Venezolanos producen gasolina casera con crudo robado

CARACAS – Ante la escasez de gasolina en toda Venezuela y en especial el Zulia, estado productor de petróleo del país, se denuncia el robo de crudo de los campos inactivos de la empresa estatal Pdvsa con el objetivo de destilar gasolina casera. Aunque es una pequeña fracción lo que sustraen de campos como el de La Concepción, demuestra la incapacidad del Gobierno en abastecer al pueblo de gasolina.

Según fuentes de Pdvsa y personas familiarizadas en esa práctica consultadas por Reuters, en el citado campo -que hace 15 años producía más de 12.000 barriles de crudo liviano de alto valor y que lleva inactivo desde 2018- inicia la cadena para la fabricación de la “gasolina artesanal”.

Todo comienza en los oleoductos que transportaban el crudo de ese campo a los tanques de almacenamiento e instalaciones de exportación, existen pequeños tubos que llegan a los patios traseros de casas situadas en un pueblo cercano y los trabajadores se hacen de la vista gorda ante el robo a cambio de un pequeño soborno.

El procedimiento para extraer el crudo es el siguiente: calientan con un soplete la tubería para provocar que la sustancia se vaya deslizando a los tubos más pequeños. De allí es llevada a un barril, el cual está bajo un fogón, con dos botes negros que a su vez tiene una serie de tubos que se dirigen a cilindros donde precipita un líquido transparente.

Este líquido resultante pasa por otros dos procesos más hasta que llega a las pimpinas, donde el combustible empieza a llenar los recipientes. Un exejecutivo de Pdvsa estima que se están robando unos 1.000 barriles por día, lo que es menos del 1% de la producción total del carburante.

La producción de petróleo en Venezuela disminuyó en noviembre luego de que Estados Unidos prohibiera a las empresas no estadounidenses intercambiar crudo por diésel a finales de octubre.

Estaba cayendo por debajo del promedio de octubre de 350.000 barriles diarios (bd) cuando la española Repsol, la italiana Eni y la india Reliance detuvieron la extracción de crudo y el suministro de diésel bajo en azufre que anteriormente había sido permitido bajo las sanciones de Estados Unidos.

Venezuela se ha visto en la necesidad de comprar gasolina a otros países. Irán ha enviado en dos ocasiones durante 2020 tanqueros con carburante para intentar paliar la escasez del producto en las gasolineras.

Pdvsa ha estado intentando hacer reparaciones en su sistema refinador que se encuentra en mal estado debido a la falta de mantenimiento y la compra de repuestos, por falta de fondos. Además, los reiterados arranques fallidos para reiniciar la refinación se han visto complicados por varios derrames de petróleo, fugas de gas y varios incendios.

Recientemente en la refinería de Amuay se registró una explosión en la estructura, que el gobierno de Nicolás Maduro afirmó había sido atacada con un misil.