Chocolates: un placer con impacto social

CARACAS – En el marco del proyecto “Venezuela Tierra de Cacao” que se desarrolla con la participación de la Cámara de Comercio Venezolana Italiana (Cavenit), la Cámara de Comercio Venezolano Francesa, la Asociación Civil Trabajo y Persona, el apoyo de Fedeuropa y de un importante grupo de aliados, tuvo lugar una degustación de chocolates elaborados por emprendedoras egresadas de este interesante programa de formación e impacto social.

“Emprender 360”, como se denomina, busca el desarrollo de la chocolatería y el emprendimiento humano de mujeres y jóvenes mediante la ejecución de proyectos de sustentabilidad social, con la finalidad que comiencen en ese oficio y consoliden su propio proyecto.

Cavenit lleva ya más de 10 años haciendo actividades vinculadas con el chocolate en Venezuela e Italia, incluso han traído maestros chocolateros para la formación y capacitación, así como para el intercambio de conocimientos.

Asimismo, la Cámara de Comercio venezolano Francesa ha hecho una labor similar mediante la formación de expertos chocolateros, con la visita de grandes chef y maestros pasteleros, quienes han compartido sus experiencias y adiestrado a los estudiantes de la mano de la Asociación Trabajo y Persona.

La actividad celebrada vía Zoom donde participaron más de 60 personas, contó con la presencia de los embajadores de Italia y Francia, Placido Vigo y Romain Nadal, respectivamente, además de la asesora de Cooperación de la Delegación de la Unión Europea, Ginette Angulo, en representación de la Embajadora Isabel Brilhante, así como de un grupo de participantes vinculados con la actividad gremial, empresarial y del área de la producción de cacao y chocolates.

Angulo explicó que la UE apoya este proyecto desde 2017 y ha sido muy interesante porque ha permitido promover y apoyar a los micro comercios y emprendedores que culminan el programa de formación, para que su trabajo sea reconocido a nivel nacional e internacional y ratificar que el cacao venezolano es de los mejores del mundo.

Por su parte, Diana Hernández, Directora de Desarrollo Institucional de Trabajo y Persona, aseguró que el proyecto busca la reducción de desigualdades sociales, disminuir la pobreza, el trabajo decente y empoderar a las mujeres y jóvenes a través de la formación en cacao y chocolate con la metodología 360.

Agregó que también se persigue la sostenibilidad, mediante alianzas locales que permitan multiplicar beneficios y finalmente, la visibilidad y comunicación por medio de grupos de apoyo y expansión en las diversas regiones del territorio, como ya se ha logrado en Mérida, Lara, Carabobo, Miranda, Aragua y Sucre.

Una tarde de sabores

La degustación planificada para la ocasión tuvo inicio con Franceschi Chocolates y una amplia explicación de Claudia Franceschi, quien comentó sobre los cultivos, tipo de granos, variedades de cacao y diversidad de productos en el mercado venezolano e invitó a probar su tableta de Choroni 70%.

Seguidamente, se fueron saboreando las variedades presentadas por sus propias autoras, entre ellas Lady, Sonia y Thaís, mujeres que se formaron en el programa y hoy día son microempresarias y desarrollan una actividad que las sustenta y las ha llevado a tener su propio emprendimiento.

Entre las delicias probadas estuvieron el turrón de chocolate oscuro con ron y merey, gracia a la alianza con Ron Santa Teresa. Luego el bombón de coco sin gluten, delicadamente presentado y para cerrar, una sustanciosa torta tipo brownie de chocolate oscuro.

El poder integrador del cacao

Por su parte el Encargado de Negocios de Italia en Venezuela, Dr. Placido Vigo, comentó que la UE con sus estados miembros están comprometidos con el desarrollo social de Venezuela. “Italia tiene diferentes proyectos, entre ellos el de cooperación internacional que desarrolla a través del Instituto Italiano Latinoamericano (ILAN), que apoya iniciativas en el estado Sucre junto con los diferentes actores del sistema Italia, los cuales ha permitido que las personas lleven una vida más digna”.

Asimismo, el Embajador Nadal manifestó que el proyecto tiene una visión sostenible de una Venezuela agrícola que produce productos de alta calidad, entre ellos el cacao, por lo que afirmó que el futuro de Venezuela está en sus productos y en el potencial que pueda desarrollar el sector agrícola.

Finalmente, se refirió a la transición ecológica en la producción de cacao y chocolate, la cual obedece a reglas estrictas y respeto al medio ambiente, y eso, es parte del futuro del país.

“Este proyecto tiene también como significado una forma de vivir integrados y de convivir entre los diferentes niveles sociales, donde hay mucha gente comprometida con su trabajo”.

“Venezuela Tierra de Cacao” es algo muy inspirador y ejemplar para el país, que favorece su desarrollo económico, la inclusión social y busca a través de la sociedad civil, socios para construir un futuro compartido, por todo ello, merece ser apoyado.

Letizia Buttarello