión o cualquier persona física o jurídica que resida o tenga la sede social en un Estado miembro tiene el derecho a acceder a los documentos del Parlamento europeo, del Consejo y de la Comisión.

 

Artículo 43

Mediador

Cualquier ciudadano de la unión o cualquiera persona física o jurídica que resida o tenga la sede social en un Estado miembro tiene el derecho a someter al mediador de la unión casos de mala administración en la acción de las instituciones o los órganos comunitarios, salvo la Corte de justicia y el Tribunal de primer grado en el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales.

 

Artículo 44

Derecho de petición

Cualquier ciudadano de la unión o cualquier persona física o jurídica que resida o tenga la sede social en un Estado miembro tiene el derecho a peticionar al Parlamento europeo.

 

Artículo 45

Libertad de circulación y cuarto de estar

  • Cada ciudadano de la unión tiene el derecho a circular y de permanecer libremente en el territorio de los Estados miembros.
  • La libertad de circulación y cuarto de estar puede ser concedida, conforme al tratado que instituye la comunidad europea, a los ciudadanos de los Países tercias que residen legalmente en el ter – ritorio de un Estado miembro.

 

Artículo 46

Diplomática tutela y consular

Cada ciudadano de la unión goza, en el territorio de un País tercero en el que el Estado miembro de que tiene la ciudadanía no es representado, de la tutela de las autoridades diplomáticas y consulares de cualquier Estado miembro, a las mismas condiciones de los ciudadanos de dicho Estado.

 

9- CAP. VI

JUSTICIA

Artículo 47

Derecho a un recurso efectivo y a un juez imparcial

Cada individuo cuyos derechos y cuya libertad garantizada por el derecho a la unión haya sido violada, tiene derecho a un recurso efectivo delante de un juez, en el respeto de las condiciones previstas en el presente artículo. Cada individuo tiene derecho a que su causa sea examinada igualmente, públicamente y dentro de un término razonable de un juez independiente e imparcial, preconstituido por ley. Cada individuo tiene la facultad de hacerse aconsejar, defender y representar. A los que no cuentan con medios suficientes es concedido el patrocinio a gastos del Estado en caso de que eso sea necesario para asegurar un acceso efectivo a la justicia.

 

Artículo 48

Presunción de inocencia y derechos de la defensa

  • Cada acusado es considerado inocente hasta tanto su culpabilidad no haya sido demostrada legalmente.
  • El respeto de los derechos a la defensa es garantizado a cada acusado.

 

Artículo 49

Principios de la legalidad y la proporcionalidad de los crímenes y las penas

  • Nadie puede ser condenado por una acción o una omisión que, al momento en que ha sido cometida, no constituyó crimen según el derecho interior o el derecho internacional. No puede ser infligida una pena más grave de aquel aplicable al momento en que el crimen ha sido cometido. Si, sucesivamente a la comisión del crimen, la ley preve la aplicación de una pena más leve, hace falta aplicar esta última.
  • El presente artículo no impide al juicio y a la condena de una persona culpable de una acción o una omisión que, al momento en que ha sido cometida, constituyó un crimen según los principios generales reconocidos por todas las naciones.
  • Las penas infligidas no tienen que ser desproporcionadas con respecto del crimen.

 

Artículo 50

Derecho de no ser juzgado o castigado dos veces por el mismo crimen

Nadie puede ser perseguido o condenado por un crimen por el que ha sido absuelto ya o condenado en la unión a causa de una sentencia penal definitiva conforme a la ley.

 

10- CAP. VII

 

DISPOSICIONES GENERALES

 

Artículo 51

Ambicionado de aplicación

  • Las disposiciones del presente Papel se aplican exclusivamente a las instituciones y a los órganos de la unión al respeto del principio de subsiriarida a los Estados miembros en la realización del derecho a la unión. Pues, dichos sujetos respetan los derechos, observan los principios y promueven de ello la aplicación según las correspondientes competencias.
  • El presente Papel no introduce competencias nuevas o tareas nuevas por la Comunidad y por la unión, ni modifica las competencias y las tareas definidas por los tratados.

 

Artículo 52

Derechos garantizados

  • Eventuales limitaciones al ejercicio de los derechos y las libertades reconocido por el presente papel tienen que ser previstas por la ley y respetar el contenido esencial de dichos derechos y libertad. En el respeto del principio de proporcionalidad, sólo limitaciones donde sean necesarias y contesten efectivamente a finalidad de interés general reconocida de la unión o a la exigencia de proteger los derechos y las libertades ajenas.
  • Los derechos reconocidos por el presente Papel que encuentran fundamento en los tratados comunitarios o en el tratado sobre la unión europea se entrenan a las condiciones y en los límites definidos por los tratados mismos.
  • Donde el presente Papel contenga derechos corresponsales a aquellos garantizados de la convención europea por la salvaguarda de los derechos al hombre y las libertades fundamentales, el sentido y el alcance de los mismos son iguales a aquéllos otorgados por dicha convención.

La presente disposición no cierra sino el derecho a la unión conceda una protección más extensa.

Artículo 53

Nivel de protección

Ninguna disposición del presente Papel tiene que ser interpretada como limitativa o injuriosa de los derechos al hombre y las libertades fundamentales reconocidas, en el correspondiente ámbito de aplicación, del derecho a la unión, del derecho internacional, de las convenciones internacionales de los que la unión, la Comunidad o todos los estados miembros son partos contrayentes, en particular la convención europea por salvaguarda de los derechos al hombre y las libertades fundamentales, y de las constituciones de los Estados miembros.

 

Artículo 54

Derecho del abuso de derecho

Ninguna disposición del presente Papel tiene que ser interpretada en el sentido de comportar el derecho a ejercer una actividad o cumplir un acto que contemplas a la destrucción de los derechos o las libertades reconocida en el presente Papel o de imponer a tales derechos y libertad de limitaciones más amplias de aquellas previstas por el presente Papel.

 

¿Cuáles son las principales actividades de cooperación internacional promovidas por la Unión europea?

La Unión europea es una organización supranacional que comprende 27 Estados miembros y 3 candidatos a serlo.

La Unión nace como una coalición de tipo económica llamada como MEC, Mercado Común europeo, instituido en los años’ 50 para estabilizar económicamente un territorio embrujado por la guerra, y para tratar de establecer una paz duradera. Sucesivamente la unión fue llamada CEE (Comunidad Económica europea) por luego transformarse en consecuencia del tratado de Maastricht del 1992 en la actual Unión europea, es decir una zona de mercado común, de libre circulación de las personas y los trabajadores aunada por la moneda única el euro.

***

11- VALORES DE LA UNIÓN

Texto Único

 

Artículo 1-2

La Unión se basa en los valores del respeto de la dignidad humana, de la libertad, de la democracia, de la igualdad del Estado de derecho y el respeto de los derechos humanos, comprendidos los derechos a personas pertenecientes a una minoría. Estos valores son comúnes a los Estados miembros en una sociedad caracterizada por el pluralismo, dela no discriminación, de la tolerancia, de la justicia, de la solidaridad y de la igualdad entre mujeres y hombres.

 

***

12- OBJETIVOS DE LA UNIÓN

Texto Único de la unión

 

Artículo 1-3

  • La Unión se propone la paz, sus valores y el bienestar de los pueblos;
  • La Unión les ofrece a sus ciudadanos un espacio de libertad, seguridad y justicia sin fronteras interiores y un mercado interior en los que la competencia está libre y no es falseada.
  • La Unión se afana por el desarrollo sostenible de Europa, basado sobre un crecimiento económico equilibrado y sobre la estabilidad de los precios, sobre una economía social de mercado fuertemente competitivo, que contempla a la ocupación y al progreso social, y sobre un elevado nivel de tutela y mejoría de la calidad del entorno. Ella promueve el progreso científico y tecnológico.
  • La Unión combate la exclusión social y las discriminaciones y promueve la justicia y la protección social, la igualdad entre mujeres y hombres, la solidaridad entre las generaciones y la tutela de los derechos al menor.
  • Ella promueve la cohesión económica, social y territorial y la solidaridad entre los Estados miembros.
  • Ella respeta la riqueza de su diversidad cultural y lingüística y vigila sobre el salvaguardia y sobre el desarrollo del patrimonio cultural europeo.
  • En las relaciones con el resto del mundo la unión afirma y promueve sus valores e intereses.

Contribuye a la paz, a la seguridad, al desarrollo sostenible de la Tierra, a la solidaridad y el respeto recíproco entre los pueblos, al comercio libre y ecuánime, a la eliminación de la pobreza y a la tutela de los derechos humanos, en particular de los derechos al menor, y a la rigurosa observancia y al desarrollo del derecho internacional, en particular al respeto de los principios del Papel de las Naciones Unidas.

  • La unión persigue sus objetivos con los medios apropiados, en razón de las competencias que le es atribuida en la Constitución.

Los Órganos principales de la unión comprenden:

  • La Comisión europea, que tiene el derecho exclusivo de proponer actos legislativos comunitarios y detiene el poder ejecutivo, es decir aplica y controla la ejecución de las políticas decididas.
  • El Consejo de ministros, constituido por ministros de los países miembros, es el principal órgano decisional de la unión.

El Consejo y la Comisión emanan reglamentos, directamente aplicables a todos los Estados miembros y normas, de carácter obligatorio pero dejando a las individuales naciones la decisión de la elección de los medios para alcanzar los objetivos de la norma y pareceres.

  • La Corte de Justicia, garantiza el respeto del derecho a aplicación e interpretación de las normas comunitarias.
  • El Parlamento europeo, constituido por 626 miembros representante de cada estado miembro, electos a sufragio universal directo, desarrolla un importante papel consultivo en la legislación comunitaria y en el control de las actividades de la comunidad.
  • El Tribunal de cuentas que controla la corrección de la gestión de las financiaciones europeas.
  • El Comité económico y social emite pareceres sobre las propuestas en los sectores de misma competencia.
  • El Comité de las Regiones.
  • El Banco europeo de las Inversiones es el más grande instituto financiero internacional al mundo, administra los préstamos por inversiones, para promover la cohesión económica y el desarrollo de la unión.
  • El Banco Central europeo, gobernado por Jean Claude Trischè con sede principal en Bruselas y sedes menores en Luxemburgo y Estrasburgo. El BCE dicho las estrategias económicas e intenta contener la inflación. 

Distribución de poderes:

Poder legislativo Parlamento europeo y Aconsejo europeo.

Poder ejecutivo Comisión europea.

Poder de control Corte de justicia y Tribunal de cuentas.

Poder consultivo Comité de las Regiones y Comité económico y social.

La Unión europea se hace carga de financiar proyectos rostros al desarrollo de los Países miembros con el Fondo europeo por el desarrollo regional por ingentes fondos reservados a las financiaciones de las inversiones en las siguientes áreas:

  • Creación de puestos de trabajo.
  • Inversiones en las infraestructuras.
  • Soporte de las pequeño-medianas empresas.
  • Inversión en el campo de la educación y la salud.
  • Desarrollo del entorno productivo, promoción de las búsquedas de nuevas tecnologías, tutela del entorno, las iguales oportunidades y la cooperación interregional y transnacional.

 

Estrategia de Lisboa

Por Estrategia de Lisboa se entiende un programa de reformas económicas aprobadas en Lisboa de los jefes de Estado y Gobierno de la Unión europea en el 2000.

El objetivo expresamente declarado es hacer Unión la más competitiva y dinámica economía del conocimiento dentro del 2010.

Característica peculiar es que por primera vez los temas del conocimiento son localizados como portante, incluso siendo un documento que espacia en todos los campos de la política económica:

  • Innovación y empresariado.
  • Reforma del bienestar e inclusión social.
  • Capital humano y recualificación del trabajo.
  • Iguales oportunidades por el trabajo femenino.
  • Liberalización de los mercados del trabajo y los productos.
  • Desarrollo sostenible.

***

13- COOPERACIÓN INTERNACIONAL

 

En este sector regresan todas aquellos actividades de solidaridad y cooperación con los Países en desarrollo. Pueden ser realizadas por Organizaciones no Gubernativas (ONG) de estos Países, sea de ONG italianos o europeas, sea realizada en colaboración entre éste. Uno de los criterios utilizado por Banco Ético para erogar financiaciones a estas realidades es aquel relativo a sus capacidades de encaminar en los países pobres de las actividades económicas, administrados por la gente del sitio, que sean capaz de promover la emancipación de la miseria, sin depender de la “benevolencia y disponibilidad” de los donadores. No es negado el valor del regalo, que atañe a la sensibilidad de las individuales personas y que no puede ser enjaulado por reglas o vínculos, pero que debe ser valorizado sobre todo en los momentos de emergencia cuando a menudo es la única forma de ayuda, ves carestías, calamidades naturales, conflictos, etcétera. Debe ser dicho en efecto que también Banco Ético tiene prefinanziado servicios finalizados a la gestión de la emergencia, como por ejemplo la activación de campos prófugos para los refugiados del Kosovo.

La misma hacienda ética cree importante, también a nivel cultural, el paso de una lógica de la solidaridad entendida casi exclusivamente como beneficencia a aquel de una solidaridad basada sobre la cooperación y sobre la reciprocidad.

He aquí algunas significativas actividades:

  • Desarrollo social y económico de las áreas más pobres del planeta;
  • sostén del comercio justo y solidario;
  • formación, instrucción, educación;
  • promoción de la economía informal y la micro empresa;
  • actividad de acogida, asistencia y sostén para inmigrados;
  • colaboración entre organismos del sur y el Norte del planeta y creación de redes de solidaridad.

 

Ejemplo Malawi

categoría de pertenencia Países tercias – EuropeAid código identificativo EurpeAid/125653/D/ACT/MW fecha plazo 03-09-2007

programa de referencia Ear

tipo de bando Programa plurianual

texto de introducción MALAWI

Invitación a presentar propuestas de programas de diferenciación de la renta agrícola

publicación EuropeAid /125653/D/ACT/MW

enlacebando http://ec.europa.eu/europeaid/cgi/frame12.pl

***

14- RELEX REFORMA

En el campo de las acciones externas el ensanche ha otorgado al Ue aumentas responsabilidad, orientáis verso tres objetivos generales: crear estabilidad, seguridad y prosperidad en los Países cercanos (“La Ue y la política de cercanía”,; empeñarse activamente para difundir el desarrollo sostenible a nivel internacional (“La Ue como pareja por el desarrollo sostenible”, promover el governance político mundial y garantizar la seguridad estratégica y de la población civil (“La Ue cuál actor mundial”).

Para cumplir tales responsabilidades la comunicación “Construir nuestro futuro común. Desafíos y medios financieros de la unión ampliada 2007-2013”, adoptado el 10 de febrero de 2004, fija el ambicioso objetivo de reforzar la voz de la unión gracias a instrumentos más eficientes.

En la presente comunicación, que representa un ulterior paso, la Comisión no quiere repetirse, sino demostrar el valor añadido de la intervención de la UE, aclarar el aproche para alcanzar a tales objetivos políticos y proponer los instrumentos de sostén.

La reforma relex, aprobada en el 2000, ha sido hecha con el intento de descentralizar fuertemente las operaciones de gestión de las ayudas externas hacia las delegaciones, según el principio que todo eso puede ser decidido y administrado sobre el sitio no debería ser decidido y administrado por Bruselas. (SEC (2000) 814/5). Esta decisión de conducta, en particular de dotar las delegaciones de recursos humanos, técnicos y financieros realmente devuelven la organización capaz de administrar mejor y decidir sobre el sitio. Los servicios de la comisión han localizado por lo tanto las exigencias de recursos y en el 2001 ha sido realizado la descentralización hacia 23 delegaciones,primer escalón.

Localizár las funciones de las delegaciones y los recursos necesarios para tal operación, por cada delegación ha sido hecho un preciso balance del tipo de recursos indispensables a la operación de descentralización.

La comisión por los balances del Parlamento europeo claramente el suyo ha dado aval a este procedimiento con ocasión del examen de la carta rectificativa al balance 2011 y ha preguntado de ser informada a tiempo debido al costo de la operación y la financiación a cargo de las asignaciones operativas, líneas BA.

Párrafo 4.5.1. de la carta rectificativa al PPB2001: “Además, las sumas aseguradas de las correspondientes líneas BA es destinado a también cubrir la exigencia suplementaria consiguiente de la creación de la nueva estructura encargado de la realización de la ayuda comunitaria en los Países tercias, EuropeAid, y a preparar las condiciones necesarias por la descentralización hacia las delegaciones de la ejecución de los programas.

***

15- EUROPEAID

El 1 de enero de 2001, la Comisión europea ha instituido EuropAid el despacho de cooperación de la Comisión, responsable de implementar los programas de ayuda externa y proyectos en todo el mundo, financiados de la Comunidad misma y del Fondo europeo de Desarrollo.

EuropeAid obra bajo la gestión de:

  • Benita Herrar-Waldner intervengo de los Asuntos Exteriores y de las Políticas de Cercanía.
  • Louis Michel interviene Desarrollo de las ayudas humanitarias.
  • Barroso presidente de la Comisión europea.
  • Koos Richelle director general.

Cada año, la unión europea destina acerca de 7 millones de Euro en actividad de asistencia para al menos 150 Países del mundo, dirigidos a respaldar la lucha a la pobreza y a la inestabilidad democrática e institucional.

El fin principal de EuropeAid es de llevar a la práctica los instrumentos de ayuda externa y trabaja duramente para estar segura que las ayudas distribuidas sean una contribución significativa por el desarrollo de los objetivos establecido por la UE.

El despacho es responsable de todas las fases del ciclo de los proyectos, individualización y estreno valoración de proyectos y programas; preparación de las decisiones financieras; realización; control y valoraciones intermedias y finales de proyectos y programas, que garantizan la realización de los Programas preparada por la Dirección General Informas Externas y de la Dirección General por el Desarrollo aprobado por la Comisión.

***

16- DEL POLÍTICO A LA ACCIÓN

EuropeAid es responsable de la misa en práctica de las políticas y el desarrollo de nuevos métodos de distribución de las ayudas, por ejemplo la ayuda económica y sectorial. Emite las normas y procede a la valoración de la misa en obra de las ayudas. Es responsable de la gestión adecuada de los fondos.

A despecho de la complejidad inherente a su actividad EuropeAid trata de mantener los procedimientos lo más simples y armoniosas. Para hacer eso han sido desarrolladas una serie de sistemas de información, de compatibilidad, de control y de verificación.

EuropeAid es una organización fuertemente descentralizada, trabaja en estrecha colaboración con las agencias de desarrollo de los Estados miembros y con los institutos de financiación internacional como el Banco Mundial.

EuropeAid está en contacto con la ONG. Promueve la cultura de la asistencia, basada sobre la formación del propio personal, sea sobre la sensibilización individual y colectiva de las comunidades beneficiarias de las intervenciones.

Los resultados del trabajo de EuropeAid permitirán a la Comisión europea y a la unión europea formular mejores políticas y estrategias, que podrán conducirnos en el largo período a un mundo más libre de la pobreza.

EuropeAid se conforma con erogar ayudas en todo el mundo, garantizando de ello la calidad y la eficacia, pero entre las muchas cosas pro – mueve el desarrollo humano y social, la seguridad y los flujos migratorios, los recursos naturales y el buon gobierno y la democracia que no tiene que ser un lujo pero es derecho fundamental de todas las sociedades.

El grado de desarrollo de una sociedad no depende del éxito económico pero también del desarrollo humano y social, por este EuropeAid promueve la integración social, la ocupación, la providencia y otros aspectos del bienestar social en los países pareja, cuya mejoría de la calidad de vida se podrá afectar positivamente también en los países ayudantes, sea en términos sociales que económicos.

EuropeAid asegura a los países a pareja un sostén económico dirigido al nivel macro y microeconómico. Su acción de sostén puede ejercitarse por el sostén a los balances nacionales o a la financiación de actividad de integración regional e iniciativas de micro-hacienda.

La seguridad es una exigencia humana fundamental y una condición esencial por un desarrollo sostenible. La Ue ayuda por tanto a mantener a tiempo el orden público de paz y a reconducir a tiempo la estabilidad de la crisis.

Las poblaciones de los Países más pobres dependen más directamente de los recursos naturales. EuropeAid se afana para promover un crecimiento económico sobre bases sólidas en las zonas rurales, que permita a los Países en desarrollo de acceder a condiciones ecuánimes a los métodos de producción, a los mercados y a los servicios. Los que sobreviven al nivel mínimo de subsistencia constituyen los grupos más vulnerable en absoluto. El acceso al agua potable y a la energía además constituye un problema constante para muchos de los habitantes más pobres del planeta. Los recursos naturales son un recurso vital desde el punto de vista económico y los Países en desarrollo necesitan ser ayudados a protegerle.

Infraestructuras de buena calidad son un elemento indispensable para un desarrollo sostenible. Cualquier País necesita sistemas eficientes por cuanto concierne los transportes, los alcantarillados, la distribución de la energía y las comunicaciones de modo de poder prosperar y asegurar a la población un tren de vida decoroso.

Europas Aid es empeñado fuertemente en sustentar políticas, inversiones y servicios por el fomento de las infraestructuras en los Países en desarrollo.

***

17- ESTRUCTURA ORGANIZATIVA

EuropeAid comprende directamente 7 direcciones y 4 unidades atadas al director general.

Cuatro de las direcciones es geográfico, dos supervisa la calidad de las operaciones y las operaciones temáticas y el último tramo la cuestión de la organización.

Las cuatro direcciones geográficas son:

  • La Europa, el Sur del Mediterráneo, el Mediano Oriente y los Países que participan en las políticas de cercanía.
  • La América latina.
  • El África subsahariana, los Caribe y el Océano Pacífico.
  • Asia y la Asia central.

Tales direcciones son encargadas por la gestión del entero ciclo de vida del proyecto, de su identificación a la valoración final. Si EuropeAid administra sus actividades de la sede de Bruselas, las operaciones delegadas son conducidas de intermediarios de las delegaciones de la Comisión.

Las direcciones se ocupan de:

  • Planear las actividades por país y por región.
  • Asegurar la coherencia y la calidad de los métodos.
  • Administrar los procedimientos de las financiaciones.
  • Ayudar las delegaciones a administrar los programas o dirigir las operaciones que no pueden ser delegadas.

La dirección F es encargado de las operaciones temáticas de supervisión del conjunto de los programas horizontales (derechos del hombre, protección ambiental, seguridad alimenticia, salud).

La dirección E supervisa la calidad de los programas de cooperación y es dirigida a mejorar la eficacia de su incidencia. Es encargado de:

Coordinar las valoraciones de los aproches temáticos y sectoriales y los instrumentos que permiten la misa en obra.

De concebir y de difundir los conocimientos metodológicos sectoriales y temáticas, necesarias para llevar a la práctica los programas de ayuda comunitaria.

Proveer una ayuda, sobre pregunta, a las delegaciones y a las direcciones geográficas por cuánto concierne la elaboración y la misa en acto de los programas.

La dirección G provee los medios humanos, financieros y tecnológicos para cumplir a la misión.

***

18- PAREJA DEL DESARROLLO

  • Las organizaciones de la sociedad civil, ONG y vidas privadas.
  • Organizaciones internacionales, ONU y OCDE organización de cooperación del desarrollo económico.
  • Parlamentarios y los Estados miembros de la unión europea.
  • Otras organizaciones europeas activas en el campo del desarrollo y el comercio internacional.

***

19- MILENARIO DEL DESARROLLO RELATO 2008

La declaración del Milenio de las Naciones Unidas de firma en el 2000 localiza los ocho objetivos de Desarrollo del Milenio (MDG) que los 191 países adherentes a la ONU se han empeñado a alcanzar dentro del 2015.

Objetivo1:eliminar la pobreza extrema y el hambre.

Objetivo2:asegurar la educación primaria a todo.

Objetivo3:promover la igualdad entre los sexos y la emancipación femenina.

Objetivo4:reducir la mortalidad infantil de los niños bajo los 5 años.

Objetivo5:mejorar las condiciones sanitarias para las madres en maternidad.

Objetivo6 combatir el VIH y otras graves enfermedades

Objetivo7:asegurar un desarrollo sostenible.

Objetivo8:actuar un partenariato mundial por el desarrollo.

***

20- Las selectas Europeísta de Italia

 

¿Qué papel ha desarrollado nuestro País en el proceso de integración europea?

Con la presente disertación nos proponemos encontrar respuesta a dos preguntas de particular relevancia: ¿cuáles fueron las motivaciones auténticas que empujaron Italia a participar desde el 1947 en la construcción de una “común casa europea?” ¿Y por qué se ha vuelto esta elección una constante de la política extranjera italiana?

La disertación de tales argumentos es bastante reciente en la historiografía italiana, remonta en efecto a los años’ 70. Los estudiosos de relaciones internacionales inicialmente las selectas europeísta de Italia consideran como una temática, por así decir “menor”, un tipo de corolario de la selecta hilo-estadounidense y pertenencia al campo occidental, por lo tanto siempre y en todo caso examinada en la óptica de la Guerra Fría. Sucesivamente, a partir de los años’ 80, con el progresivo agotarse choque entre los dos bloques, oriental y occidental, y con el renovado salto imprimido a la integración europea del Delors Presidencia, el papel de Italia en las instituciones europeas se ha vuelto materia de principal interés para los estudiosos, aunque falta todavía un análisis total y lógico de la política europea de Italia.

Entre el 1947 y el 1950 nuestro País es muy activo sobre el escenario europeo: le adhiere al llano Marshall junto a los otros Países europeos, echando así las bases por la formación del sistema occidental, y sucesivamente al Oece; participa en el proyecto de Unión Aduanero italo-francesa y a las negociaciones Fritalux-Finibel y está entre los Países a fundadores del Consejo de Europa. Tales episodios van en realidad considerados como un tipo de selecto obligado o mejor una continuación del tradicional político estera seguido por Italia. Enseguida después del fin de la Segunda Guerra Mundial, en efecto, la clase política y la diplomacia italiana trataron de reconducir el país a su papel tradicional de mediana potencia regional, en grado por lo tanto de ejercer su influencia en dos ámbitos fundamentales: el Mediterráneo, incluido el área del Mediano Oriente y Europa. El contexto europeo, por lo tanto, no fue una novedad por la política extranjera italiana, más bien podemos definirlo como una colocación de algún modo “natural.” No se ignoró, ciertamente, que importantes cambios fueron a las puertas: Europa en que Italia se habría encontrado a actuar sólo habría sido la parte occidental del Viejo Continente y, sobre todo, hizo falta tener en cuenta la presencia de un nuevo actor “externo” sobre la escena o sea Estados Unidos de América, capaz de también condicionar pesadamente las relaciones entre las naciones europeas y de crear nuevos equilibrios continentales; eso fue tan más verdadero por nuestro País en virtud del no irrelevante detalle de la presencia en Italia del más grannde Partido Comunista del hemisferio occidental.

Si por lo tanto de un lado se intuyó que estuvo a punto de formarse un nuevo “sistema” que Europa estrechamente Occidenta habría atado a los EE.UU., del otro se creyó que habría quedado vigente un tipo de “bajo-sistema europeo occidental”, en el cual las tradicionales relaciones entre Italia y algunos partners “históricos” como Gran Bretaña, Francia y Alemania no serían cambiadas.

Estuvo en este contexto que Italia le adhirió al llano Marshall, conformándose así a las potencias vencedoras europeas y decididas a darse crédito desde enseguida como pareja creíble y confiable de – los EE.UU..

Entre el 1948 y el 1949 apuntamos, como anteriormente mencionado, la participación de Italia al Consejo de Europa y la propuesta avanzadas por el Ministro de los Extranjeros se Esfuerza por una integración política que realizar en el cuadro del Oece. Tales iniciativas van unidos a la particular situación en que se vino a encontrar nuestro País, que semejó estar en una condición de marginalidad con respecto de dos instituciones de carácter militar en fase de realización en el bienio indicado: el Pacto de Bruselas, de que Italia no hizo parte y el naciente Pacto Atlántico, dónde la inserción de Italia encontró oposiciones y resistencias de parte de no poco potencias occidentales.

Podemos fechar luego de los primeros años’ 50 el momento de vuelta decisiva de la política extranjera italiana y el paso de una política, por así decir, “europea” a una “europeísta.” La adhesión italiana al Llano Schuman, CHECO, y sucesivamente al Llano Pleven, CED, representa dos momentos sumamente significativos. Indudablemente influenciaron las selectas motivaciones de carácter más “tradicional”, cuales la voluntad de no ser excluidos de los nacientes organismos y de darse crédito cerca de Washington adquiriendo respeto y consideración tal como la búsqueda de un status de prestigio; son localizables pero también motivaciones diferentes. Algunos sectores del mundo económico italiano, en efecto, en particular dentro del Iri, consideraron la participación a la CECA una oportunidad por el desarrollo de la industria siderúrgico, también pagándolo pasado de enfrentarse con sistemas económicos mucho más avanzados de aquel italiano, tendencia decididamente innovativa en los hechos económicos italianos desde la unificación. En este mismo período, además, la obra de personalidad, cuales Hugo Usted Malfa, favoreció medidas por la liberalización de los cambios por lo tanto una abertura de la economía ita – bejuco hacia el exterior. Se aceptó, pues, una prospectiva europeísta, y también aquel de una parcial integración, según las teorías funzionaliste elaborado por Jean Monnet, porque ella vino a coincidir con la idea de la modernización del País, no sólo económica pero también de tipo social y cultural. La integración europea asumió pues las señas de un rehilete por el desarrollo del país, por su real inserción en una Europa que, seppur reorganizado en su peso específico sobre la escena – recobro mundialmente, incluso fue siempre en muchas partes más avanzada y prósperas que en Italia.

En esta óptica también debe ser considerada, como mejor será profundizado sucesivamente, la acción dobla con gran activismo de Alcide De Gasperi a favor de la Comunidad Política europea. Por ahora es suficiente señalar como al estadista democristiano, después del 1951, hiciera del contexto europeo y de la inserción de Italia en un sistema europeo occidental caracterizado por varios niveles de integración uno de los aspectos fundamentales de la misma política extranjera. La lucha por el CED y sobre todo por el CPE revistió, en la visión degasperiana, no sólo el papel de batalla por la unión europea, pero sobre todo aquel de una batalla por “la europeización” de Italia. Hubo en efecto la convicción de fondo que si fuera de vital importancia la inserción de Italia en el sistema occidental, que se identificó pre – valentemente en la Otan y en la relación bilateral con los Estados Unidos, igualmente importante fue la llena presencia de Italia en el bajo-sistema europeo occidental, que al menos por algún año asumió los semblantes de las comunidades de carácter supranacional, cuales tomo nota de la CECA, el CED y el CEP.

Con la salida de escena de De Gasperi y la quiebra del CED que del CPE el entusiasmo “europeísta” de Italia semeja constiparse. Prueba es de ello la crisis relativo la cuestión de Trieste y las reacciones a la quiebra de las antedichas comunidades supranacionales.

El papel de primero llano desarrollado por Italia en el asillamado “relance europeo”, de la Conferencia de Mesina a los Tratados de Roma, como la selecta “europeísta” comprueba que ya se hubiera convertido en un eje importante de la política extranjera italiana además de un objetivo fundamental.

A este propósito, se considera en todo caso como las autoridades italianas hayan defendido con gran atención los intereses del País durante la negociación sobre la CEE y sobre el Euratom, logrando en ancha medida conseguir cuánto se deseó conseguir. Por el gobierno y por la diplomacia, el Euratom representó el medio gracias al que Italia habría desarrollado sus conocimientos tecnológicos y habría conseguido en una perspectiva futura energía en gran cantidad y a costes menguantes, condiciones fundamentales para dar de la fase de la reconstrucción a la del desarrollo. En cuánto a la CEE, son superados los habituales temores por la posible competición con economías más fuertes, gracias a una serie de condiciones del Tratado de Roma que parecen destinados a favorecer la economía italiana y a contribuir a la solución del problema del Mediodía: la movilidad de la mano de obra, que habría reabierto los mercados del trabajo europeo a la emigración italiana; la movilidad de los capitales que, se deseó, habría permitido inversiones extranjeras en la península, sobre todo al Sur; una política de reequilibrio regional, que pareció una vez más destinada a favorecer sobre todo el Mediodía.

Estos objetivos se ataron, de otra parte, a lo confuso emerger de una nueva Italia, un proceso que habría encontrado expresión al día siguiente de la entrada en vigencia de los Tratados de Roma con el “milagro económico.”

Con el nacimiento y lo primero consolidarse CEE, al menos por lo que atañió la libre circulación de los productos industriales y el inicio del Pac, la selecta europeísta ya se volvió una de los pilares de la política extranjera italiana, uno de los factores de modernización económica y cultural y social de Italia en el “corazón” de la Europa occidental.

Ciertamente deben ser recordados numerosos condicionamientos políticos interiores, elecciones inadecuados sobre la política agrícola, el interés limitado que la construcción europea suscitó en la opinión pública, la perdurante hostilidad del mayor partido de la oposición.

 

En los primeros años 60 asiste al desarrollo de una plegaria – sobre política italiana favorable a la integración europea, epress – por ejemplo sabe en el sostén de ello – a la primera solicitud de adhesión inglesa, incluso sin llegar a una rotura abierta con la Francia de De Gaulle.

Ya la participación del – Italia a la CEE fue vista cómo un elemento fundamental e irrenunciable porque tuvo con – oído a Italia sobre todo del punto de vista económico, pero también del punto de vista cultural y político, de no ser una nación periférica que intentó más en pasado con las solas armas de la diplomacia y de la fuerza de adquirir un status de mediana potencia regional.

La Europa comunitaria no representó, en cambio, todavía un modelo que pudiera ser propuesto a un amplio público, los modelos de masa todavía fueron los que se impusieron con la guerra fría y fueron conformados con la realidad nacional: aquel americano y aquel soviético.

Sólo a partir de la segunda mitad de los años 80 Europa se habría vuelto una llamada difusa, un tipo de “mito” que habría vivido su cumbre en los años 90 con el eslogan acuñado por el gobierno a Héroes sobre la necesidad de “entrar a Europa”, un tipo de “mision” visa cómo irrenunciable y capaz de movilizar las energías del País por el logro de tal meta. Mientras este año, con las pomposas celebraciones por el quincuagésimo aniversario de los Tratados de Roma, ha sido remachada la bondad de una elección capaz de asegurar a Europa el período de paz más larga de su historia.

***

21- El europeísmo Degasperiano y el proceso de integración europea

 

Alcide De Gasperi en la post guerra revistió el papel de Presidente del Consejo del fin del 1945 al1953. Sus entendimientos y sus convicciones sobre la cuestión de la unidad y la integración europea fueron por lo tanto de gran importancia en orientar la política italiana en tal sentido. Podemos notar primero como las elecciones europeas de los gobiernos degasperiani hayan tenido un carácter eminentemente político y hayan sido conducidas por un objetivo que transcendió aquel, incluso importante, de las problemáticas selecciones nacionales: la unidad federal de Europa.

Reconstruyendo los hechos que llevaron a la formación de la Angula, los historiadores han sido capaz de poder afirmar que, cerca naturalmente a una atenta valoración de los específicos intereses nacionales y su convergencia en aquellos precisos momentos históricos con la integración europea, De Gasperi fue movido por dos objetivos específicos, cuales el nacimiento de un poder supranacional europeo y la superación de la disidencia franco-alemana, aspectos estrechamente correlativos entre ellos. En el discurso con el cual concluyeron al Senado el debate sobre el Llano Schuman, el 15 de marzo de 1952, el estadista trentino conectó de manera estrecha y expresa los orígenes del Plan con la voluntad de impedir el renacimiento del militarismo alemán. De Gasperi ha vivido las tragedias de las dos guerras mundiales pero sobre todo las ilusiones y los consiguientes, profundas, desilusiones del período entre las dos guerras. Existe por lo tanto en la firme voluntad de no recaer en los errores funestos del pasado. En este De Gasperi demostró gran previsión, pero sobre todo de ser adelante un paso con respecto del justo partido de referencia, la Democracia Cristiana, cuyo la historiografía reconoce cierta ajenidad a las temáticas europeas, límite que el mismo De Gasperi percibió claramente.

Ya desde los principios, por lo tanto, el acento es puesto claramente sobre la voluntad de construir una Europa Unida, garante de paz y seguridad, en el ámbito del occidente libre y demócrata. A comprobación de eso se puede citar una anécdota elocuente. A jefe de la delegación italiana mandado a París para negociar al Llano Schuman, De Gasperi y el ministro de los extranjeros se Esfuerza decidieron mandar al joven Paolo Emilio Taviani. Él fue un ex partisano, hizo parte de las “nuevas palancas” democristianas, fue profesor de historia económica y nunca anteriormente se ocupó de carbón y de acero. La elección cayó sobre él, sobre un “político” y no sobre un técnico, justo para subrayar cuánto el objetivo primario de Italia con la adhesión a las negociaciones fuera más político que economico: la construcción de una gran entidad supranacional europeo. El mismo Jean Monnet subrayó en sus memorias la diferencia del reppresentente italiano con respecto de todo los demás convenidos a la Conferencia de París. Éstas fueron las instrucciones dadas por el ministro de los extranjeros se Esfuerza a Taviani, sumamente indicativas del intento del gobierno: “Todos sus colaboradores tendrán que sentir que en el Llano Schuman nosotros reconocemos la primera seria tentativa de tener en la Europa moderna una entidad supranacional. Eso, con la posibilidad de eliminar de una vez para siempre aquella disidencia franco-alemana, que fue causa de muchas guerras, constituye a una de las mayores garantías del momento actual. Italia, que tiene todo que ganar con la paz y todo que arriesgar con la guerra, tiene que favorecer más a Schuman”.

Eso no saca, obviamente, que, una vez encaminada de París, los representantes italianos no hayan obrado en todos los modos, con firmeza y perseverancia, para conseguir de la adhesión ventajas económicas y defender el mercado interior de los riesgos de la integración. La prospectiva política, en todo caso, tuvo que ser bien precisa y constituir el objetivo prioritario.

Como podemos notar, por lo tanto, las líneas conduce que tuvieron que inspirar el recorrido del gobierno estuvieron extremadamente claras y precisas, a denotar un europeísmo maduro del Presidente De Gasperi, que se movió con mucha determinación y con felices intuiciones sobre el escenario europeo. En este el estadista democristiano se movió en perfecta sintonía tanto con el Presidente de la República Einaudi que con el propio Ministro de los Extranjeros se Esfuerza y en todos este hombres políticos estuvo bien presente un concepto fundamental, más veces remachadas en varios encuentros públicos: no necesariamente la integración económica estuvo capaz de desembocar en la integración política. Como tuvo a decir a Luigi Einaudi: “Es un grosero error decir que se empieza del más fácil aspecto económico para pasar luego al más difícil resultado político. Es verdadero el contrario. Hace falta empezar del político si se quiere lo económico.”

El Plan abrió una fase completamente nueva, no solamente en las relaciones franco-alemanas, estableciendo una estrecha asociación de los dos Estados en sectores productivos de particular importancia estratégica, pero también por cuánto concernió el proceso de integración europea.

El 18 de abril de 1951, después de intensas negociaciones que afrontaron, entre el otros, las dos importantes cuestiones del abastecimiento de las materias primeras y la movilidad de la mano de obra, Francia, la República Federal alemana, Italia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo firmaron el tratado instituyente de la Comunidad europea del Carbón y el acero. El gobierno británico, entonces compuesto por exponentes del Labour Party, rechazó en lugar de hacer parte de la comunidad carbo-siderúrgica. El tratado instituyente de la CECA previo entre el otro una alta autoridad compuesta por personalidad designada por los gobiernos, pero independientes en sus funciones, una asamblea, cuyos miembros habrían sido designados por los Parlamentos nacionales, un Consejo de ministros, con un representante por cada gobierno nacional. Una Corte de Justicia, llamada a asegurar el respeto del tratado, completó el sistema institucional de la CECA.

La CECA tal como los otros organismos especiales que se habrían acercado a ella, vinieron por lo tanto considerada como una etapa hacia la construcción de una unión europea, tuvo que necesariamente seguir la creación de un “sombrero político”, es decir una autoridad Federal. De Gasperi supo percibir que la integración económica y la consiguiente superación del atraso del País, tal como de otras zonas primero en Europa, habría sido sólo alcanzables en el cuadro de la unidad política federal europea.

En esta óptica, es posible comprender como el Llano Schuman sólo fuera considerado un primer paso, un tipo de embrión de la unidad política y, consecuentemente, cuales fueran las dudas y las reservas sobre la teoría funcionalista, que se inició a afirmar justo con la creación de la CECA. Es fácil intuir, por lo tanto, como el gobierno italiano se fijó con favor en el proyecto, propuesto por Francia, del CED (Comunidad europea de Defensa): ya cuando el Presidente del consejo, René Pleven, propuso, el 24 de octubre de 1950, la constitución de un ejército europeo, De Gasperi no titubeó a adherir al proyecto. El ejército común concilió, a su parecer, el principio de la seguridad con aquel de la solidaridad europea, señaló el fin, en Europa, “del ciclo de las guerras fratricidas que siempre estuvieron guerras civiles”, de los conflictos entre Francia y Alemania; también constituyó una garantía hacia Rusia y Polonia. Además habría ofrecido una efectiva posibilidad de defensa sobre Elba y no sobre el Rin.

Puesto que su objetivo fue aquel de la unidad política de Europa, el estadista democristiano le vio sobre todo en el ejército común “la base permanente por los Estados Unidos de Europa.” La Comunidad europea de Defensa constituyó la ocasión solamente para partir de una integración limitada a los aspectos militares para llegar a una integración política y económica.

No consideró posible “una verdadera unidad orgánica del ejército” sin una gradual unidad política y un contemporáneo proceso de unificación económica.

Durante las difíciles negociaciones, iniciadas en París el 15 de febrero del 51, dos días después del encuentro italo-francés de Santa Margherita Ligur, 12-13 de febrero, De Gasperi logró insertar en la prueba del tratado un artículo con empeños y plazos precisos “para garantizar la salida federativa.” En el curso de la Conferencia de los seis ministros de los Extranjeros, el 11 de diciembre a Estrasburgo propuso, con éxito, que la Comunidad europea de Defensa fuera dotada desde el principio de una Asamblea con vestido de “precostituyente europeo” con la tarea de preparar dentro de seis meses la transformación en un organismo federal, basado sobre el él sitema bicameral y sobre la división de los poderes.

El tratado instituyente del CED fue firmado en París el 27 de mayo de 1952 por los seis Países que participaron en la CECA: Italia, Francia, República Federal alemana, Bélgica, Holanda y Luxemburgo. Dentro del tiempo prescrito 10 de marzo estuvo listo el proyecto de Estatuto de la Comunidad Política europea que previo, la elección por sufragio universal y directo de una de las dos Cámaras de lo legislativo comunitario.

Los tiempos de las ratificaciones del tratado de parte de las botaduras Parlamentos fueron muy largos. De Gasperi no logró hacer aprobar el relativo proyecto de ley por el obstruccionismo hecho a la oposición contra la reforma electoral, la asillamada “ley estafa”, en los últimos meses de la legislatura. Después de las elecciones políticas del’ 53 su VIII ministerio no consiguió la confianza de la Cámara. El enlace establecido entre la cuestión de la ratificación y el no resuelto problema de Trieste, indujo el gobierno Pella a presentar ni siquiera el relativo proyecto de ley. Fue el gobierno Scelba, en el abril de 54, a retomar la cuestión del CED que De Gasperi siguió, con afligida a atención como Secretario del DC, cargo que tuvo de nuevo asumido por el fin del septiembre1953.

El proyecto de Comunidad europea de Defensa no fue realizado. Once días después de la muerte de De Gasperi, la asamblea Nacional francesa, el 30 de agosto de 1954, no ratificó el tratado.

***

22- La Conferencia de Mesina: la contribución italiana al relance del proceso de integración europea

El 1-2 de junio de 1955 se desarrolló a Mesina y Taormina, la conferencia de los ministros de los extranjeros de la Comunidad europea del Carbón y Acero, CHECO, convocada por el ministro de los extranjeros italia – no Cayetano Martino, con el que empezó el procedimiento que desembocó en la firma, a Roma el 25 de marzo de 1957, de los tratados instituyentes de la Comunidad Económica europea (CEE) y de la Comunidad europea por la energía Atómica (Euratom).

Por cuánto concierne a la primera elección, hace falta empezar con recordar las razones profundas por que, después de la dramática caida, frente a la asamblea nacional francesa el 30 de agosto de 1954, de la Comunidad europea de Defensa (CED) y de la conexa Comunidad Política europea (CEP) e incluso habiendo venido de los factores favorables a la integración europea representados de la fase aguda de la guerra fría y de la presión americana, no vino menos en el impulso a continuar la construcción europea. El factor básico fue constituido por la crisis histórica de los estados nacionales europeos, es decir de la contradicción entre la interdependencia económica creciente, inducida por el avance revolución industrial y las dimensiones cerradas y asfícticas de los estados nacionales.

En un primer momento se contestó a este desafío con el expansionismo imperialista culminado en las guerras mundiales. El derrumbamiento de la potencia de los estados nacionales tuvo un fin transformado en un factor político operativo y permanente la alternativa “unirse” o perecer y alimentado el empujón de parte de los gobiernos y de las fuerzas democráticas a la unificación pacífica de Europa. El impasse del 1954 no pudo parar pues un parecido empujón, que fue muy fuerte en el cuadro de los Eres, caracterizada de una interdependencia particularmente profunda y de una particular agudeza del fenómeno general de la crisis de los estados nacionales.

Si fueran fuertes las razones que alimentaron el empujón a continuar la construcción comunitaria, y este se tiene que también añadir el éxito de la CECA, fue por otro lado fuera discusión de parte de los gobiernos que se tuviera que sólo continuar sobre el terreno económico. Este, a diferencia de aquel político-militar, no tendría en efecto sitio desde el principio el problema del traslado de soberanía a un sistema cumplidamente federal, sobre el cual se encalló el proyecto CED-CEP. La cuestión en discusión fue pues si se tuviera que apostar a una integración económico vertical, es decir en un sector estrecho sobre el modelo de la CECA, o en cambio horizontal, es decir relativo a la economía en su complejo. La primera indicación provino de Monnet, el que juzgó demasiado ambicioso el dibujo de una integración económica total y presentó el proyecto del Euratom, que creyó más aceptable de parte del gobierno francés también porque ello aspiró al armamento atómico nacional. La idea del mercado común tuvo en cambio como principal defensor Willelm Beyen, Paul-Henri Spaak y Joseph Bech, ministros de los extranjeros respectivamente de Holanda, de Bélgica y de Luxemburgo, cuyo memorándum fue acogido positivamente por los gobiernos a alemán e italiano. Ahora bien, a Mesina, incluso no dejando caer la propuesta de Monnet, prevalecidas la decisión de apostar esencialmente a la integración económica horizontal. Esta elección se ha revelado de fundamental importancia histórica, porque, mientras el Euratom no tiene producto significativos desarrollos, la CEE se ha convertido en cambio la estructura portante del adelanto de la integración europea, en cuyo cuadro han sido alcanzados resultados la política agrícola ayuntamiento, el mercado único y la unión monetaria, que han tenido un continuo ensanche de la integración europea, y ha llegado por fin a poner concretamente el problema de la Constitución europea, es decir de la unión política.

Si está clara, sobre la base de las anteriores observaciones, la importancia histórica de la elección a favor de la integración económica horizontal acabada a Mesina, es ahora útil tratar de entender porque se ha afirmado esta elección. Al del factor de orden general constituido por la crisis histórica anteriormente mencionada estados nacionales, que ha empujado a la creación de una economía de dimensiones continentales, hay un factor específico que tiene que ser aquí fuertemente subrayado. Se trata del nexo entre la quiebra del CED y el relance de Mesina.

Resumimos y subrayamos que el CED, correo al orden del día del problema del rearme alemán y concebida inicialmente como un proyecto de integración sectorial sobre el modelo de la CECA, se transformó, gracias a la decisiva intervención de De Gasperi y el Movimiento Federalista europeo (MFE) conducido por Altiero Porros, en un bien más amplio del proyecto de unificación europea total sobre bases federales. Por consiguiente, cuando el CED y el conexo proyecto de CEP, cayeron hubo el problema de venir encuentro a estas expectativas frustradas y eso favoreció la decisión de Mesina de elegir el aspecto económico del CEP como columna portante del relance de la integración. Ahora venimos a la segunda elegida de importancia histórica acabada en Mesina, aquel relativa al método para elaborar el cuadro jurídico-institucional del relance de la integración.

El punto fundamental de subrayar al respeto es que, en lugar de confiar enseguida la elaboración de los nuevos tratados a una clásica conferencia intergubernamental, fue otorgado una tarea preparatoria al Comité Spaak. Se trató de un grupo de expertos, nombrado de los gobiernos y de las instituciones europeas, pero conducidos por un “coordinador político”, hab el mandato de estudiar la factibilidad de los dos proyectos presentados, es decir “la creación de una organización común por el desarrollo pacífico de la energía atómica y la institución de un mercado común, de realizar por etapas, a través de la reducción progresiva de las limitaciones cuantitativas y la unificación de los régimenes “aduanero.” La fuerte guía política bajo cuya dirección fueron puestos los trabajos del Comité, que habría tomado el nombre de él, les fue confiada a una personalidad como a Spaak, el que fue presidente del Movimiento europeo entre el 1950 y el 1954 y condujo por lo tanto junto a Porros la batalla por el CEP, desarrollando, además, el papel crucial de presidente de la asamblea a hoc.

El trabajo preparatorio desarrollado por el Comité Spaak se concluyó con una relación, presentada al Consejo de ministros que se reunió a Venecia el 29 y el 30 de mayo de 1956, de contenido muy avanzado y muy profundizado a cuyo contribuyó de modo sustancial su presidente con un método de trabajo que recuerda muy de cerca aquel continúo del Comité de études pour el Constitution européenne, es decir aquél que, bajo la guía del mismo Spaak y Porros, preparó los trabajos de la asamblea a hoc.

La relación final del Comité Spaak tuvo una influencia decisiva sobre los trabajos de la conferencia intergubernamental que aprobó los textos de los tratados de Roma sea por el nivel extremadamente profundizado su elaboración, sea porque ello fue dado a conocer a la opinión pública, consiguiendo amplios consentimientos y suscitando grandes expectativas que han condicionado fuertemente las negociaciones intergubernamentales, limitando por lo tanto las resistencias nacionalísticas que se manifiestan estructuralmente en ellas. En ello se preve la institución de dos nuevas listas comunidad: uno, estrechamente sectorial, se ocupará del empleo sobre escala continental de la energía atómica por objetivos pacíficos; la otra, más en general económica, tendrá que llevar a la realización de una política comercial ayuntamiento y con el tiempo a la creación de un Mercado Común y una unión económica entre los Seis Países. Es este el triunfo del funzionalismo de Monnet: en el reporte del comité en efecto la objetiva “unión política” viene temporalmente arrinconado para concentrarse en la realización de integraciones sectoriales, en la convicción que de este él arrivarà gradualmente a formar aquel estado federal europeo fin último de la acción sea de los funzionalisti sea de los político-constitucionalistas.

La relación del comité es aprobada por los ministros de los extranjeros de los Eres y el mismo Spaak fue nombrado presidente de otra comisión intergubernamental encargado de la redacción de los pro – chorros de los tratados instituyentes de las dos nuevas comunidades.

***

23- Los tratados de Roma

En marzo de 1957 son firmados en Roma los famosos “tratados de Roma.” Lo primero instituye una Comunidad Económica europea (CEE), el segundo en cambio una Comunidad europea de la energía Atómica, conocida como mejor Euratom.

Las ratificaciones de parte de los órdenes nacionales no ponen problemas y el 1º de enero de 1958 los dos tratados entran en vigencia.

En el preámbulo, los firmantes del tratado declaran de:

  • ser determinados a poner los fundamentos de una unión cada vez más estrecha entre los pueblos europeos;
  • ser decididos a asegurar a través de una acción común el progreso económico y social de sus países, eliminando las barreras que dividen Europa;
  • tener por objetivo esencial la mejoría constante de las condiciones de vida y ocupación de sus pueblos;
  • reconocer que la eliminación de los obstáculos existentes impone una acción concertado acuerdo a garantizar la estabilidad en expansióne, el equilibrio en los cambios y la lealtad en la competencia;
  • ser rápido de reforzar la unidad de sus economías y de asegurar de ello el desarrollo armonioso reduciendo las disparidades entre las diferentes regiones y el retraso de aquellos menos preferidas;
  • ser deseoso de contribuir, gracias a una política comercial ayuntamiento, a la supresión progresiva de las restricciones a los cambios internacionales;
  • querer confirmar la solidaridad que ata Europa a los países de ultramar y asegurar conforme el desarrollo de su prosperidad a los principios del estatuto de las Naciones Unidas;
  • ser resuelto a reforzar las defensas de la paz y la libertad y a recurrir a los demás pueblos de Europa, animados por el mismo ideal, porque se asocien con su esfuerzo.

Tales intenciones serán trenes militares en concreto por la institución de un mercado común y una unión aduanero y tramas – tú el desarrollo de políticos ayuntamientos.

Luego la Comunidad Económica europea tuvo como fin completo la institución de un mercado único y una más estrecha colaboración entre las varias potencias políticas económicas de los Estados miembros.

Tal objetivo fue alcanzable por:

  • La eliminación de los aranceles aduanero entre los Estados miembros;
  • La institución de una tarifa aduanero externo ayuntamiento;
  • La introducción de políticos ayuntamientos en el sector de la agricultura y los transportes;
  • La creación de un Fondo Social europeo;
  • La institución del Banco europeo de las Inversiones;
  • El desarrollo de la cooperación entre los Estados Miembros.

 

Con tal acuerdo además nació una alta Autoridad, llamada sucesivamente Comisión europea, un Consejo europeo, entonces indicado como Consejo de ministros, y una Corte de Justicia.

Los Tratados de Roma también previeron la institución de la primera Asamblea parlamentaria compuesta por 142 diputados elegidos por el parlamento de cada estado miembro y presidida por Robert Schuman. Tal órgano en el 1962 se volvió el actual Parlamento europeo.

La importancia histórica de los Tratados que instituyen la CEE y el Euratom, Comunidad europea de la energía atómica, reside en los fundamentales cambios que han aportado en la vida de los Estados en el curso de las décadas, contribuyendo a modificar el concepto de soberanía en llave más expresamente nacionalística pero en términos supranacionales y sobre todo contribuyendo a poner las bases por la creación de un común sentido identidad europeo.

Junto a la introducción de políticos ayuntamientos sobre temas decisivos por el desarrollo nacional y local como la agricultura y los transportes, los Tratados de Roma además establecen el Fondo Social europeo, primero de los fondos estructurales europeos a prever de promoción del desarrollo en las regiones principalmente con retraso de la Comunidad. Las ciudades y los niveles territoriales se vuelven por primera vez objeto de debate a nivel supranacional, favoreciendo así la definición de medidas de ayuda para reducir los desequilibrios económicos en un continente de algo salido por el período de reconstrucción post-guerra. La importancia de las medidas lanzada con los Tratados todavía es hoy perceptible en los muchos proyectos infraestructurales encaminados justo gracias a los fondos europeos a partir de los primeros años’ 60.

El nacimiento de la Comunidad Económica europea no coincide por lo tanto solamente con el simple desplazamiento del debate político y económico sobre un plan más alto, a veces sólo percibido como más lejano, pero favorece una mayor atención internacional a los problemas del desarrollo de los territorios urbanos y rurales, precondición fundamental por la afirmación de un duradero período de paz.

Los valores que los padres fundadores de Europa han inspirado y todavía siguen hoy proveyendo adelante las bases por cada paso sobre la calle del crecimiento de la integración europea. Los Tratados de Roma representan, a distancia de cincuenta años de su firma, un punto de referencia imprescindible para establecer hoy el cuadro de referencia de la unión europea y de mañana. También el futuro Tratado constitucional reflejará aquéllos principios que han puesto los fundamentos para dar vida a una verdadera Europa de los ciudadanos a partir de Roma.

El papel de Italia en la construcción de la Europa unida: cronología esencial.

Nuestro País siempre ha estado no sin duda uno de los protagonistas en el fácil camino recorrido junto a los otros Países fundadores de la Comunidad para construir una Europa sin fronteras y barreras aduanero. En muchos casos, Italia ha hospedado acontecimientos llave por la historia comunitaria cuando, por ejemplo, en Roma en el 1957, fueron firmados los Tratados CEE y Euratom. Pero este papel todavía fue desarrollado antes por Italia, cuando, ya en el otoño del 1941, Altiero Porros y Ernesto Colorado, entonces desterrados en la isla de Ventotene, fijaron los principios en un Cartel por el federalismo europeo.

He aquí una síntesis de las principales etapas italianas de la historia comunitaria de los últimos cincuenta años.

1-3 de JUNIO. A Mesina, a poco menos de un año de la desaparición de Alcide De Gasperi, que es considerador entre los padres o fundadores de la Europa comunitaria con Jean Monnet, Robert Schumann y Konrad Adenauer, se desarrolla una Conferencia que echa las bases del Tratado de Roma. Los seis ministros de los Extranjeros de la CECA (Comunidad europea del carbón y el acero, vale decir Italia, Francia, Alemania, Bélgica, Holanda y Luxemburgo) deciden intentar como la calle de la integración económica orquesto para realizar la unión política. Los ministros acogen la idea de un Mercado común y aprueban la creación de una Comunidad europea de la energía atómica.

29-30 de MAYO. En Venecia un Comité intergubernamental, que da vida a un tipo de primera Conferencia intergubernamental, presenta mientras tanto la Relación que toma el nombre del ministro Extranjero belga Paul Henri Spaak, que preside el Comité. La Relación autoriza la preparación de los dos tratados, uno sobre la Comunidad Económica europea y uno sobre la Comunidad europea de la energía atómica.

El 25 de MARZO de 1957. En Roma en el Capitolio, en la sala de los Orazi y Curiazi, los representados seis Países fundadores firman los dos tratados que instituyen la Comunidad Económica europea, CEE, que se identifica en la sigla del Mercado común europeo al principio (MEC), y la Comunidad europea de la energía atómica (Euratom). Los dos tratados entran en vigencia en el enero de 1958 después de la ratificación de los correspondientes seis Parlamentos.

El 3-11 de JULIO de 1958. A Stresa, la Conferencia agrícola de los seis Países fundadores, presentan a los ministros de la agricultura, echa las bases por el estreno efectiva política agrícola europea que entra en vigencia en el enero1962. La Conferencia define la política comunitaria en este sector que preve, además, la libre circulación de los productos agrícolas.

El 1 de JULIO de 1970. El 21 de MARZO de 1972. El italiano Franco Maria Malhecho es Presidente de la Comisión europea.

El 1-2 de DICIEMBRE de 1975. A Roma el Consejo europeo, formado por los líderes de los nueve Países miembros, después de la adhesión en el 1973 de Reino Unido, Dinamarca e Irlanda, decide por la primavera del 1978 la elección a sufragio universal del Parlamento europeo. Esta elección desviará luego de un año. Decidida también la adopción de un pasaporte único.

El 1-2 de DICIEMBRE de 1975. En Roma el Consejo europeo confía a la Presidencia de turno del Consejo y al presidente de la Comisión europea la tarea de representar la Comunidad a las cumbres de los Siete Países más industrializados, G7.

El 12-13 de JUNIO de 1980. En Venecia el Consejo europeo presidido por Italia aprueba algunas declaraciones políticas y en particular aquel, más nota como declaración de Venecia sobre el Medio Oriente, en el que se reconoce, además, a los palestinos el derecho a la autodeterminación, primera señal de una común valoración de política extranjera de los Países memebros. Además como resultado de la segunda crisis energética que golpea el occidente, los Nueve invita al diálogo a euro-árabe sobre los problemas energéticos.

El 28-29 de JUNIO de 1985. En Milán el Consejo europeo a diez, después de la entrada de Grecia en el 1981, decide realizar dentro del fin del 1992 el mercado único europeo y a tal fin aprueba la Convocatoria de una Conferencia intergubernamental que llevará al acto único europeo, 17 de febrero1986, la primera reforma institucional CEE después del tratado de Roma.

El 27-28 de OCTUBRE de 1990. En Roma el Consejo extraordinario europeo a doce, con la entrada de España y Portugal en el 1986, se concluye con la aprobación de dos documentos, uno sobre la unión política europea, UPE y el otro sobre la unión monetaria europea (UME). Sobre el Upe el Consejo expresa la voluntad de gradualmente transformar la Comunidad en Unión. Se decide además la creación de una ciudadanía europea que sumase a aquellas nacionales. El Consejo aprueba la segunda fase del Ume, cuyo fecha de principio es fijada al 1 de enero de 1994, por la creación del instituto monetario europeo.

El 14-15 de DICIEMBRE de 1990. En Roma la cumbre de los jefes de Estado y gobierno de los Doce deja la vía a las dos Conferencias intergubernamentales, CIG, sobre la unión política y sobre la unión económica y monetaria. Los dos CIG llevarán a la firma del Tratado de Maastricht, 7 de febrero1992, que señala el nacimiento de la unión europea. Entre los artífices de Maastricht, Guido Carli, a la época ministro del Tesoro.

El 29-30 de MARZO de 1996. En Turín una cumbre extraordinaria de los Quince, en el 1995 adhieren al Ue Austria, Finlandia y Suecia, inaugura la Conferencia intergubernamental por la revisión del Tratado de Maastricht. La presidencia italiana somete a la criba de la cumbre la fórmula de la flexibilidad: en práctica los Países que querrán ir antes de más de prisa sobre la calle de la integración podrán hacerlo, pero en un ámbito comunitario y con el empeño de ayudar a los otros a alcanzarlos.

21-22 LLEGA 1996. En Florencia el semestre de presidencia italiano se cierra con el unánime reconocimiento por la primera etapa de los trabajos desarrollada por el CIG, trabajos que llevarán a la firma del tratado de Amsterdam, 2 de octubre1997). El Consejo europeo alcanza un acuerdo sobre la crisis de la “vaca loca” y bota Europol, la agencia de policía europea.

El 16 de SEPTIEMBRE de 1999 – El 21 de NOVIEMBRE de 2004 –

El italiano Romano Prodi es Presidente de la Comisión europea.

El 29 de OCTUBRE de 2003. A Roma se tiene la sesión inaugural del CIG por la redacción y la adopción de la versión definitiva de la primera Constitución europea.

El 29 de OCTUBRE de 2004. En Roma los Jefes de Estado y Gobierno y los Ministros de los Asuntos Exteriores de 25 Países miembros y de dos Países en calle de adhesión participan en la ceremonia de la firma del Tratado y el adecuado desenlace que establecen una Constitución por Europa.

El 21 de JUNIO de 2005. En Parma es inaugurada la sede central del EFSA, Autoridad europea por la seguridad alimenticia, en realización de la Decisión del Consejo del 12 y 13 de diciembre 2003.

La agencia es un ente completamente independiente que proporciona consultoría científica, información y sostén a la Comisión, al Parlamento europeo y a los Estados miembros respecto a los riesgos atados a la seguridad de alimentos y cebos.

***

Italia y Europa 2006-2016

 

En los últimos 10 años Europa, pero diría el mundo es cambiado totalmente. Luego para contestar a esta pregunta de modo simétrico tenemos que contestar que cosa hace Europa y que cosa hace Italia en el mundo y por lo tanto tenemos que introducir un concepto que a muchos parecerá realmente abstracto, pero os aseguro que no lo es para nada, y es decir el concepto de geo-política y geo-mercadotecnia y en práctica significa entender que cosa hace y como cambia la política internacional en el mundo y como cambian por consiguiente o a veces él autodeterminado junto a los mercados.

En una economía cerrada como fue aquel del principio de los años’ 90 y echa el ancla antes, aún más la economía global fue compuesta por 700 millones de ciudadanos o mejor 400 millones Europa y 300 los Estados Unidos y Canadá. Sí, porque todavía hubo el bloque comunista con el Urss y todos los Países de la Europa del ex Este que quedaron fuera del mercado de la economía global y muy pobre, China y la India quedaron fuera, WTO o Cmt, Conferderazione Mundial del Trabajo, otros Estados como Brasil, Argentina u otros Estados asiáticos estuvieron en todo caso en el contexto global muy marginal.

En este escenario Italia representó una gran vanguardia por sus excelencias y por su capacidad atractivo, que es una de las fuerzas principales de una economía moderna, fue no sólo uno de los Países más fuertes en Europa, pero también en un contexto global porque con 60 millones de ciudadanos casi representó el 10 por ciento del mercado global en términos absolutos, es decir 60 sobre700, pero hasta casi el 15 por ciento del mercado en términos absolutos, en cuánto a las capacidades de gasto del sistema Italia fueron muy elevadas, mucho más elevadas de Países como España, Austria, Grecia, Irlanda o la misma Inglaterra).

¿Ahora que cosa significa ésta? Mucho en términos de números y por lo tanto de operatividad, si 25-30 años hace Italia representó el 10 por ciento de la economía Mundial y bien el 20 por ciento de la economía europea, hoy estas fechas son cambiadas totalmente e indudablemente en peor por Europa y por Italia.

En efecto hoy Italia con 60 millones de ciudadanos representa el 1 por ciento de la economía global en términos de gasto y en términos globales puesto que el mundo tiene hoy 6 mil millones de personas y los bloques económicos en gran parte superada, de aquel chino a aquel suramericano, y por lo tanto han quedado muy pocas las economías cerradas, Cuba, Corea del Norte, Venezuela y otros pequeños Estados.

Frente a este escenario Italia no ha sabido encontrar una estela o de los objetivos a largo plazo de seguir, y tampoco se ha opuesto al escenario que se imaginó, basta ya por ejemplo leer el famoso libro de Federico Garfios para entender de qué manera China está incidiendo en una economía Global. Para hacervos entender mejor el escenario global que es una condición necesaria, pero no suficiente para llegar a las conclusiones, es como si en un sólo instante se hubieran reducido los recursos que fueron asignadas en particular en los Países europeos de un 30-35 por ciento. Del 2008 en luego con la acreditación de China y la India en el sistema económico y político mundial los grandes capitales y las grandes multinacionales se han desplazado en masa hacia los Países de la Economía emergente y es decir China, India, Brasil, pero también otros Estados de Asia y la América latina que han crecido enormemente.

Ahora este fenómeno ha nacido de un tipo de gran acuerdo global que ha sido hecho entre Estados Unidos y China para tener el control del mundo en detrimento de otros como Europa, y así las grandes capitales americanas, sobre todo privados, han llegado en gran cantidad en China y por otro lado el Estado chino ha iniciado a financiar la deuda pública americana. Este liderato no es tan simple y lineal, pero es muy compleja, enredada y hecha de compromisos y de chantajes cruzados y sobre todo de business. Pero tenemos que subrayar, como todas las tendencias o los acuerdos de principio no escritos en los detalles han sido hechos por episodios e historias muy fluidas y sobre todo de pareja muy hábiles. Al principio EE.UU. han tenido un papel dominante, pero en el tiempo el papel de los Estados Unidos siempre ha bajado más hasta ponerse dañino para EE.UU. mismo, pero fue demasiado tarde.

Sí porque al principio fue conveniente, pero durante los 10 años de la presidencia de Obama ello los es informado en los Estados Unidos del poder excesivo chino que hasta quiso impedir hacer recibir a la Casa a Bianca el Dalai Hoja, por lo tanto poner prohibiciones sobre las decisiones del presidente de Estados Unidos de América. Pero detrás de este hay el chantaje de la deuda pública americana y el super poder de las multinacionales chinas que han aprendido muy pronto lo de las multinacionales americanas.

En efecto por décadas las multinacionales americanas han explotado de algún modo la economía del tercer mundo, sobre todo aquellas ricas en materias primas como el petróleo, el carbón, oro, plata o gas u otro, yendo a explotar estos recursos con contratos ultras décimos aniversarios muy pobres por los Países emergentes; no sólo, pero contextualmente fueron impuestos con precios altos los productos americanos por aquellos químicos a las bebidas alcohólicas, para no hablar de armas y tecnologías militares de cuyo muchos de estos Países han hecho acaparamiento en los últimos 50 años.

Luego ha llegado el fenómeno chino, sobre todo aquel económico, que tiene de hecho imitado y retomado peor de lo que hicieron los americanos y han empezado a hacer ganar más a los Países emergentes y a imponer los mismos productos a precios mucho más bajos de aquellos de las multinacionales americanas. Pero no sólo en los últimos años han iniciado a tragar directamente en la economía americana comprando trozos importantes del capitalismo de EE.UU. Y entonces frente a este fenómeno muy agresivo es montada una protesta que ha llevado al fenomeno Donald Trump opinión 1 y opinión 2.

Pero el problema de Europa es muy grande porque la unión europea en un primer momento se ha hecho promovedora del alargamiento de las Economías Globales sobre todo cuando el Prof. Romanos Prodi ha sido presidente de la Comisión europea, 2000 -2005, pero este proceso se ha acentuado de manera exponencial desde el 2008. Luego Europa tiene de algún modo construido y agorado una suerte y un futuro negativo, cuando él prudente que eso estaba ocurriendo no ha hecho nada o casi nada para impedir esta contaminación del fenómeno Chino.

Y para entender que los Estados asiáticos y China tendrían abandonada la economía europea no nos quiso mucho, porque si hay un Estado ideal por el capital y para los especuladores eso ocurre en línea ideal, cuando hay un capitalismo desenfrenado y liberalismo en Economía (además con baja tasación) y un dirigismo extremo en política, así de devolver mínimas o casi nulas las dificultades y los riesgos del sistema País. Y China es todo eso: liberalismo económico y unido junto en un tipo de dictadura política con fuertes faltas de democracia, único partido. Y entonces para volver al 2008 y a lo famoso 30 por ciento de capital que ha dejado Europa, os podría hacer este juego – sé ve irónico el ejemplo.

Es como si los comensales de Europa tuvieran que frente a un torcido uniforme en diez rebanadas dividir igualmente en 27, pero a la improvisación 3 trozos de tarta fueran robados por un comensal externo (podríamos decir agradecido, no invitado no podemos decirlo) y todos los estados europeos se encontraran más pobres. ¿Y lo han constatado todo y todos han dicho, quizás nos hayamos equivocado, pero entonces Europa que cosa debe hacer? El papel de Europa ha sido realmente bajo en todo este proceso, porque primera ha deseado el fenómeno chino y aquel internacional y luego cuando se ha dado cuenta que no funcionó no ha tenido la fuerza ni de parar el proceso ni de corregir el tiro buscando al menos de ralentizarlo, no sólo pero algunos Estados europeos y en particular Italia y su gobierno no han tenido la capacidad de entender que algo estaba cambiando y que quedarse a esperar significó sólo ser espectadores de una inevitable decadencia. Por muchos años Europa entre burocracias, divisiones, incomprensiones y debates entre los principales partidos políticos del Parlamento europeo no han sido capaces de llegar a una síntesis concreta, a una solución o mejor también más en pequeño de buscar una calle para taponar y hacer contrapropuestas frente a una crisis desoladora. Los tiempos de la economía internacional y también de la economía reales son hoy muy rápidos y si no se hacen de las políticas que inciden, el riesgo es la pérdida de capacidad y confianza de parte de todo sobre el sistema Europa.

Por ejemplo después de la crisis del 2008 los Estados Unidos para favorecer la reanudación han puesto sobre el mercado una moneda por una cuota igual a 800 mil millones de Euro en poco tiempo, Europa en el 2015 ha asignado con Horizon 2020 80 mil millones en 6 años. Frente al pantano de las ideas y la política Alemana del 2011 ha iniciado una nueva tendencia económica y es decir ha tomado así un acto que Europa no puede y no podrá funcionar y ha iniciado a hacer y a incidir con una política le estatuye diferente. Y por lo tanto Europa se ha convertido en un tipo de cuarto de estar que va por las reglas y para llevar a casa algo, pero no sirve para incidir en los problemas económicos y en su complejidad dónde Alemania va. Muchos ya han entendido que más allá de los empujones federalista e idealista los hechos son otros y en los últimos 10 años si justo tenemos que hacer una cuenta, imposible de hacer, en política y en economía indudablemente hay menos Europa porque los Estados miembros han tomado acto que la mesa a póquer y con dos partidos diferentes: y los jugadores no están solo 4 (los europeos), pero también hay los otros4: los asiáticos. Sobre la base de este los ministerios de Asuntos Exteriores de Estados como Alemania o Francia o bien los Países norteños e Inglaterra han iniciado a hacer y rehacer como las mismas políticas extranjeras se hizo una vez, mientras a Bruselas (en el templo de la burocracia y los burócratas) se hacen los parterres, las mediaciones, los lobbies y se tratan sobre todo de llevar a casa planes europeos (aquellos transnacionales) o bien más dinero en los programas futuros de los Fondos Estructurales (es decir más dinero de destinar al Estado miembro).

El papel de Italia en esta realidad muy fluida e indudablemente de entender y mejor de no entender, porque por muchos años del 2008 al 2013, cuando otros Estados han entendido que el mundo de la economía y la política fue cambiado y se tuvo que necesariamente cambiar ruta, Italia ha continuado en un tipo de inmovilismo, que no es aquel del Merkel en Alemania, definido un inmovilismo activo (esperar para luego tomar las decisiones fuertes que entran en acción con siguientes reparaciones), pero un inmovilismo verdadero que significa no cambies ruta o vela cuando el barco está yendo contra el arrecife. En el curso de los años se ha comprendido que hizo falta hacer algo, el movimiento de Grillo a casi 30 por ciento a las políticas ha enseñado algo, pero no muchísimo.

Y por lo tanto han estado las reacciones que han tenido efectos opuestos. De una parte el empujón a contar de más y mejor en Europa el que ha llevado a tener importantes papeles institucionales, en la unión europea, o mejor en la asillamada Europa que cuenta con Federica Mogherini que ha sido llamada a tomar el encargo de “Ministro de los extranjeros europeo”, Mario Draghi a ser presidente del Banco Central europeo (BCE) y de reciente Antonio Tajani presidente del Parlamento europeo ha sido nombrado en seno y por voluntad del PPE (Partido Popular europeo).

Luego en este sentido el empujón a incidir y a estar presentes en las elecciones y en el governance comunitario es indudablemente un factor positivo y de retomar con mayor fuerza y vigor. De otro canto fue una elección obligada, pero también hay quien no lo ha entendido y sigue administrando en interpretar Europa como algo opcional y del que podemos prescindir de ella, o bien se acusa Europa y sus derivaciones de ser la causa de todos nuestros males políticos y económicos, pero haciendo eso se mistifica la realidad y se contribuye a no entender siempre de más los problemas que nos circundan.

Luego es Europa que causa los males de Italia o bien el euro o bien la Burocracia europea, pero hace falta recordar a quien sustenta por motivos promocionales todo eso, que no es Europa a ir mal en términos totales, pero es principalmente Italia que va mal y no ha retomado como a otros Estados miembros y por lo tanto al final Europa se convierte en un espejo por las alondra para absolver un governance que no hay o bien que cuando hay trabas muy malas y a veces de modo también dañino e inútil. ¿Y entonces que hacer? Ante todo hace falta adquirir capacidades políticas y operativas que en otro País europeo ya son casi reglas, comprendida Inglaterra que recientemente tenido selecto de salir de Europa con el Brexit.

Éstas son las reglas básicas de cualquier persona que quiere obrar en un contexto comunitario y que quiere y le quiere a su País, Europa es hecha de reglas escritas y no escritas o informales. Es hecha de conocimientos, complicidad y cooperación en el ámbito de un sano espíritu competitivo.

He aquí algunos de los principales reglones y comportamientos de un europarlamentario políticamente correcto:

  • Por fuera de Italia y por lo tanto a Bruselas a Estrasburgo o en cualquiera otra institución europea hace falta tener conocimiento de las reglas que gobierna la institución y respetar la misma en la conciencia que estamos representando nuestro País, ocurre muy a menudo que Parlamentarios o Europarlamentarios italianos llevan cuestiones que no tienen sólo relación al Parlamento europeo para tener atención mediática en Italia, y este proceso equivocado hace ridículos los mismos que lo proponen, pero en el mismo tiempo perder credibilidad a Italia como en un contexto internacional entendido arregla país.

Para hacernos entender mejor el concepto les puedo hacer un ejemplo: Bélgica ha tenido una extenuante crisis de Gobierno que casi ha durado 1 año en el que ha sucedido de todo y ha ido en crisis el sistema del país con la crisis institucional entre las principales etnias, es decir los Valones, cercanos a Francia y a los flamencos, muchos vecinos a Holanda como a lengua y tradiciones, pero nadie ha creído nunca solucionar la crisis o hacerse publicidad en detrimento del adversario político llevando la crisis a los ojos del Parlamento europeo, cosa que en cambio ocurre puntualmente como con los políticos italianos hemos podido también constatar durante la elección de Antonio Tajani a presidente del Parlamento europeo.

  • Por muchos años en el pasado Italia no ha creído al governance europeo sea a nivel de políticos, el Parlamento europeo fue considerado en pasado un tipo de cementerio de los elefantes, sea a nivel de clase dirigente, en el que Italia es claramente sub representada a nivel de encargos funcionales y cumbre, porque no se ha apuntado a construir una verdadera clase dirigente que pudiera proliferar y multiplicarse en tal sentido, también poniéndose muy virtuosa.
  • Hacer continuos edictos sobre Europa y sobre sus Instituciones no favorece a la credibilidad de Italia que en algunos entornos de la burocracia alemana u otros Países del Norte Europa viene considerada como un tipo de burocracia de otros tiempos o bien comparable a Estados tipo, la República de Santo Domingo en el que, de algún modo, todos tienen un precio y todo se puede comprar.
  • Tomar como las estrategias mejores de Europa por ejemplo el cambio de las Buenas Reglas o bien la cooperación entre Países de las que han nacido como proyectos símbolo el Leonardo o bien el Erasmus y tanto otros proyectos en el campo cultural y de la búsqueda científica y universitaria.
  • Europa tiene que ser reformada y tiene que ser por voluntad de Italia en primis más cercano a los problemas de sus ciudadanos y éste significa afrontar el tema de los migratorios de manera concreta o bien solucionar el problema del euro no Euro o bien aquel de la divergencia de conocimiento sobre los temas europeistici.
  • Pensar en el futuro de Europa con elecciones concretas: el euro, el BCE, Usted BONITO, el Parlamento europeo son todo instrumentos que nos hemos dado para mejorar nuestras sociedades en términos de cooperación, calidad y eficiencia. Si no funcionan hace falta entender el por qué y luego modificar estos instrumentos y luego cambiarlos a la necesidad.

***

El 2017 y el Futuro de Europa

 

El futuro de Europa todavía es muy incierto, aunque pienso que el fenómeno europeo ya sea indispensable para la vida de todos sus Estados miembros, pero en particular por Italia como Estado fundador. Hace falta pensar en una Europa política más fuerte, de estudiar como y con quién nos quiere estar considerando la oleada fuerte de euroscetticismo, una Europa económica con reglas de rever, una Europa geográfica y geopolítica que tiene que dejar Israel a España y del Norte África a Rusia con reglas nuevas que construir en un concepto de cooperación, una Europa diferente y más eficiente para incidir principalmente en las dinámicas y en las crisis internacionales, en los que muy espeso la unión europea no lleva la voz cantante y en todo caso no tiene un poder decisional o contractual teniendo que mediar en continuación quien hace qué en cuánto queda una unión y por lo tanto un sujeto jurídicamente anómalo que ha nacido y se ha dividido sin tener una constitución (Europa sin estadidad de Francesco Petrillo).

***

Los opinions leaders de Europa

Entrevista Antonio Tajani.

Uno de los temas del momento es aquel de la inmigración. Integración con el estudio, no puede aceptarlos de otro modo en nuestro caso… ¿Es este la calle para integrar los flujos migrados en Europa?

“Lengua y valores: nosotros no podemos aceptar quien quiere infibular nuestras mujeres, quién quiere tener a cuatro mujeres, quién no respeta la igualdad entre hombre y mujer. Quien no respeta estas reglas vuelve a su casa. Si hay un cristiano perseguido por el Isis es ayudarlo justo porque la elección es: o se escapa, o es decapitado o se combate con el Isis, por lo tanto es acoger justo a los cristianos, de otro modo sólo se hacen charlas. Defendemos a los cristianos perseguidos en el mundo, luego en el momento en que tenemos que defender en serio es justo que un paso en aquella dirección tenga que ser hecho.”

Francia, Austria y España todo eso no lo aplican y se presentan con de los muretti que abren, aunque virtuales con respecto de nuestros confines.

Hace falta distinguir entre inmigrados económicos y refugiados. Para los refugiados algunos Países han respetado los acuerdos tomados, otro no. He aquí porque el Parlamento europeo ha tomado partido partido partido respecto a la Comisión.

Según los acuerdos serían tenidos que ser recolocados 40.000 prófugo. Nuestro peninsula se ha convertido en un gran campo prófugo.

Ya muchos pueden ser recolocados enseguida, vemos que cosa harán los otros Países.

¿Preve La Comisión sanciones por los Países insolventes?

Indudablemente, ya ha sido abierto el procedimiento de infracción sobre presión del Parlamento que se concluirá con una condena de parte de la corte de justicia en una sanción pecuniaria.

¿Qué piensa del obrado de Minniti, nuestro Ministro de los Interiores?

Ha hecho, con gran retraso, lo que propusieron el centro derecha y el Gobierno de Berlusconi. Si no intervenimos hoy, con una estrategia de mediano-largo término, tendremos millones de africanos que se desplazarán del sur al Norte del mundo y a aquel punto no será posible hacer cualquier cosa, he aquí porque un llano Marshall sirve para África, hace falta tener una estrategia para solucionar los problemas de África e impedir en las próximas décadas grandes desplazamientos de personas.

Se dice que un llano Marshall por África cuesta cuarenta mentirosos. ¿Es verdadero?

Actualmente hay un plan de inversión de cuatro mil millones que tendrá efecto de cuarenta mil millones, según sirven a largo plazo no para el pasillo libio para cerrar pero para combatir el terrorismo, para favorecer el crecimiento, para combatir contra el cambio climático, para impedir que el desierto destruya la agricultura, para impedir que la sequía devasta la sur Sudán, Somalia, eritrea y Etiopía, garantizar estabilidad y crecimiento en los países del África Central y entonces sí que sirve una gran estrategia, diplomacia económica. Nosotros tenemos un interés a la estabilidad de África, un interés completamente diferente de China que hoy está haciendo business en África un tipo de nueva colonización y nosotros tenemos que impedirlo.

Dentro de pocas horas Macron encontrará. ¿Los intereses de Italia co – inciden con los de Francia, en África?

Los franceses y los americanos han hecho un error clamoroso matando Gheddafi porque a él Bobarram es seguido, los mercante de armas, los hermanos musulmanes, el Isis llevando muerte e inmigración ilegal. Europa tiene un interés total, es un error hablar con muchas voces diferentes. Lo que le pregunto a Macron es de ser parte de una estrategia europea.

Si Macron actuara de otra manera comete un error grave, ya se ha averiguado con Sarcozy que actuó de modo opuesto a cuánto preguntado por Italia que tuvo un acuerdo con Berlín. Ahora si Francia no entiende que tiene que trabajar junto a Italia, a España, a Alemania para solucionar la cuestión África comete un error grave, un tipo de autolesionismo. Luego espero que Macron entienda.

¿Qué piensa ius solistas?

Pienso que se tiene que preguntar a Italia una moratoria sobre este argumento. Interrumpir el debate y lo reabres después de las elecciones. La cosa justa de hacer sería poner el problema a mesa de los jefes de Estado europeo, se arriesga de otro modo el caos. No creo sea tomar justo votos para arrastrar inmigrado por una parte creando hostilidad de otra parte. Luego en este momento no al ius solistas, se verán luego. Un extracomunitario que se convierte en ciudadano europeo no tiene que tener un doble pasaporte. Renunciar a la cultura de la misma tierra pero a la doble identidad no.

El viento en Italia empuja las velas del centro derecha por la mayoría en el País. Creo en la unidad del centro derecha. No significa ser la misma cosa pero parte de una coalición dónde cada uno desarrolla el propio papel pero el papel más importante tiene que ser desarrollado por FI, pica de referencia de aquella parte de mayoría silenciosa.

***

Congreso Cámara de los Diputados, las intervenciones sobre Europa

 

Entrevistas e intervenciones llevadas por el congreso “Europa” a dos velocidades a la Cámara de los Diputados Aldo Moro Sala.

a cura de Maria Parente.

 

Hay al menos cuatro modos de ser ciudadanos. Aquel simple, de Aristóteles: para ser ciudadanos basta convivir en la ciudad. Luego el modelo republicano de John Locke, por cuyo el ciudadano es tal cuando estipula un contrato con el Estado en que cede poderes a cambio de servicios. El régimen revolucionario de los republicanos franceses, que en el 1793 dentro de la Constitución concedida la ciudadanía a cada extranjero que hubiera vivido al menos un año en Francia. Y por fin la tesis de Jurgen Habermas, aquel de la autodeterminación. En la ciudadanía europea podemos decir que existen un poco de’ todo y cuatro los modelos, por este ella es la más bonita y al mismo tiempo la más compleja en naturaleza. Reclamamos el derecho a ciudadanía y al mismo tiempo querríamos extenderlo a quien llega de otros confines con los debidos distingo y tretas. Ampliamos los confines de la unión pero no reconocemos los empujones independentistas que superan la barrera de los Estados nacionales. Desdoblamos la mano a lo diferente de nosotros, pero luego lo dejamos en poder de su suerte en las calles de nuestras ciudades. Sin derechos y sin futuro. Como sin derechos y sin futuro viven en nuestro país800.000 estudiantes, nuevos apátridas del milenio. Sin embargo, hemos construido algo único: la paz después de la guerra, sin todavía pasar por una federación. El recorrido ha sido pesado y todavía está en curso.

Lo que sigue es cuánto seamos capaz de garantizar hoy, a normas vigentes, a quien vivas y llega a Europa. Al interior de la unión europea, dónde proliferan los efectos de disgregación, los privilegios de la pertenencia política les corresponden a todos los ciudadanos de los Estados miembros, aunque domiciliados en territorios diferentes de los de su nacionalidad. No es la nacionalidad de origen más a definir la identidad del ciudadano pero la misma ciudadanía europea que otorga el título a tener estos derechos. Ha ocurrido con la libre circulación de las personas. Ha ocurrido que no sólo los frontiere haya venido menos, pero que haya habido una cesión de auto violencia extraordinario, un efecto que ya se da por deducido y que las jóvenes generaciones tienen directamente interiorizadas en su ADN. Como no es escrito todavía en cambio de ninguna parte y en ningún tratado a cosa tengan derecho los refugiados, los inmigrados, los apátridas. Los ciudadanos de la unión europea pueden votar y presentarse como candidato en elecciones locales en sus Países hospeda, si son a largo plazo domiciliadas en otro País de la unión, en general también tienen derecho a un conjunto equivalente de derechos y beneficios sociales. La condición de los ciudadanos de Países tercia que no pertenecen a la unión europea es en cambio naturalmente diferente, pero hacia adelante algún paso está haciendo. En Holanda, Suecia, Dinamarca y Finlandia, los ciudadanos de Países tercias pueden participar en las elecciones locales y regionales; en Irlanda estos derechos sólo son garantizados a nivel local; en el Reino Unido, los ciudadanos del Commonwealth también pueden votar a las elecciones nacionales. La conclusión más importante que se puede llevar, Seyla Benhabib ha escrito, es que el reconocimiento de los derechos ya no depende del status de ciudadano, o lo menos no automáticamente. Basta con ser uno de los 500 millones de habitantes del UE. Basta con ejercer un Ius Solistas europeo, que recuerda mucho aquel del imperio romano por todos los hombres libres, para decirse ciudadanos. Ciertamente, se tiene todavía que hacer. Los refugiados y los solicitantes guardería tienen derecho a ciertos tipos de curas médicas, en algunos casos sus hijos pueden ir al colegio. Los inmigrados sin documentos son cortados en cambio fuera de los derechos y de los beneficios. Al interior del mercado común, luego, la nacionalidad es derribada completamente, aunque emergen problemas de gran relevancia por cuánto concierne el concepto que él se tiene de mismos en el mundo digital. Usted puede ser ciudadanos europeos pero se puede caer en restricciones, discriminaciones, prejuicios. Si en apariencia los social media permiten a quienquiera de expresarse libremente y de confrontar las mismas ideas, potencialmente con quienquiera, los mismos instrumentos digitales pueden encoger en realidad la comparación libre de ideas. Todo eso sucede porque, cuando navegamos en línea, es expuesto a informaciones “filtradas.” Todo ha tenido principio el 4 de diciembre de 2009, cuando Google advirtió a los mismos usuarios que desde entonces habría personalizado el propio motor de búsqueda. Significa que los resultados cambian según las búsquedas anteriores, del ordenador de que estamos interrogando Google, del lugar en el que nos encontramos.

No somos nosotros más a hacer la búsqueda pero es la búsqueda a inducir nuestras reflexiones, nuestras necesidades, ejerciendo nuestros derechos. También aquellos identitari. Hoy la tiranía de lo digital puede semejar luego un límite a nuestras libertades individuales. Mañana podrá convertirse en el único verdadero pasaporte, que superará o quizás ya supera hoy, las empalizadas Ue y Extras Ue, la división entre ciudadanos y no ciudadanos, la separación entre tutelados y no tutelados. Servirá prudencia de parte de las autoridades que estos derechos tienen que garantizar. Servirá un crecimiento consciente de todos los que, de especial modo los jóvenes, tienen que preservar la libre manifestación del pensamiento indemne de condicionamientos. Servirá una gran escuela de ciudadanía transnacional, que vaya más allá de las empalizadas de las naciones y lleve fuerza justo de su universalidad. Para hacer este, Europa, con sus reglas y sus firmes garantías de democracia, tendrá un papel fundamental, sea en la defensa de un mercado más amplio, justo y accesible a todo, sea en la consagración definitiva de los deberes de acogida cuánto de los derechos a ciudadanía. Así llegaremos al quinto modelo de ciudadano: el que puede ejercer un derecho en el mientras le es garantizado.

 

Roberto Sommella

Periodista, director de las Relaciones Externas Antitrustes,

y fundador de Usted Nueva EUROPA

A continuación del Brexit, los jóvenes británicos han demostrado fuertemente la voluntad de quedarse en Europa, de hechos si se hubiera dado la posibilidad a los chicos de 16 años de votar al referendo probablemente no habríamos llegado a volcar el resultado pero indudablemente una victoria muy neta del Brexit. Éste es un horizonte muy importante al menos por cuanto concierne las jóvenes generaciones en Gran Bretaña con respecto de Europa confirmada por el hecho que después del referendo sobre el Brexit se ha asistido a una movilización increíble para registrarse a las elecciones convocadas por el gobierno de Theresa May. En aquel caso el número de jóvenes que se han registrado con respecto de las elecciones anteriores ha sido elevado mucho más por lo tanto está claro que la experiencia del referedum del Brexit ha resultado estimulante para los jóvenes británicos al empleo europeo. Es un resultado alentador al menos sobre la frente británica. Si comparamos este resultado con las elecciones de los últimos años nos hacemos cuenta que la relación entre los jóvenes y Europa no es justo entusiástico: al menos para los jóvenes británicos que han enseñado cierta desilusión de los resultados conseguidos.

Nicoletta Pirozzi

Responsable del programa “Ue, política e instituciones”

y responsable de las relaciones institucionales del IAI.

 

¿Por qué se advierte una necesidad cada vez más fuerte de Europa?

Estoy de acuerdo con la abolición del roaming (por ejemplo), lo creo indispensable como la moneda única europea que ha simplificado la posibilidad de comercializar, de viajar en todos los Países miembros del Ue. Además creo que Europa tiene que invertir principalmente sobre los jóvenes aunque ya han sido adoptados programas estratégicos cuál el Erasmus plus para los estudiantes o por los que quieren desarrollar actividad profesional al extranjero. Europa de algún punto tiene que partir, y lo debe hacer sobre todo teniendo en consideración el índice de satisfacción de las jóvenes generaciones.

Francesco Tabaquero

Presidente de la asociación europea de los Jóvenes

 

Me detengo sobre la cuestión de la sociedad digital que está formando de la gran división generacional que se percibe que, quizás, es mucho más profunda de lo que podemos imaginar. Ya desde las primeras horas del día usamos los social media y nos aparece todo de modo espectacular, entre filtros y foto de sitios que hemos visitado, pero fuera de los social nos hacemos que el mundo es todo él opuesto.

Muchos esloganes y comfort que pueden llegar a casa con un click, pero fuera no funciona exactamente así. Concierno la política notamos que nos son políticos que organizan el “vaffa-day” y se pone fácil mandar a aquel país quien es para nosotros poco simpático. Lo social nos dan a pensar que el mundo sea a nuestro servicio: los like nos gasean porque nos inducen a pensar que nuestro pensamiento sea compartido y por lo tanto que sea aquel justo. Pero en el mundo real, en una discusión entre amigos, notamos que no es para nada así y esta cosa nos hace enfadars. La política no debería consistir en prometidas por la eficacia inmediata ya que no tenemos la paciencia de esperar, la mayor parte de las personas comparte esta visión “populista” de la política. Vivimos una crisis de conceptos llave sobre que se basa nuestra política. Se enfada de más si hablamos de Apple, Android antes que italianos y franceses. Se dice que la política no funciona por qué llena de corrompidos o incompetentes; alguien puede serlo, pero es equivocado generalizar. Nosotros queremos que las respuestas a nuestras preguntas sean inmediatas, veloces: en este momento no hemos contestado o bien si hay este se demuestran contra productivos. Éstos son los puntos principales sobre que nosotros, jóvenes federalista europeos, quieren detenernos.

Antonio Argenziano

 

 

Es un momento particular y es el caso de confrontarnos entre generaziones. Esta sala es dedicada a Aldo Moro, los 60 años de los tratados de Europa son un buen punto de salida. El primer décimo aniversario con Moro presidente del consejo dio un balance positivo de lo que fue hecho. Moro se fijó en el futuro, al progreso y a la política social e institucional de la unión. ¿Qué sucede con Europa a dos velocidades?

No significa abandonar la idea de la integración pero un relance de los tiempos. La transformación digital de la sociedad es un valor añadido por la productividad, pero sin embargo las instituciones europeas hablan. Un salto en el 2014 de Junker reconoce la importancia de la transformación digital.

Prof.ssa Maria Giovanna Montalbano

Quiero hablar de la visión pesimística de Europa que se difunde cada vez más y que sigue una disminución de la tasa de democracia del sistema, pérdida de soberanía del sistema económico. Querría evocar el aspecto histórico político del hecho “integración europea.” Partiendo de la Europa del siglo XVIII, después de las guerras napoleónicas, con el congreso de Viena se realizó por Europa un largo período de paz. Los desplazamientos de los trabajadores y los capitales están en el tiempo aumentado y los estados se han expandido a causa de integraciones. Después de la segunda guerra mundial los Países europeos se han encontrado en posiciones desastrosas. El 9 de mayo de 1950 es propuesto un proyecto de paz extensible a todos los continentes. Política económica y mercado europeo: un verdadero mercado común general. Con la declaración de Schumann ha llegado a una completa abertura a los mercados generacionales, solidaridad entre naciones y pueblos europeos. Los fundamentos del mercado común han asumido gran importancia. Todos este aspectos históricos y culturales han confluido en la unión europea que de algún modo los debe administrar y los debe tener junto, y este no es indudablemente una cosa simple. Se habla de Europa a dos velocidades o de Europas à los Papeles, pero indudablemente más allá de los esloganes, no es una cosa simple y todo eso necesita atentos ahondamientos y sobre todo de tiempo, que ni los políticos ni los ciudadanos tienen a disposición.

Prof. Luigi Daniele

***

Entrevistas por Europa que Cuenta con ocasión del día bilateral de estudios y encuentros Italia-república de Madagascar a la presencia del Presidente de la República de Madagascar

 

Concuerdo por cuanto concierne una ayuda a los pueblos del Madagascar y a las instituciones porque se han afanado para mejorar el País. Yo soy por la democracia en el mundo y por un bienestar social distribuido igualmente. Muchos empresarios italianos ya están presentes en Madagascar, incluidos amigos constructores con hotel y restaurantes. En todo caso hace falta intervenir políticamente para que hay la serenidad y paz continuativa de progreso y bienestar social en los países africanos. Tenemos que hacer sí que este pueblo pueda vivir decorosamente, en vez de ser atormentados por guerras fratricide y huir de su tierra.

Por cuánto atañe el concepto de Europa comparto el concepto de los pueblos en una Europa unida, para levantar los que son los valores morales y cristianos de la humanidad entera de los pueblos del occidente, pero no comparto el concepto de Europa de los banqueros. Hoy vemos cada vez más sometidos los pueblos de Europa al concepto de sujeto con la pérdida de la soberanía monetaria de todos los Países, sobre todo de Italia. Pues sí a la Europa de los pueblos, no a la Europa de los banqueros.

Avv. Antonello Secchi

 

Italia es hija de Europa que viene a conectarse con un País que es Madagascar, un País rico en agricultura y zonas que desarrollar, rico en paisajes, de arte. Hoy para los italianos, Madagascar es meta de turismo, un País dónde “ir de vacaciones; con esta nueva conexión él se podría transforma – rey en un País dónde el italiano pudiera invertir y por lo tanto crear un puente entre la Europa misma, de que Italia hace parte, y esta isla vendría a conectarse con el océano Océano Pacífico, con las grandes realidades del mundo oriental y con los transportes hacia este último, hacia Indias y por lo tanto con los nuevos rico proyectándonos al futuro.

Ésta podría ser una ocasión hacia el pequeño país italiano y para poder llevar como en la gran madre Europa ‘una abertura nueva’ una forma de inversión en los países sures africanos o que tienen contacto con África.

Europa es por excelencia el viejo continente y es necesaria la abertura hacia un mundo inexplorado y que podría yo – gliorarla cualitativamente de muchos puntos de vista.

Dott. Cesare Cilvini

Tesorero Auge

 

Este congreso sobre Madagascar ha sido muy útil porque como se ha visto, que podemos dar fácilmente salida a nuestros jóvenes para ir en otro país, no como “lavaplatos” pero con títulos bien precisos, como a ej. constructores. Ésta es importante para todas las medianas y pequeñas empresas. La piedra agua pero – rina, existente en comercio, el mejor al mundo es justo aquél extraído por las minas de Madagascar. Italia ha sido destruida: hasta el G8 en el 2011 Italia fue la séptima potencia industrializada al mundo. Hoy nos encontramos a estar entre los últimos. Hace falta ayudar los africanos y todas las personas en sus Países, los hitos del futuro de Europa. Hace falta hacer instrucción y cultura sobre el terrirorio.

Dott. Damiano Cosimo Cartellino

Presidente y fundador del Partido de los Valores Cristianos

 

Esta conferencia los capisaldi por una cooperación industrial entre los dos Países, sin ninguna mínima referencia al arte y a la cultura de que soy entregada voz. En Europa, con el Espoleto Festival Art, somos una presencia fuerte y de gran espesor comunicativo con los frecuentes mitines art toman parte artistas internacionales, una de las etapas es Bruselas. Además también con Nueva York hay un bonito acuerdo, como veréis, el cartel del Espoleto Festival Art del 2018 es firmado justo de un artista neoyorquino, Billy (Miller) the Artist. Y como el presidente de Madagascar ha declarado: “Aunque no ha sido hecho seña en esta sede, puedo garantizarlas que Madagascar ofrece un gran equipaje cultural y artístico”

Paola Biadetti

Dir. Marketing y Comunicación de Spoleto ArtFestival

 

Desde hace años organizo acontecimientos de cultura y arte tratando de hacer un puente cultural entre las muchas naciones y culturas europeas, en conocerse mejor entre los muchas culturas tenemos la posibilidad de mejorar. Nosotros asistimos todo a un proceso de desarrollo de la mentalidad intra europeo, en compartir junto incluso valores diferentes viviendo en separados Estados nación. Es un período difícil, después del Brexit y en España, pero más que nada, después de la presión de este proceso de inmigración, tenemos que aún más ser aliados, más unidos en la visión de nuestra vida juntos, en la visión de los valores que pueden unirnos, contra un eventual peligro de terrorismo unido psicológicamente y culturalmente porque nosotros también acogemos a los prófugos potenciales ejecutores de actos terroristas. Espero un proceso de unificación exprés, de las mentes y de la cultura en todos los sentidos, sería bonito poder vivir bien en esta familia europea.

 

Annamaria Petrova

Actora y periodista de origen búlgara

 

Con el Prof. Filipponi estamos a punto de abrir el primer instituto de cultura filipino en Europa ya que soy responsable de un proyecto internacional que se convertirá en una fundación para documentar la historia de la familia del ex presidente de las filipinas, Kory Aquino, en efecto el nombre de la fundación es Kory Aquino European Foundation. Soy europeísta, trabajo en Europa por Europa, desde los 17 años colaboro con algunas revistas europeas a periodista y responsable de las instituciones extranjeras, por lo tanto con las embajadas. Europa es el motor de todo, el rehilete que mueve el mundo contemporáneo. La posición de Italia en Europa todavía está en volverse, también habrán cambios en lo pendiente y por lo tanto en fase de definición. Creo en la unión europea y a su futuro, pero pienso que siempre es indispensable pensar en una óptica global.

 

Dr. Alessandro Maugeri

Experto de Sur Este asiáticos

 

Por Europa

Qué sean todos los Estados europeos a tener los sensores abiertos a aprovechar no sólo las grandes oportunidades de una renovación compartida económico, sino también cultural. Porque éstos son los grandes valores que siempre han abierto nuevas calles por la humanidad. Qué sean justo los jóvenes a cuidar de su acercado futuro, porque está en la vida su continuidad, y en la evolución el crecimiento económico y cultural. Por este él da que hacer las políticas europeas a conquistar nuevos espacios en el tablero del mundo, y sean las ideas a correr más velozmente para alcanzar aquellas metas cada vez más ambicionada y lejanas. Y por fin sea la poesía y las artes todo que la misma representa, a difundir aquel perfume de gema que tarda a venir en la esencia que vivas todavía antes de la flor.

Ángel Sagnelli

 

 

Intervención de Billy Miller

 Cada vez que voy a hacer un proyecto en Europa mi creatividad se vuelve viva con la belleza y la energía de todo lo que me circunda. Siento que los europeos están tan abiertos al arte y a las nuevas ideas creativas. He sido dichoso a viajar en varios países con mi arte, encontrar a personas increíbles, comer comidas deliciosas, beber mejores vinos que he probado y naturalmente compartir mi visión. “Crear” hoy tu realidad y la vida viviente por.

 

Billy The Artist

Autor del cartel Espoleto Art Festival 2018

 

Ton Pret, Arte y Europa

El arte en Europa existe hasta que podamos recordar. Nuestros antepasados ya han hecho dibujos en grutas y han decorado las armas y los instrumentos, con imágenes artísticas. De estas formas primitivas del arte, el arte es crecido en lo que es ahora y el arte también ha hecho su entrada en la era digital.

El arte en Europa no es sólo arte, pero también construye una forma de puentes entre los muchos países, pueblos y culturas. El arte reúne todas aquellas personas en Europa y por lo tanto también es un tipo de comunicación, pero sin lengua y sin palabras.

Visitáis un museo o una gran exhibición y encontraréis que la población europea es representada ampliamente también fuera. Eso aclara que el arte crea puentes entre muchos Países; y éste es beneficio por la riqueza cultural de Europa, que ofrece una gran contribución al arte y que es, y tiene que ser, reforzada por medio de la cooperación del arte y las artes.

Ton Pret Diseño

 

Silvio Amato sobre la Europa

Soy honrado que el amigo, Prof. Luca Filipponi, me haya preguntado de escribir una intervención en su libro, no siendo yo un escritor pero un artista.

En calidad de artista puedo testimoniar la gran pasión y el empeño de Luca en promover la cultura en todas sus formas, pero en particular por la literatura y el arte. Su historia por lo demás está clara. El Espoleto Festival Art, contado entre las citas más importantes del panorama artístico, sus anteriores escritos sobre Europa, hacen de ello un faro a seguir. Tratar de Europa, no es un caso, su gran visión de entrelazar experiencias y realidades diferentes creando relaciones que van fuera de los confines, más bien dónde los confines no existen, como en el arte, él hacen de a un hombre de gran sabiduría y pensamiento global. Esta ulterior contribución que Luca ha dado con Europa que Cuenta contribuirá a unir Arte y Europa y por el arte y las artes este proyecto nos hará entender mejor, pero también de algún modo compartir, el proyecto Europa.

 

M°Silvio Amato

Director artístico Costera Arte

 

Una “giovane” apuesta

Una “joven” apuesta 500 millones son los europeos, que representan un pueblo rico en historia, ya necessitan de cohesión y pertenencia para mantener y consolidar en el contexto internacional, un papel que desde siempre, aunque fraccionado en las varias realidades “europeas”, ha sido de referencia y ejemplo determinante por la política económica y social mundial; los jóvenes ahora tienen la oportunidad de lograr comprender las dinámicas de las que manará el futuro de Europa, que es también su personal apuesta.

Prof. Antonio Lera

Docente Università de la Áquila, Escritor y Crítico Artístico

 

“Cultivar” la Cultura

De lo que la unión europea invierte en media en Cultura, Italia, el País al mundo con la más alta concentración de bienes artístico cultural patrimonio de la humanidad, es ciertamente de ello por debajo. Sin embargo queda la Cultura la madre de cada esperanza de salvar este planeta de la violencia, del racismo, del odio creciente entre los pueblos, entre las gentes, entre generaciones.

Hay cada vez más necesidad de Cultura, que quiere decir más necesidad que diálogo, de comparación, de respeto. Y hay cada vez más necesidad de acontecimientos como el Espoleto Art Festival o su “gemelo.” incostieraamalfitana.it Fiesta del Libro en Mediterráneo, y de todos los Festivales que, esparcidos entre costas y valles de nuestro Bonito País, son las “ágoras” por antonomasia, los lugares dónde es decir circula el pensamiento. Hoy que alrededor de la Cultura se ha creado una atención de veras intensa, mucho de amenazar de sólo volverse el clásico business por poco, hay cada vez más necesidad de los que cultiva la Cultura con pasión y con amor, porque por el ustedes saber hagan florecer una humanidad nueva y verdadera.

Alfonso Bottone

Director organizativo

www.incostieraamalfitana.it

 

¡Europa que sueño!

La Ue con 28 miembros, creados con el fundamental objetivo de realizar la libre circulación de personas y “bienes”, partió del sustancial principio que el comercio debería producir “una interdependencia entre los Países y una consiguiente reducción de los riesgos de conflictos.” De hecho en cambio, la colosal crisis política de los países del Norte África y la bíblica diáspora de enteras poblaciones hacia Europa ha alimentado, ya desde hace tiempo, la idea de las fronteras de cerrar, dejando fuera los “otros”, desenterrando, de hecho, una de las bisagras del nacionalismo histórico.

En neta contraposición a tales anacronísticos conceptos y deducidas consideraciones, Europa que yo sueño y querría, debería ser compuesta por pueblos diferentes por cultura pero con iguales derechos; una Europa dónde las voces más determinantes sean aquellos de las nuevas generaciones que representan el futuro, la esperanza y la innovación; una Europa dónde nos sean más hechos concretos y menos burocracia; una Europa dónde hay real división y mutualidad; una Europa que inserte, por ejemplo, en el sistema escolar una disciplina común y obligatoria por todos los estudiantes europeos sobre la educación cívica y Europa.

 

Francesco Grillo

Periodista-blogger y

Director de RAITOLIBRI

(escaparate literario itinerante internacional)

www.francescogrillo.net

Europa y la Música

Soy la cantante lírica y me ocupo de música a 360° y pienso que conocer la música significa de algún modo también conocer Europa, porque la música clásica representa un tipo de Europa particular con Italia al centro, sí, porque la música lírica o el bonito canto ha partido y se ha formado luego en Italia por entre – pararse primera en Europa y en todo el mundo.

Luego estoy convencida que Europa pueda unirnos más que dividir, pero tenemos que repartir de las tradiciones y de la cultura de los pueblos europeos también pasando por el conocimiento del mundo musical.

 

Tania De Giorgio

Cantante Lírico y Director Artístico

Espoleto Art Festival Música

 

Europa significa cultura, ciencia y desarrollo de los territorios

Estoy convencido que Europa sea la llave de vez para afrontar el tema de la modernidad y la innovación y lo digo de médico y de experto e investigador en campo científico médico-alimenticio, porque hoy también hacer búsqueda, tal como hacer cultura si es hecho de modo demasiado autónomo, en sentido demasiado nacionalístico, se vuelve a mi modo de ver, un modus operandos realmente estériles.

Es como cuando giran voces o se hacen cosas en provincia y no se tiene en cuenta de lo que ocurre en las grandes ciudades, se viene a menudo a que hacer con una realidad que ya es existente y más grande de nosotros. Luego la cultura como la búsqueda tienen que razonar en una óptica de cooperación que sea ampliada al menos a nivel europeo, porque en el siglo 21° somos obligados a obrar y confrontarnos con grupos de ciudadanos y los grupos críticos cada vez más extensos y Europa con los suyos 500 millones de ciudadanos representa un público amplio con muchos Estados nacionales que no tienen que estar en competición entre ellos, pero deberían confrontar y crear sinergias para promover el desarrollo científico, cultural, económico. De este concepto tiene que repartir Europa, es decir la nueva Europa tiene que mirar los territorios y las regiones europeas, pero luego tiene que enfrentarse en un contexto mucho más amplio y en algún caso también agregado, porque luego Europa a su vez se tiene que confrontar con otras realidades muy importantes desde el punto de vista demográfico y geográfico como Rusia, China, India o bien los Estados americanos y entonces sería absurdo competir en este contexto tan amplio y complejo por un Estado como Holanda o bien Bélgica o en el futuro Estado de Cataluña.

He aquí que Europa tiene que ser refundada partiendo de asociación, de los ciudadanos y de las ciudades de provincia que muy a menudo representan reales realidades positivas si hablamos de virtuosismos y resultados de gestión de la cosa pública. Si tengo que expresar un juicio sobre el libro de los amigos Filipponi y Catapano puedo decir que Europa tiene que contar de más si quiere verdaderamente contar en el contexto internacional, pero si no les es explicada a los ciudadanos, y queda lejana, con todas las divisiones que hay y con un mundo hecho de mil millones de personas que esperan y quieren hacerse espacio y por lo tanto contar de más, por nosotros se pondría realmente difícil mantener y gozar lo que ya tenemos. Pero estoy convencido que la cultura europea crecerá y sabrá recobrar su liderato gracias también a personas como Luca Filipponi y Giuseppe Catapano que como misioneros están empeñando en tal sentido.

Prof. Humberto Giammaria

Presidente Fundación Tau

Médico e Investigador

 

Presentación Asociación europea de los Jóvenes

 La asociación europea de los Jóvenes nace como instrumento de conexión entre ciudadanos under treinta y mundo de las instituciones. Al objetivo de promover una ciudadanía consciente y un activismo cívico, el AEG desarrolla constantemente acciones sinérgicas con pareja y entes públicos. Un papel fundamental en el discurso que es llevado adelante por los socios concierne la formación interior. Muy espeso en efecto faltan ocasiones en el curso de la carrera universitaria que pueden hacer tocar con mano las dinámicas de la pública administración. Por este la asociación incentiva recorridos dirigidos a la adquisición de conocimientos útiles a la comprensión de los fenómenos y los mecanismos de la sociedad con – temporal. En tal sentido es dirigida particular atención a las posibilidades de participación ofrecidas por los entes políticos, como por ejemplo la observación de las sesiones de las dos ramas del Parlamento.

La asociación europea de los Jóvenes quiere establecer relaciones de colaboración con realidades asociativas, sujetos públicos y privados, porque cree en la posibilidad de difundir entre estudiantes y no sólo, un nuevo paradigma de análisis de las instituciones, que pasos por una correcta información y el desarrollo de una conciencia crítica de la persona.

Francesco Tabacchino

 

Jamás “con el pie extranjero sobre el corazón”:

la literatura más allá de la trinchera

EL AICL (Asociación Internacional de los Críticos Literarios) que presido, nacida al principio de los años’ 60 del siglo XX, siempre le ha tenido en su Bureau Internacional a un vicedirector de Europa del este.

Personalmente yo he conocido en este vestido al rector de la universidad de Varsovia, Richard Matuszewski y el escritor romeno George Ivascu.

¿Por qué en el AICL esta atención por el pues Europa oriental? Pronto dice. Los congresos que de año en año el AICL organizaba, y organiza, en los Países europeos y extraeuropeos, fueron un modo para los escritores y los críticos “orientales” para mantener los con – tactos más allá de la cortina.

Con nuestra Asociación con ocasión de los 90 años de la asignación del Premio Nobel por la literatura a Grazia Deledda, la única mujer italiana en haber tenido este honor, ha organizado un congreso en la sala de la prestigiosa Enciclopedia Treccani a Roma, invitando las Embajadas de los otros 13 Países que han tenido a uno su escritora premiada. Han adherido a la lista Chile, Suecia, Polonia y Rumania.

Contando la vida de Gabriela Mistral (Chile), de Herta Muller (Rumania), de Selma Lagerlöf (Suecia), de Wislawa Szymborska, Polonia, ha emergido sobre todo que la escritura de estas mujeres ha atravesado el siglo XX afrontando la tragedia de laa deportaciones, de los campos de concentración, el horror de la guerra.

Selma Lagerlöf, premio Nobel sueco en el 1909, la madre de Nelly Sachs ayudó a escapar de las persecuciones nazis por los EE.UU.: Nelly Sachs será Premio Nobel por Alemania en el 1966.

Herta Muller, premio Nobel en el 2009, de etnia alemana, les ha nacido en Rumania pero el padre fue obligado a alistarse en los SS durante el segundo conflicto mundial y la madre conoció el campo de concentración comunista bajo Stalin. Herta Muller ha contado la dictadura comunista de Ceausescu, bajo cuyo vivió por muchos años. Todavía: Gabriela Mistral, llegada a Italia para revestir un encargo diplomático, “no pudo tomar servicio” en Roma porque Mussolini reputó impensable una mujer en aquel papel… La unión europea, incluso con todas las dificultades de naturaleza ideologicas, económico y cultural, ha logrado protegernos de los horrores de una eventual guerra entre los Estados que ahora constituyen, nota, una unión. Bastaría este resultado para hablar de éxito. Nuestros hijos no han conocido el terror de la guerra que hoy, con las armas atómicas cada vez más perfeccionadas y mortales, sería realmente una hecatombe. Es visto que el año próximo se celebran los cincuenta años de la muerte de otro escritor italiano que venció el Premio Nobel, Salvador Quasimodo, recordamos a uno su célebre poesía dicendoy que jamás, gracias a Europa, estaremos “con el pie extraniero sobre el corazón.”

 

A las frondas de los sauces [de día tras día 1947]

Y como nosotros pudimos cantar

con el pie extranjero sobre el corazón,

entre los muertos abandonados en las plazas

sobre la hierba dura de hielo,

al quejido de cordero de los niños,

al grito negro de la madre

qué ayudó al hijo

¿crucificado sobre el palo del telégrafo?

A las frondas de los sauces, por voto,

también nuestras cítaras fueron colgadas,

oscilaron leves al triste viento.

Neria De Giovanni

Presidente de la asociación

Internacional de los Críticos Literarios

 

La diosa Europa

Europa tiene la cara de mujer, una cara siempre serena, una cara que declara cierta utopía porque el ideal por un proyecto utópico es apartarse de la violencia, de ir hacia situaciones de calma, de transformación radical de los modos de inten – dere la vida hoy. Con mi obra en cubierta he querido dedicar a Europa una cristalera que representara el origen de nuestra civilización, una mujer con rasgos somáticos griegos, paño y decoraciones que recuerdan las decoraciones de Grecia y una Lira en mano, intencionalmente sin cuerdas, que representara la vieja moneda como italiana advertencia a los políticos presentes y futuros de afanarse para salvaguardar las tradiciones, la cultura, el arte y la economía de los pueblos europeos.

Antonio Perotti

Diseñador y autor de la cubierta

de Europa que cuenta

***

Epílogo de Luca Filipponi y Giuseppe Catapano

Cuánto cuenta Europa y cuanto contará…

El 2017 ha sido un año clou por la unión europea y por todos los estados miembros en cuanto se han averiguado o marcados fenómenos epocales con crisis y situaciones que quedarán en la historia. A partir del aniversario de los Tratados de Roma, que han cumplido en las celebraciones romanas bien 60 años, aquellos Tratados en los que Italia fue protagonista y de los que todo se creó, paraluego llegar al empinamiento, siempre en el 2017, de los Euroscettici y del Euroscetticismo, pero también de la escalación del fenómeno de los migratorios que está implicando sobre todo de modo epocal Italia y Grecia, poaraluego llegar hoy en día y los últimos meses del 2017, en los que Europa tomará y ya ha tomado decisiones importantes como la planificación del Brexit, la asignación de las agencias europeas como el EMA, es el acrónimo de European Medicines Agency, Agencia Europa del Fármaco, órgano descentrado del Ue con sede a Londres, que se ocupa de tutelar la salud pública a través de la valoración y el control de los medicamentos, también antes de la introducción en comercio. Y luego la asignación del EBA, que está por Banking Autority, Autoridad Bancaria europea, que tiene la tarea del 2011 de vigilar el mercado bancario de la unión, proteger el interés público. A ella participan todas las autoridades de vigilancia bancaria del Ue y tiene sede a Londres, pero trasladada a París, que ha vencido el “desafío” al monetina con Dublín. Tal como el EMA ha sido asignado a Amsterdam en detrimento de Milán, que presentó la milla planeo del punto de vista económico, logístico y científico. Y luego habrá a diciembre el nombramiento del Euroministro de la economía o mejor el jefe del Eurogrupo que será actual para 5 años y tendrá una fuerte responsabilidad política. La asignación de estas agencias abre dos debates ambos importantes sobre el futuro de la unión: lo primero está sobre la importancia del governance europeo en la que Italia tiene que tener mayor parte en causa puesto que el Estado italiano versa bien 17 mil millones el año a la unión, mientras como por ejemplo muy pequeños Holanda tienen beneficios enormes sin verter dinero. Y éste también pone la valoración de como Europa podrá ser gobernada en cuanto no es posible que, tengan sobre el territorio tienen 4/5 agencias, mientras Italia, que ha sido fundador y determinante, sólo 2 de cuyo uno muy pequeño y limitado, el ETF (European Training Foundation) y lo otra es la agencia por el control de los productos Agroalimentarios, sede a Parma.

Es verdadero que en esta fase del punto de vista político Italia es bien representada, en cuánto tenemos la presidencia del Parlamento europeo con Antonio Tajani, la presidencia del BCE con Mario Draghi, el super ministro de la Extranjera Federica Mogherini y otros, pero a nivel de entrature con Cámara y Senado. Hace falta todavía hacer adelante muchos pasos y buscar el equilibrio de Europa que semeja ser particularmente precario en los últimos meses. Después de la lectura de Europa que Cuenta, ha intentado llenar estas lagunas y esperamos haber devuelto todo, ciudadanos, administradores, estudiantes, colegas, docentes, amigos e intelectuales, periodistas y directorios un pochetto más culto en los temas europeistici y de haber llevado a ser ciudadanos europeos conscientes.

***

 7.- EL FEDERALISMO, HACIA QUE CAMINOS NOS CONDUCE

¿MODELO DE SIMPLE LIBERTAD O DE DEMOCRACIA VERDADERA?

CARMINE ROMANIELLO

  1. Introducción

Inspiro el presente trabajo en la interpretación que del Federalismo, hace el profesor Francesco Petrillo, con sus acertadas conclusiones de la necesidad de los pueblos, de sus hombres, donde no valen fronteras, lenguas, razas, ni credos, para que guiados por un fin común y una necesidad de igualdad, se refunden en un solo ideal que no es más, que la libertad, en el sentido más amplio de su concepción. Los pueblos para la solución de sus problemas inmediatos, elevan el grado de confianza en su fuerza, capacidad y conciencia social, a través de su participación y movilización directa. Lo cual les permite objetividad para avanzar, en el proceso de su liberación, a pesar de los errores que pudiesen cometer, de los que aprenden lecciones de trascendencia particular, que les prepara y organiza, para encarar movilizaciones posteriores posibilitando así la generalización y aplicación de esas experiencias, en nuevos procesos que permite, dar saltos históricos de trascendencia a efecto de alcanzar nuevas conquistas para el bien de la humanidad y su progreso. El federalismo es una necesidad para salvar una situación tan complicada como la actual. En las sociedades democráticas y plurinacionales como es el caso de la sociedad española, el federalismo es el modelo territorial de gobierno más adecuado para construir esta unión en la diversidad. Y los pueblos y las naciones se unen para permanecer y no para perecer.

La tolerancia, el pluralismo y la equidad fomentan la unión en democracia. Por el contrario, el unitarismo y el centralismo, lejos de unir, separan y alimentan los nacionalismos de oposición. Los tradicionalismos opuestos temen al federalismo. El nacionalismo estatal lo teme por centrifugador, y el nacionalismo de las naciones sin Estado por uniformador. Los pueblos y regiones buscaron participar en un concepto político y cultural, donde se respeten las identidades de cada uno y no se impongan supuestas consonancias superiores. El federalismo fue la mejor salida para la estructuración del Estado, pero deben darse tres condiciones. La aceptación por todos de un marco de lealtades compartidas, en que el reconocimiento de la nación política ligada a la vida del Estado y el reconocimiento de la nacionalidad cultural pierda su carácter excluyente.

El foedus, debe hacer posible la asunción en profundidad de los valores del pluralismo tanto en sentido político, como cultural. El federalismo debe entenderse como tolerancia. Una tolerancia entendida en un sentido fuerte, que va más allá de la aceptación de lo diferente o lo equivocado, para ver en la convivencia de rasgos culturales diferenciados un enriquecimiento de la vida colectiva, todo en pro de la moderna sociedad. Es imprescindible para avanzar hacia democracias de más calidad, profundizar y hacer proposiciones de corte federalista. Será el foedus y no el nacionalismo quién deba solucionar la construcción territorial del Estado de una forma estable. Para conseguir una Europa independiente y respetada en el orden internacional hacen falta instituciones occidentales, directamente responsables ante los ciudadanos, no sujetas a la intermediación por parte de los gobiernos estatales.

 

  1. ¿Modelo de simple libertad o de democracia verdadera?

En el s. XVI el teólogo y jurista español Francisco de Vitoria (defensor del foedus, hizo valer su avanzado criterio en relación a la conducta asumida por la corona española en la época de la conquista americana, circunstancia que obligo a los reyes a responder al jurista, alegando a su favor la dispensa del papa para evangelizar a los pueblos indígenas), y en el s. XVII el jurisconsulto holandés Grocio, en sus intentos por justificar la conquista de América y la libertad de los mares, respectivamente, establecieron las bases del derecho internacional público moderno a partir del ius gentium romano. El derecho romano fue el sustrato legal básico de todos los países de occidente hasta el s. XIX, momento en el que la formación de los estados-nación llevó a la elaboración de Constituciones y leyes propias. Sin embargo, en la actualidad el derecho romano sigue vigente en lo básico, es decir, no en las instituciones, leyes o procedimientos, sino en las ideas de independencia judicial y de respeto por la ley, que igualan en retribuciones a todos los ciudadanos, y que hoy consideramos, condición sine qua non, para la democracia. El federalismo y la descentralización han cobrado gran relevancia en la actualidad como principios de organización política y administrativa de los países. Un ejemplo lo constituyen los países de la ex-Unión Soviética, Europa oriental y medio oriental, que ven al federalismo y la descentralización como alternativas al centralismo y autoritarismo y como instrumentos que evitarían la caída de sus sistemas políticos. Rainer-Olaff Schultze menciona que esas experiencias ponen de manifiesto el debate sobre descentralización como un proceso y el federalismo como un principio de organización política. También evidencia este hecho la necesidad de una estrecha relación entre unidad y multiplicidad, es decir, entre integración y autonomía en la sociedad organizada y en la política. Para conformar una definición del foedus se debe partir de la idea de que no hay un modelo único, pues sería un contrasentido: la esencia del federalismo está en la creación permanente de instituciones y procesos, que permitan alcanzar una unidad política que acomode y aumente la diversidad durante la solución de los problemas de la vida diaria, en los cuales la democracia, entendida como un gobierno del pueblo, signifique “autogobierno”.

El federalismo ofrece solución a las dificultades de las divisiones étnicas, religiosas, sociales; es una respuesta a las segmentaciones políticas y sociales en ecologías humanas específicas que implica el reconocimiento de que los intereses y valores en conflicto siempre están latentes, y que dicho trance es normal. El objeto del federalismo de reconciliar unidad con diversidad puede ser idealista, pero es una realidad inevitable: las naciones-estado como autoridades “soberanas” y unitarias no pueden gobernar con eficiencia a las sociedades complejas y diversas. Éstas requieren sistemas flexibles y dinámicos de gobierno. Se entiende entonces, que el federalismo puede conciliar intereses, valores, preferencias diversas que son inherentes a la humanidad. No es tal diversidad indicador de mal funcionamiento del sistema; ella proporciona información para diseñar y adaptar las respuestas institucionales al cambio. Los conflictos son desafíos y procesos normales de la política mal aplicada por algunos estados, causando un gran perjuicio a sus pueblos.

El universo se encuentra en una coyuntura de “cambio de paradigma”: de un orbe de Estados inspirados conforme al ideal de las naciones-estado, a un mundo de soberanía disminuida y crecientes enlaces interestatales de carácter federal constitucionalizado. Anteriormente los Estados luchaban por la autosuficiencia, la homogeneidad bajo la autoridad de un centro (con muy pocas excepciones). Hoy, con el nuevo paradigma federal, todas las parroquias tienen que reconocer también su interdependencia, heterogeneidad y el hecho de que sus centros ya no son únicos, sino parte de una red de focos múltiples que en forma creciente se vuelve no centralizada. Tienen que reconocer también que todo esto es necesario para poder existir, o más bien sobrevivir en el nuevo mundo. Con este nuevo paradigma se advierte a un mundo fragmentado en lo político, pero unificado económicamente, en el que las confederaciones y alianzas pueden armonizar la contradicción de sectores que aun manifestando una voluntad federalista, sus actos generan resultados adversos. En un globo que reconoce tanto a grupos étnicos, alguno de ellos entrará en conflicto con los Estados en donde habitan o entre sí, de manera que el federalismo ha recibido más atención como un medio para resolver trances étnicos en el mundo, que ha redescubierto las duras realidades de la etnicidad y ha perdido su confianza en que la modernización provocará su desuso. El foedus debe cumplir al menos dos funciones. Primero, la separación y delimitación del poder por medio de una división vertical de dominios y, simultáneamente, dar protección a las minorías a través de la autonomía territorial. Segundo, cumplir un papel integrador en sociedades heterogéneas. El federalismo tiende a conectar un cierto grado de unidad y un axiomático valor de multiplicidad. Su función es la de integrar objetivos sociales diversos. El federalismo como principio organizativo en el centro de dos fuerzas. En un extremo, puede haber alianzas como una forma de coexistencia de varios estados, pero también pueden haber estados unitarios en el otro (de tipo federal o descentralizados), pasando por las asociaciones de estados y los estados confederados. Podría caber otra forma, como el estado unitario centralizado, pero en la actualidad ésta ya no está vigente: todos los pueblos contienen un cierto grado de descentralización. Los ejemplos clásicos del foedus son los de Estados Unidos, Canadá y Australia, que surgieron con los procesos de colonización. En 1867, Canadá trataba de delimitarse y protegerse respecto a Estados Unidos, garantizando su dualismo anglo franco.

El federalismo suizo (1848) tuvo su origen en la autonomía local y cantonal, es decir, en la multiplicidad cultural; el belga de 1890 que se originó en la fragmentación cultural entre flamencos y valones. Éstos son ejemplos del federalismo como principio organizativo del poder político territorial, que ha servido para unificar criterios diversos, es decir, que ha logrado cohesionar a sociedades con profundas diferencias culturales y sociales. En los países latinoamericanos, cuyas sociedades son heterogéneas, el federalismo tiene mucho que aportar, sobre todo, por la gran importancia de la población indígena y las diferencias en el desarrollo económico de las distintas regiones, provincias, entidades federativas y municipios. Sin embargo, sólo algunas naciones son federales, entre ellos México, Brasil y Argentina. Es de hacer notar, que el federalismo no sólo tiene o adquiere relevancia en sociedades heterogéneas. En relación con la República Federal Alemana, por ejemplo, no jugaron ningún papel ni la heterogeneidad, ni la protección multicultural; ya que era un país con homogeneidad formativa y con pocas disparidades económicas que generaran conflictos.

El conductismo impuso un enfoque del federalismo desde el cual son federales todas aquellas sociedades que por sus diferencias étnicas, religiosas, económicas, se hallan estructuradas según territorios geográficos e históricos (se deja de lado el enfoque institucional del foedus). El conductismo no da cuenta de sociedades tan homogéneas como Australia, la experiencia antes citada de la ex RFA o de Austria. La definición constitucional e institucional del federalismo establece que: Se puede partir de federalismo cuando en un sistema político, los elementos estructurales de decisión del Estado (ejecutivo, legislativo y judicial, burocracia política, etcétera) están presentes en los dos niveles de gobierno, federal y estatal, y su existencia está garantizada por la constitución y no puede ser allanada por la intervención de algunos de los niveles. Por su parte, Dieter Nholen afirma que “(…) el federalismo se define como una forma de organización política en la cual las funciones y ámbitos de tareas se reparten de tal manera entre los estados miembros y el Estado central, que cada nivel estatal puede tomar decisiones políticas en varios ámbitos estatales.”

A partir de los aportes de Montesquieu, se distinguieron dos modelos de federalismo que correspondieron a dos interpretaciones de la teoría de la división de poderes: División de atribuciones.

Ésta es una interpretación orgánica y corporativa, que destaca el reparto de trabajos y funciones del estado, y se refiere a la cooperación y coordinación entre las instituciones oficiales.

•Separación de dominios.

Se refiere a la autonomía de las distintas unidades estatales, y fue la que inspiró la constitución de Estados Unidos en el siglo XVIII; se conformó de dos componentes principales: el presidencialismo y la división horizontal entre la administración del congreso y la suprema corte.

La primera interpretación, dio origen al modelo de federalismo intraestatal construido sobre la separación funcional de competencias y la cooperación de poderes; la segunda, al modelo de federalismo interestatal construido sobre la separación de poderes.

 

  1. El foedus intraestatal

El ejemplo más notable de este tipo lo constituyó la ex República Federal Alemana, se definió por:

• Una diferenciación funcional según el tipo de competencia. Una parte considerable de la tarea legislativa correspondió al bund, mientras que la tarea administrativa incumbió al land y al municipio.

• Una fuerte participación intraestatal de los gobiernos de los länder en la política federal a través del bundesrat y en su facultad legislativa.

• La cooperación interestatal tanto entre los länder como entre éstos y el bund.

En Alemania, los länder llevaron a cabo las leyes del poder ejecutivo y, a modo de compensación, participaron en la legislación central.

Al igual que en 1870, en 1946 la constitución previó un consejo federal (a diferencia de Estados Unidos, donde el senado es electo por la ciudadanía), cuyos miembros son representantes delegados de los gobiernos de los länder; los votos de cada estado federado sólo pueden emitirse por la totalidad, a favor o en contra de una moción, o absteniéndose. Desde la reunificación de Alemania hay 16 estados federados; los votos de cada uno varían entre tres y seis, en consideración de las diferencias de tamaño.

La federación no tiene una administración propia ni puede impartir órdenes sencillamente a subordinados o aprobar entre sí su programa político.

La federación no tiene que determinar mediante una ley lo que las administraciones de los estados federados han de ejecutar; debe ser por iniciativa del gobierno y del parlamento federal, mientras que el consejo federal solo participa. Los estados mantienen en Bonn representaciones y apoderados y se reúnen permanentemente, ya que todos dependen de todos. Es decir, existe un foedus cooperativo basado en el entendimiento de las partes, que oscila entre un cierto centralismo y la cooperación en la ejecución de las tareas e independencia de los estados.

El consejo federal irradia un efecto centralista, al igual que el parlamento, el gobierno federal y los partidos políticos. Cada estado debe hacer valer sus intereses (los estados más ricos deben ayudar a los otros de menores ingresos). Cabe señalar que el federalismo alemán tiene fuertes presiones centralistas, y su origen está en el proceso de integración europeo. Se presenta así un nuevo federalismo, en el que la estructura estatal del federalismo alemán, se sustituye por elementos de regionalismo, con todos sus fenómenos culturales y económicos. Sin embargo, se ha creado una uniformidad en cuanto a previsión social, el orden económico y otros, que seguirá siendo federal. El foedus interestatal.

Este modelo de federalismo se halla vigente (aunque con diferencias) en Estados Unidos, Canadá y Australia. Está construido sobre el principio de división vertical de poder y/o autonomía de los estados miembros; se basa en:

• El dualismo de los elementos estructurales del Estado. El reparto de las competencias según áreas políticas coordinadas constitucionalmente y no según tipos de competencias.

• La participación de los estados miembros en la política federal a través de la segunda cámara (de senadores), aunque en Canadá no es tan marcada.

Según B. Schwartz, la descripción clásica del federalismo norteamericano apareció por primera vez en 1787 y 1788, en artículos de James Madison, Alexander Hamilton y John Jay, líderes del movimiento que sostenía la necesidad de dar al país un fuerte gobierno nacional. La forma de federación ofrecida al pueblo norteamericano era algo nuevo, tanto en la teoría como en la práctica política. En la historia, no se conocía ningún otro ejemplo de república confederada que obligara a los estados miembros por medio de un poder legislativo común que pueda imponerse directamente a los individuos de dichos estados. Se puede afirmar que el gobierno federal, tal como se le conoce hoy, fue una invención de la convención que redacto la constitución norteamericana. Alexis de Tocqueville afirma que el esquema federal establecido en Filadelfia, debiera considerarse un importante descubrimiento de la ciencia política moderna.

El nuevo federalismo norteamericano. Uno de los tópicos más frecuentes en los últimos tiempos, ha sido afirmar que el sistema federal norteamericano debe cambiar drásticamente. El canje de la balanza de poder, producido por el declive del federalismo dual, se ha interpretado como nuevo foedus. Su rasgo más característico es el crecimiento del poder federal a través del ejercicio del poder económico por medio de las subvenciones que, bajo ciertas condiciones, obliga a los estados miembros. No obstante, la expansión de la autoridad federativa ha dado lugar a otro tipo de “nuevo foedus”, de tendencia opuesta a la anterior, es decir, centrípeta. Se ha discutido disminuir la dependencia de los estados respecto de las ayudas económicas federales, o al menos disminuir las condiciones exigidas para recibirlas.

El presidente Reagan, hizo de la propuesta de un nuevo federalismo, la piedra angular de su administración. El 25 de enero de 1983 afirmó que su idea federalista, consistía en devolver sus funciones a los estados y las entidades locales, para que actúen como laboratorio dinámico de cambio en una sociedad creativa. La proposición de Reagan poseía dos partes: la primera consistía en entregar a los estados la realización de programas que habían sido acometidos por el gobierno federal, tales como ayuda familiar y de bonos para la compra de alimentos. La segunda contempla la sustitución de las subvenciones federales denominadas categoricals (sujetas a una serie de condiciones muy estrictas) por block grants (subvenciones en bloque), que permiten amparar económicamente a los estados sin tantas trabas. Durante este siglo, el poder federal americano se ha enfrentado a una desastrosa depresión económica y ha ostentado el liderazgo mundial, el Estado alerta parece hoy la actitud normal del gobierno federal en el escenario americano contemporáneo. No obstante, el federalismo en EEUU, se caracteriza actualmente por el predominio de la autoridad federal. El sistema social y económico se encuentra cada vez más sujeto a regulación y control por parte de Washington. La autoridad federal ha experimentado una considerable expansión basada en el ejercicio de su poder para exigir impuestos y realizar gastos que promuevan el bienestar general. La posición de los estados, se ha debilitado todavía más por la creciente dependencia de los gobiernos estatales respecto de las subvenciones otorgadas por Washington. El desarrollo del federalismo norteamericano, caracterizado por el incremento del poder federal, plantea el problema del futuro de los estados americanos.

La existencia de los estados implica a menudo una duplicación innecesaria de estructuras y servicios gubernamentales, y aunque se consideren necesarios órganos de gobierno local, éstos podrían organizarse mejor, si el territorio se dividiera por regiones y no por provincias que se forman atendiendo a todo, menos a consideraciones de eficacia gubernamental. Sin embargo, a pesar de que la trayectoria expansiva del poder federal es muy posible que continúe, y será difícil, en cambio, que llegue a originar la supresión absoluta de los gobiernos estatales. El mantenimiento de uno de los estados fuertes, aporta al sistema americano una consistencia democrática que no se daría con un sistema de administración centralizado y monolítico. Al considerar el futuro del federalismo americano se debe tener en cuenta que, para la mayoría de los americanos, los estados son tan parte del sistema, como lo es el gobierno de Washington. Cada estado tiene sus rasgos particulares, y algunos pueden retroceder a su pasado histórico, del que se sienten orgullosos. Aunque las provincias americanas, continúen perdiendo los atributos que poseían al momento de fundación de la República, su persistencia como entidades gubernamentales independientes parece asegurada, incluso si el poder estatal continuara decreciendo y el control federal se incrementara. Los pueblos americanos conservan una autoridad, a la que no podrían aspirar los órganos de gobierno local en Europa. Los estados continuarían siendo responsables del funcionamiento de la máquina local administrativa y judicial. Hay que resaltar que en el federalismo interestatal, la división de poderes depende también de regulaciones legislativas concretas a través de la constitución. En Australia, USA y Suiza, las competencias del estado federal están enumeradas en sus complexiones. En Canadá existe lo que se denomina federalismo cooperativo. Las competencias de la federación y de las provincias, se establecen de tal forma que la competitividad residual queda formalmente en poder de la federación, pero en la práctica queda en manos de las provincias – ciudades. La cooperación entre los niveles ha sido intensa, sobre todo a partir de la construcción del estado social y de bienestar. La cooperación es un fenómeno presente en los dos tipos de federalismo y es el origen justamente del foedus cooperativo. Vemos diferencias sustanciales entre los dos federalismos. En el interestatal la división de poderes y los dos niveles de gobierno siguen siendo capaces de funcionar independientemente, y la cooperación queda suspendida por la duplicidad de elementos estructurales del Estado. En el caso del foedus alemán, considerado como cooperativo, el alto grado de estabilidad de su sistema político, es consecuencia de la homogeneidad social y educativa del país. Su cultura política no se basa en el conflicto, sino en la proporcionalidad e integración vertical. Sin embargo, esta cooperación que es un fenómeno que está cobrando fuerza inusitada en todo el mundo, y que es el origen del federalismo ejecutivo y cooperativo, no representa ninguna garantía de participación política. Llevada al extremo, la interdependencia política (politikverflechtung) característica del federalismo alemán se distingue por dos características: por una parte, permite amortiguar las consecuencias de los problemas sociales a través de la fragmentación institucional, pero, por la otra, lleva a una mayor congestión de la capacidad innovadora, es decir, a un déficit de participación y legitimación. Se divide la formación pluralista de intereses y no aparecen los responsables, de la toma de decisiones La regionalización es un aspecto y una manifestación muy importante de la autonomía. Los estados deben transformarse y reorganizarse, con el fin de garantizar la más amplia autonomía a los diferentes grupos que viven en el país. El camino del federalismo es largo y tiene que recorrer muchas etapas; la regionalización y la autonomía, son factores clave para la organización y transformación de las colectividades territoriales. De ahí que el federalismo sólo pueda ser auténtico y revolucionario cuando sus estructuras políticas y sociales cambien totalmente. La “revolución federalista” abolirá la concepción estatista de la sociedad y habrá de dividir y distribuir el poder, procediendo siempre de manera racional y humanitaria. Para alcanzar una auténtica autonomía, es preciso eliminar el control gubernamental y mantener sólo uno de carácter jurisdiccional, como un control de legalidad y no de otro tipo (económico, político, etcétera). Los casos en los que se puede observar este tipo de control de legalidad son los de Estados Unidos, Bélgica y Alemania, entre otros. La colectividad debe tener el derecho a proclamarse existente, a auto delimitarse, elaborando sus propios estatutos dentro del marco de la constitución general. El principio de auto organización, debe proporcionar la vigencia de unos preceptos específicos adaptados a las particularidades y necesidades de las regiones. La descentralización es un proceso encaminado a institucionalizar un pluralismo político de base territorial; supone la distribución, el reparto y la difusión del poder del Estado por el territorio nacional. En la regionalización, la recuperación de las libertades perdidas, es recobrar el protagonismo de su propia historia y una normalización de la vida política de los pueblos. Los procesos de desconcentración y autonomía pueden contribuir a garantizar el derecho de los pueblos al reconocimiento de sus particularidades culturales e históricas. Pueden asegurar una mejor adecuación de la acción del Estado, a las peculiaridades de los territorios, regiones o provincias. Este criterio fue sostenido por el ilustre catedrático José Antonio Cova (f), en sus magistrales clases. La autonomía y la descongestión política, pueden contribuir al logro de una mayor eficacia y operatividad al trasladar la toma de decisiones hacia las regiones. Pero ambos procesos, también pueden pervertirse y degenerar en una reproducción de los vicios del Estado central, creándose así un centralismo regional. Estos procesos, no deben originar una duplicación de funciones, ni convertirse en refugio de grupos oligárquicos. La comunidad autónoma, en tanto que forma máxima de la descentralización (política), es el Estado mismo, que al democratizarse y distribuir el poder emanando del pueblo soberano entre sus órganos, se ve obligado, por la misma lógica de la soberanía, a difundir su poder estatal en todas las provincias, lo cual redundara en beneficios. La transferencia del poder político del Estado centralizado a las comunidades y regiones autónomas, supone un reforzamiento de la democracia y un debilitamiento paralelo del poder concentrado, la solución al problema del subdesarrollo regional y la participación de los ciudadanos en la dirección y gestión de los asuntos públicos. Guy Heraúd –citado por Rojo Salgado– plantea que el ciudadano puede tomar un gran número de decisiones importantes cuando se trata de un régimen de autonomía, la cual constituye, el principal atributo de todo ser o colectividad, y debe ser reconocida a todos los hombres y grupos sociales.

La autonomía permite que un gran número de decisiones se tomen al nivel más próximo al hombre, a los grupos de base, a las comunidades naturales, haciendo posible una mayor participación y responsabilidad. Se debe entender a la autonomía, como una serie de derechos y principios. La comunidad debe tener el derecho a proclamarse existente, auto delimitarse, autodefinirse y autogobernarse con base en los siguientes derechos:

• Derecho a la autoafirmación. Que asiste a toda colectividad a declararse existente y a ser reconocida como tal por otras colectividades.

• Derecho a la autodefinición. Que es la capacidad de trazar y fijar fronteras y límites políticos y geográficos.

• Derecho a la auto organización. A dotarse a sí mismo de su propia norma fundamental.

• Derecho a la autogestión. A gobernarse y administrarse libremente dentro de su propia normatividad.

Pero la autonomía, vista como forma máxima de la descentralización política del poder de Estado, a la cual debe aspirar cualquier gobierno que se llame democrático, aparecería como una expresión del individualismo y el reino de la anarquía de un país. Por eso es necesario señalar los siguientes principios:

• Principio de subsidiariedad. En donde la colectividad inferior debe conservar todas las competencias y poderes que es capaz de ejercer eficazmente. Todo lo demás se debe transferir al ente superior. Bajo este principio, la sociedad debe construirse de abajo hacia arriba, y el poder político ha de situarse en el nivel en el que surgen los problemas y donde están quienes lo sufren y saben cómo resolverlos. Esto requiere de una adecuación jurídica.

• Principio de participación o unidad. Las colectividades inferiores se asocian activamente a la toma de decisiones de la comunidad superior resultante, es decir, se debe propiciar la participación de las colectividades inferiores en la gestión de la colectividad superior.

• Principio de cooperación. Sin este principio una sociedad de grupos autónomos sería anárquica y atomizada. Autonomía no quiere decir autarquía e individualismo. Se complementa con la cooperación y la acción coordinada y global: “todos dependemos de todos”.

Autonomía no significa soberanía, sino libertad limitada por la necesidad que las personas y comunidades tienen de los demás.

• Principio de garantías. Capaz de organizar y dar viabilidad y vertebración a la sociedad federal en su totalidad.

La garantía jurisdiccional, asegura la aplicación de las normas a cargo de los tribunales con competencia obligatoria, y la garantía de ejecución material asegura la ejecución de las decisiones de las magistraturas mediante órganos, incluso, cohercitivos.

 

  1. Estados unitarios y autonomía

Los casos de Italia y de Francia.

Mario Caciagli reconoce que a la luz de las reformas del Estado en Italia y en Francia, hay alguna semejanzas en ambos casos: la permanencia de estructuras burocráticas centralizadas y el debate sobre la descentralización (que sólo para Italia significó una propuesta de autonomía regional), la llegada de los socialistas al poder y, por último, la lentitud de las reformas autonómicas. La descentralización en Italia. Al final de los sesenta, la perspectiva de las fuerzas autonomistas italianas, se resumió de la siguiente manera:

• Las regiones para la planificación.

• Los departamentos y los poderes locales, para la participación ciudadana.

• Las comarcas y los poderes locales para la formación del Estado.

De la actuación de las regiones, se esperaba un proceso amplio de democratización real, la ruptura del inmovilismo y el incremento de las autonomías locales (expectativas políticas). Desde una perspectiva económica, se esperaba reducir los niveles de pobreza. Veinte años más tarde, el saldo fue negativo y sigue siéndolo:

• Las regiones no han sido los enlaces para la reforma del Estado; hay una parálisis de los aparatos centrales de la burocracia y los partidos políticos.

• El proceso de descentralización de los partidos tampoco se ha producido, y siguen controlando desde el centro, las coaliciones de gobierno y las decisiones políticas a nivel regional.

• La sociedad civil no ha aumentado su participación. Los ciudadanos tampoco perciben la existencia de un gobierno regional.

• La autonomía, se ha sacrificado por la política financiera del Estado, que decide la totalidad de las transferencias.

• La política nacional general, condiciona las decisiones económicas.

El rendimiento de algunas regiones italianas se ha demostrado por algunas investigaciones que indican que el funcionamiento de las nuevas instituciones depende de tres factores: el nivel de desarrollo económico, la mayor estabilidad social y la cultura política. Estos tres componentes se entrecruzan y refuerzan recíprocamente en unas regiones, en tanto que en otras hacen falta. Por razones históricas, en Italia existen provincias muy estables políticamente (centro-norte); en ellas, la institución regional ha dado mejores resultados que en el sur. El sur fue subdesarrollado hasta hace pocos años, y con muchos conflictos inter e intrapartidistas que obstaculiza la formación de gobiernos locales estables y eficientes. Existe allí una cultura política clientelista y, por tanto, los programas de desarrollo son instrumentos de distribución clientelar de recursos, que con el trámite de las regiones, pasan de las instituciones centrales a los grupos de poder y sus adeptos.

De ahí que las regiones no tengan posibilidad ni de acumulación, ni de localización racional de los recursos. Por razones atribuibles solamente al poder central mal operado. El tipo de integración federal que se ha desarrollado en la Unión Europea, la cual posee dos características básicas. Por una parte, la que algunos han calificado de “Federalismo Económico”, por sus principios basados en los postulados del libre mercado y la unificación monetaria; aunado a esto, y por otra parte, se ha desarrollado también y de forma más reciente, lo que se podría denominar como un “foedus intergubernamental” que busca darle a la Unión Europea un tipo de integración más social y política, el cual actualmente se encuentra en proceso de desarrollo, aunque con una gran incertidumbre debido al rechazo de la Constitución Europea.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial las Uniones Económicas Federales surgen con fuerza. Nos encontramos con que países Europeos otrora potencias coloniales, privados de sus imperios por el proceso independentista generalizado en la inmediata posguerra; la reconstrucción de las economías nacionales dañadas por el conflicto; y el ascenso de bloques económicos poderosos en la escena mundial (Estados Unidos y la entonces Unión Soviética).

Frente a esto serán precisamente pequeños Estados los que impulsen la opción federal siguiendo la lógica de List: ampliar mercados domésticos transformando su comercio exterior en comercio interior. Un ejemplo próximo en Europa del resurgir del esquema federal lo tenemos en la unión aduanera formada en 1948 por tres pequeños países, Bélgica, Holanda y Luxemburgo (Benelux). Ejemplo que tiene su importancia, entre otras cosas, porque los tres miembros del Benelux estuvieron entre los impulsores decididos de la creación de la entonces Comunidad Económica Europea (hoy Unión Europea).

La Comunidad Económica Europea (CEE) heredera directa de las uniones económicas federales, tanto en la forma como en el contenido. En la runa, porque se sustancia en un tratado constitutivo por el que se establecen instituciones comunes (federales) con capacidad normativa sobre sus miembros. En el contenido, porque interioriza el hasta entonces comercio exterior entre sus miembros (un solo mercado sin trabas internas a los intercambios comerciales, con una política comercial común frente al exterior y normas habituales a todos los Estados de la CEE.
Otros elementos federales de la Unión no son nuevos en el mundo de las alianzas, pero sí presentan alguna diferencia relevante. Por ejemplo, el propio presupuesto comunitario que supera, con mucho, en volumen y variedad de conceptos que financia, a cualquier otro esquema presupuestario de las uniones federales conocidas; o el sistema judicial de la Unión Europea, que si bien encuentra instituciones de naturaleza similar (arbitral) en otras federaciones, difiere en que faculta a los propios ciudadanos de los países de la Unión para recurrir ante el Tribunal de Justicia de la Unión, las decisiones comunitarias que les afecten directa o individualmente. También parece justo señalar que junto a las características de la arquitectura institucional de la Unión que acabamos de apuntar, se registran vacíos de poder federal que no se daban en algunas otras mancomunidades. Por ejemplo, la no existencia de un ejército federal permanente de la Unión. El modelo de la Unión Europea se ha desarrollado, en lo sustancial, en tres funciones principales de corte federal. En primer lugar la función de mercado, ya ha alcanzado prácticamente el modelo de organización federal de las competencias. Las normas principales del mercado único –las cuatro libertades de circulación: de bienes, servicios, trabajo y capital, en conjunción con la política de competencia y las políticas reguladoras. En segundo lugar la regulación financiera, basada en el euro como moneda única y en el Sistema Europeo de Bancos Centrales, es de ascendencia claramente federal. En tercer lugar en lo que respecta a la solidaridad, las funciones redistributivas del presupuesto de la Unión Europea se han desarrollado de forma considerable, pero se mantienen en una escala reducida en comparación con la solidaridad interregional de las federaciones típicas. La raíz de la construcción europea moderna ya fue federal en su fundación y hoy continúa en ese proceso de integración federal.

La existencia de instituciones comunitarias (supranacionales) con competencias cedidas por los Estados miembros y con capacidad para imponerlas a todos los socios –esquema federal–, ya se establecía en el Tratado de Roma. La Unión Económica Monetaria, con la creación del Banco Central Europeo, sobre un modelo claramente federal, y su competencia exclusiva en materia de política monetaria común, fue uno de los pasos más importantes en la senda federal global.

El foedus económico se ocupa de buscar un óptimo en el reparto competencial entre distintos niveles de gobierno de las tres funciones del sector público: asignación de recursos, redistribución de la renta y estabilización económica. La función asignación incluye la producción de bienes y servicios públicos y la actuación contra las externalidades o fallas de mercado. La función redistribución se corresponde con el llamado federalismo fiscal, que vía exacción de tributos y realización de gasto, trata de redistribuir el reparto inicial de renta resultante del juego del mercado, por razones de equidad social y/o eficiencia económica. La tercera función, estabilización económica, se refiere al empleo de las políticas monetarias, fiscal y de reformas estructurales para lograr un alto nivel de crecimiento y empleo con una baja y estable inflación. Lo relevante para el federalismo económico, es que el reparto de las tres funciones del sector público entre los distintos gobiernos (central y regionales) sea óptimo.

La Unión Europea presenta también un proceso de integración “Federal Intergubernamental”, el cual se caracteriza por combinar elementos de supranacionalidad y de intergubernamentalismo, es decir, la cesión de soberanía con la cooperación interestatal. En 1979, como consecuencia de las primeras elecciones del Parlamento Europeo por sufragio universal, surgió un nuevo proceso político. Con ello, se inició la mutación política, es decir, el cambio de naturaleza económica de la Comunidad Europea al de medio político de la Unión, especialmente en la década de los 90 con el Tratado de Maastricht, poniéndose en práctica el modelo de federalismo intergubernamental. La construcción europea, tal y como la conocemos hoy, es un sincretismo de ambos extremos. Esta mutación hasta ahora incompleta, se caracteriza por tratarse de un federalismo intergubernamental algo implícito, sin formalizarse del todo. El modelo del federalismo intergubernamental adquiere carta de naturalización en Maastricht como un sincretismo de elementos provenientes de las dos tensiones presentes en la construcción europea: foedus e intergubernamentalismo. Este modelo toma elementos de las dos fuerzas y con ellos articula un sistema político singular.

En el Tratado de Maastricht y en todo el proceso político que le sigue hasta nuestros días se entiende que el federalismo intergubernamental es consecuencia de la necesidad de lograr el acuerdo entre los partidarios de los dos extremos: federalistas e intergubernamentalistas.

La etapa actual del proceso político ya no se percibe como una etapa transitoria hacia una especie de Estado federal sino como modelo propio y peculiar de esta construcción original que es la Unión Europea. Esta, por tanto, se caracterizaría por ser una organización política transnacional. Sería algo próximo a una Unión de Estados y pueblos, basada en la fórmula de la soberanía compartida, según la cual los Estados y los pueblos europeos deciden en qué áreas quieren desarrollar políticas en común (federales) y en qué otros ámbitos, por el contrario, desean mantener actuaciones independientes pero coordinadas entre sí (intergubernamentales). El modelo de foedus intergubernamental está presente en la construcción europea desde sus inicios de una forma matizada, lo que lleva a ver que el sistema institucional previsto por los Tratados fundamentales no sea ni enteramente federal ni propio de una organización internacional clásica, sino que mezcla características de los dos. No existían en los orígenes, sin embargo, diferentes formas de gestión de las políticas europeas. El proyecto de Tratado de la Unión Europea de 1984 diseñó por primera vez el modelo de federalismo intergubernamental, al prever dos tipos de procedimientos a través de los cuales la Unión tomó las decisiones a través de sus instituciones para llevar a cabo sus objetivos: la acción común y la cooperación entre Estados. El proceso de construcción de un federalismo intergubernamental en la Unión Europea se vio favorecido en un inicio por un proceso constituyente o constitucional.

La finalidad de crear una constitución Europea fue la de conformar una organización política, legítima y democrática próxima a los ciudadanos. Sin embargo, este objetivo se vio frustrado por el rechazo a la Constitución por parte del referéndum francés del 29 de mayo y el holandés del 1 de junio de 2005. Pero a pesar de este rechazo, no podemos negar que la elaboración del texto constitucional es de gran importancia para el proceso de integración político de la Unión Europea. El método elegido, para llevar a cabo la profundización de la unión política en Europa, fue un método constituyente a través de la Convención Europea, lo que significa sin lugar a dudas una innovación en el proceso gubernativo codificado. Puede percibirse esta innovación en dos sentidos diferentes: por ser la primera vez que la reforma fue preparada –y eventualmente aprobada– por un órgano representativo y democrático, no estrictamente intergubernamental, y por haberse tratado de una instancia federal. Ciertamente la Convención Europea puede calificarse de federal en cuanto que legitimidades de la construcción Europea. La de las instituciones comunes a representantes del Parlamento y la Comisión, y la nacional, representada por Gobiernos y parlamentos nacionales. Su composición, refleja a partes iguales intergubernamental, recogiendo tanto la legitimidad europea como la nacional, refleja las dos través de los medio de sus el federalismo.

Este debate se canalizó por el método de la Convención Europea, especialmente a través del Foro Permanente de la Sociedad Civil o directamente vía Internet, de tal forma que en el proceso constituyente surgieron nuevos actores, como la sociedad civil, ongs, las regiones, administración local, que hasta ahora habían estado al margen de este proceso. Hasta la firma del Tratado de Maastricht (1991), pocos observadores caracterizaron a la Unión Europea como una federación. Sin embargo, la comunidad al final de la década de los ochenta, había adquirido una apariencia de instituciones con estructura típicamente de un Estado federal, en términos prácticos existían condiciones mínimas para la federación, el Consejo de Ministros tenía un poder real en la toma de decisiones, y la burocracia (la Comisión) había adquirido considerable poder en las directrices políticas a la par con los principios establecidos por el Consejo de Ministros. La Corte de Justicia estaba ampliamente aceptada como una corte nacional suprema, es el cuerpo responsable en adjudicarse las disputas. Finalmente el Parlamento Europeo es un cuerpo electo directamente que ha ido incrementando sus poderes sobre el control presupuestal. Podemos afirmar que desde sus orígenes la Unión Europea se fue desarrollando como un modelo de federalismo principalmente económico y que hasta hoy esta preeminencia económica es la que más le caracteriza. En efecto, en el plano federal ha sido la economía, el ámbito en el que se ha operado el grueso de transferencia de soberanías nacionales a instituciones federales. Mientras que en el ámbito de lo político el desarrollo federal ha sido menor, la configuración de un modelo económico fue plasmada en el Acta Única Europea y desarrollado posteriormente. Por otra parte y de forma esquemática podemos decir que el modelo de la Unión política surgió principalmente de la transformación de la Comunidad Europea a partir de la puesta en marcha por fases del modelo de la Unión que el Parlamento Europeo fue diseñando desde 1984. Es hasta el tratado de Maastricht, que podemos hablar con claridad de un modelo de federalismo intergubernamental en la Unión Europea, caracterizado por combinar elementos de supranacionalidad y de cesión de soberanía con cooperación interestatal.

El centralismo latinoamericano se puede explicar por la tradición colonial, pero también por algunas características de sus independencias. El centralismo fue “causa de la democracia”, pero ha pasado a ser “conspirador de la democracia”. En América Latina se impuso en medio de luchas civiles, fundado en la necesidad histórica derivada de los procesos de construcción nacional, de la formación de los Estados y de la consolidación del poder estatal, de la conquista de los territorios hacia el interior y de la fijación de las fronteras hacia el exterior. Y más aún, la formación de los Estados nacionales (incluyendo a México), fue acompañado de un proceso para restar competencias y atribuciones a los municipios absorbidos por el poder central. La centralización política, jugó un papel determinante en la consolidación de los Estados nacionales, evitando los efectos perversos de las fuerzas centrífugas de los dos últimos siglos. A partir de esta función positiva, el proceso tiende a buscar mayores condiciones para la participación, y es aquí donde se plantea la necesidad de descentralizar y revitalizar el federalismo. Nholen, argumenta que es en el nivel de la descentralización política, donde se registran los esfuerzos más importantes bajo dos formas básicas: la federalización y la municipalización.

En primer lugar tenemos que indicar que la transición política de América Latina, es un proceso dinámico que presenta hoy en día perspectivas de profundos cambios. Se pueden resumir en cinco cuestiones la realidad y tendencias actuales de los regímenes políticos y de la vida pública en América Latina.

1) En Latinoamérica, el proceso político ha sido, por tradición, autoritario y centralizador;

2) Frente a esa tradición existieron siempre algunas experiencias democráticas en algunos países de la región.

3) Hoy, la tendencia predominante es la transición hacia regímenes democráticos y descentralizadores, con creciente participación de la sociedad civil;

4) Esas democracias no están, todavía, consolidadas y corren el riesgo de recaer en experiencias autoritarias, principalmente como consecuencia del problema de la desigualdad y de la miseria, que aumenta terriblemente y que cada vez más afecta a un número mayor de sectores de la población. Basta decir que en 1.980, y según datos de la CEPAL, 100 millones de latinoamericanos vivían en la pobreza, y que en 1.990 en tanto sólo 10 años se había duplicado, es decir, había aumentado a 200 millones de habitantes.

5) Entre las perspectivas de cambio que se presentan, se destacan:

  1. a) Sustitución de los actuales regímenes del poder unipersonal del presidente, por fórmulas de poder colegiado características del sistema parlamentario, lo cual a nuestro modo de ver, es una maravillosa idea:
  2. b) El proceso de creciente integración de América Latina y,
  3. c) la exigencia de ética en la vida pública, con la consecuente tendencia participativa, social y pluralista de las nuevas democracias. La tradición autoritaria y centralizadora de los países de América Latina tiene sus orígenes en el período colonial. Las antiguas metrópolis, mantenían un rígido control sobre sus colonias imponiéndoles leyes, órdenes y precisas normas de conducta en todos los campos: producción, comercio, política, cultura, religión etc. Por lo tanto existía un Autoritarismo de las urbes y, una dependencia y sumisión de las colonias y esa misma tendencia autoritaria estaba vigente en las relaciones entre el poder local y la población.

Después de su independencia, las naciones de Latinoamérica, con algunas excepciones de institucionalidad democrática, mantuvieron esa tradición autoritaria, impidiendo experiencias y aplicación, de gobierno de corte constitucional. En la segunda mitad del siglo XX, en especial entre los años 60 y 80, casi todos los países de América Latina, con excepción de Venezuela y Costa Rica, vivieron bajo regímenes autoritarios y dictaduras de carácter militar, lo cual trajo un gran atraso en las regiones. Desde la década de los 80, se produjo un proceso continuo y significativo de América Latina hacia la democracia. En Brasil en 1.989 se eligió presidente (actividad democrática que desde 1.960 no se había realizado), en Chile igualmente en 1.989 (que desde 1.970 no se llevaba a cabo producto de la tiranía imperante en la región), completando así el proceso de democratización del sur del continente por primera vez en su historia. Y manifestación de esa democratización se refleja en el hecho de que en países como Argentina, Bolivia, República Dominicana, Ecuador, Perú y Uruguay, los gobiernos establecidos en el poder, cedieron su cargo a adversarios elegidos, en algunos casos, por primera vez. Desde 1928 en Argentina un presidente democráticamente electo no sucedía a otro de la misma manera.

Hoy podemos ver como las reglas democráticas están presentes en la tendencia general de América Latina, pero esos gobiernos regionales, no están todavía consolidadas y en ese sentido corren el riesgo de ser nuevamente sustituidas por regímenes de tipo autoritario por:

  1. el grave aumento de la desigualdad y la miseria, que afectan progresivamente a clases cada vez más numerosas de la población;
  2. el tráfico de drogas y los movimientos terroristas, que actúan intensamente en la región;
  3. la desmoralización de los poderes públicos: ejecutivo, legislativo y judicial así como de los partidos políticos, como consecuencia de los casos de corrupción y tráfico de influencias;
  4. la reducida participación de la población en la política y en los procesos de desarrollo de los países. Con este panorama se produjo el fenómeno Fujimori, en el sentido de que a pesar de ser un régimen que golpeó las instituciones democráticas del país y de ser condenado internacionalmente, contaba con el apoyo popular ya que disminuyó la inflación y encarceló el terrorismo.

Se departió incluso de la posibilidad de extenderse a otros países como Brasil, Venezuela, Guatemala, Argentina, etc., que vieron la posibilidad de acabar con la corrupción e incapacidad en muchos casos de sus gobernantes. En los actuales momentos este fenómeno se reproduce en Venezuela, ya que el gobernante se ha mantenido en el gobierno por espacio de catorce años, siendo reelecto para un nuevo período constitucional, de seis años más. Sin embargo el fortalecimiento de la democracia se manifestó con el derrumbe de los presidentes de Brasil y Guatemala sin ruptura y en las instituciones democráticas, sin golpes de estado, y respetando las reglas institucionales vigentes, ya que una ruptura del orden establecido mediante un golpe de estado, supondría una reacción nacional e internacional que haría fracasar el mismo. Vemos por tanto que las crisis políticas están siendo superadas, pero los riesgos de la desestabilización de los regímenes democráticos, se ven agravados por la situación económica, por el descontento creciente de la población y por la pérdida de confianza pública en los gobiernos electos.

Existe una conciencia generalizada en los liderazgos de la región de que el avance democrático, es inherente a la transición del actual sistema de gobierno, que permite amplios poderes unipersonales a los presidentes hacia un sistema parlamentario o colegiado. Es reconocida, además, la necesidad de integración de los países de América Latina, a ejemplo de la Comunidad Europea, hoy Unión Europea. Y tal como sostiene el Profesor Francesco Petrillo:“…Los acontecimientos actuales relacionados con la crisis económica europea, aparte de hacer sombra a algunas de las cuestiones jurídicas y políticas, relativas a algunos de los pilares básicos, no aplicada correctamente a su debido tiempo, en una Europa unida. Hay que reconocer lo poco que, en los últimos veinte años, el estudioso de la política legal ha logrado despertar el interés en primer lugar, y afectan, en segundo lugar, en la teoría y en la práctica la dinámica de la Unidad Europea, por un lado porque superado por la prevalencia de la que se debe, pero también quería darle las relaciones económicas y financieras entre los estados de la Unión, por otra parte, porque la misma práctica política y jurídica ha ido haciendo más y más ya que la participación en la toma de decisiones entre estados europeos. Ocasionalmente sin embargo, se encontrará con el artículo en el periódico impreso (noticia) o escuchar el discurso de los políticos europeos demagogia, revindicando el papel indispensable de una constitución política para Europa, que puede preceder a las decisiones financieras, con la consiguiente invitación a todos los ciudadanos europeos a reflexionar sobre los temas más importantes de Europa: la integración de los pueblos, la identidad nacional, la forma de Estado, la forma de gobierno, la protección de los derechos individuales fundamentales. Y esto es cuando no sólo se convierte en difícil de revivir el modelo político del Estado moderno, pero incluso el concepto político de un Estado, sin duda injustamente olvidados y considerados de poca importancia, justo cuando iba a resolver, desde el punto de vista teórico, al inicio del tercer milenio…”. DIRITTI FONDAMENTALI SENZA STATUALITA’. L’Europa politica e l’integrazione tra i popoli globalizzati. Francesco Petrillo.

 

  1. 5. Reflexión

Esta reflexión en los actuales momentos, cuando la Unión Europea es galardonada con el premio Nobel de la Paz, por el rol tan importante que ha venido cumpliendo a lo largo de seis años, es precisa y refleja con claridad el conocimiento que tan sólo un estudioso de la política legal, puede vislumbrar anticipadamente el camino, hacia donde se conducen los países miembros de ese bloque. La Unión Europea (UE) ha sido galardonada con el Premio Nobel de la Paz 2012, que hoy se ha fallado. El jurado ha destacado que «desde hace más de seis décadas ha contribuido a la promoción de la paz y la reconciliación, la democracia y los derechos humanos en Europa». El fallo asegura que «el mayor éxito» de la UE es haber logrado que «la paz, la democracia y los derechos humanos» hayan arraigado en Europa, y que la «guerra continental», en referencia a la Segunda Guerra Mundial, acabase en «la paz continental». El premio llega en un momento de especial relevancia para la UE, por lo que se interpreta como una gran inyección de moral por parte de la Academia Sueca al bloque en su lucha por resolver la crisis económica, que afecta a todos los integrantes de la unión.

La federalización se restringe a los sistemas políticos federales: Argentina, Brasil, Venezuela, México). En todos los casos se han hecho esfuerzos por darle vida a la letra de las constituciones. Cabe señalar que en el caso de México, el discurso federalizador da la impresión que se trata, de que los estados asuman los costos de la pesada crisis fiscal que padece todo el sistema global. En los países con regímenes federales, la entidad que recibe las tareas estatales es la región o la entidad federativa; siendo así, el Estado centralista o unitario desaparece y los estados miembros pueden influir a través de los mecanismos institucionales en las decisiones del poder central. Sin embargo en la municipalización se constata un movimiento generalizado de valorización de la descentralización. Aquí, la entidad receptora es el municipio. Hay la tendencia a darle o devolverle a los municipios, ciertas facultades que le hagan tener una vida autónoma, legitimar los procesos para la elección de alcaldes y traspasar más atribuciones y recursos. Hay que advertir que descentralizar a nivel municipal, no implica un cambio en la disyuntiva Estado unitario/Estado federal, porque la municipalización, no toca la estructura de toma de decisiones a nivel central. Por eso, cuando no se puede federalizar por razones históricas o culturales (como sería el caso de muchos países como Chile y Bolivia), el camino ha sido la municipalización, entregando a los gobiernos locales, atribuciones que antes eran ejercidas centralmente y, por supuesto, los recursos. Como en los métodos de federalización que valoran la descentralización como un proceso, en los estados unitarios o centralistas en los que predomina un enfoque de municipalización, en realidad poco ha avanzado una descentralización política, y lo que predomina son esfuerzos desconcentradores y de descentralización administrativa, así como políticas de regionalización. Pero no se han logrado los objetivos económicos, sociales, ni de desarrollo político, es decir, de desconcentración del poder político. Ecuador, Colombia, Perú y Chile se encuentran en este último caso. En el federalismo latinoamericano, la descentralización política no se ha asumido en toda su extensión, pero hay esfuerzos por dotar a los estados y municipios de poder y recursos en un marco de autonomía de toma de decisiones, sobre todo a partir de los reclamos democráticos de las comunidades y organizaciones locales. En resumen, se puede decir que con la elección popular de alcaldes en Colombia, los municipios, aunque débiles en Argentina y México, y el sistema comunal de facto de Bolivia hay, al igual que en resto del mundo una preocupación y necesidad de que los gobiernos locales asuman las responsabilidades y atribuciones lo más pronto posible. El problema, es qué modelo de descentralización política seguir o, si por el contrario, cada cual tendrá que seguir sus propias pautas. La época de la inteligencia y la razón en la que vivimos, la conciencia social alcanzada por la humanidad, el desarrollo, la cibernética, la ciencia y la tecnología permite que los pueblos efectivicen, a través de su participación directa y presión social permanente, nuevos éxitos en los procesos de liberación nacional y cambio social, que se proponen, de manera que hoy, es posible incluso, lo que ayer parecía una quimera descabellada. De acuerdo con su ordenamiento jurídico, la República Bolivariana de Venezuela es un Estado Democrático, Social de Derecho y de Justicia.

Es un Estado federal descentralizado, en los términos que consagra la Constitución, en el cual la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en ella y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, a través de los órganos que ejercen el Poder Público (artículos 2 y 5 Constitución). Y como lo expresa el profesor Francesco Petrillo, en una de sus obras: “(…)el Estado es una máquina en manos de la persona o el individuo más bien es una persona, menor contenido en el más amplio de un sujeto, que es precisamente la persona jurídica? ello lo que significa en el lado del federalismo: no hay necesidad de construir una entidad federal con un acto de voluntad, o más bien en la entidad foedus y los estados individuales ya insertado, por lo que en algún momento de la historia de la ciencia política toma sólo en cuenta que el estado de realidad en sí mismo, no es suficiente para sintetizar las instituciones políticas de la vida social, ellos que, en cambio aún más, Quiere decir que si bien es cierto que la realidad ya no puede ser contenida en el estado como una estructura política y, de hecho, los medios de comunicación de masas y ciudad global se extienden más allá de las fronteras nacionales, es realmente necesario crear confederaciones de todo, regiones múltiples interna en el mismo estado, o entre varios estados, con un foedus entre ellos, o debemos reconocer la esencia político federalista, realidad del estudio actual y ex post-it por lo que es. Así, por ejemplo, la única cosa que hacer es el de lechuza de Minerva, la hegeliana, que se levanta a hacer de noche. De hecho, la explicación a este tipo de preguntas emerge de su necesidad de identificar la dimensión estructural de política. La disolución progresiva de la noción de que el estado, ha llevado a la aniquilación del mayor valor legal del siglo XIX, que es la liquidación del concepto de constitución.”

La condición de estado de derecho, es un concepto de la filosofía de la ley elaborada por el jurista alemán Ihering. Según este experto, una norma adquiere un efecto jurídico, ya que fue elaborado por un Estado. Esto se debe a que el Estado es el único propietario de la facultad de imponer una sanción, destinada a golpear el incumplimiento por parte de una persona, incursa en violación del precepto de la norma. Esta teoría, ha recibido objeciones por parte de la escuela sociológica del derecho, basado en el hecho, de que no todas las normas jurídica vayan acompañadas de una sanción. Por esta razón, este tipo de normas jurídicas, fueron aceptadas por la comunidad como parte del sentido común. Como es sabido, el sistema acusatorio, en esencia dialéctico, es un modelo contrapuesto al inquisitivo, que tiene su base en el principio de autoridad. Remitiéndonos a autores clásicos como Stübel, Feuerbach y a más recientes como Lang-Hinrichsen, y Kai, recordamos que el sistema inquisitivo partía, precisamente, en inquisición general del delito, para después aproximarse a la figura del autor, al cual se le debía imputar el delito en inquisición especial. El deseo de progreso de la humanidad permite encontrar los medios inverosímiles y sorprendentes, para avanzar en la lucha contra toda forma de dominio, abuso, explotación y atraso, impuesta por las clases opresoras. Todos estos iter y necesidades de proteger los derechos humanos a nivel mundial, permitieron que se diera nacimiento a diversas manifestaciones, a saber: Las marcadas etapas de la federalización de Italia representadas desde el punto de vista normativo por: – la reforma de la Administración de 1990 (Leyes 142 y 241/1990) – la elección directa de los alcaldes y la implantación del sistema electoral mayoritario, así como la creación de varias Comisiones de reforma en el Parlamento y el Gobierno (1993)

  • La reforma del derecho de sufragio en las regiones (Gobernadores) (1995)
  • en 1997, las leyes «Bassanini» (federalismo administrativo) suponen la reforma de la Administración y la descentralización mediante legislación ordinaria – también en 1997, se constituyó la Comisión bicameral, disuelta en 1998.
  • Finalmente, las Leyes constitucionales 1/1999, 2/2001 y 3/2001 afectan a las regiones de estatuto ordinario, a las regiones autónomas y al Título V de la Constitución italiana (referéndum), respectivamente. Es esta última ley constitucional (3/2001) la que hace plantearse si nos encontramos en presencia de un Estado federal en Italia. La expresión «Estado federal» no aparece expresamente en el Título V de la Segunda Parte de la Constitución.

No obstante, algunos artículos mueven a reflexión,

  • El artículo 14 reconoce la posición igual de las partes integrantes del Estado («La República se compone de los Municipios, de las Provincias, de las Urbes metropolitanas, de las Regiones y del Estado»)
  • El artículo 116 reconoce denominaciones en distintas lenguas para dos regiones, a saber: Trentino-Alto Adige/Südtirol y Valle de Aosta/Vallé d’Aoste.
  • El artículo 116 contiene una cláusula de apertura a posteriores diferenciaciones entre las regiones;
  • el artículo 117 reconoce la competencia legislativa residual de las regiones y nuevas competencias regionales (enseñanza, medio ambiente);
  • El artículo 118 establece la subsidiariedad (vertical y horizontal) y el «regionalismo ejecutivo»;
  • El artículo 119 establece un federalismo fiscal, con soberanía fiscal parcial de los niveles sub estatales;
  • El artículo 123 reconoce un órgano de representación de las autonomías locales en las regiones.

– Y el artículo 127 suprime las competencias estatales de control y sitúa al mismo nivel las leyes estatales y regionales (precepto impugnado). Lo que de una simple vista a las modificaciones hechas a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, presenta símil entre un país y otro, lo cual viene dado por las necesidades que muestran los pueblos por proteger los derechos humanos, a través de las leyes, lo cual está plasmado en dichos textos.

En la Constitución de 1999, se establecieron las figuras del referendo consultivo y revocatorio Como cualquier otro país en el mundo, los límites territoriales y políticos de Venezuela, están divididos en un número de categorías –nación, estados, municipalidades y territorios federales. Las reformas propuestas profundizaron la descentralización del poder político, otorgándoles a las comunidades, la capacidad y recursos para participar en procesos democráticos, e identificar y resolver los problemas locales. La Carta Magna de 1999, como ya lo hacia la Constitución de 1961, reconoce la existencia de los derechos humanos innominados, no enumerados o implícitos cuando establece que “La enunciación de los derechos y garantías contenidos en esta Constitución y en los instrumentos internacionales, sobre derechos humanos, no debe entenderse como negación de otros, siendo inherentes a la persona. Artículo 23, Establece que “Los tratados pactos y convenciones relativos a derechos humanos, suscritos y ratificados por Venezuela, tienen jerarquía constitucional y prevalecen en el orden interno, en la medida que contengan normas sobre su goce y ejercicio más favorables a las establecidas en esta Constitución y en las leyes de la República, y son de aplicación inmediata y directa por los tribunales y demás órganos del Poder Público”. En la Carta Fundamental de 1999, se estableció la imprescriptibilidad de las acciones judiciales, dirigidas a sancionar los delitos contra los derechos humanos. Tampoco podrá ser negada la extradición de los extranjeros responsables de dichos delitos El Estado reconoce la existencia de los pueblos y comunidades indígenas, su organización social, política y económica, sus culturas, usos y costumbres, idiomas y religiones, así como su hábitat y derechos originarios sobre las tierras que ancestral y tradicionalmente ocupan y que son necesarias para garantizar el derecho a la propiedad colectiva de sus tierras, las cuales serán inalienables, imprescriptibles, inembargables e intransferibles.

El Poder Legislativo Nacional es ejercido por la Asamblea Nacional, órgano parlamentario de forma unicameral, integrado por diputados elegidos en cada una de las veinticuatro entidades federales, los cuales tienen representación proporcional, según una base poblacional y son electos por periodos de cinco años. Lo antes reseñado nos permite a través del conocimiento que tenemos de los pueblos y naciones, y de sus pobladores, inferir que los hombres nacen libres y al lograr su desarrollo, sienten la necesidad de luchar para que esa libertad se mantenga, sin límites, ni fronteras, sin distingo de raza, credo, ni religión. Con la sola fe puesta, en que existe un mejor mañana para todas sus descendencias y generaciones. Y así debe ser considerado por los gobernantes del globo terráqueo, si real y efectivamente pretenden contestar la pregunta propuesta en el tema desarrollado.