Los hilos subterráneos de Alejandro Sebastiani

CARACAS – Bajo el sello de Editorial Eclepsidra, salió al mercado de Los hilos subterráneos, el nuevo libro del joven poeta ítalo venezolano Alejandro Sebastiani Verlezza, el cual forma parte de un lanzamiento simultáneo de 5 libros que integran la Colección Vitrales de Alejandría.

El proyecto dirigido por la poeta, ensayista y editora Carmen Verde Arocha, editó recientemente y en simultáneo, cinco títulos incluyendo el de Sebastiani, entre los que se encuentran Viaje al poscomunismo, con relato de Ana Teresa Torres, fotos y documentación de Yolanda Pantin; Hermana pequeña, de Sonia Chocrón; Urgente, de Beira Lisboa; y Memorias del agua, de Jacinto Fombona.

Los hilos subterráneos bajo el diseño de Fabiana Schael Medina, fue escrito durante todo el año 2011. Desde entonces, hasta el momento de entregarlo a la imprenta, el autor lo fue revisando, rescribiendo, tallando y perfilando, hasta que logró dar con lo que presenta ahora.

El epílogo es de la también escritora ítalo venezolana, Victoria de Stefano, quien manifestó que el texto “es un filón de libros, libros de poesía, cuadernos de aforismos, de reflexiones y celebraciones literarias”.

“Mi reciente trabajo es un libro de poesía, donde pruebo los distintos registros que he explorado desde que comencé a escribir y publicar y contiene poemas conversacionales, poemas líricos, poemas breves, poemas en prosa, narrativos –a veces cortos, a veces largos– y hasta más reflexivos, también narrativos”, indicó Sebastiani.

La publicación tiene también anotaciones y aforismos, algunos escritos en italiano que el autor llevó al español, lo que quiere decir que el libro empieza en español y termina en italiano, más aún con el epílogo que hace De Stefano.

Temas cruzados

“Sin yo proponérmelo, este libro es una expresión clara de mis dos mundos: el mío, el venezolano, y el de la emigración italiana, el familiar. Hay mucho juego con la traducción, con el ir y venir de (y entre) las lenguas: del español al italiano, del español al inglés y así. Este aspecto, en gran medida, está muy presente”, explicó a la Voce d´Italia el joven poeta.

Agregó que más que una motivación, este último trabajo ha sido una prueba de paciencia y de constancia, hasta que apareció la posibilidad de publicarlo con Eclepsidra, justo en un momento difícil para el mundo que coincide con la pandemia, pero al mismo tiempo, es una gran satisfacción que Los hilos subterráneos esté contemplado dentro de un plan de publicaciones llevado adelante con gran tenacidad por una prestigiosa editorial de poesía que ya acumula a 26 años andando.

Sebastiani Verlezza confesó que en su reciente publicación “hay muchos temas que se cruzan, hay poemas sobre la ciudad, sobre otros poetas, exploraciones a partir de impresiones plásticas, emociones, sensaciones, objetos, pequeños viajes, paseos, caminatas, cada capítulo se corresponde con un mes del año; cada capítulo, a su vez, ofrece un universo expresivo diferentes…son muchos hilos que van y vienen…”

Sin duda, imprimir simultáneamente 5 libros es un gran reto, considerando la actual situación venezolana y un país prácticamente parado y donde todos los autores menos uno, viven en Venezuela.

La musa

Al consultarle al entrevistado qué lo inspiró a desarrollar este interesante trabajo, comentó “nunca tengo mucha claridad en estas cosas. Las imágenes en la escritura suelen aparecer y hasta imponerse, sin muchas explicaciones. ¿Qué me motivó a escribir este libro? Las motivaciones no siempre son claras, los libros nacen y se abren paso, toman cuerpo, sin pedir permiso. No es un tema que me pongo a priori y digo “ahora haré un libro de esto y lo otro”.  No, no. Siento que en la poesía no es así”.

“Me motivó dar con una mirada que pueda expresar todo lo que siento y veo, es un juego constante entre el pasado y el presente, entre el observador y lo que está observando, le doy expresión a los sonidos, a los ruidos de la ciudad; y a sus muros, a lo que está escrito en sus muros, en todo esto hay una poesía que explora mi libro. Todo esto pasa por mi mirada, por mi sensibilidad, por mi mundo interno, también”.

El poeta comentó que la primera versión de Los hilos subterráneos la escribió durante el año 2011. El libro comenzó primero como un cuaderno de notas. Simplemente anotaba todo lo que se le ocurría, sin mucho orden, ni concierto. Eran como estallidos de imágenes que en las versiones posteriores fueron tomando poco a poco su propia forma.

“Sencillamente era un aluvión de imágenes que iban saliendo a chorros y como pude les fui dando un sentido. El germen de este libro apareció en un momento personal diría que inusual: mientras estudiaba Letras en la UCV –y el caos del país hacia sus serias manifestaciones– administraba un estacionamiento en la Avenida San Martín con uno de mis tíos –Antonio Sebastiani– y mi hermano Enzo. Durante un mismo día tenía que moverme varias veces desde La Candelaria hasta San Martín y desde ahí hasta la Ciudad Universitaria, entre otros lugares de la ciudad, porque también hacía otros trabajos, a veces de periodista, otras de corrector. A veces me movía en autobús, en Metro, o a pie, por los ya legendarios retrasos de ´la gran solución para Caracas´”.

“Creo que el hecho de tener que cruzar tantas veces la ciudad en un mismo día dejó un montón de impresiones y de sensaciones: la fuerza avasallante y ruidosa del tráfico y el smog, el hecho de salir y entrar de un estacionamiento –que quedaba en un sótano oscurísimo, caluroso– y luego verme en la tranquilidad de un jardín de la UCV, o en la biblioteca, o en los salones, buscando algún dato recóndito, o en cualquier otro lugar, tuvo que haberme movido mucho por dentro. Cada día valía por diez. Todo esto, sin duda, ahora que lo veo, ha tenido que moverme y pasar a la escritura. Y en medio de esas idas y vueltas saber que tenía un cuaderno para anotar sencillamente lo que se me ocurriera –sin pensar en que se hacía un libro, solo por el hecho de desahogarme– era un alivio”.

Por último el talentoso escritor afirmó que “explicar un libro de poesía se las trae, porque sin duda, tiene muchos vericuetos”.

Alejandro Sebastiani Verlezza autor de Posdatas (2011); Derivas (2013); Canción de la Encrucijada (2016); Partir (2018) y quien ha participado en varias antologías previa a sus libros como autor, también formó parte como jurado de la 4° edición del Concurso de Poesía Joven Rafael Cadenas, celebrado recientemente en Caracas.

Los hilos subterráneos contó con el patrocinio de Tabiques Fradimeca, C.A., Verlezza Delights y La Cueva Casa Editorial y puede conseguirse a través de editorialeclepsidra@gmail.com

También está disponible en Amazon, Kindle y próximamente en las librerías Kalathos y El Buscón en Caracas.

Letizia Buttarello